Etiquetas Archivadas: PAH

El escrache de los cobardes

 

Saludos, perroflautas que osáis entrar en las instituciones (¿es que no sabéis cuál es vuestro sitio?). Hoy me quito la mordaza para hablar de la diferencia entre un escrache y lo que les ha hecho la Policía Municipal a Javier Barbero, concejal de Ahora Madrid, y al propio jefe de la policía.

Es un artículo para leer despacio y con calma, ya sabéis que Vota y Calla va a la contra también en eso. Si en Internet prima los titulares, este es un texto largo en el que además de opinión hay mucha información.

Continúa leyendo

Ocho suicidios al día

Saludos, marionetas catódicas. Hoy nos quitamos la mordaza para hablar de un tema tabú: la relación entre capitalismo y suicidios.

 

Suicidios, los muertos del capitalismo

 

Ya me quejé en otra ocasión de la invisibilidad de los suicidios en España, su ocultación por parte de los medios. Como dijimos entonces, si os pregunto qué provoca mayor número de muertes, la violencia contra las mujeres o los suicidios, la mayoría me responderéis sin dudar que lo primero. Y estaréis equivocados: los suicidios son 60 veces más numerosos (sesenta) que los repugnantes asesinatos machistas. Redondeando, cada año unas 50 mujeres son asesinadas por sus parejas, frente a tres mil suicidios, ocho al día.

Continúa leyendo

Ganan los malos

Saludos, hijos (no reconocidos) de la revolución. Hoy nos quitamos la mordaza para echar un jarro de agua fría sobre las esperanzas de ver un mundo nuevo.

 

Ganan los malos

 

Sé bien que muchos tenéis ilusión en que ese otro mundo pase de ser posible a materializarse pronto. Que llegue la revolución que dé paso a una sociedad más justa, sin desigualdades. Yo tengo la impresión de que eso no va a pasar, y el convencimiento de que no va a ocurrir durante nuestras vidas.

Continúa leyendo

Cuarta Declaración de la España Corruptona

 

En el artículo anterior hablábamos del Subcomandante Marcos y del EZLN. Hoy voy a colgaros un fragmento de la Cuarta Declaración de la Selva Lacandona, quizá mi preferida de las seis.
Ya os he dicho que admiro el estilo de este tío, la fuerza de sus metáforas. La admiración es mayor si cabe cuando sabes que no se trata de palabras huecas, fáciles, volátiles como la mayor parte de las que llegan a nosotros cada día (como estas mías), sino sustentadas por el espíritu de un hombre que eligió renunciar a las comodidades. Como os comenté, Marcos no es indígena; aunque siempre ha tratado de mantener su identidad oculta —de ahí lo del pasamontañas—, todo apunta a que una vez fue un joven profesor universitario sin excesivos problemas económicos. No obstante, fue capaz de cambiar el bienestar personal por un ideal mayor que él mismo, aunque eso le haya supuesto pasar hambre, frío, penalidades, tener que beber su propia orina… Así como exponerse a la muerte y verse enfrentado al horror de matar.
Amigos, aquí no hay aire, estas son palabras macizas, como la madera de su inseparable pipa:

 
Continúa leyendo

Si no nos dejáis soñar, no os dejaremos dormir

Servir y proteger (escudo salpicado de sangre) // Foto: Fotomovimiento.org
 

Tenía claro, por muchas razones, que empezaría el blog hablando sobre el 15M, pero lo que no había decidido hasta hoy es comenzar con un par de artículos redactados hace dos años, poco después del brutal desalojo de la Plaza Cataluña en mayo de 2011 (este primero), y en relación a los incidentes a las puertas del Parlamento catalán, que colgaré a continuación. Creo que, como me ha ocurrido a mí, os puede resultar interesante leerlos ahora. Era el comienzo de algo totalmente nuevo, no se sabía qué iba a pasar con el movimiento, y los medios de comunicación (especialmente los de derechas) aseguraban que se trataba de cuatro mugrosos que se cansarían en tres días (unos linces). También es llamativo recordar cómo ya entonces algunos usaban la vergonzosa y falsa comparación entre el 15M y los etarras, anticipando la calumnia con la que dos años después atacarían a la PAH. El mensaje que nos dan es muy claro: si no quieres que te llamen etarra, si no quieres que el poder te ataque, vota y calla.
 

 
Continúa leyendo