Etiquetas Archivadas: Franquismo

El bulevar de los votos rotos

 

Aparte de los motivos indicados en el artículo anterior, y de otros como los problemas de aparcamiento que les supondría la creación del bulevar, a los vecinos de Gamonal tampoco les hace ninguna gracia que pueda lucrarse con la obra Antonio Miguel Méndez Pozo, Míchel para sus colegas de la trena.  Sí, este hombre fue condenado a siete años y tres meses de cárcel por falsedad documental. Qué raro que condenen a alguien con los contactos de este tío, diréis. Y diréis muy bien, pero a veces se dan excepciones… Otras no: de los 87 meses que le cayeron, sólo cumplió nueve. Y no podemos quejarnos, porque él al menos pisó la cárcel: al entonces alcalde de Burgos, condenado a doce años de inhabilitación por prevaricación, lo indultó Aznar.

Continúa leyendo

Cuarta Declaración de la España Corruptona

 

En el artículo anterior hablábamos del Subcomandante Marcos y del EZLN. Hoy voy a colgaros un fragmento de la Cuarta Declaración de la Selva Lacandona, quizá mi preferida de las seis.
Ya os he dicho que admiro el estilo de este tío, la fuerza de sus metáforas. La admiración es mayor si cabe cuando sabes que no se trata de palabras huecas, fáciles, volátiles como la mayor parte de las que llegan a nosotros cada día (como estas mías), sino sustentadas por el espíritu de un hombre que eligió renunciar a las comodidades. Como os comenté, Marcos no es indígena; aunque siempre ha tratado de mantener su identidad oculta —de ahí lo del pasamontañas—, todo apunta a que una vez fue un joven profesor universitario sin excesivos problemas económicos. No obstante, fue capaz de cambiar el bienestar personal por un ideal mayor que él mismo, aunque eso le haya supuesto pasar hambre, frío, penalidades, tener que beber su propia orina… Así como exponerse a la muerte y verse enfrentado al horror de matar.
Amigos, aquí no hay aire, estas son palabras macizas, como la madera de su inseparable pipa:

 
Continúa leyendo

Catatonia is not Spain

 

«Las banderas de mi casa son la ropa tendía»

Malos pensamientos, Extremoduro

 

Voy a empezar aclarando que no soy anticatalán ni patriota. No sé quién dijo que «el que quema una bandera es tan estúpido como el que se ofende por ello». En ese sentido me podéis encontrar al lado de los hippies: me gustaría vivir en un mundo sin fronteras («universalista», creo que le llaman ahora a eso), donde todos fuéramos hermanos y respetásemos a la madre tierra. Con la cita de arriba quedaba bien claro, pero lo recalco. Es más, soy un caso raro: un murciano que sin tener familia catalana ni haber vivido allí, entiende perfectamente el catalán hablado y escrito. Lo aprendí sin darme cuenta, viendo de niño Bola de drac en Canal 9 (la Valenciana, la llamábamos por aquí. DEP), una cadena que aparte de limpiarle los bajos diariamente al PP, también emitía dibujos. Y algo después seguí el «curso» con Buenafuente en la Catalana (TV3). Sí, antes de que Buenafuente se hiciera famoso a nivel nacional, había un murcianico que se quedaba despierto hasta las tantas viendo La cosa nostra, programa que luego se llamó Una altra cosa y más tarde saltó a Antena 3. Imaginaos cómo me miraban por mi tierra cuando se me escapaba algún «¿qué pasa, neng?», y nadie sabía de qué narices estaba hablando. Por cierto, que el valenciano que aprendí viendo los dibujos, fue el mismo que me valió para entender a Buenafuente: estoy seguro de que las habrá, pero no pillo las diferencias entre ambas lenguas, mi nivel no llega a tanto.

Espero que esta entradilla valga para que os ahorréis vuestras acusaciones de facha, españolista, y demás, aunque me temo que sea mucho pedir. Vamos al lío.

Continúa leyendo