Y en 2015, ¿qué?

Saludos, amigos del cotillón y el matasuegras. Ya vimos hace un par de artículos que en 2015 nos van a obligar a continuar viviendo en el Medievo vintage. Hoy nos quitamos la última mordaza de 2014 para hablar de lo que nos espera el próximo año, haciendo también un pequeño balance del que termina.

 

¿Qué podemos esperar del 2015?

Por su actitud, parece claro que el PP no tiene intención de enmendarse en 2015. Como hasta ahora, tratarán de ocultar y, si es necesario, extender su porquería. Se diría que hubieran hecho propósito de enmierda.

Siguiendo el olor a vertedero llegaríamos hasta Génova 13, rúe del Corrupto. Allí acaban de quitarse de en medio al juez Ruz, como han hecho con tantos otros jueces y policías que les estorbaban. Tienen a sus títeres controlando casi todas las instituciones y medios de comunicación (escandalosos los cambios en las direcciones de El Mundo, El País y La Vanguardia, por no hablar de la escabechina en RTVE), así que el PP como tal saldrá indemne de los casos Gürtel y Bárcenas, como ya se escabulló del caso Naseiro, para vergüenza de nuestra democracia.

viñeta Juez Ruz PP, Juanjo Cuerda, el Jueves, humor, Mariano Rajoy, Cospedal, Justicia

Crédito: Juanjo Cuerda / El Jueves


 

Por suerte, llegan vientos de cambio. ¿Podemos? No: Esperanza Aguirre, la mujer que alcanzó la alcaldía de Madrid comprando un par de tránsfugas y que se «retiró» hace dos años de la política porque esta era «una actividad temporal». Sí, una actividad temporal de treinta años, y sumando.

 

Pero Podemos es una buena noticia, por descontado, a contemplar en el conjunto de una toma de conciencia general de la ciudadanía. Desde el 15M ha ido creciendo el número de los que se han dando cuenta de que no se puede delegar sin más, que la política es demasiado importante como para dejar que otros la hagan por nosotros, que política somos todos. Ahí están los ejemplos de las organizaciones sociales, los bancos de alimentos, la PAH… haciendo gratuitamente el trabajo de nuestros excesivamente bien remunerados políticos. Gracias.

Y a ese clima es al que ha llegado Podemos sumándose a otros partidos como Equo que ya estaban allí pero que, por razones que no voy a entrar a analizar ahora, no han movilizado a tanta gente como aquellos. Podemos ha conseguido que se involucren en política personas que jamás habían prestado atención a ese mundo, pero han sido algo más: el espejo en el que, por mucho que les pese, se han tenido que mirar los antiguos partidos de izquierda. Han sido la sacudida necesaria, el desfibrilador de viejas formaciones que hacía mucho que no bombeaban, así que el grupo de militantes radicales de dichos partidos que tanto les atacan deberían darles las gracias por la ayuda: el PSOE se ha visto obligado a emprender una tímida renovación, e IU ha empezado a hacer limpieza en casa, a lo que se ha unido el cambio de líderes y las primarias. Al PP no le ha servido de nada, el PP no tiene arreglo.

Con excepción de los hooligans de turno, la gente ha visto que no es ya que haya vida más allá de los dos grandes partidos, sino que hoy por hoy sólo hay vida fuera de ese binomio vicioso. Como decía aquel, es absurdo pretender resultados diferentes votando siempre lo mismo. Pues señores: en 2015 hay elecciones.

 

Volviendo de nuevo al pesimismo (intuyo que este artículo va a ser un poco así, en plan montaña rusa), mientras nosotros comemos turrón en Palestina continuarán masticando muerte y miedo. Para no ser totalmente negativos, este año ha habido un pequeñísimo avance, un mínimo reconocimiento.

Peor lo tienen los hijos de las nubes, para quienes no se ve en el horizonte de polvo y tierra seca señal alguna de su referéndum prometido.

Más cercano se presume el fin del cruel bloqueo a Cuba por parte de EEUU, ese país tan preocupado por los Derechos Humanos.

 

En 2015 seguirán muriendo personas en fronteras y mares de todo el mundo, y nuestra Guardia Civil volverá a recibir a los inmigrantes con disparos, palos y expulsándolos ilegalmente.

jose palazon fotografia melilla golf, capitalismo, premio luis valtueña

Personas jugando al golf ajenas a los inmigrantes encaramados a la valla de Melilla. Crédito: José Palazón. Está bien que les expliquen a los niños los crímenes del comunismo, pero cuando hablen del capitalismo, que pongan esta foto.


 

Se diría que olvidan nuestro pasado, pero también el presente: ¿a cuántos españoles, principalmente jóvenes, se les ha empujado a emigrar? «Juventud sin futuro», se llaman a sí mismos, y qué cierto es.

 

En el platillo de lo positivo encontramos que gracias a la movilización ciudadana se consiguió parar la vergonzosa criminalización de las mujeres que pretendía el PP —y la Iglesia— con su reforma de la ley del aborto, o detener el despilfarro de Gamonal. Protestar funciona, y lo saben, de ahí la ley mordaza.

El PP persistirá en su búsqueda de total impunidad para la policía, como si no tuvieran ya suficiente. La mal llamada Ley de Seguridad Ciudadana fue tristemente aprobada en el Congreso, y sólo resta su tramitación en el Senado para que hayamos definitivamente retrocedido en libertades. Antidisturbios, mossos y demás miembros de las FCSE seguirán siendo cómplices necesarios de la corrupción, coaccionando las legítimas protestas a base de multas y cobardes agresiones físicas de las que nunca han de responder, y si la Justicia se equivoca, se les indulta. Por suerte, quedan personas como Roberto Rivas, el bombero que se negó a participar en un desahucio y al que multaron por ello con seiscientos euros. Un incómodo ejemplo de dignidad para los de la «obediencia debida».

Ese día, además de la de Roberto pusieron siete mil euros en multas, algo demencial, pero nuevamente hay motivos para la esperanza: la ciudadanía se organizó y hemos recaudado entre todos 5.500 euros para hacer frente a esas injustas sanciones. Por supuesto, el PP ya está planeando atacar picotazos a quienes recurran al crowdfunding.

Hablando de desahucios y de forzar a los seres humanos más allá de sus límites, en 2014 se habrán cometido unos 3.500 suicidios sólo en España, aunque ningún medio importante hable de eso.

 

El próximo año la Sanidad y la Educación pública seguirán sufriendo las agresiones de quienes se lucran con lo de todos, y ya veremos si cuando la derecha deje el poder llegamos a recuperarlas, pues como hemos dicho varias veces, es mucho más fácil destruir que volver a levantar lo saqueado.

 

Por culpa de la ley de tasas la mayor parte de los ciudadanos tendrán mucho más difícil que antes acceder a la Justicia, y un buen número se habrá quedado directamente fuera del sistema judicial.

 

En 2015 continuará aumentando la pobreza y la desigualdad. Mientras, los políticos conservarán sus indecentes privilegios y la Iglesia los suyos, y los empresarios seguirán frotándose las manos con esta crisis que les ha servido de excusa para —con la inestimable ayuda de la reforma laboral del PP— dejar a los trabajadores aún más indefensos, cobrando sueldos de miseria en condiciones de semiesclavitud. A todo esto, los sindicatos ni están ni se les espera; han sufrido una brutal e interesada campaña de desprestigio, es cierto, pero tampoco podemos negar su parte de culpa. ¿Veremos también el auge de otros sindicatos distintos, nuevos, que sustituyan a los dos viejos dinosaurios? En cualquier caso, no podemos permitirnos dejar caer el sindicalismo sin más.

 

Para tomar aliento y recuperar fuerzas, en 2015 nos seguirá quedando la cultura (a pesar del PP y su venganza en forma de IVA) y la música.

 

Cataluña formará todavía parte de España. La mayoría asistiremos con paciencia, con cara del que es obligado a ver una película que ya conoce, al tira y afloja de unos y otros, manipulados por los dirigentes de dos partidos corruptos que se benefician de esta situación.

 

Todo parece indicar que el año que viene ETA permanecerá en el ostracismo. Esto se lo debemos agradecer principalmente a la sociedad vasca, puesto que los políticos que no viven allí, particularmente los del Partido Popular, no han ayudado para que llegáramos al escenario actual, del mismo modo que no están colaborando para terminar definitivamente con el terrorismo.

 

Y seguirá habiendo víctimas de la dictadura tiradas por ahí en cualquier sitio. Ponen la excusa de que hay que dejar descansar en paz a los muertos, cuando los muertos ni sienten ni padecen: a quienes hay que darles la paz que estos hijos y nietos de franquistas les niegan es a los vivos.

 

Releyendo este balance se diría que prevalecen los motivos para el pesimismo. Es posible, pero a pesar de todo lo dicho, y convencido de que estas batallas siempre las ganan los malos, el que escribe pretende seguir sin callarse. ¿Y tú?

 
Crédito de la imagen de cabecera: Manel Fontdevila

También te puede interesar:

16 sin mordaza

  1. Saludos, Salva.

    Me gustaría ser positivo y optimista, pero cada vez veo el futuro más negro, al menos para mí y los de mi edad. Hablando así parece que tenga 65 años, pero en realidad tengo 39. Hay mucho bombo y platillo con el paro juvenil… pero, ¿qué hay de los parados de más de 35 años? En este país, está comprobado que a los que superamos esa franja de edad se nos considera vejestorios inútiles. Y vas perfeccionando tu CV, y los vas enviando, y nadie te contesta, nadie es capaz de enviarte un e-mail diciendo “gracias pero lo sentimos”. Y te enteras de que nadie nos da una oportunidad porque estamos “sobrecualificados”, porque creen que vamos a pedir un sueldazo de miedo, porque no hablamos chino, árabe y ruso (cuando antes con el inglés todo el mundo que estaba en el mundo empresarial se entendía perfectamente) o porque prefieren una yogurina de 22 años aunque no sepa hacer una fotocopia. Vas a pedir curro de fregaplatos y te piden 2 años de experiencia (verídico) para meter y sacar platos en una máquina. Dices, bueno, vale, pues me autoempleo. Entonces te das cuenta de que te clavan a impuestos antes de obtener ningún beneficio.
    Me alegro de que se rompa el bipartidismo, que aparezca Podemos y que la izquierda se ponga las pilas… pero el tiempo pasa inexorablemente. Ojalá se cree el marco necesario para que los jóvenes no tengan que emigrar y que vuelvan los que estén fuera, pero los que superamos los 35 años y estamos desempleados, estamos condenados. Estamos agotados y desesperanzados, viendo el panorama. Y estoy aterrado, aterrado de que estos maleantes sigan aferrados al poder haciendo pactos y coaliciones entre ellos, haciendo y deshaciendo a su antojo, lamiéndole el culo a la Troika.

    En fin, Salva, a ti y a los aquí presentes les deseo lo mejor para el 2015. Un abrazo!

    Responder
    1. Qué rabia me ha dado leerte, David. Si es que no está a salvo nadie: el que es joven porque es joven, el viejo porque es viejo, y los demás, pues lo mismo.

      Conozco a una chica que tiene dos currículums: uno real y otro recortado para no asustar a los empresarios por su “excesiva” preparación. Y supongo que no es la única.

      Hay quien dice que estos cabrones se han cargado a toda una generación; esperemos que se equivoquen. Mucho, mucho ánimo, David. Qué rabia…

      Responder
  2. Salva, esta vez has conseguido lo que parecía imposible: dejarme (casi) sin palabras.

    Tampoco me atrevo a felicitaros el año nuevo, porque como decía ayer Erlich en el 2015 nos encontraremos con lo que nos hayan dejado del 2014, pero en otras manos. Como para felicitarnos.

    En fin, el caso es que se siga oyendo nuestra voz por perdida que parezca la guerra, que las batallas van y vienen.

    Gracias a todas las personas que participan en este blog – Salva el primero, faltaría más – por hacernos sentir que aún queda vida inteligente más allá de las élites, cualesquiera que éstas sean.

    Saludos, nos leemos el año próximo.

    Responder
    1. Antes llegará alguien honesto a presidente del PP que el “Baladre” se quede sin palabras.

      Sí, también me llamó la atención esa viñeta de Erlich (la encontré por Twitter, que ya sabes que uno reniega de El País). Pues eso, que ni lugar al optimismo nos dejan.

      Gracias a ti por haber sido uno de los comentaristas más fieles de 2014. Te digo lo mismo que a Miguel: si no fuera por vosotros, el blog sería otro de tantos proyectos abandonados.

      Nos leemos, seguro.

      Responder
  3. “RT y FAV” no sólo a este genial post, si no a todos los del año. (Y lo de RT y FAV no significa NADA que te conozco ;P)

    *El clip de música para mi comentario es “Defensa de la alegría” de los LCDM.

    “SEAMOS REALISTAS, EXIJAMOS LO IMPOSIBLE”

    Feliz 2015 Salva.

    Responder
  4. Baldomero Perez Lopez 30/12/2014 a las 19:27

    Salva, gracias por mantener vivo todas la barbariedades, que este gobierno ha hecho con nosotros, creo que no tienes bloc suficiente para comentarlas todas, sobre todo si expone los casos de corruccion.

    Has realizado un buen trabajo resumiendo lo mas importante de este año, pero lo que mas me ha llamado la atencion es la poca verguenza que hay que tener para jugar al gol delante de esa gente encaramada a la valla. Es como relamer un helado delante de un. Me impacta lo que deben sentir esa pobre gente, teniendo a su alcance un sueño, y no poder hacerlas realidad.

    Gracias por tus articulos.

    Responder
    1. Hola, Baldomero, y bienvenido:

      No los ven. Eso es lo que denunciaba esta fantástica fotografía (que por algo ganó el Premio Internacional «Luis Valtueña») y lo que, mucho más modestamente, denunciaba yo con este otro artículo de principios de mes: La chica invisible.

      Y mira, esta misma tarde he tenido una pequeña discusión por Twitter con alguien a cuenta de esa imagen (un “montaje”, según él… ¡y eso que le había mandado el vídeo del día de la foto!):

      https://twitter.com/felixmanfmmf/status/548903386926837761

      Gracias a ti por comentar.

      Responder
  5. Felicidades por el articulo. A colación por el no “creyente”, le pediría que observe bien el vídeo, respecto a la escalera por dentro, quien está encaramado en ella, bien pudiera ser/es un policía antidisturbios. Feliz NUEVO Año…

    Responder
  6. Gracias, Fernando.

    Efectivamente, el de la escalera es un miembro de las FCSE. Pero lo dicho, no hay peor ciego…

    Eso, más que un nuevo año, necesitamos un año nuevo, que traiga algo distinto.

    ¡Salud!

    Responder
  7. Excelente post, y creo que retrata lo que muchos pensamos. Por lo que respecta a Podemos, pienso que debería hacer coalición con IU si quiere realmente ganar las generales. No hay que ser un lince para prever que el PP y el PSOE harán lo propio si se ven realmente amenazados (en Alemania e Italia, si no me equivoco, ya ha pasado).

    Responder
    1. Igual me equivoco, pero IU tiene tan poco porcentaje que, aunque Podemos hiciera coalición con ellos, seguirían sin llegar a mínimo para gobernar. Que alguien me corrija si me equivoco.

      Responder
      1. No te equivocas… si las encuestas están en lo cierto. Según los sondeos, PP, PSOE y Podemos estarían prácticamente empatados e IU no pasaría de un mísero 5 %, por lo que su apoyo valdría de poco, incluso aunque alcanzasen su famoso techo del 10 %.

        Dicho esto, las encuestas son sólo eso, y recordaréis que en mayo a Podemos le daban sólo un escaño para las europeas, y luego sacaron cinco veces más. Ahora puede volver a pasar la mismo, o lo contrario (que reciban muchos menos votos de lo esperado). Por otra parte, todavía faltan cuatro meses, así que… Pues eso, miremos los encuestas, pero sin obsesionarnos.

        Dicho esto, yo soy de los que abogo por la unidad: lo primero es desalojar a la derecha del poder, y después ya podremos entrar al quítame allá esas siglas.

        Le devuelvo la felicitación a Miguel (aquí abajo), y os la hago extensiva a todos. Un abrazo.

        Responder
  8. Feliz año nuevo a toda la gente de este blog que nos informa sin casarse con nadie, aunque eso le duela a algunos de la Berdadera Hizquierda, y sin faltar a la verdad.
    A pesar de todo lo negativo podemos decir: Seguimos en pie. Un afectuoso saludo desde Galicia

    Responder
  9. Pandora Groovesnore 04/01/2015 a las 21:48

    Lo peor de 2015 es que todo siga igual, que el PP vuelva a ganar las elecciones con un 90% de abstención y los muy caraduras digan que el pueblo ha hablado. Lo peor de 2015 es que todo siga igual, que el PSOE gane las elecciones con un 90% de abstención y los muy caraduras digan que el pueblo ha hablado. Lo peor de 2015 es que todo siga igual. Lo mejor de 2015 es que queremos que nada sea igual. Salud y Rebeldía, que nos va a hacer mucha falta!

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.