Etiquetas Archivadas: Ruido

Colaboración en El Salto

 

Gracias a Javi Ferrero, Dani Seijo y otros amigos de Nueva Revolución, he iniciado una colaboración en El Salto, un medio que ha nacido con fuerza.

El Salto está encabezado por el extinto periódico Diagonal, y engloba a otros medios alternativos como El Salmón Contracorriente, Pikara Magazine, los compañeros de Nueva Revolución y muchos más.

Os invito a pasar por allí a leer y dejar vuestros comentarios.

 

 

Llevo unas semanas buscando casa. Necesito una «alternativa habitacional». Y eso que mi casa actual me gusta, pero hay un problema, que viene desde Plauto, pasando por Hobbes y terminando en Sartre: los lobos son los otros, el hombre es un infierno para el hombre, o algo parecido. Me refiero a la gente. La puta gente que no piensa en los demás ni por un segundo. Hoy me voy a centrar en los conductores, pero sucede lo mismo en casi cualquier ámbito de la vida.

 

Es cierto que, a excepción de ciudades como Ámsterdam, donde la reina es la bicicleta, vivimos en núcleos urbanos en los que los coches provocan un nivel de contaminación acústica intolerable, aunque hayamos ido aumentando la tolerancia a costa de nuestros tímpanos y sistemas nerviosos.

Además del ruido, los coches contaminan el aire y provocan más de 1.000 muertes al año, sólo en España (mutilados y paralíticos aparte). Y aun así, las ciudades están diseñadas para ellos, los automóviles son los niños mimados, por encima de los peatones, los ciclistas e incluso de los que pretenden descansar o relajarse en sus viviendas. Nos han hecho creer que cada uno de nosotros necesitamos una de esas máquinas de cinco plazas, y hay quienes se desplazan en ellas hasta para darle un paseo al bebé (os juro que esto es cierto, conozco a quienes «pasean» al bebé en el coche, para que se arrulle con el ronroneo del motor y el traqueteo de la carretera).

Cierto desagradable e insalubre nivel de ruido, por tanto, es inevitable mientras los gobernantes no antepongan nuestro bienestar al de los bolsillos de las petroleras, lo que según mis cálculos de experto en combustibles fósiles sucederá, año arriba o año abajo, cuando se acabe el petróleo.

Hay rarezas como la de Pontevedra que marcan el camino a seguir. Pero pocos alcaldes están por la labor de imitar al bueno de Fernández Lores.

 

Continúa leyendo →

El vagón del silencio

Hoy me quito la mordaza para contaros mi desagradable experiencia en los viajes en tren de Murcia a Madrid, y vuelta.

Y no por culpa de Renfe.

 

  

Tiempo de lectura: ¿En serio? El tiempo que haga falta. Esto es literatura, no un McDonald’s.

 

 

Prefiero, con mucho, viajar en tren que en avión. No tiene nada que ver con el dinero, es que voy más cómodo, sin tantas estrecheces, no me tratan como a un delincuente, no me cachean, puedo llevar comida y bebida sin tener que transigir con esos abusivos, disparatados precios de los aeropuertos

O prefería viajar en tren, ya no estoy tan seguro.

Continúa leyendo

España, el país del ruido

Saludos, próximos clientes de GAES. Hoy me quito la mordaza para quejarme del ruido y la falta de respeto de este país de egocéntricos, incívicos ciudadanos. Coches, motos, música, móviles, gritos… contaminación acústica, this is Spain.

 

Continúa leyendo

Diario de un ateo: Domingo de Resurrección

Saludos, cofrades. Hoy me quito la mordaza para narrar otro día señalado de la Semana Santa (la mañana del Domingo de Resurrección) desde el punto de vista de un ateo.

 

Diario de un ateo: Domingo de Resurrección

 

Al poco de acostarme, percibí un pitido en el oído como el que se escucha tras haber estado una noche de fiesta en algún local con la música muy alta. Pero yo no había estado de fiesta, por lo que ese sonido no tenía ningún sentido. ¿Acúfenos, tal vez? En cualquier caso, no era un pitido molesto, así que me concentré en él mientras me iba relajando. Cambiaba de frecuencia, a veces era menos agudo, o pasaba a escucharse a intervalos muy seguidos, como una cigarra en verano.

Continúa leyendo