¿PSOE renovado?

Hoy me quito la mordaza para plantearme cuánto hay de verdad y cuánto de estrategia de marketing en el supuesto «nuevo» PSOE. ¿Es el de Pedro Sánchez realmente un PSOE renovado?

 

 

… el que tengo aquí colgado

 

Tras los siete meses de secuestro del partido por la gestora, Pedro Sánchez se volvió a hacer con las riendas al ganar las primarias de mayo. Las cosas se le ponían de cara. Su victoria ha sido un varapalo inesperado para los barones, que no se atreverán a quitarse de en medio por segunda vez al secretario general elegido por la militancia.

¿Va a aprovechar Pedro Sánchez esa libertad? No soy demasiado optimista.

Aunque nos olvidásemos de la trayectoria del que ahora nos presentan como poco menos que un líder revolucionario (por ejemplo, apoyó en 2011 la modificación del famoso artículo 135 de la Constitución), aunque olvidemos también sus discutibles actuaciones durante el tiempo que estuvo de secretario general antes de que le invitaran a irse (como la firma del pacto antiterrorista con Rajoy, que rescató la cadena perpetua), aunque olvidemos todo eso y nos centremos únicamente en sus actuaciones desde que ha regresado de entre los muertos, tampoco puedo ser optimista.

Demos un repaso.

 

 

¿Aquí está la izquierda?

 

Fechas clave:

 

  • Primarias que gana Sánchez frente a Susana Díaz y Patxi López: 21 de mayo de 2017
  • Congreso en el que le eligen Secretario General: 18 de junio de 2017

 

 

En el intervalo entre que ganó las primarias y fue reelegido secretario general, el equipo de Sánchez toreó a los militantes de las Juventudes Socialistas que piden la Tercera República (joven, republicano y en el PSOE: ¿se puede estar más perdido?). Evitaron que se votase la propuesta, como un año antes habían evitado que los militantes eligieran si su partido pactaba con Podemos o con Ciudadanos, y por lo mismo en ambos casos: sabían que ganaba Podemos, y sabían que ganaba la República.

Los militantes, mejor calladitos.

 

 

 

24 de mayo. El PSOE vota por enésima vez junto a PP y Ciudadanos, en esta ocasión para impedir que los miembros de la Casa Real tengan que presentar una declaración de bienes.

Transparencia.

 

 

 

31 de mayo. El PP aprueba los Presupuestos Generales del Estado en el Congreso gracias al voto a favor de un diputado que se presentó a las elecciones en coalición con el PSOE.

 

 

 

14 de junio. El PSOE se abstiene en la moción de censura contra Rajoy.

Esto es más disculpable, porque el Congreso en el que eligieron a Sánchez todavía no había tenido lugar, así que era difícil apoyar una moción de censura sin tener aún un secretario general «como Dios manda», que diría Mariano. Pero podrían haber puesto esta excusa, en lugar de posicionarse del lado de los malos para atacar a los promotores de la moción.

A propósito de esto: en la famosa entrevista en Salvados (octubre de 2016), Pedro Sánchez afirmó:

 

Creo que ya está bien de reproches (…) yo me presenté a una investidura y conté con el voto en contra de Podemos a mi presidencia, pero creo que ya está, no tiene que haber más reproches y lo que tiene que haber es más entendimiento y más cooperación entre Podemos y el PSOE.

 

Y sin embargo, nada más ser reelegido lo primero que han hecho, tanto él como los miembros de su equipo (Adriana Lastra, Margarita Robles, Susana Sumelzo, Isabel Rodríguez…) es seguir con la falsa cantinela de que Rajoy gobierna por culpa de Podemos.

 

 

 

15 de junio. Pedro Sánchez propone a Guillermo Fernández Vara como presidente del Consejo Territorial, que acepta. La cosa tiene narices por parte de ambos.

Por parte de Sánchez, porque no se puede estar hablando de plurinacionalidad y de que España es una nación de naciones y blablablá, y luego poner de presidente del Consejo Territorial nada menos que a Fernández Vara, españolista acérrimo y uno de los principales culpables de que Rajoy siga en el Gobierno, al formar parte del grupo de barones que le prohibió a Pedro Sánchez pactar con partidos nacionalistas.

Vara va a ser decisivo en el rumbo que tomará el PSOE con respecto al llamado «desafío soberanista» en Cataluña. Pues lo veo negro.

El dirigente extremeño se hartó de dedicarle piropos al actual secretario general, tales como que si ganaba Sánchez las primarias el PSOE sería irrelevante, que había destrozado el partido, que su modelo de país no era el del PSOE… Y luego va y acepta el cargo.

La dignidad no suele acompañar a nuestros políticos. Una cosa es haber optado por una opción distinta, en un siempre necesario intercambio de posturas, y otra, en la riña de cuchilladas en el fango en que se convirtieron las primarias socialistas, haber presentado a un tío como el conjunto de todos los males que arrasarían al partido, y luego acceder tan contento a trabajar para él. Un poquito de coherencia, por favor.

 

 

 

15 de junio. Los eurodiputados socialistas españoles se abstienen ante la propuesta del embargo de armas a Arabia Saudí.

 

 

 

21 de junio. El «renovado» PSOE de Sánchez veta la comparecencia del comisario Villarejo en el Congreso de los diputados, que estaba llamado a declarar en la investigación del uso político de la policía por parte del PP.

Una vez más, coinciden en su voto con PP y Ciudadanos. Y el mismo tridente veta también la emisión del documental Las cloacas del Estado y cierra en falso la comisión de investigación.

Tan inexplicable que no se han molestado en dar ninguna explicación. Esta vez no se le podía echar la culpa a Podemos.

 

 

 

28 de junio. Pedro Sánchez no tiene nada que decir a que el rey condecore, en los actos de celebración de nuestra «modélica» Transición, al franquista Rodolfo Martín Villa (en busca y captura en Argentina por la masacre de Vitoria).

Sánchez dice que no hay que reabrir heridas. ¿A qué me suena esto…?

 

 

 

29 de junio. Otro hito del «nuevo» PSOE: apoyan el CETA, aunque para ello se valgan de una abstención, como hicieron para dejar gobernar a Rajoy.

Todas las asociaciones ecologistas están en contra de ese tratado, pero qué sabrán ellas. Tú, militante despistado: vota al PSOE y calla.

 

 

 

3 de julio. El PSOE se inventa un cargo que no existía para colocar al hermano de Pedro Sánchez (de nombre artístico, David Azagra) como Coordinador de Actividades de los Conservatorios de Música de Badajoz. ¿Será un intercambio de cromos con Fernández Vara (presidente de Extremadura)?

 

 

 

 

Este tuit es del 15 de mayo. Ni lo primero ni lo segundo: un mes después, todavía no ha tenido tiempo de pedir la dimisión de Rajoy. Pero ya sabéis, son cosas que se dicen en campaña. Una vez ganadas las elecciones (en este caso, las primarias) gracias a promesas como esta, ¿a quién le importan ya?

 

 

 

No sé vosotros, pero visto lo visto en menos de dos meses, tengo poca confianza en que este Sánchez redivivo sea el líder de izquierdas que necesita el PSOE (y el país). Ojalá me equivoque.

 

 

Si te gusta lo que lees, deja aquí tu dirección para que pueda avisarte de cada nueva entrada:


 

 

Imagen de cabecera: Ferrán Martín

 

También te puede interesar:

34 sin mordaza

  1. Qué fácil es dirigir un partido absteniéndose a todo. Debería estar prohibida la abstención, puesto que no sugiere implicación política alguna, más bien es echarse a un lado y silbar disimulando.

    Responder
    1. Otros que se abstienen mucho, muchísimo son los de Ciudadanos. Esa es la definición que ellos hacen de un partido de centro: ni a favor, ni en contra. Abstención.

      La abstención es de cobardes. Es no mojarse para no ganarse enemigos de un lado ni del otro. La política no está hecha para dejar que decidan «otros», porque los que deben decidir son ellos mismos. Así que yo apoyaría la obligatoriedad de que los políticos se deban posicionar, que la abstención no sea una opción. Pero igualmente apoyaría la obligatoriedad de ir a votar, como en algunos otros países. O follamos todos o…

      Twitter: @coferu1

      Responder
      1. Básicamente opinamos lo mismo. En cuando a la obligatoriedad de votar, necesitaría más información al respecto para formarme una opinión consistente, porque no sé hasta qué punto sería beneficioso o perjudicial. Si la gente va a votar desde la ignorancia y, aún peor, obligada, vete a saber a qué votarían.

        Responder
        1. «vete a saber a qué votarían.» Pues a quienes quieran. ¿Acaso los que votamos ahora mismo sabemos lo que hacemos? Algunos más que otros, pero realmente la gente vota con las tripas, totalmente a ciegas. No hay más que ver la cantidad de gente que votan al PP. ¿Crees que han meditado su voto? ¿Crees que tanta gente saca algún provecho de votar a la derecha? Pues obliguemos a que la gente vote, que no sean meros espectadores que luego sufran las consecuencias. Es muy fácil decir que «no entiendo de política» pero luego tener obligaciones como los que creemos entender.

          ¿Recuerdas cuando era obligatorio ir a la mili? ¿Acaso sabían a lo que iban durante un largo lapso de sus vidas personales? Esto es menos traumático y más decisivo en sus vidas. Ser ciudadano conlleva una serie de obligaciones y derechos. Y el voto no debería ser solamente un derecho, sino más bien una obligación. Al menos debería tener alguna consecuencia palpable no ir a votar.

          Siempre se ha habido la falsa creencia de que «si no votas no te puedes quejar o no tienes los mismos derechos». Pues yo creo que debería haber algo de cierto en ello. Debería haber un carnet de votante que se selle cada vez que haya elecciones y que se deba presentar para según qué cosas. Es una idea loca, lo sé. Y tal vez un poco extrema, también lo sé. Pero no es menos cierto que en muchos países se hace y se les sigue llamando democráticos. Estoy harto de ver a gente quejarse de lo mal que lo están pasando, de lo mal que lo están haciendo los políticos y luego decir a los cuatro vientos que ellos no votan y, cuando lo han hecho, es para votar a los mismos que les han puesto contra las cuerdas.

          Espero que entiendas mi postura tan radical.

          Twitter: @coferu1

          Responder
          1. No es una idea loca, y todo lo que has expuesto tiene sentido. Yo me refería a que, si obligas a la gente, siempre cabe la posibilidad de que vote «de cachondeo» o fruto del enfado por la obligatoriedad. Aunque, como dices, tampoco habría mucha diferencia con lo que hay ahora; y además puede que obligándolos se interesaran más por la política.

            Respecto a esto último, muy a menudo oigo decir a la gente que «la política no le interesa», «que le aburre», etc… Generalmente, suele ser gente de derechas que le da vergüenza admitir su inclinación política. Aún así, no es cuestión de que a uno le tenga que interesar la política per se, sino que es suficiente que sea consciente de que la política impregna todos los aspectos de la vida (sanidad, educación, economía, infrasestructuras…) y vote en consecuencia. Haría falta más educación en este tema, pero aquí preferimos ir a la terracita de la playita con la cervecita en lugar de ir a votar. Luego va como va.

            Responder
            1. Después de leerlo se me abren un poco más los ojos a la posibilidad de incentivar en lugar de sancionar por no votar. En España funcionaría bien. Pero tendría que ser algo suculento de verdad y algo que puedan aprovechar todos los españoles, tanto si trabajas como si estás en paro. Una reducción de impuestos no sería justo para aquellos que no los pagan porque no tienen nada, por ejemplo. Pero tampoco un descuento en entradas de teatro o libros. Los que habitualmente no votan no tienen tampoco dinero de sobras ni les importa demasiado la cultura si tuvieran dinero. Sería una oferta rechazable. Debe ser algo más suculento todavía.

              Pero sí, incentivar siempre es mejor que sancionar. Eso sí, conociendo a los que nos gobiernan seguro que ofrecen entradas a los toros antes que al teatro. XD

              Twitter: @coferu1

              Responder
  2. Lo estamos enfocando mal, muy mal. Quien se tiene que renovar no es el PSOE, sino su militancia. Pensar a estas alturas que los mandamases del partido se van a renovar por cambiar algunas caras y poner de madre superiora a uno que dice que quiere hacer no sé qué con la izquierda podemita… No, ni mucho menos. Ese no es el camino.

    Parte de la militancia se renovó cuando decidieron votar a Podemos. Esa es la renovación. Los menos, claro, pero al menos los que más conciencia de izquierda tenían vieron a Podemos como una vía de salida. Pero los que han seguido votando al PSOE a pesar de que hacen lo que les sale del forro con lo que quiere la militancia no tienen perdón. Se dicen de izquierdas, pero votando al PSOE saben perfectamente que ni son ni serán jamás de izquierdas.

    Si esa «gente de izquierdas» que queda militando en el PSOE se empeña en seguir votando al mismo partido, que hacen lo contrario de lo que proclaman, solo suya será la culpa de que sigamos como estamos. Así que no tenemos que tener esperanzas en que la cúpula del PSOE se renueve, porque en realidad siempre han sido lo que son ahora. Más o menos disfrazados de cordero, pero lobos al fin y al cabo.

    Los únicos culpables son los militantes y en ellos debe recaer la renovación.

    Twitter: @coferu1

    Responder
    1. Estando de acuerdo en lo principal (como tú, creo que los votantes que verdaderamente querían orear la cosa política ya no están en el PSOE), discrepo en algo: hay muchos votantes del PSOE (yo conozco algunos) que son progresistas y están convencidos de que militan en el partido correcto para luchar por sus ideas. Lo de «votando al PSOE saben perfectamente que no son de izquierdas», no vale para ellos.

      Otros sí, claro. Como en todos los partidos, especialmente en los viejos, hay cantidad de gente que sólo está ahí para medrar, que lo mismo podrían militar en el PSOE que en el PP o en Una Paja Y a Dormir (no he podido resistirlo) xD

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
    2. @pilarisdelworld 12/07/2017 a las 21:29

      Efectivamente el nueviejo PSOE sigue dando bandazos.

      La militancia tuvo que ponerse firme ante el golpe de Estado, ya que era insostenible el desprecio de los barones por ellos, pero hay que recordar también el varapalo que recibió el PSOE de Pedro Sánchez en las penúltimas elecciones generales, el peor dato de su historia. Sus votantes dejaron muy claro que querían un partido de izquierdas y el PSOE no lo estaba siendo.

      Así que me temo que el tan cacareado cambio tiene un punto de marketing para hacer volver, en vano creo, a los votantes que se fueron buscando una izquierda más verdadera no un parche. Y a los hechos que relata Salva me remito.

      ✊Salud2

      Responder
      1. Desde el PSOE suelen afirmar que la gente castigó a Podemos en la repetición electoral de junio por no haber hecho presidente a Sánchez cuando tuvieron la oportunidad. Pero si eso fue así, ¿por qué el PSOE siguió perdiendo escaños? Y eso que ya estaba, como tú recuerdas, en el peor dato de su historia.

        El PSOE pasó de 90 diputados en diciembre (crack) a los 85 de junio (catacrack).

        Twitter: @vota_y_calla

        Responder
        1. @pilarisdelworld 12/07/2017 a las 23:29

          Sí sí, la culpa de Podemos, que ya sabemos que es ETA, Maduro, Venezuela, Irán y la mismísima representación de Lucifer. Los apoltronados del partido se creen que la gente es tonta, que los eslóganes los sueltas se los tragan y sí, a muchos la misma mentira repetida se les vuelve verdad, pero al PSOE la verdadera izquierda se le está escapando de las manos, están dejando pasar una oportunidad de oro para cambiar esta política y esta forma de gobierno en el país y en las instituciones, el PSOE dice ser de izquierdas, pero sus hechos…

          Responder
  3. Que el P$0€ se abstuviese en la moción de censura me parece (en cierto modo) una cuestión superflua, porque yo ya he perdido las (ínfimas) esperanzas que tenía en Podemos (y en la política, en general), pero su abstención con el CETA (después de prometer que votarían en contra) me ha recordado al ‘OTAN, de entrada NO’ de Felipe.

    Después de ver que evitaran la iniciativa Monarquía-República (no es la primera vez que lo hacen) llego a la conclusión de que el P$0€ tiene de republicano y de izquierdas lo que yo tengo de jugador de rugby.

    Lo del referéndum en Cataluña… que se celebre o no a mí me da bastante igual, y por razones más que obvias, pero si se celebra votaré ‘NO’.

    Para mí sería excesivo que el P$0€ consiguiese más de un millón de votos en las próximas elecciones.

    Y lo de ‘Me siento próximo a los votantes de Podemos’ demuestra lo oportunista y mequetrefe que es.

    Así que, ¿es el P$0€ un partido renovado? Aunque la mona se vista de seda…

    Resumiendo. Que he visto a trileros más espabilados.

    Responder
    1. En realidad, el PSOE de Sánchez venía de apoyar el CETA, sin medias tintas ni paños calientes como ahora: de apoyarlo y decir que los que no lo veíamos bien éramos unos antiamericanos.

      Siempre que se habla del supuesto republicanismo de Pedro Sánchez, me acuerdo de la vez que fue al programa de Calleja (sí, ese en el que se subió a un molino). Eran los últimos días de 2014.

      Grabaron parte del programa en su casa y ¡oh, sorpresa! El muy republicano líder del PSOE tenía una foto con el rey en el salón.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
  4. Comparto bastante lo que dices en el artículo, pero con respecto a la cadena perpetua revisable…. ¿por qué no? Es evidente que hay personas que no se pueden reinsertar y que representan un peligro público si salen a la calle. Aplicar la política de reinserción para todos por igual me parece un error bastante grave, sobre todo con diversa gentuza que cada vez que han salido de la cárcel han vuelto a delinquir (hablo de violadores y asesinos, entre otros).

    A esto yo lo llamo el ‘buenismo de la izquierda’, y te lo dice uno que está bien escorado a la izquierda. También añado que este tema me recuerda un poco a la polémica con los refugiados, donde te tachan de fascista o racista por decir algo diferente a «debemos abrir todas las fronteras y dejar que los refugiados entren a mansalva». En esta última cuestión opino lo mismo que Jorge Verstrynge.

    Aquí te dejo un vídeo donde lo explica:
     

    Responder
    1. Vestrynge tiene su parte de razón, no lo niego. Pero hay algo que no tengo claro: dice que los inmigrantes abaratan la mano de obra, y que esto al final perjudica a los mismos inmigrantes, junto con los trabajadores autóctonos. Opino que son los empresarios los que abaratan la mano de obra, y realmente esto no perjudica a los inmigrantes, pues estos son capaces de trabajar por un plato de lentejas al día. Por eso es necesario un mayor control sobre la contratación, condiciones laborales, salario mínimo, etc., precisamente para evitar estas acciones por parte de empresarios listos, y garantizar unos derechos laborales y unas condiciones aceptables al trabajador.

      A mí tampoco me gusta el buenismo de izquierdas. Pienso lo mismo que tú en lo referente a la cadena perpetua; hay cierto sector de individuos que, sencillamente, no pueden integrarse en la sociedad porque están jodidamente enfermos.
      Volviendo a lo que dice Vertrynge, claro, lo ideal es solucionar los problemas en origen. Pero mientras tanto, hay gente como los refugiados de una guerra que lo han perdido TODO. Cero. Nada. ¿Qué hacemos? ¿Los dejamos que se pudran en su miseria? O les damos una oportunidad de reconstruir sus vidas?

      Por otra parte, tiene algo de razón, como dije al principio, con que debe ser muy complicado para un país acoger a 150.000 inmigrantes al año.

      Twitter: @HighwayStar75

      Responder
      1. Yo estoy a favor de que se acoja, pero en la medida de lo que pueda el Estado, ni más ni menos. De lo contrario, el país en cuestión no podrá atender bien ni a los que llegan ni a los que ya están, sobre todo porque a esos refugiados hay que darles un techo, comida, medicinas, etc (y son 150.000 al año, imagínate…). Aunque pueda parecer insolidario decirlo, es la pura realidad. Lo demás son ideas del mundo de Yupi imposibles de aplicar a la vida real (es que ya estoy harto de los buenistas, en serio)

        Responder
      2. Con respecto al mayor control de contratación y demás, estoy de acuerdo contigo. El problema es que mientras gobiernen partidos endebles que hacen lo que les diga el capital, nada cambiará. De ahí a que Jorge Verstrynge no se equivoque del todo al decir que demasiados inmigrantes equivale a menor salario y peores condiciones laborales.

        Responder
    2. Aunque es un tema que me genera dudas, estoy en contra de la cadena perpetua por varios motivos.

      Por una parte, me parece tirar la toalla. Las cárceles son (o deberían ser) un centro de reinserción. Si no, ¿por qué quedarnos en la cadena perpetua? ¿Por qué no pena de muerte?
      Prefiero que se invierta en mejorar las condiciones de los presos, en cambiar el sistema penitenciario de arriba a abajo, en lugar de dedicar montones de dinero a mantener a gente allí de por vida.

      Por otro lado, sabemos que la Justicia es falible. Que falla, vamos. Más que una escopeta de feria, en realidad, y casualmente, suele errar el tiro para dar en la cabeza de los más pobres. Siendo esto así, prefiero que cuando se produzca el error, un inocente esté una serie de años preso, a que se pase toda la vida allí dentro por algo que nunca hizo.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
      1. Yo en este caso en concreto, pienso igual que Nemo. En teoría, la cárcel está para reinsertar; pero en la realidad hemos visto muchas veces que algunos elementos están tan jodidos que ni muestran signos de arrepentimiento, ni se reinsertan y vuelven a cometer una y otra vez el mismo delito, que no es precisamente robar gallinas, sino que hablamos de violadores y asesinos. ¿Crees realmente que el violador del Eixample se puede reinsertar? O, sin ir más lejos, el asesino de Marta del Castillo? No estoy a favor de quitar la vida a nadie, me repugna la pena de muerte, por eso prefiero pagar de mis impuestos el mantenimiento de esta gente con tal de que no salga de prisión.

        Responder
      2. Pero eso no soluciona el hecho de que hay gente que no se puede reinsertar. Gente que al salir a la calle volverá a delinquir sí o sí, y casos hay bastantes. ¿Qué hacemos con ellos entonces? ¿Nos dejamos llevar por el buenismo y dejamos que queden libres igualmente…?¿Cuántas veces has oído el típico caso del violador que sale libre y vuelve a delinquir al poco de salir de la cárcel? Porque yo ya he perdido la cuenta…

        En cuanto a la pena de muerte, estoy en contra porque me parece algo demasiado definitivo. Tal y como dices, la justicia a veces comete errores a la hora de condenar a la gente, por lo que conviene no llegar tan lejos. Si después se demuestra la inocencia del individuo siempre estarán a tiempo de sacarlo por mucho que se le haya condenado a cadena perpetua.

        Y sobre el tema del gasto que generan…es la excusa que siempre me ponen cuando debato con alguien que está en contra de esta cuestión. Según este razonamiento, hay muchos servicios públicos que habría que eliminar porque ‘generan un gasto’.

        Responder
        1. Lo dicho: prefiero que se inviertan esfuerzos y dinero en mejorar el sistema penitenciario, que es un auténtico desastre. El espíritu de la reinserción sólo existe sobre el papel, pero en la práctica las cárceles son centros de castigo, de tortura.

          Sabemos que los presos salen de allí mucho peor que entraron. Que alguien encarcelado por robar una moto de chaval sale pasados unos años convertido en un peligro público. Eso es lo que no deberíamos tolerar, contra eso es contra lo que nos deberíamos rebelar.
           
          Entiendo que habláis de cadena perpetua sólo para los casos perdidos. Hombre, primero habría que diagnosticar que ese tío o esa tía es un caso perdido. Es decir, que la cadena perpetua se aplicaría cuando cometiera el delito por segunda vez, ¿no? ¿O vamos a hacer como en Minority report y anticiparnos para adivinar qué delincuentes reincidirán y cuáles no?

          Por otro lado, Nemo, esos casos existen, pero que tengas la impresión de haber perdido la cuenta de los mismos se debe a que se les da mucho bombo (los medios y el sensacionalismo, ya sabes), pero la realidad es que los violadores reincidentes representan un pequeño porcentaje, ronda el 5 %.
           

          Si alguien verdaderamente está enfermo y hay que darlo por perdido para la sociedad, su sitio es un hospital mental, no la cárcel.
           

          Sobre lo del buenismo, ya escribí en otra entrada que no me importa si alguien me considera así. Prefiero ser un buenista que un desalmado.

          Como curiosidad, este mismo razonamiento de Nemo sobre el buenismo y los delincuentes, exactamente el mismo, se lo escuché hace poco a Iker Jiménez.

           
          P. S. Si entra aquí alguien esperando leer comentarios sobre la renovación del PSOE, y nos ve debatiendo sobre la cadena perpetua y el buenismo, se quedará loco, ¡jaja!

          Twitter: @vota_y_calla

          Responder
          1. Cuando he dicho lo del ‘buenismo’ me refería más en general, no a ti en concreto. En general, la izquierda tiende al ‘buenismo’, y eso se debe a que se tiene una cierta tendencia a ver lo que a uno le gustaría y no lo que puede ser en realidad. Se trata de un defecto que cada vez veo más a menudo, quizá porque ya estoy harto de los discursos rebeldes eternos y lo que busco son resultados.

            Y sí, el sistema penitenciario español tiene mucho que mejorar, pero eso no quita lo que te he expuesto anteriormente. Esa gente sin remedio existe y punto. ¿Que sería mejor internarlos de por vida en un hospital mental? Pues supongo que dependerá de casos. Hay reincidentes que no están locos y otros que sí.

            En cuanto a lo de Iker Jiménez, admito que de vez en cuando me da por ver sus vídeos de You Tube, y aunque sé que es un neoliberal y todo eso, a veces dice las cosas como son. Ojo, también dice muchas burradas típicas de ‘cuñao’ XD

            PD. A veces me ocurre que leo un artículo y me llama la atención un detallito que no tiene mucho que ver con el texto. En fin, soy así xD.

            Un saludo.

            Responder
            1. Por otro lado, siempre me ha mosqueado un poco la gente que evita los temas incómodos como la cadena perpetua y la inmigración y que, por quedar bien de cara a la galería, expone la versión ‘buenista’. En eso mismo ha caído Unidos Podemos desde hace tiempo llegando incluso a obviar cuestiones tan fundamentales como la república-monarquía, no vaya a ser que pierdan votantes (sinceramente, ya no veo mucha diferencia entre UP y PSOE…). De ahí a que ya los considere un caso perdido.

              De hecho, periodistas que yo consideraba ejemplos a seguir como Fernando Berlín caen también en eso. Porque claro, qué pensaría la audiencia si dijese las cosas como son. Ese vicio de sortear los temas políticamente incorrectos es lo que me cabrea.

              Responder
              1. Que conste que en Vota y Calla me he mojado con varios de esos supuestos temas intocables, a menudo alejándome del dogma de lo que la izquierda considera políticamente correcto.

                Y lo seguiré haciendo.

                Twitter: @vota_y_calla

            2. Ya, ya, ya imagino que no entras a mi blog a insultarme (tú no, al menos; de eso se encargan otros y están casi todos en «Ideologías políticas: 10 diferencias«) :D

              Pues ahora me entero de que Iker Jiménez es neoliberal. Nunca le he escuchado hablar de política, así que no le ubicaba.

              La postdata iba de coña. Ya sabes que por aquí podemos hablar de lo que queráis, venga más o menos a cuento.

              ¡Un abrazo!

              Twitter: @vota_y_calla

              Responder
              1. Suele ser muy reservado en temas políticos, pero alguna vez se le ha escapado algo en sus vídeos que lo ha hecho notar.

                Un saludo.

  5. Isidro Padilla 14/07/2017 a las 8:08

    Yo ya dije hace algunos meses que Pedro Sánchez es mas falso que Judas y más cabrón y miserable que Felipe González. No se pueden pedir peras al olmo. Otro miserable traidor..

    Responder
  6. Un nuevo ejemplo de la coherencia de algunos socialistas: García-Page ha sido, como Vara, uno de los principales culpables de que no hubiera un gobierno alternativo al de Rajoy, al prohibirle a Pedro Sánchez llegar a acuerdos con nacionalistas ni con Podemos.

    Es más, tras la entrevista de Pedro Sánchez, donde este aseguró que había que trabajar de tú a tú con Podemos, le llamó «acomplejado», oponiéndose a ningún tipo de pacto similar «para que el PSOE no termine fagocitado como IU» ni siendo «una sucursal de Podemos».

    Y ahora coge el tío y le ofrece la vicepresidencia de la Comunidad a Podemos a cambio de que les aprueben los presupuestos.

    Eso es coherencia, sí señor.

    Twitter: @vota_y_calla

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.