Etiquetas Archivadas: Capitalismo

La sanidad privada no cura el ébola

Saludos, vividores que pretendéis que el Estado proteja a sus ciudadanos. Hoy nos quitamos la mordaza para analizar por qué el anhelo liberal de privatizar completamente la Sanidad es insostenible.

 
Continúa leyendo

Asesinados a través de un agujero

Saludos, beneficiarios de una Sanidad «pública, universal y gratuita». Hoy nos quitamos la mordaza para gritar por la falta de empatía de los que niegan la cura a los enfermos de hepatitis C.

 

Necesitamos un Sovaldi contra la insensibilidad

¿Cómo se llega a eso? Se nace así, ¿no? Quiero decir: ¿cómo es posible que aquellos en cuyas manos está que los enfermos de hepatitis C se curen, les nieguen el medicamento que les sanaría y sigan durmiendo por las noches? ¿No les afecta en nada? Espero que al menos les angustie un poco, aunque sea a la hora de la siesta. Pero me temo que no. ¿Cómo, si así fuera, actuarían con esa frialdad?

Continúa leyendo

Biba Corea del Norte

Saludos, lectores que no tuvisteis la suerte de nacer en Corea del Norte. Hoy nos quitamos la mordaza para escribir lo que no nos permitirían en el «paraíso comunista».

 

Biba Corea del Norte

Berdadera Hizquierda II

La semana pasada emitieron la quinta parte de En tierra hostil, un programa que visita países «peculiares». Por ahora han grabado en El Congo, Marruecos, Colombia, Michoacán y Corea del Norte, y a este último vamos a referirnos hoy.

Ya he hablado en alguna ocasión de los fanáticos, de los maniqueos que sólo ven el mundo en dos colores, los del conmigo o contra mí, sin matices ni graduaciones. Me referí a este tipo de gente en el mismo momento de empezar con el blog, en la página Sobre el autor, y precisamente puse, entre otros, el ejemplo de Corea del Norte.

Continúa leyendo

Cuento de Navidad

 

Las chicas de El club de los poetas me pidieron hace unos días que les escribiera un cuento de Navidad «pero distinto, no la Navidad que nos pintan desde Freixenet o El Corte Inglés; algo ácido». A Carmen y a Nerea no puedo negarles nada, así que a pesar de que de tiempo voy regular, les escribí una cosilla.

Continúa leyendo

Ocho suicidios al día

Saludos, marionetas catódicas. Hoy nos quitamos la mordaza para hablar de un tema tabú: la relación entre capitalismo y suicidios.

 

Suicidios, los muertos del capitalismo

 

Ya me quejé en otra ocasión de la invisibilidad de los suicidios en España, su ocultación por parte de los medios. Como dijimos entonces, si os pregunto qué provoca mayor número de muertes, la violencia contra las mujeres o los suicidios, la mayoría me responderéis sin dudar que lo primero. Y estaréis equivocados: los suicidios son 60 veces más numerosos (sesenta) que los repugnantes asesinatos machistas. Redondeando, cada año unas 50 mujeres son asesinadas por sus parejas, frente a tres mil suicidios, ocho al día.

Continúa leyendo

La chica invisible

Saludos, hámsters del capitalismo. Hoy, además de la mordaza, vamos a intentar quitarnos la venda de los ojos.

Artículo publicado en eldiario.es

Pobreza en España

Tarde de octubre en Murcia capital. Tenía que hacer tiempo y ya me había dado un largo paseo, así que me senté en la terraza de una heladería. Pasear por la ciudad no me acaba de gustar. Acostumbrado a caminar por sitios solitarios, no me hago a cruzarme continuamente con tanta gente, así no hay manera de que la cabeza se suelte, demasiados estímulos sonoros y visuales.

Hay otra cosa que no me agrada de la ciudad, y es ver a tantas personas pidiendo. No me molesta que pidan, sólo faltaba (hay a quien sí), lo que me agobia es el aldabonazo en la conciencia. En el paseo por Murcia pude coincidir perfectamente con cinco o seis mendigos. Soy de pueblo, nunca he vivido en grandes núcleos urbanos, y donde he residido no había indigentes, como se dice ahora (jamás escribiré «sin techo», ese eufemismo, burda copia del homeless anglosajón). Ya de pequeño me afectaba mucho encontrarme con ellos cuando mis padres me llevaban a la ciudad, y cada vez que voy a cualquiera de ellas me recibe un bofetón de realidad, como si alguien me diera un puñetazo con la palabra «capitalismo» tatuada en los nudillos. Sin embargo, la gente de ciudad parece estar anestesiada, y no os juzgo: supongo que si viviera allí, a mí me pasaría lo mismo.

Continúa leyendo

¿Seguirás siendo cómplice de las atrocidades de tu banco?

Saludos, pequeños ahorradores. Hoy nos quitamos la mordaza para preguntarnos si queremos seguir financiando armamento ilegal, esclavitud infantil y tantas otras barbaridades con nuestro dinero.

 

Artículo publicado en El Salmón Contracorriente

 

Seguimos informando sobre la llamada «banca ética» o «banca solidaria». No me hacen mucha gracia las etiquetas, estas tampoco, pero entiendo que de alguna forma hay que aclararse.

Continúa leyendo

¿Todavía tienes tu dinero en uno de «esos» bancos?

Saludos, hormiguitas. Aunque normalmente escribo para criticar lo que no me gusta (palmeros ya hay muchos), esta vez nos quitamos la mordaza para hablar bien de la banca ética. No obstante, le daremos el «toquecito» de rigor a la banca tradicional, que no hay que perder las buenas costumbres.

 

Artículo publicado en El Salmón Contracorriente

 

¿Todavía tienes tu dinero en uno de «esos» bancos?

 

Si eres lúcido y no te puede el egoísmo, es decir, si eres consciente de que este capitalismo salvaje en el que estamos inmersos es un sistema criminal, y además suicida a largo plazo, te habrás dado cuenta de que es bastante difícil vivir de forma coherente con tus valores. Sin embargo, respecto a tus ahorros no tiene por qué haber disociación. Por suerte, desde hace unos años opera también en España la llamada «banca ética».

Continúa leyendo

El liberalismo va a llegar

Saludos, parásitos de los ricos. Hoy nos quitamos la mordaza para refutar el victimismo de los «liberales» españoles.

 
Continúa leyendo

Ganan los malos

Saludos, hijos (no reconocidos) de la revolución. Hoy nos quitamos la mordaza para echar un jarro de agua fría sobre las esperanzas de ver un mundo nuevo.

 

Ganan los malos

 

Sé bien que muchos tenéis ilusión en que ese otro mundo pase de ser posible a materializarse pronto. Que llegue la revolución que dé paso a una sociedad más justa, sin desigualdades. Yo tengo la impresión de que eso no va a pasar, y el convencimiento de que no va a ocurrir durante nuestras vidas.

Continúa leyendo