¿Todavía tienes tu dinero en uno de «esos» bancos?

Saludos, hormiguitas. Aunque normalmente escribo para criticar lo que no me gusta (palmeros ya hay muchos), esta vez nos quitamos la mordaza para hablar bien de la banca ética. No obstante, le daremos el «toquecito» de rigor a la banca tradicional, que no hay que perder las buenas costumbres.

 

Artículo publicado en El Salmón Contracorriente

 

¿Todavía tienes tu dinero en uno de «esos» bancos?

 

Si eres lúcido y no te puede el egoísmo, es decir, si eres consciente de que este capitalismo salvaje en el que estamos inmersos es un sistema criminal, y además suicida a largo plazo, te habrás dado cuenta de que es bastante difícil vivir de forma coherente con tus valores. Sin embargo, respecto a tus ahorros no tiene por qué haber disociación. Por suerte, desde hace unos años opera también en España la llamada «banca ética».

Ya sabes lo que es la banca tradicional: preferentes; desahucios; tarjetas de dinero negro; consejerías para que se forren políticos y sindicalistas a cambio de ver, chupar del bote y callar; indemnizaciones y finiquitos de escándalo; rescates con cantidades indecentes de dinero público mientras nos recortan servicios sociales; las políticas y líneas editoriales que imponen a partidos y medios de comunicación endeudados con ellos hasta las cejas

Los bancos se niegan a negociar una hipoteca de mil euros con una familia asfixiada sin importarles dejar a sus miembros en la calle, pero condonan deudas millonarias a los partidos políticos (PP, PSOE, IU, CiU, ERC…) a cambio de favores como los citados rescates o la reforma del artículo 135 de la Constitución. ¿Y tú vas ayudarles depositando tu dinero allí? Si estás harto de todo esto, puedes cortar con tu banco y pasarte a la banca ética. Tienes la opción de actuar además de quejarte.

 

Banca ética de España: nadie es perfecto

 

Ya sé que no les faltan las críticas (especialmente a Triodos), y que no son perfectos. Pero aun así, tras informarme a conciencia hace tiempo que llegué a una conclusión, os puedo asegurar una cosa: son infinitamente mejores que los bancos convencionales. Que todos los bancos y cajas convencionales: Santander, Banco Popular, Bankinter, ING Direct, Sabadell, La Caixa… No se salva ninguno, no hagáis caso de la publicidad. Es como lo de la «energía verde» de Iberdrola, lobos con piel de cordero.

Algunas de las críticas tienen su parte de fundamento, pero la mayoría son exageradas. Supongo que la gente busca excusas para no molestarse o no dejar de ganar cuatro perras (la rentabilidad de los intereses es menor). Es lo mismo que con la política: con la cantinela del «no hay nada que hacer, así es y así será siempre», muchos se desentienden. O, para los más frikis: «It’s not that I like the Empire; I hate it, but there’s nothing I can do about it right now».

Con las ONG pasa algo parecido: habréis oído que se quedan con el dinero o colaboran con el imperialismo yanqui contra los pueblos oprimidos. Todas, así no me remuerde la conciencia aunque no dé un duro.

O los pobres que piden para endrogarse o gastárselo en Don Simón gran reserva, y a uno le ofrecí pagarle un bocadillo y no quiso. Además, dar limosna es contraproducente, hay que enseñarles a pescar (y la monedica donde mejor está es en mi bolsillo).

 

Hay razones de sobra para cagarse en Bankia, en Botín y en el sursuncorda, pero hacerlo mientras permitimos que inviertan nuestra pasta en sus chanchullos me parece un poquito incoherente. ¿No será más bien que el euro es el euro y nos tienen enganchados con los intereses de nuestro plazo fijo?

Se puede ser comunista con móvil, pero ir de anticapitalista y tener tus ahorros en el BBVA ya es menos excusable.

 

En la próxima entrada entraremos más en detalle sobre las dos principales opciones de banca ética existentes en España: Triodos Bank y Fiare.

 

Música: El hombre que olvidó su nombre, de La sonrisa de Julia

 

Imagen de cabecera: Desahucio de Carmen Martínez Ayuso (21/11/2014). Crédito: Andrés Kudacki / AP

También te puede interesar:

5 sin mordaza

  1. «Se puede ser comunista con móvil, pero ir de anticapitalista y tener tus ahorros en el BBVA ya es menos excusable»

    Vale, ahí me acabas de definir (ahorros no pero una cuenta si) La banca ética es una de mis tareas pendientes. Una mezcla entre pereza y desconocimiento. A lo mejor este artículo sirve para decidirme…a lo mejor.

    Responder
    1. Pues a ver si entre esta entrada y la siguiente conseguimos que des el paso. De todas formas, si sólo tienes una cuenta corriente con el dinero justo para ir tirando, tampoco es tan importante. Mejor en uno ético, claro, pero lo que realmente le interesa a la banca son nuestros ahorros (plazos fijos, fondos de inversión…). Con eso financian, por ejemplo, la producción de armamento ilegal.

      Responder
  2. Yo estoy en proceso de transición de La Caixa (mejor que Bankia, pero pecadora al fin) a Triodos. Si sigo con La Caixa es por temas sentimentales: estoy en una oficina regentada por amigos, y cuesta dejarles después de treinta años.
    Eso sí, aunque confiese haber sido promiscuo con las cajas de ahorro, jamás he pecado con un banco.

    Aceptando esta incoherencia relativa, no tengo empacho en recomendar Triodos. No pagan demasiado, hay más riesgo, pero es una gozada cuando te permiten votar si le dan un crédito extraordinario a quienes cultivan huertos ecológicos, o a una iniciativa que alimenta a excluidos, por ejemplo.

    Pero te ha faltado un detalle, Salva, y es que lo mismo aplica a la energía, que es la otra cara de la misma moneda. Aquí os recomiendo vivamente hacerle el corte de mangas al oligopolio y buscar la cooperativa de energía que más a mano os quede.

    Os incluyo algunos enlaces:

    El concurso de Tríodos: https://www.triodos.es/es/empresas-instituciones/nuestros-sectores/premio-triodos-empresas/
    Cooperativas de comercialización de energía limpia (hay más, pero menos extendidas):
    SomEnergia: https://www.somenergia.coop/es/
    GoiEner: http://www.goiener.com/
    Ecooo, la cooperativa de producción de energía solar: http://www.ecooo.es/

    Responder
    1. Totalmente de acuerdo, Vicente. Estuve a punto de hablar sobre esto cuando comenté de pasada lo de Iberdrola, pero no quería salirme fondo del artículo, y además he de reconocer que estoy bastante menos puesto en las alternativas de modelo energético que en las de la banca.

      El asunto daría para un artículo en sí mismo. ¿Cómo vas de tiempo? ¿Te pones tú al tema? ;)

      Responder
      1. Voy sin tiempo, pero os recomendaré algunas cosillas:

        – Algo de propaganda, mi artículo respondiendo a preguntas que se me hicieron en la proyección de #Oligopoly2: https://baladring.wordpress.com/2013/05/18/oligopoly2-un-final-abierto-y-ahora-que/

        – No os perdáis los reportajes de #Oligopoly (tiemble sin haber reído antes):
        ** El de la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético: https://www.youtube.com/watch?v=E8_vSep6c_8
        ** El de Salvados: http://vimeo.com/53834344

        Más información, en casa de esos cracks de la comunciación que son los de la Plataforma Por un Nuevo Modelo Energético (Jorge, Cote, Barcia, y muchísimos más): http://www.nuevomodeloenergetico.org/pgs2/

        Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.