Etiquetas Archivadas: Democracia

¿Qué es la política?

Apreciado Salva, soy eso que llaman un periodista de provincias al que enviaron a entrevistar al supuesto politólogo P. Baladring. Nunca me he recuperado del todo del efecto que produjo en mi alma la cercanía espacial y temporal con semejante engendro, razón por la que te ruego el anonimato más absoluto. Necesito alejarme de ese recuerdo que me produce urticaria, deseos irrefrenables de esnifar pegamento caducado, e incluso de refugiarme en el opus Dei.

He transcrito la entrevista realizada al mastuerzo como terapia, y te la remito por si decides publicarla. No te engañaré, ya la envié a varios medios y blogs, al principio con la esperanza de cobrar por ello, y los últimos ofreciéndome a pagar los costes, pero ni por esas. Eres mi penúltimo recurso, no me falles por favor: no me obligues a pedirle al propio P. Baladring que lo publique en su blog, que eso sí sería caer en los más profundos abismos de la miseria.

Gracias anticipadas si decides publicarla, y así se te caiga el flequillo a puñados si no lo haces.

Un viril aunque distante abrazo,

Periodista Anónimo

 

Continúa leyendo

España prefiere la izquierda

Saludos, rojeras. Nos quitamos la mordaza para intentar darle algo más de fuerza a esta opinión personal. Hoy vamos a basarnos en lo que los españoles hemos votado en este ratito que la derecha nos ha dejado tener democracia.

 

España prefiere la izquierda (creo)

Que la mayoría de españoles, especialmente los jóvenes, son de izquierdas, es sólo una apreciación personal, como os decía. En las entradas anteriores me he apoyado débilmente en el último barómetro del CIS, y en una anécdota con un grupo de amigos. Digo débilmente, porque es un simple pálpito, algo que no se puede demostrar. Tampoco lo pretendo, ni busco que estéis de acuerdo conmigo. Hablamos casi-casi (no es sólo eso, pero vamos) de una creencia particular, pero no voy a dejar de compartirla con vosotros por ese motivo. ¿No hay gente que cree en Dios y lo dice abiertamente, sin avergonzarse ni nada? Pues más razón para que no me calle yo, que al menos tengo algunos argumentos, aunque sean pequeños, para defender mi opinión. A continuación añadimos otro.

Continúa leyendo