Etiquetas Archivadas: Reforma laboral

Proyecto de fin de carrera

Saludos, futuros arquitectos. Hoy nos quitamos la mordaza para contaros una historia real que os va a poner los pelos de punta.

 
Continúa leyendo

Conciencia de clase

Salud y república. Hoy nos quitamos la mordaza para hablar de quienes tienen la conciencia de clase algo despistada.

 

Conciencia de clase

Este fin de semana, una conocida empezó una frase diciendo: «cuando salí de votar…». Me extrañó, porque esta chica nunca se ha interesado en política. Es algo locuela, despreocupada… En fin, tiene un punto choni considerable, para qué nos vamos a engañar. Pero la conozco desde hace tiempo, es buena persona, y nadie ha dicho que debamos relacionarnos sólo con físicos teóricos. Hay un momento para cada cosa.

El caso es que me sorprendió su comentario (no ha votado jamás), así que le pregunté… Y me dio la tarde. Cuándo aprenderás a callarte, Salva.

Es que ahora soy empresaria, ¿saes? O sea que me conviene votar al PP, me favorece.

Continúa leyendo

Empresarios españoles desde el «backstage»

A veces a uno le ocurre lo que al prota de Poder Absoluto, película que os recomiendo. Hay una escena en la que el personaje de Clint Eastwood ve al presidente de EEUU (Gene Hackman) en la tele, lamentándose entre lágrimas de cocodrilo de la muerte de una mujer a la que él mismo ha matado. Esto lo oculta, claro. Clint se iba del país para evitar problemas por haber sido testigo del asesinato, pero tanta hipocresía le hace cambiar de planes.

 

Continúa leyendo

Cuarta Declaración de la España Corruptona

 

En el artículo anterior hablábamos del Subcomandante Marcos y del EZLN. Hoy voy a colgaros un fragmento de la Cuarta Declaración de la Selva Lacandona, quizá mi preferida de las seis.
Ya os he dicho que admiro el estilo de este tío, la fuerza de sus metáforas. La admiración es mayor si cabe cuando sabes que no se trata de palabras huecas, fáciles, volátiles como la mayor parte de las que llegan a nosotros cada día (como estas mías), sino sustentadas por el espíritu de un hombre que eligió renunciar a las comodidades. Como os comenté, Marcos no es indígena; aunque siempre ha tratado de mantener su identidad oculta —de ahí lo del pasamontañas—, todo apunta a que una vez fue un joven profesor universitario sin excesivos problemas económicos. No obstante, fue capaz de cambiar el bienestar personal por un ideal mayor que él mismo, aunque eso le haya supuesto pasar hambre, frío, penalidades, tener que beber su propia orina… Así como exponerse a la muerte y verse enfrentado al horror de matar.
Amigos, aquí no hay aire, estas son palabras macizas, como la madera de su inseparable pipa:

 
Continúa leyendo

Ciudadanía corrupta

Hoy toca hacer un poco de autocrítica, que a veces parece que los políticos han venido de Alfa Centauri. Y no.

 
Continúa leyendo