Rajoy NO gobierna gracias a Podemos

Hoy me quito la mordaza para refutar una de esas mentiras que se ha impuesto en una parte de la población por repetición mediática: la que nos cuenta que el PP gobierna gracias a Podemos.

 

 

Rajoy NO gobierna gracias a Podemos

(Un rayón en el blindaje)

 

Es tanta la desinformación y el pensamiento crítico un bien tan escaso, que algunos niegan la evidencia y hacen suya la doctrina oficial: el PP gobierna por culpa de Podemos, Rajoy es presidente porque Pablo le dijo no a Pedro.

Es una excusa endeble, pero metida en un tanque, gana fuerza.

Es tan infantil, tan simple, que me da pereza rebatirla. Es como el que niega que el cambio climático es real y tiene un origen antropogénico. O que el agua moja.

Pero eso no le importa al tanque mediático, esa inmensa mole armada con antenas de televisión y rotativas de periódico, que avanza imponiendo su distorsionada realidad por repetición.

Y sin embargo, no por la desproporción de fuerzas voy a dejar de decir lo que pienso. No menospreciemos los efectos terapéuticos que un buen desahogo produce en el organismo.

Sabedor de que no servirá de mucho, me decido a ponerle delante al tanque lo que en comparación con su tamaño no es más que una minúscula china.

Me refiero a una piedra, que lo de la china, con la metáfora del tanque, podría haceros visualizar la icónica imagen de la Plaza de Tiananmén, y no sería acertado, este humilde blog no puede detener al mastodonte, ni siquiera hacerle un rayón en el blindaje, que cantaba Arjona.

—Y además, el de la Plaza de Tiananmén era un hombre.

Además.

 

 

 

El PP gobierna gracias a Ciudadanos, PSOE y CC

El PSOE basó las dos últimas campañas electorales de diciembre y junio en su compromiso de no dejar gobernar al PP bajo ninguna circunstancia, ni por acción ni por omisión, ni por activa ni por pasiva.

Esto no tenía ni que decirlo, sólo faltaba. ¿Cómo iba a dejar gobernar el PSOE al PP? ¿Estamos tontos o qué?

Todos en el Partido Socialista, hasta los que luego han sido llamados susanistas, empezando por su cabecilla (ya no hay duda entre la cabeza y la cola, Susana: los compañeros te han puesto de cabeza… de ratón), seguían asegurando hasta poco antes de desdecirse, que nunca harían presidente a Rajoy.

Si hubiesen dicho en campaña que no descartaban abstenerse para darle el gobierno al PP, no habrían sido el segundo partido más votado. «Amigos y amigas, este 26J os pedimos vuestro voto, un sí por el cambio… pero si no sacamos una mayoría suficiente, no nos va a quedar más remedio que hacernos a un lado y cuatro añitos más de PP. ¡Gracias, compañeros y compañeras!».

Pero aseguraron que no, que nunca. Llamaban intoxicadores a los que venían alertando de este posible escenario. Eso es imposible, decían. Garantizamos que no, decían. El PSOE nunca, el PSOE es la oposición, la única alternativa a la derecha, aseguraban.

Entonces llegó la traición, a la historia, a sus votantes y a todos los que teníamos puestas esperanzas en una alternativa de izquierdas. Abstención, palmadita en la espalda a Rajoy. Adelante, machote.

Esto es adulterar las elecciones, casi tanto como la financiación ilegal del PP.

Si nuestros abuelos salieran de sus tumbas, les partían la cabeza con sus propias lápidas a estos socialistas de garrafón.

Unidos Podemos votó en contra. ¿Por qué gobierna el PP, entonces? Porque el PSOE se abstuvo. Que Podemos no apoyara la investidura de Pedro Sánchez en marzo, no hizo presidente a Rajoy. Que el PSOE se abstuviera tras las siguientes elecciones, sí.

El 28 de octubre de 2016, Rajoy no era presidente (sólo en funciones, se le acababa el chollo). El 29 de octubre, la mayoría de los grupos parlamentarios votaron en contra de su investidura, excepto los farsantes de Ciudadanos y el escañito solitario de Coalición Canaria. Los demás, todos en contra. Según la pueril munición del tanque, siguiendo su manipulado razonamiento, toda la cámara habría votado con el PP. Aunque el tanque sólo apunta a Podemos.

Si el PSOE hubiera votado también en contra, Rajoy no sería hoy presidente. Pero se abstuvo para que el Partido Popular siguiera regentando este lodazal llamado España. Por lo tanto, la única verdad objetiva es que el PP gobierna gracias a Ciudadanos, CC y el PSOE.

 

Resultado segunda votacion investidura rajoy, octubre 2016, pp y podemos, PSOE, abstencion, no es no, pedro sanchez, pablo iglesias

 

Yo no digo que Podemos lo hiciera todo bien, ni mucho menos. Pero del gatillazo de investidura de Pedro Sánchez en marzo tiene tanta culpa, al menos, el PSOE como Podemos. Y en la investidura de Rajoy, Podemos no tiene responsabilidad ninguna, esa es sólo de los del puño y la rosa.

 

 

 

El PSOE no tuvo otro remedio que hacer presidente a Rajoy: consigna falsa

La consigna que emiten los altavoces del tanque, el PSOE no tuvo más remedio que hacer lo que hizo, es falsa. Había alternativas. Podían haber intentado esta vez el pacto con Unidos Podemos (al contrario que tras los comicios de diciembre, en esta ocasión ni siquiera hicieron un amago de intento, tiraron la toalla desde el mismo 26 de junio), o acudido a unas terceras elecciones: prefirieron hacer presidente a Rajoy.

De ese modo, cuando desde octubre se justifican en que se vieron obligados a hacerle el pasillo a Rajoy porque Podemos votó en contra ocho meses antes, la cosa toma tintes berlanguianos. ¿Para qué se presentó el PSOE a las elecciones de junio, entonces? ¿O es que eran tan ilusos que pensaban obtener mayoría absoluta?

No había tal obligación. La disciplina de voto es un cáncer para la democracia, pero se puede esquivar. 15 de los 85 diputados del PSOE votaron en contra de Rajoy, entre ellos, Odón Elorza, Susana Sumelzo, Margarita Robles o Meritxell Batet. Y ahí siguen. Sólo 15, pero su ejemplo demuestra que los demás podrían haber hecho lo mismo. Así que el resto, incluidos los sanchistas, los que defendieron el no a Rajoy hasta el último momento, como Patxi López, Adriana Lastra, César Luena, Antonio Hernando o mi paisana María González Veracruz, quedan como lo que son: unos falsos y unos trepas que sólo miran por sus propios intereses. Porque la capacidad coercitiva de los 600 euros de sanción, en una gente que cobra seis mil euros al mes, es de risa.

María González lleva en su bio de Twitter «Libre» como autodefinición. Esta mujer tan libre se abstuvo en la votación de Rajoy «por imperativo», como ella mismo aseguró. Todo es coherencia en el PSOE.

 

 

El mejor resumen de la forma de pensar de estos parásitos de lo público lo realizó el infame Hernando: «Si sigo con Pedro, ¿cómo vamos a pagar la hipoteca?».

 

 

 

También los Presupuestos Generales del Estado

Esta traición dolió, aunque la maquinaria mediática llevaba tiempo untándonos a todos bien de lubricante para hacer el trámite menos amargo. Era necesario, responsabilidad, estabilidad, el PSOE lo va a crujir vivo, van a gobernar desde la oposición, van a derogar todo, etc.

Burdas mentiras. Han pasado siete meses desde la investidura, y ya veis lo nerviosos que están en el PP. Ahí sigue la reforma laboral y la ley mordaza, y los presupuestos generales han sido aprobados con otro empujoncito socialista. Es lógico: no iban a hacer presidente a Rajoy para luego votar en contra de los presupuestos. Ser coherente con tu incoherencia, ¿te hace coherente?

—Pregúntaselo a Verónica Pérez, que tiene cara de espabilá.

En el caso de los presupuestos, el truco ha venido por el acuerdo con su socio de Nueva Canarias, Pedro Quevedo. Que vote a favor él, y así nosotros no nos volvemos a manchar las manos.

 

imagen pedro quevedo, PSOE, Nueva Canarias, PP y Podemos, presupuestos generales del estado, diputado

 

Esto lo vaticinó públicamente Iglesias en el Parlamento el 22 de marzo, dos meses y pico antes de que se consumara la nueva renuncia socialista.

 

Los presupuestos los tiene usted atados con Ciudadanos, PNV, CC y un diputado que le va a prestar el PSOE, de NC.

 

Aquí está el vídeo (la frase en cuestión, en el 00:46):

 

 

 

Todos los implicados desmintieron las palabras de Iglesias, se las tomaron cínicamente a risa, hicieron bromas.

Por su parte, los medios se centraron en el «se la bufa» y no en la predicción sobre la aprobación de los PGE, que hemos visto que era la pura verdad. Y si lo sabía Iglesias, lo sabían todos los demás.

La versión del tanque es que el PSOE no ha tenido nada que ver en esto, pero ¿habéis visto el malestar entre el Partido Socialista y Nueva Canarias? ¿Alguien le ha llamado la atención a Quevedo, han puesto el grito en el cielo, han dado un puñetazo en la mesa? ¿Van a romper su pacto?

Quevedo ha afirmado lo contario, que el PSOE estuvo informado de estas negociaciones de NC con el PP en todo momento, y no ha recibido de los socialistas ni el más mínimo reproche. Ni siquiera han hecho el paripé.

¿Imagináis que un diputado de IU hubiera votado a favor de los presupuestos? ¡Qué habrían dicho de Podemos! Y no os cuento ya si el diputado hubiese sido decisivo para la aprobación.

Es obvio que al PSOE le ha venido muy bien que el llamado «diputado 176» haya dado el sí a los presupuestos. Lo hayan acordado con él o no, les ha venido como caído del cielo. Si no hubiera existido el comodín canario, habría tenido que ocuparse algún diputado socialista de votar a favor por la «gobernabilidad», o de equivocarse o de quedarse encerrado en el baño. Por suerte, no les ha hecho falta, y todos contentos.

Y eso es lo grave: que en el PSOE están contentos de que el PP haya aprobado este nuevo tijeretazo. Necesitan terminar la legislatura para intentar recomponerse, unas elecciones anticipadas serían letales para el PSOE, y aquí lo que importa es eso. Los partidos trabajan sobre todo (estoy tentado de escribir exclusivamente) en beneficio propio.

Atendamos si no a la comisión de investigación de la financiación ilegal del PP. En otro de los habituales y nocivos acuerdos entre los dos viejos partidos, ¿a quién ha designado el PSOE para presidir dicha comisión? Exactamente: a Pedro Quevedo, el diputado que ha votado a favor de los presupuestos generales. ¿A esto es a lo que se refería Eduardo Madina con «crujir»?

Lo cierto es que no estaban ni están dispuestos a permitir que Podemos roce el poder, porque eso sí abriría una mínima puerta a la esperanza de que las cosas cambien, y ellos están muy cómodos. Los morados pretenden incluso una moderación de los sueldos políticos, y predican con el ejemplo. ¿Estamos locos? No me he pasado yo tantos años usando la lengua como toallita húmeda, medrando para, ahora que he llegado donde quería, conformarme con tres salarios mínimos y que una excesiva transparencia termine con los numerosos privilegios del cargo, con el saqueo de dinero público: viajes de placer, comilonas, ropa, juguetes tecnológicos… Calla, calla.

La triste realidad es que el PSOE (sus líderes, los que viven de esas siglas) prefiere que gobierne el PP a que la salida por la izquierda que propone Podemos llegue a abrirse en España, ni siquiera parcialmente.

 

 

 

Los números no daban: ¡anunciado en televisión!

Otra prueba de la efectividad del tanque: desde el minuto siguiente al recuento electoral de diciembre, los medios se ocuparon de tumbar la posibilidad de un gobierno del PSOE con Podemos, de un gobierno de izquierdas, en definitiva, con el argumento de que se hubiera necesitado también el apoyo de los independentistas, y eso rompía España y, si me apuras, Portugal.

Argumento hipócrita porque, como dijimos, PP y PSOE se han apoyado casi siempre en nacionalistas o independentistas para gobernar (CiU, PNV, ERC, CC, BNG, la Chunta…), y estos les han servido de muleta a cambio de concesiones, no por el magnetismo personal de González, Aznar o Zapatero.

Por esta razón, por interés partidista, la corrupción de los Pujol y compañía ha sido tapada durante décadas por PP y PSOE.

Y justo tras las elecciones del 20D (enero de 2016), el PSOE les prestó diputados a ERC y a DiL para que formaran grupo propio. Su amor y fidelidad a España no les permitía ni siquiera sentarse a hablar con los temibles separatistas, los peligrosos secesionistas, pero sí regalarle cuatro diputados. Todo muy lógico.

A base de proyectiles, hicieron creer a buena parte de la ciudadanía que «los números no daban». Claro, si no puedes pactar con Podemos, ni con ERC, ni DiL, ni PNV, pues al final sólo te queda Ciudadanos y no, los números no dan.

Pero daban. Los que no sumaban de ninguna manera son los raquíticos 130 escaños de PSOE y Ciudadanos (131, con CC) sin ningún otro apoyo.

El doble rasero de siempre: la posibilidad de que el PSOE gobernara con la ayuda de catalanes o vascos era una irresponsabilidad. Ahora, en cambio, el PP ha pactado con los nacionalistas de PNV y Nueva Canarias a cambio de pasta y de un posible acercamiento de presos etarras y nadie habla de ruptura, todo lo contrario: elogian al gobierno y al capo de la banda por su capacidad de diálogo, su buena disposición por llegar a acuerdos y chupchupchup.

Y sobre los presos, aunque hasta hace poco, el que se atreviera a sugerir que ya iba siendo hora de terminar con la dispersión era tachado de terrorista, a los del PP nadie les acusará de ser amigos de los asesinos aunque salga Rafael Hernando gritando euskal presoak etxera. Juegan con ventaja.

Entretanto, los ciudadanos a los que les habían hecho temer la primera posibilidad de gobierno, aplauden la segunda. Del mismo modo que les hacen hablar diariamente de Venezuela y no de otros países donde la situación es igual o mucho peor, y ni siquiera les extraña.

Nos pastorean sin cortarse un pelo, pero la mitad ni escucha el cencerro, ni ve al perro ovejero, ni nada de nada.

 

 

 

Si viajamos en el tiempo, ¿por qué detenernos en marzo de 2016?

El argumentario del PSOE, la excusa para defender su traición ha sido, como decía, pasarle la pelota a otro. «Rajoy está en la Moncloa porque Iglesias no quiso apoyar a un presidente socialista». Ese es el ridículo, pero efectivo, por aplastamiento, lema del tanque.

Se empeñan en personalizar, en su estrategia de «atacar a la cabeza de Podemos», olvidando a propósito que fueron los inscritos en Podemos los que rechazaron masivamente en consulta sumarse a ese pacto entre PSOE y Ciudadanos. No Pablo Iglesias.

Repito: el PP gobierna porque el PSOE se abstuvo en octubre. Esto no es discutible.

Es verdad que si modificamos el pasado, podemos cambiar el presente, como saben todos los fans de las historias de viajes en el tiempo.

Si Podemos hubiera desoído a sus votantes y avalado el pacto de Pedro Sánchez con Albert Rivera porque sí, posiblemente (no descartemos alguna jugada a última hora de Ciudadanos) el PSOE estaría en el gobierno. Pues vaya cosa.

Pero si viajamos un poco más atrás, si el PSOE hubiera optado por su pacto natural, el que había consumado en Madrid, Zaragoza, la Comunidad Valenciana, Barcelona, La Coruña, Cádiz…, que además era el que más le acercaba numéricamente al gobierno, esto es, con Podemos, y buscado apoyos en otras fuerzas políticas, seguramente a estas alturas también estaría el culo de Pedro Sánchez en la Moncloa. Que hubiese sido Ciudadanos el presionado para votar a favor de un gobierno de izquierdas, y no Podemos chantajeado para apoyar un gobierno de derechas (así definía Sánchez en Campaña a Rivera y a su partido, que sólo pactó con el PSOE para torpedear el pacto desde dentro, y que desde la repetición electoral sustenta al gobierno corrupto de Rajoy).

 

«Alejamos al Partido Socialista de lo que venía siendo su pacto natural con Podemos»

 

Y si un poco antes, el PSOE hubiera consultado a sus militantes si querían pactar con Podemos o con Ciudadanos, también habría cambiado la historia. No lo hicieron porque sabían que el resultado no les convenía.

Y si giramos más atrás los números de la ruletica del Delorean y viajamos al 28 de diciembre de 2015, podemos materializarnos en el Comité Federal del PSOE para evitar que los barones socialistas exigieran a Pedro Sánchez firmar una resolución que le impedía llegar a alianzas con los populistas (que tiene narices la cosa, cuando varios de estos señores gobiernan gracias a ellos).

Se olvidan también de lo que ya suponíamos, visto el giro a la derecha de las torretas de El País y la SER, pero que nos confirmó el propio afectado en Salvados: que la ametralladora del tanque puso contra las cuerdas a Pedro Sánchez para que renunciara a un gobierno con Podemos. Tal vez los votantes que aún quedan en el PSOE (los menos críticos) deberían ejercitar la memoria.

Y oye, ¿para qué cortarnos? Viajemos a agosto de 2011 e impidamos el oscuro y rápido acuerdo en la trastienda entre Zapatero y Rajoy para modificar el artículo 135 de la Constitución, que tanta factura le pasaría al PSOE en las elecciones generales, tres meses después.

O evitemos, en enero de ese mismo año, la enésima muestra de juego sucio made in PPSOE, la modificación de la Ley Electoral para instaurar el del voto rogado, que privó de su derecho al sufragio al 90 % de los emigrantes españoles, y veamos cómo hubiese cambiado el panorama electoral en las elecciones del 20D y 26J si toda esa gente a la que las políticas de PP y PSOE han obligado a marcharse, hubiera podido votar.

Sigamos retrocediendo. Para no recalentar el Delorean, esta vez nos valdremos de la máquina de H. G. Wells. Accionamos la palanca y nos lleva a mayo de 2010: esta sumisión del PSOE de Zapatero frente a la troika en forma de recortes, unido a los posteriores y citados «logros», llevó a los votantes a darle la espalda a su partido en favor del PP de Rajoy en las elecciones de noviembre de 2011, donde Rubalcaba se pegó un morrazo de escándalo del que ni él ni los suyos han llegado a recuperarse.

Por desgracia, entonces no había un Podemos al que culpar.

 

 

 

El poder de los medios comprados con dinero público

Nunca en España un partido ha estado tan indefenso frente a la maquinaria mediática. Es verdad que el PSOE de Zapatero tuvo enfrente a un ejército potentísimo, pero ellos contaban para defenderse con las tanquetas de la SER y El País, lo que, si bien no igualaba la batalla, la compensaba un poco.

Desde 2014, en cambio, todos esos cañones han girado para apuntar al centro de la diana morada, que se encuentra asediada desde izquierda y derecha.

Y no sólo de los medios, también sufren el acoso de la policía política del Ministerio del Interior, la llamada «Policía Patriótica» (os sonará el falso informe PISA, Pablo Iglesias S. A.)  y han soportado reiteradas denuncias de grupos ultras, todas archivadas.

Me sigue sorprendiendo que todavía haya tanta gente que les vote. Porque todo esto funciona. Aún hay borregos que creen que Podemos se financió ilegalmente de Venezuela e Irán, a pesar de ser un invento de un informe falso desacreditado duramente por la Fiscalía como un burdo «conjunto desordenado de noticias». Luego están los que repiten el bulo a sabiendas de que lo es. No sé cuál de los dos grupos es peor.

En cualquier caso, como ninguno de los responsables de gastar dinero público en esto o de enviar policías de viaje a Venezuela para buscar pruebas inexistentes, son castigados por ello, pues leña al mono con coleta.

 

 

Dejo que la enorme mole metálica, intacta, ajena a nuestra tímida pedrada, continúe su camino, arrollando todo a su paso, y cambio de metáfora para finalizar.

 

El juez le pregunta a un tipo al que han pillado robando, y que además es reincidente, qué tiene que decir en su defensa. Y este responde que la culpa es de su amigo Pablo, que no le dejó la pasta ocho meses antes.

Nos parecería ridículo, ¿verdad? Qué caradura la del tío este.

Tal es el poder de la prensa.

 

 

Si te gusta lo que lees, deja aquí tu dirección para que pueda avisarte de cada nueva entrada:


 

 

También te puede interesar:

29 sin mordaza

  1. Buenas Salva,

    Está muy feo eso de pactar con la cuarta fuerza política, sabiendo que lo hacen expresamente para que Podemos no toque gobierno, a puerta cerrada y sin aceptar incluir un solo punto de su programa, teniendo en cuenta que tenían en común el 80%.
    ¿De verdad queremos un personaje desorientado e influible como Pedro Sánchez en el Gobierno? ¿Y tienen los arrestos de decir que Iglesias no es presidenciable?

    Por otra parte, ¿has pensado en presentarte como tertuliano en La Sexta Noche?

    Un abrazo.

    Responder
    1. Y todavía tienen el morro de reprocharle a Podemos que haya presentado la moción de censura sin pactarla antes con el PSOE. Ellos, que les mostraron en febrero su pacto con Ciudadanos ya firmado, al que se supone que Podemos debía adherirse sin tocar ni una coma.

      No aguanto diez minutos de programa por la tele, como para ir allí de tertuliano. Me da algo. Bastante tengo con lidiar con las peleas entre vecinos ; )

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
      1. Pues yo pienso que deberían haberlo intentado al menos. Así no se les podría reprochar nada. Es decir, que hubiesen esperado a que ganara Pedro Sánchez y, después de darle un poco de tiempo para que recomponga el partido, se lo propongan públicamente (esto último habría que medirlo bien). Seguramente el resultado sería el mismo, pero entonces el P(SO)E no tendría excusas y se pondría en evidencia.

        Responder
        1. Sí, tal vez hubiera sido mejor esperar a que el PSOE levantase cabeza. Pero ¿cuándo va a ser eso? Estoy con lo que dice David.
          Y es muy hipócrita que ellos, que hicieron exactamente igual con su pacto con Ciudadanos, les echen en cara esto.

          También es posible, como dicen por ahí, que Podemos pensara que a estas alturas la secretaría general del PSOE estaría en manos de Susana Díaz. Tiene sentido.

          Twitter: @vota_y_calla

          Responder
          1. Yo no he dicho nada de esperar a que el P(SO)E levantase cabeza, sino a que Sánchez pueda controlar medianamente bien el partido. A partir de ahí ya no tendrían excusa para negarse.

            Responder
        2. Si me permites un par de puntualizaciones respecto de los tiempos: el Secretario General electo del PSOE carece de poder ejecutivo hasta su ratificación en Congreso, dónde se aprueba la ejecutiva, el programa y se elige un candidato a la presidencia del gobierno. Suele ser el mismo Secretario General, pero hay que aprobarlo.

          Dicho de otro modo, era imposible que el PSOE presentase una moción alternativa como se le pidió en los dos días hábiles de plazo que fija la constitución: el lunes y martes siguientes a las primarias. De igual modo, era imposible que el PSOE votase a favor de la moción de censura porque eso hubiese implicado unas atribuciones de las que Pedro Sánchez carecerá hasta la semana próxima (y siendo realista, hasta el otoño con el cierre de los congresillos regionales).

          En resumen, sea cual sea la finalidad de la moción de censura, no tiene nada que ver con lo anunciado oficialmente. Es una maniobra – absolutamente legítima por otra parte – de visualización de Podemos como alternativa de gobierno, y si de paso se pone en un brete al PSOE, pues miel sobre hojuelas.

          Por ahí iba la propuesta de Compromís, a los que, por lo visto, aún les queda honradez.

          Responder
  2. Partiendo de que estoy de acuerdo con lo que explicas en el artículo, voy a hacer de ‘aguafiestas’. Atento a lo que ha dicho hoy Pablo Iglesias al P(SO)E en el Congreso: «Asumo los errores que pude cometer. Pido que asuman los suyos y trabajen con nosotros».

    Siendo malpensado…¿se referirá a que pide disculpas por no hacer presidente a Sánchez en marzo? A mi entender, ha sido una ambigüedad calculada para que cada uno saque las conclusiones que más le convenga, lo que no le favorece precisamente…

    En cuanto a que Podemos (o Unidos Podemos, lo mismo da) pueda cambiar algo si llega al poder, deja que lo ponga en cuestión. Para mí, el problema se llama Euro y Unión Europea, y hasta que no haya ningún partido que proponga la salida de estas dos cuestiones o que, como mínimo, se revisen los tratados, nada cambiará. Al menos en lo sustancial.

    Responder
    1. Sobre la segunda parte de tu comentario, nada más que añadir. No puedo dar una opinión sobre si sería buena o mala idea salir de la UE.

      Sobre la primera, creo que en política todo es estrategia. Si Pablo Iglesias hubiese dado la presidencia a Pedro y luego hiciera una dura oposición (que en verdad es lo que debería hacer todos los partidos) se le criticaría y se diría que están apoyando al PP. De esta manera, primero «obligas» al PSOE a abstenerse para hacer presidente a Rajoy y luego, al plantear una moción de censura, les vuelves a sacar la careta haciendo que estos se abstengan. No se si es lo mejor para conseguir votos de la izquierda, pero el farol lo ha lanzado bien

      Twitter: @MigueIjr

      Responder
      1. Sobre la primera parte: El Euro, la UE y tener unos gobernantes cobardes que no paran de lamerle la bota al Capital son la raíz del problema. Mientras sigamos dentro no habrá democracia real por mucho que gobierne Podemos, IU, el PCE o la izquierda de los palotes. ¿A quién coño se le ocurre meter la misma moneda con el mismo valor a 27 países con niveles económicos tan distintos? Era de cajón que tendría que salir mal. Ya lo avisó Anguita…

        Sobre la segunda parte: A mí todos esos tacticismos me sobran. El día que Podemos se dedique más a política seria y no a política espectáculo quizá los vuelva a votar. A nivel ideológico me considero más afín a IU, pero reconozco que ser simplemente un partido contestatario no sirve para nada, y Podemos se está convirtiendo en eso (si es que no lo es ya).

        P.D. Como la cosa no cambie me da que en las próximas elecciones voto nulo y punto. Hace ya tiempo que estoy algo quemado con el tema de la política.

        Responder
        1. Sobre la primera parte, la de imponer la misma moneda a países con una economía tan dispar, no saldría muy bien, lo entiendo hasta yo, que de economía no es que sea un experto. Pero mi duda es si sería viable salirse de la UE.

          Sobre la segunda, supongo que ante la imposibilidad de atraer a algunos votantes de derechas, verían más factible desenmascarar al PSOE y atraer a estos votantes. Esto es en lo que se ha convertido hoy Podemos

          Twitter: @MigueIjr

          Responder
        2. Los países del EURO son 19 y no 27. Siguen siendo demasiados, muchos entraron con trampas (España incluida), … Pero no son todos.

          A título personal, no creo que la actual situación sea una casualidad, o un antojo de los alemanes: para que un sistema funcione en un juego de suma cero, para que alguien gane alguien tiene que perder, y de ahí que algunos estados pringados fueran necesarios.
          https://www.ecb.europa.eu/euro/intro/html/map.es.html

          NB: a medida que el tiempo me lo permita iré metiendo cuñas.

          Responder
          1. Eso, me he confundido con ese dato. 27 es el total de integrantes de la UE, aunque técnicamente el Reino Unido sigue formando parte. No se saldrá hasta a saber cuándo.

            Responder
      2. Totalmente de acuerdo. El momento de presentar una moción de censura era ahora, no cuando el PSOE se termine de arreglar y de peinarse. Porque, por otra parte, el PSOE nunca apoyaría ni apoyará ninguna moción de censural al PP, echando mano de cualquiera de sus excusas baratas: que si no es el momento (esta es su favorita, que Iglesias no es presidenciable, etc…). O sea, que si tenemos que esperar a que mee la perra, apañados vamos.

        Se ha dicho que Podemos ha montado espectáculo con lo de la moción…. pues bienvenido el espectáculo y que caigan las caretas. Esa moción era necesaria, con todo lo que se sabe y lo que está saliendo. No tanto porque la ganen (que no), sino por tener los arrestos de hacer lo que nadie ha hecho hasta ahora. Que se sientan acorralados y que se descubran. Esta moción ha servido para nada, y para mucho.

        Responder
        1. Lo que yo critico es que ni siquiera se molestasen en llegar a un acuerdo. En mi opinión, ahí está el error que han cometido. A mí también me molesta que el P(SO)E quiera que todos respeten sus tiempos, pero si Pablo Iglesias hubiera tenido más paciencia a la hora de presentar la moción habría quedado mejor.

          De hecho, le ocurrió lo mismo cuando ofreció ese pacto con el P(SO)E mientras Sánchez estaba hablando con el Rey. La pregunta es: ¿si realmente quería pactar con el P(SO)E por qué no intentó hablar antes con Sánchez? Y sí, sé que por aquel entonces el secretario general del P(SO)E no habría pactado con la formación morada ni queriendo (no le dejaban hacerlo), pero qué mínimo que reunirse con él e intentar debatirlo antes de hacer el anuncio así a las bravas. Vamos, digo yo.

          P.D. Miguel, por eso he dicho eso de que se revisen los tratados con la UE si no resulta muy viable a día de hoy. El Reino Unido puede hacer lo que quiera porque bueno…es el Reino Unido…xD. En el caso de España, pese a ser la cuarta economía del Euro si no ando mal, puede que se necesitase ir más despacio con la desconexión.

          Responder
        2. En resumen, que ni Podemos ni el P(SO)E han querido nunca pactar. Todo se ha reducido en a ver quién queda mejor que el otro para llevarse los votantes, y lo de la moción no es distinto.

          Responder
      3. Sobre salir del euro, ya te lo digo: en este momento sería un suicidio. Lo primero que ocurrirá es que habrá que devaluar la moneda. Pongamos un 50% para redondear, pero de todas formas no estaríamos muy lejos de eso. Debemos el 100% del PIB en euros, pero ahora aplícale la devaluación y ¡zas! debemos el doble.

        Por otra parte, pagamos el combustible en dólares, o sea que ya podemos prepararnos para una subida generalizada de todo (incluida la alimentación), inflación galopante, etc. Si pensáis que exagero, buscad los valores de 1973-74, tras la guerra del Yom Kippur y la gran crisis del petróleo: sólo la inflación subió por encima del 18%.

        No digo que no sea factible, pero antes habría que reforzar la economía, disminuir la deuda pública – y la privada, también – y disminuir la dependencia energética.

        No es para mañana.

        Responder
    2. Yo no lo he entendido así. Iglesias no ha querido concretar intencionadamente, pero imagino que se refiere más bien a tonos del discurso y a la oportunidad en el momento de presentar ciertas propuestas. Recuerda que la decisión de no investir a Pedro Sánchez la tomaron los inscritos de Podemos.

      Sobre las posibilidades de que cambie algo sustancial, por eso he dicho que abriría una «mínima» puerta a la esperanza, porque no soy demasiado optimista.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
      1. Buenas. Yo entendí que se refería a que después de las elecciones de diciembre Iglesias empezó a «pedir ministerios» delante de la prensa, sin haber hablado con el PSOE en privado. Eso les sentó fatal a los de la rosa por la forma de hacerlo (pelín chulesca) y me imagino que Iglesias pretendía disculparse por haber hecho eso en vez de pensar antes de hablar (o al revés, como dice Mariano). Claro que era importante que Podemos entrara en esos ministerios porque eran claves para levantar alfombras, pero obviamente quedas mejor si primero dialogas en privado con Sánchez y después ya le dices a la prensa en lo que habéis quedado.

        Muy de acuerdo con todo el artículo Salva, no hay semana en la que no vea comentarios en redes sociales con el mantra de Pablo dijo que no y por eso gobierna el PP, cuando en realidad el aparato del PSOE no tuvo jamás intención de gobernar cediendo puestos a Podemos, solo quería apoyo incondicional, un «sí, bwana» a todo.

        Twitter: @beingcelia84

        Responder
        1. Pues sí, también puede ser que se refiriera a eso.

          Del tema de los ministerios hablé aquí: (enlace)

          Has utilizado «pedir», pero el verbo que usaron y usan la mayoría de los medios es «Exigir». Pablo Iglesias exigió ministerios. Lo de siempre con nuestra prensa.

          Estoy de acuerdo en que tal vez la forma de hacerlo no fue la más correcta, pero lo que criticaron socialistas, ciudadanistas y medios de comunicación fue el fondo, esto es, que Podemos se atreviera siquiera a sugerir gobernar de igual a igual con el PSOE, atendiendo a los votos de ambos partidos. ¿Cómo se le ocurre?

          Girauta dijo que Podemos debía votar a favor del acuerdo PSOE-Ciudadanos «sin cambiar ni una sola coma». Pero fue a Iglesias al que acusaron de arrogante. Le llamaron de todo por hacer una propuesta muy lógica.

          Twitter: @vota_y_calla

          Responder
  3. Muy de acuerdo con el 99.9% del artículo. Solo me chirría eso de que «Pero del gatillazo de investidura de Pedro Sánchez en marzo tiene tanta culpa, al menos, el PSOE como Podemos.» No termino de verlo. Podemos hizo lo indecible para que PSOE diera marcha atrás a un pacto antinatural con Cs. Y en cambio el PSOE dio pocas muestras de querer sumar con Podemos «porque no salían los números», pero, en cambio, con Cs se debió usar un algoritmo especial donde sí que sumaban. Tal vez parte de su algoritmo incluía alguna variante de tipo «suerte» o de «virgencita, ayúdame».

    Por cierto, lo de chupchupchup me ha «matao».

    Twitter: @coferu1

    Responder
    1. Yo pienso exactamente igual que tú, pero entiendo que haya gente que lo vea de otra manera, y a fin de cuentas, no estuvimos en las negociaciones para saberlo con certeza. Es un tema discutible.
      Lo que intentaba decir es que, aunque el «tanque» acusa exclusivamente de que no hubiera acuerdo entre PSOE y Podemos a estos últimos, los socialistas tienen, al menos, tanta culpa como los morados.

      Lo que no es discutible es por qué sigue de presidente ese tío incapaz de hablar sin tropezarse con su propia lengua; ahí la culpa es exclusivamente de PSOE y Ciudadanos.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.