Etiquetas Archivadas: Decrecimiento

No merece la pena reparar

Saludos, apasionados de los centros comerciales. Hoy nuestros amos nos cambian la mordaza por otra, que esta tiene ya más de un año y está pasada de moda.

 

Artículo publicado en El Salmón Contracorriente

 

Obsolescencia programada: comprar, tirar, comprar

Se me ha roto la impresora de casa. No se me ha caído al suelo ni le he derramado vino por encima ni nada de eso: simplemente ha dejado de funcionar. Así, sin más. Un infarto electrónico.

Continúa leyendo