Usted no sabe quién soy yo

Saludos, pringaos que os detenéis cuando os da el alto la Policía. Hoy nos quitamos la mordaza para hablar del sentimiento de superioridad de personajes como Esperanza Aguirre.

 

Usted no sabe quién soy yo

La fuga de Aguirre nos puede indignar, pero en ningún caso extrañar. Les hemos otorgado (más bien, se han ido tomando, con nuestra inerte complicidad) multitud de privilegios. Para ellos no existen las listas de espera; cobran sueldos desorbitados; gozan de una justicia especial merced al aforamiento y la politización de los señores de la toga; si el sistema «falla», se indultan mutuamente sin tener que dar explicación alguna; la prensa les adula, miente y censura por ellos… Les colocamos en un pedestal, y luego hay quien se extraña de que actúen como lo que les hemos hecho creer que son: dioses.

La de Aguirre no es la primera ni será la última. Recordad, por ceñirnos únicamente a un ejemplo, el episodio de la tertuliana Edurne Uriarte con la Guardia Civil. ¿Es que no sabéis quién soy? Yo me acostaba con Wert, a mí no me multa nadie. Y acto seguido, les intentó pagar con un billete de 500 euros. Ese es el nivel.

Imagen Edurne Uriarte, Usted no sabe quién soy yo, TVE, Los Desayunos

Edurne Uriarte. Tertuliana. Llegó a Los Desayunos de TVE por méritos propios

 

Todos conoceréis ya la versión de Aguirre de lo sucedido el viernes. Entre otras cosas, porque ha hecho una ronda intensiva por multitud de medios de comunicación. Aquí se ha vuelto a dar una circunstancia habitual en este país de políticos mediocres, dependientes hasta el ridículo de jefes de prensa y argumentarios internos. Esto es: ha repetido casi lo mismo en cada medio en el que ha estado, empleando idénticas palabras y expresiones, tal que si se lo hubiera aprendido de memoria. De hecho, es lo que yo creo que ha sucedido: que lo ha memorizado. Y si tienes que memorizar una verdad, mala cosa.

 
En La Linterna, de la COPE:

Le doy a la moto, no: rozo una moto mal aparcada que se cae.

 

En Hora 25, en La Linterna, en Al Rojo Vivo… ha reiterado que paró el coche «un minuto»; que no usó su vehículo oficial; que es una «ciudadana particular»; que los agentes eran machistas; que la retuvieron «veinte minutos» a pesar de que «interrumpían el tráfico»; que ella es «la más respetuosa del mundo con la Policía»; que sólo buscaban una foto para sacarla «en Al Jazeera o en el New York Times»; que comprobará si sufrió «retención ilegal»; la cita de Joaquín Leguina… Esto demuestra que no son unas declaraciones espontáneas, sino todo lo contrario: están perfectamente estudiadas para aparentar naturalidad. Y podría funcionar… si sólo la escuchas una vez.

 

Vamos a comentar un par de cosas de su argumentario. Si de verdad «la más respetuosa con la Policía» fuera ella, una persona que sigue circulando cuando le dan el alto, los agentes correrían más riesgo en Madrid que en Irak.

Que le multen no es machismo, señora.

Dice que no está segura de haberlo hecho mal, porque «yo no he aparcao ni había estacionao. Había parao como el taxista». A ver… ¿Cómo se lo diría yo?… ¿No ha visto usted que en el suelo, además de «BUS», pone «TAXI»? ¿Le da eso alguna pista?

Se defiende asegurando que, a pesar de que tiene un «cochecito oficial», nos hacía el favor de ir en el suyo porque se trataba de asuntos particulares. ¡Faltaría más! Es que están muy mal acostumbrados, y hasta a la peluquería van con coche oficial. En el caso de Aguirre, sin embargo, hay algo que no entiendo: no ostenta ningún cargo público (ella misma repite que es una ciudadana particular). Entonces, ¿por qué tiene derecho a coche oficial?

 
 

La otra versión

 

Puesto que los grandes medios ya han hecho saber hasta la saciedad la versión de la condesa, vamos a resumir ahora la otra: la de los agentes de movilidad, los testigos y la Policía Municipal.

Porque sí, aunque toda su estrategia de defensa se basa en atacar y ningunear a los agentes de movilidad (sólo están ahí para entorpecer —les llama «agentes de inmovilidad»—, no tienen autoridad, etc.), hay un pequeño detalle que a nuestra lideresa se le ha «olvidado» en cada aparición mediática: la intervención de la Policía.

Esta es la explicación que dio en su blog y su Facebook. Como veis, ni una mención a la actuación policial:

La fuga de Aguirre, Usted no sabe quién soy yo, Esperanza Aguirre

Aaay, mira que olvidarte de la intervención policial. Qué cabeza, Espe…

 

Aquí podéis consultar el parte de la Policía. Y aquí, la denuncia posterior de los agentes de movilidad. Son dignos de leerse, pero os hago el resumen:

Espe dejó su coche con los cuatro intermitentes en plena Gran Vía de Madrid, a una hora en la que había «gran intensidad de vehículos». Porque yo lo valgo. Al volver, tras mucho más de un minuto, se encontró con que le estaban tramitando la denuncia (así, la excusa de que le multaban por ser «famosa», se cae). Ella llegaría con su característica sonrisa cerrada, convencida de que en cuanto la reconocieran, se terminaría ese malentendido de la multa, pero no fue así. Les pidió que la anularan, y tampoco, por lo que su cabreo llegó al punto álgido.

Conviene hacer un paréntesis para recordar que nuestros políticos no están acostumbrados a que les multen a la cara, eso es para la plebe. El que conozca a alguien con una mínima influencia en la Policía (no hace falta que esté muy arriba del escalafón) sabrá lo fácil que es conseguir que te quiten una sanción de tráfico. Pues imaginaos siendo político. Y eso que sus multas también las pagamos nosotros.

Seguimos con Espe cabreada. Les pregunta: «¿Qué pasa, bronquita y denuncia?». Le piden la documentación del vehículo y les da un montón de papeles desordenados entre los que no se encuentra nada de lo requerido. Se pone muy nerviosa ante la posibilidad de que alguien la reconozca y le haga una fotografía, así que les dice que se marcha (no han pasado más de cinco o diez minutos desde su llegada). Le insisten en que ha de esperar, le vuelven a pedir la documentación, pero hace caso omiso («Yo me voy. Denúnciame»). Da acelerones en plan choni en un semáforo, para que se quiten de delante. Arranca, y un agente ha de apartarse bruscamente para no ser atropellado. Al marcharse entre gritos («¡Pare, pare!») derriba la moto de uno de ellos. Ni siquiera se detiene a ver qué ha pasado ni a rellenar el parte amistoso de accidente. Eso no es para ella. Se va.

Ahora viene lo más grave, lo que refuta el intento de Esperanza Aguirre de convertir esto en un simple incidente de tráfico. Un coche de la Policía Municipal ve la maniobra y sale detrás de ella con las luces y la sirena. Se pone a su lado y le ordena que detenga el vehículo. Aguirre los ignora y continúa circulando hasta su casa. Cuando la Policía pide hablar con ella, Aguirre manda a los guardias civiles que tiene de escolta permanente (!) a solucionarle la papeleta. Son los guardias civiles los que entregan (en ese momento) la documentación del vehículo, y los que se encargan de rellenar por ella el parte amistoso de accidente.

 

Parte Policía Esperanza Aguirre, usted no sabe quién soy yo, fuga

Extracto del parte de la Policía Municipal. Para ver el parte completo, hacer clic en el enlace indicado anteriormente


 

La misma duda que con el coche oficial: ¿por qué pagamos guardias civiles de escolta a una ciudadana particular? ¿Será esto una mamandurria? Y ¿por qué se aviene la Guardia Civil a gestionar sus asuntos privados? ¿Tendrá Esperanza Aguirre en la puerta de su casa un cartel que diga «Cuidado con los guardias civiles»?

 
 

La Policía, como la justicia, es igual para todos

 

De haber sido yo, o cualquiera de vosotros, el que hubiese actuado como la lideresa (muy nerviosa, no lleva documentación del vehículo, tira una moto, desobedece a la Policía), del control de alcoholemia no me hubiera librado nadie. Eso, por no hablar de que posiblemente, la desobediencia a la autoridad me habría supuesto terminar en el suelo, esposado y con una rodilla en la cabeza.

Ya sabéis: cuando un policía os quiera retener (en una manifestación, por ejemplo), le decís: «¿qué pasa, bronquita y denuncia?». Y os piráis. Si puede ser, tirando una de las motos. Cuando os persigan, pasáis de ellos. Y luego, al salir del hospital o de la cárcel, me contáis qué tal os fue.

 

Nota final: En cualquier país serio, esta señora no sería presidenta del PP de Madrid desde el viernes. Claro que tampoco habría podido permanecer inalterable el Gobierno después de que varios de los miembros del partido que lo sustenta hayan reconocido tener cuentas en Suiza y haber cobrado en dinero negro; de saberse que ese partido maneja una caja b y que se ha financiado ilegalmente; con el presidente y otros tantos apareciendo reflejados en la contabilidad de esa caja; con el tesorero encarcelado… Con la hedionda pestilencia, en fin, que emana de Génova y la Moncloa. Pero esto es España, amigos. Semos dyferentes.

 

Música: Cacho a cacho, de Estopa
 

Crédito de la imagen de cabecera

También te puede interesar:

17 sin mordaza

  1. Muy bueno el resumen de “sus hechos” y de los hechos en si, siempre me sorprende gratamente que arranques sonrisas en temas que indignan a cualquiera, aunque este episodio de la lideresa a lo Telma & Louise da muuuucho juego. ;)
    Me he quedado de piedra con lo de las multas, ¿¡LAS PAGAMOS NOSOTROS?! O_o
    En fin, a ver en qué queda todo esto, como bien me dijiste, de 200 € a 4 años de cárcel, la horquilla es amplia…

    Responder
    1. Gracias, Rosana :)

      Pues, por un lado, es verdad que como en la política hay tanto fanatismo y mala uva, intento descargar tensión. Pero es que aunque quisiera hacer un artículo totalmente “serio”, no me saldría. Supongo que cada uno escribe como es.
      De todas formas, estoy convencido de que se puede hacer un texto riguroso sin necesidad de ser un coñazo. Otra cosa es que nos salga…

      Pues sí, 7.000 euros (en 2012, ahora será más) sólo para multas de los diputados del Congreso, que TAMBIÉN pagamos nosotros. Para que luego haya gente que defiende que “cobran poco”…

      ¿Que cómo va a quedar lo de la Espe? Pues teniendo en cuenta las consecuencias que ha sufrido Blesa, la infanta o el PP por la Gürcenas… Mucho me temo que en na’. :/

      Responder
  2. Muy buen post. La culpa es de la policía, unas veces les dejan delinquir y otras no…que se aclaren!! Necesitamos un pacto PP PSOE para que decidan que delitos o infracciones pueden cometer nuestros amados y perfectos líderes.

    Pd: para que veas que te leo, tienes un fallo: tenías y querías poner ”cabrero” (no cabreó)

    Responder
    1. ¡Muchas gracias por avisarme, Miguel! Buff, cada vez tengo menos tiempo, así que lo empleo en la documentación y a veces, como esta, no miro ni el corrector ortográfico del blog. Pero bueno, estando vosotros ahí, quién necesita colector hortografico XD

      Responder
  3. Es la decadencia de la política, se creen realmente superiores, ya no sólo a la autoridad, a todos los ciudadanos. No distinguen dónde empieza su función profesional y su vida personal, se acogen a los privilegios de dirigentes hasta para ir a la peluquería, resulta de otro tiempo ver como el chófer (pagado por todos)sale del coche y le abre la puerta de la peluquería a la señora Botella.

    Ésto no es más que los delirios de caudillo que rezuman, creerse que por el hecho de ser políticos, están por encima de la ley, es propio de dictadores. MiguelNNGG propone “un pacto de estado PP PSOE” para ponerle leyes a “nuestros” políticos. Veo en su comentario un desliz (no sé si es ironía o que el hecho de pertenecer a NNGG ya le hace pensar como ellos), No hace falta pacto de estado, basta con cumplir la ley y que entiendan que en democracia existe la separación de poderes. Por mucho que les pese NO están por encima de la ley…. ¿o sí? ya veremos qué ocurre con Espe.

    Responder
    1. Soy de NNGG de verdad de la güena y Salva puede dar fe de ello.
      Es que los pobres os creéis esas tonterías de igualdad y separación de poderes. Vemos que nuestro trabajo en los grandes medios funciona, aunque siempre quedan pequeños blogs “rojos” como este que os hacen pensar…¡Maldito Salva!

      Responder
    2. Je, je, je. Pues sí, tus sospechas eran fundadas: Miguel ironiza más que habla (mira lo que te ha contestado XD). Tiene de NNGG lo mismo que tú, je, je.

      Están por encima del bien y del mal, pero porque la gente no se aclara. Les parecen fatal los privilegios de unos, pero en los de los “suyos” no ven ningún problema, y así es imposible. Y los políticos, mientras, aprovechándose. En río revuelto… eso.

      Si queréis hacemos una porra con lo de Espe, pero como le he comentado a Rosana, creo que no va a ocurrir nada serio.

      ¡Gracias por el comentario!

      P . D. Me ha gustado lo de “delirios de caudillo”.

      Responder
      1. Ya está todo claro ironía de la buena. :-)

        Dices: ” la gente no se aclara. Les parecen fatal los privilegios de unos, pero en los de los “suyos” no ven ningún problema[…]”
        No podría estar más de acuerdo contigo, estamos educados para la corrupción. Cualquiera que esté en cualquier cargo con un mínimo de poder, le saca provecho. Hay miles de ejemplos.
        La gente ve hasta con envidia los sueldos de los políticos, el pensamiento es “¡quién fuera político…!” y así no se cambian las cosas.
        Por no hablar de otros aspectos que nos caracterizan, tenemos incrustada la ley del mínimo esfuerzo, preferimos buscar la manera de trabajar poco y ganar mucho, no valoramos el esfuerzo, no tenemos satisfacción más que por lo tangible. Y así está claro, somos corruptos en potencia.

        Responder
        1. Pues… no te puedo poner ni un pero, coincido en todo lo que has escrito. Es más, hice un artículo sobre eso. Como tú eres “nuevo” por estos lares y de esa entrada hace ya algún tiempo, supongo que no la leíste, así que aquí va; a ver qué te parece: Ciudadanía corrupta.

          Responder
  4. LA REALIDAD ES QUE TENEMOS 465.000 INDIVIDUOS DE LA MISMA CALAÑA Y LO PEOR ES QUE NOS HAN GANADO LA GUERRA , SON 465.000 CONTRE 46.000.000, EFIN LO DEJO ESCRITO COMO LO HIZO EL OTRO DIA EL POST DE CRITERIO LIBERAL, NOS HAN GANADO POR GOLEADFA, SALUDO

    Responder
  5. Roberto López Zalbidea 10/04/2014 a las 12:58

    ¿Por qué tienden a gobernar los TNP? (Personas con Trastorno Narcisista de la Personalidad)

    Por las propias características de estos individuos , sin duda.

    ¿Cómo es que para participar en un programa de tv como Gran Hermano se realizan todo tipo de “castings” y “perfiles” y aquí nos gobierna cualquiera? Los TNP nacen con el derecho a todo, se contemplan a sí mismos/as como dioses y diosas y no dudan en llevarse por delante lo que haga falta para conseguir lo que ellos quieran. El resto del mundo se la suda. El resto de la raza humana formamos, simplemente, parte del decorado de fondo de sus magníficas y excelsas, nunca suficientemente ponderadas, vidas.

    Gentes soberbias. Lacra social. A costa nostra, diferentes tipos de mafia. Tienen derecho a todo, porque sí, porque así se lo indica su trastorno.

    Pero… ¿Y los demás? A estas alturas de la película, pleno siglo XXI, ¿cómo es que aún permitimos que nos mangonee el típico depredador de toda la vida de dios?

    Esto es lo que deberíamos hacernos mirar. Como sociedad y como individuos. Bien está que les ría las gracias el típico o típica gregario/a sin personalidad. O quien por ignorancia y miedo (muchas veces el uno es consecuencia de la otra..) trague con la propaganda oficial con la que los narcisos llevan toda la vida atronando nuestros oídos… Pero, ¿y el resto?

    El resto de nosotros no tiene, no tenemos perdón de dios.

    Por permitirles que se lo sigan llevando crudo, aún, y se sigan descojonando de nosotros y nosotras.

    Porque, parece increíble que todavía no nos demos por enterados, es eso exactamente lo que hacen. Y la gente borrega y sumisa, como siempre, les dejan hacer. Todos hemos conocido algún narciso por desgracia, incluso algún psicópata, y sabemos exactamente cómo actúan: jodiéndote para llevárselo y, además, descojonarse.

    En un Estado de Derecho, Imperio de la Ley, todos estos y todas estas deben desfilar delante de un Juez. Y responder de sus responsabilidades. ¡Y se ha terminado! Quien se halla comportado como un delincuente, como tal debe ser tratado. Y así va a ser tratado. Como merece. Y punto. Pese a todo lo que pretendan marrullear y esconder y esquivar, nada van a conseguir, y lo saben. Por eso legislan para esquivar e intentan subir el órdago a mayor y acabar de llevárselo crudo con privatizaciones y demás delitos… a cambio de calentar un sillón y perjudicar a quienes dicen representar.

    Todos los que se dedican a la política no son así, evidentemente.

    Saludos, Salva, y que tengas un buen día!

    Responder
    1. Gracias por la reflexión, Roberto. De chapa nada, ya lo sabes ;)

      Son cosas que nunca entenderé, pero si quieres, podemos intentar buscarle una explicación. También soy aficionado a leer cosillas de psicología, como tú. Así, sabrás que ciertos autores sostienen que la mayoría de los seres humanos necesitan que los «pastoreen». Tener que tomar decisiones causa estrés, por lo tanto, es más sencillo seguir al líder. Pero claro, si el líder puede estar equivocado, entonces el estrés causado por la duda seguiría estando ahí. ¿Qué hace nuestro cerebro? Asignarle infalibilidad al dirigente y, por extensión, al grupo, a la masa que lo apoya. Nosotros estamos en lo cierto, todos los demás están equivocados. No hay cuestionamiento que valga ni posibilidad de error. Esto llega al extremo de que incluso cuando el fallo, el delito o la injusticia de los nuestros son flagrantes, el cerebro los tapa, nos los oculta. Ojos que no ven, fanático que no siente.
      Disonancia cognitiva, sesgo de confirmación… Malditos seáis.
      Por suerte, hay esperanza. Todo esto es simplemente algo que traemos así «de serie». Obviamente, como el impulso de machacarle a alguien la cabeza con una piedra, se puede controlar. El cerebro se moldea, la personalidad se educa. Pero claro: es el camino difícil.

      Como le comenté a Miguel en Síndrome de Estocolmo, sólo 17 de los 350 diputados del Congreso han estudiado Ciencias Políticas. Toma casting.

      Saludos, amigo.

      P. D. Si en Gran Hermano se hace una criba, no quiero saber cómo son los que se quedan fuera.

      Responder
  6. Pandora Groovesnore 15/04/2014 a las 9:40

    Espe tenía prisa por llegar a casa para cambiarse la tena lady, que la llevaba empapada. Como es vieja pelleja tiene pérdidas de orina, además de importantes pérdidas de memoria y un exceso bestial de chulería canalla de Malasaña con muy mala saña. Seguramente no pase nada, pero me apuesto el pescue a que en Génova, en el Ministerio de Justicia y en el Palacio de Cibeles aún corren ríos de Moët Chandon Imperial (lo del cava catalán es una ordinariez) por el patinazo de la lideresa.

    Responder
    1. ¡Ja, ja, ja! ¡Hoy has desayunado fuerte!

      Ya en serio, no dudo ni por un momento de que muchos se habrán alegrado del “derrape” de Aguirre. Intrigas palaciegas de nuestro tiempo.

      (comentario patrocinado por Tena Lady)

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.