Reforma de la ley electoral: nada que discutir

Saludos, peones del juego político. Hoy nos quitamos la mordaza para explicar por qué no debemos entrar a debatir con la derecha sobre la cacicada que supone la reforma de la ley electoral en solitario y a menos de un año de las próximas elecciones municipales.

 

Reforma de la ley electoral: nada que discutir

No quería escribir sobre esto hasta no tener más claro en qué va a consistir la modificación, porque por el momento el PP se ha limitado a mandar un globo sonda, a insinuar que van a cambiar la ley para favorecer todavía más a la lista más votada, pero no podemos ver qué modificaciones concretas proponen, ninguna propuesta seria, nada. Todo son rumores y oscurantismo. Debatimos sobre el humo sin saber si abajo hay una hoguera, un coche, una pipa o una fábrica. Ese es el respeto que les merecemos a nuestros gobernantes, ese es el nivel.

Pero voy a abordar el tema de otra manera: negándome a debatir sobre la conveniencia o no de reformar la ley electoral en el sentido en el que pretende hacerlo el PP. ¿Y por qué? Pues sencillamente, porque Mariano Rajoy dijo en septiembre de 2011, utilizando como metáfora una de sus múltiples inquietudes culturales:

 

No se pueden cambiar las reglas del juego a última hora. Eso es muy poco democrático. Las reglas del juego se cambian al principio, cuando empieza el partido, para entendernos. Nunca a última hora.

En segundo lugar, la ley electoral, como regla de juego que es, no se debe cambiar por mayoría. Estas cosas hay que acordarlas, hay que pactarlas, hay que hablarlas, y no hay que hacerlas por puro interés partidista, que es lo que se ha planteado ahora.

 

Pero es que hace sólo año y medio, siendo ya presidente del Gobierno, volvió a asegurar que «nunca» modificaría la ley electoral por mayoría. Aquí os dejo el vídeo con el embuste:

Entrevista a Mariano Rajoy en febrero de 2013

 

Y aquí su transcripción:

 

¿La ley electoral se puede modificar? Por supuesto que se puede modificar, como cualquier ley. Pero creo que lo más importante, conociendo la historia de este país, es que cualquier modificación de la ley electoral se haga con un gran consenso. Yo, desde luego, nunca modificaré la ley electoral por mayoría. Por mayoría subiré o bajaré la tarifa del IRPF, pero en ningún caso modificaría la ley electoral. Creo que hay consensos básicos que hay que preservar.

 

Para algunas de la multitud de mentiras e incumplimientos del programa electoral del PP, como la subida de impuestos; los recortes en pensiones, sanidad y educación; el copago sanitario; la no publicación de sus declaraciones de la renta… se han valido de una serie de excusas infantiles donde las haya: que no sabían lo mal que estaba España, que las circunstancias han cambiado, que si la herencia recibida…

Pero ¿cómo justifican esto? Lo que podéis ver en el vídeo no es como la famosa fanfarronada de que cuando gobernara Rajoy bajaría el paro, o los tres millones y medio de puestos de trabajo que nos vendieron que iban a crear. Eso fue populismo, publicidad engañosa, cebos para incautos. Pero la promesa anterior la hizo en febrero de 2013, cuando ya llevaba más de un año gobernando. No pueden justificarlo. Es otra cruda mentira, sin eufemismos. Si tuviéramos un periodismo que mereciera ese nombre, este engaño a los españoles se le recordaría al presidente en cada una de sus comparecencias. Pero lamentablemente, los periodistas aceptan que no haya comparecencias, o que las haya sin preguntas, e incluso sin el compareciente. Eso sí es Marca España, entendida esta absurda expresión como una particularidad que nos distingue del resto de países de nuestro entorno.

 

Reforma de la ley electoral: otra de las mentiras del PP

 

Por si fuera poco, si nos remontamos a 2007 encontraremos en el ABC estas manifestaciones de Cospedal respecto a la reforma de la ley electoral que pretendía llevar a cabo José María Barreda, el entonces presidente de Castilla-La Mancha:

 

Es una auténtica vergüenza (…) Un auténtico golpe de Estado.

Tanto Barreda como Zapatero son muy amigos de Hugo Chávez *, un hombre que cuando va a presentarse a unas elecciones y ve que electoralmente no está en buena posición, cambia un mes antes la ley electoral.

 

Bien, pues ella ha hecho algo muy similar a aquello que tan mal le parecía cuando el presidente de la comunidad autónoma era otro. Y dos veces.

* Por cierto, que si empezamos con comparaciones desafortunadas, estos son los mismos que han derogado la justicia universal para contentar a China, el PP comunista-bolivariano.

 

Por lo tanto, no voy a entrar en el marco ideológico en el que nos quiere meter la derecha política y su brazo mediático. Esta reforma es intolerable sencillamente porque Mariano Rajoy nos aseguró que no la llevaría a cabo jamás. Eso basta, no necesitamos más argumentos. Nos estamos acostumbrando a aceptar las mentiras de nuestros políticos, lo que acrecienta la degradación de nuestra muy deficiente democracia. Mentir es la falta más grave que puede cometer un representante público, aquello que en países menos tolerantes que nosotros con la corrupción (Reino Unido, Alemania, Francia, EEUU…) supone la dimisión inmediata. La mentira socava la confianza, y si no te puedes fiar de quien maneja el dinero público…  Y es que si alguien te ha mentido una vez, te puede mentir cien. Recordemos una de las exquisitas frases de Nietzsche: «Lo que me preocupa no es que me hayas mentido, sino que de aquí en adelante no podré volver a creer en ti». Pues los españolitos creemos y votamos a los embusteros una y otra vez, en plan masoquista.

Así que cuando alguien de derechas os intente defender esta desesperada maniobra de tufillo dictatorial, no caigáis en el error de tratar de explicarles por qué es innecesaria e injusta: os basta con recordarles lo que dijo hace año y medio el presidente Mariano Rajoy.

La reforma de la ley electoral, si llega a darse, nacerá muerta, carece de legitimidad. Como este Gobierno de trileros.

Luego pediras perdon

Música: Luego pedirás perdón, de Joseba Irazoki

También te puede interesar:

15 sin mordaza

  1. Pues como bien dices, nada que discutir. Casa vez que hablan, sube el pan. Por cierto, que bien hablan los políticos en la oposición. En fin, no busques coherencia en un votante del PP.

    Responder
  2. Buenas Salva.

    Yo me puedo imaginar perfectamente las justificaciones de Rajoy, Cospedal & Co. sobre la reforma de la ley electoral: que la situación en España no es la misma que antes, por lo tanto han tenido que cambiar las reglas del juego de manera urgente para preservar la (su) democracia. En otras palabras, tiene mucho que ver el auge de una plataforma muy joven como Podemos, el rebote general de la ciudadanía y el valor de personas como Alberto Garzón. Pienso en González y Guerra cuando no descartan flirtear con el PP para evitar el descalabro. Obviamente, lo que hay detrás de todo esto es miedo.

    Responder
    1. Hola, David:

      Si es por dureza de rostro, estos son capaces de decir cualquier cosa. Pero eso sería una confesión (innecesaria, por otra parte, para cualquier con un mínimo de sentido común) de que lo que pretenden es frenar el ascenso de Podemos.

      Sin embargo, me gustaría mucho ver cómo justifican este cambio tan radical de postura, esta mentira. Si se da el milagro de que algún periodista pregunte y el presidente o la Cospe contesten, avisadme, no vaya a ser que por despiste me pierda el espectáculo.

      Responder
      1. Je, je, lo vi, lo vi (ya se echaba de menos El Intermedio).

        Como puedes comprobar, Rosana, Ralph-Miguel lo ha entendido, quizá porque no es un verdadero NNGG. Pero ¿cómo hacemos para que lo comprenda gente como Luis Salom?

        Responder
        1. Créeme que que lo entiende, el problema es esa gente, que en una lucha de clases, no sabe en que posición está. Son unos HdeP, pero no son tontos

          Responder
  3. Roberto López Zalbidea 06/09/2014 a las 15:49

    Pues yo últimamente me tengo que morder la lengua porque no es bueno para mi «business»
    Pero claro, aquí se hizo como que no pasaba nada -y claro que supuso altura política de miras y generosidad, sobre todo desde la izquierda- hacer ver como que no había pasado nada; se hizo ver asimismo como que éramos un país normal… y así.
    Y la ciudadanía si es -somos- normales. Más o menos normales; que en eso consiste la normalidad
    Pero mientras no se condene institucionalmente el franquismo
    Se entierren dignamente a los compatriotas que ocupan las cunetas
    Se someta a referéndum a Felipe VI
    Se antepongan los intereses de España a los de casta, clase o clan
    Se cree una democracia más PARTICIPATIVA -vía referéndums, primarias (algo se avanza)… etc-
    Se someta a mecanismos de CONTROL ciudadano efectivos cada euro público…

    …mientras todo esto no ocurra, no podrá hablarse de cuestiones como «normalidad» o «Democracia» de calidad, desde luego

    España debe rescatarse históricamente y con dignidad y ejemplaridad a sí misma

    Mientras tanto, participemos con alegría del final de la política de aparatos
    Por más bocanadas agónicas que se den, están fuera del agua; porque este modelo de gobierno de espaldas a la ciudadanía, ha terminado. Que alguien les cuente el Cuento del Traje Nuevo Del Emperador…
    Y ya está
    No pasa nada
    Quienes hayan cometido errores tendrán que aceptarlos y asumirlos. En eso consiste el Estado de Derecho.

    Luego los hay que se enfadan conmigo. Yo no voy a tener la razón siempre. Ni usaré las formas correctas siempre. Por supuesto que no. Pretender otra cosa sería ridículo. Siempre he abogado por la técnica del ‘brainstorming’: lanzar propuestas,críticas, etc sin cortapisa ninguna, todos, e ir rescatando las mejores ideas después. Con la idea de avanzar y mejorar

    Luegos los hay también que te buscan las vueltas. Aquí ninguno somos chiquillos. Por más que interesadamente se haya pretendido mantener a la gente en la ignorancia y la confusión, o por más labor de zapa que hagan el chungo o chungos de turno, da igual. Ya sabemos que demonizar es un oficio. ¿Y?

    Y por último: ya no les queda ni la carta del miedo. Porque aquí nadie aboga por la abolición de la propiedad privada, sino por que cada cual pague proporcionalmente; según se gane, todos igual: todos un mismo %
    No les queda siquiera la carta del miedo, porque además, se ha condenado inequívocamente la violencia, que solo sirve para legitimar lo que en cada momento interese legitimar

    Creo sinceramente que con mejor fiscalidad, fomento de la demanda interna y en su caso, reindustralización, saldremos adelante como sociedad y como país. Mirando por los intereses de todos, claro. No de unos pocos… y además extranjeros. Desde el igualitarismo y el progresismo desde luego. No desde el elitimismo, el clasismo, la eugenesia, etc

    Y todos los aspavientos de fin de ciclo que se observan: no les vamos a pasar ninguno. Porque eso es vieja política y eso ya no vende nada: ni un lápiz, ni una escoba, ni un voto.
    Nada

    Saludos, Salva: mientras plantees temas de calado, potentes y de plena actualidad como acostumbras a hacer, tendrás estas extensiones en los comentarios.

    Y es que vas provocando

    ;)

    Responder
    1. Muchísimas gracias por tu aportación, muy currada. Así, como hemos dicho por Twitter, se convence Vicente Juan de que no hay problema en extenderse en los comentarios. Es que el otro día me pedía disculpas por haberse explayado en su excelente análisis en Voto obligatorio, ¿por qué no?

      Que conste que también nos gustan los comentarios escuetos y precisos ¿eh? Lo que le apetezca a cada cual. El caso es participar y que no nos callen.

      Por cierto, este comentario de Roberto, con algún añadido, se ha convertido en un artículo en sí mismo. Si queréis echarle un vistazo, está aquí: Los fantasmas de la izquierda.

      Responder
      1. Roberto López Zalbidea 07/09/2014 a las 13:08

        Gracias por tu promo, Salva
        Tu valentía al poner temas controvertidos nos obliga a pensar y lanzarnos, aunque salgan en ocasiones comentarios largos, como ya te comenté

        Responder
  4. Salva, me tienes tan despistado con estos temas que voy a hacer un comentario breve y sin cifras:

    Agnotología: estudio de la ignorancia o duda culturalmente inducida, especialmente a la publicación de datos científicos erróneos o tendenciosos… la ignorancia se genera activamente en la sociedad a través de fuentes como el secretismo militar o judicial y por medio de políticas deliberadas. (Fuente WIKIPEDIA).

    Así que mejor discutámoslo, que es la única forma de fastidiarle la estrategia.

    NB: Para más referencia, léase a Joaquín Estefanía: http://elpais.com/elpais/2014/09/05/opinion/1409932214_855691.html

    Responder
    1. Je, je. Bueno, no ser demasiado previsible está bien, ¿no?

      Yo sigo en mis trece: creo que el vídeo que he puesto en la entrada habla por sí solo, así que me niego a entrar a debatir si esta reforma es conveniente o no, si la llevaba también el PSOE y tú más, si regenera la democracia, etc. El presidente del Gobierno dijo hace cuatro días que nunca haría tal modificación en solitario, y explicaba él mismo las razones muy claramente. Creo que discutir este asunto es hacerles el juego, dejarnos llevar a donde quieren, legitimar, en cierta medida, esta cacicada. Me niego.

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.