El PSOE, «en la buena dirección»

¿Oléis eso, muchachos? Es el olor a nuevas elecciones. Me encanta el olor a urna por la mañana, nada en el mundo huele así.

 

El PSOE, «en la buena dirección» (Consideraciones postelectorales VIII)

La última vez que escribí por aquí sobre política nacional, pactos de investidura y demás fue el 17 de febrero. Vamos a echarle un vistazo a lo ocurrido desde entonces, intentando seguir un cierto orden cronológico.

Parece que no me equivoqué mucho en las predicciones que fui dejando en la serie Consideraciones postelectorales. El 8 de febrero pronostiqué (ya perdonaréis que me cite, prometo hacerlo también con los patinazos):

 

«PSOE y Ciudadanos: Si hay que mojarse, creo que esta será la opción de gobierno que nos presente Pedro Sánchez».

 

Quince días después, el 24 de febrero concretamente, Pedro Sánchez y Albert Rivera firmaron un pacto con mucha pompa y boato en la Sala Constitucional del Congreso. El PSOE se equivocó (o lo hizo con esa intención) dándole tanta formalidad al acto, pues de esa manera, si ese pacto escuálido de escaños fallaba, tenía muy difícil recular. Se «ataba» a Ciudadanos, por utilizar la expresión empleada por Alberto Garzón.

Íñigo Errejón estuvo rapidísimo: ese mismo día avisó de que ese acuerdo abarataba el despido, más aún de lo que lo había rebajado la reforma laboral del PP. Desde el PSOE, con especial protagonismo de Antonio Hernando, les acusaron de querer engañar a la ciudadanía. Hernando dijo, en un tono muy indignado: «El acuerdo que hemos presentado esta mañana no abarata el despido, es mentira. Podemos miente y lo sabe».

Pero unas horas después, el PSOE reconocía lo anunciado por Errejón: sí, el acuerdo abarataba el despido improcedente. Antes de los recortes marianos, era de 45 días por año trabajado; el PP lo dejó en 33, y el documento firmado por Sánchez y Rivera proponía bajarlo hasta los 20 el primer año, 25 el segundo y así según el número de años trabajados, hasta un máximo de 33.

Había sido un error y lo iban a rectificar. Por supuesto, no pidieron disculpas a Errejón y a Podemos por su salida de pata de banco. Lo que hicieron fue poner una serie de excusas que, en fin… Meritxell Batet, la coordinadora del programa del PSOE, dijo (atentos): «terminamos de leernos el documento de madrugada y se nos puede haber pasado» (!) «Un error al escribirlo o al hacer un corta y pega». Pero ¿esto qué es? Además de lo surrealista de la excusa, Batet da a entender que fue Ciudadanos el que redactó el documento y que ellos se limitaron, tras una insomne noche de lectura, a poner la firma.

Pedro Sánchez se justificó con algo parecido: era tarde, teníamos sueño… Vaya tela.

No me creo lo del «error». De hecho, el abaratamiento del despido cuadra bastante con la ruptura de la promesa de Pedro Sánchez de derogar la reforma laboral. Se ve que su compromiso de derogarla «íntegramente», «entera», era sólo para conseguir el voto de los que todavía creen en la O de sus siglas.

Pero el ridículo del Partido Socialista y su comparsa podía ir a más: Pablo Echenique mostró el 26 de febrero, dos días después del pacto, que había documentos distintos en las webs del PSOE y de Ciudadanos. Todo muy pofesioná. Pepe Gotera y Otilio, pactos a domicilio.

 


 
 

27 de febrero: consulta podemita del PSOE

Digo «consulta podemita» porque es evidente que si no tuviera enfrente (enfrente, a la izquierda) el ejemplo de Podemos, jamás la hubiera hecho, pero hay diferencias. La principal, que no era vinculante: si por un casual los militantes hubieran apostado por el no, Pedro hubiese podido seguir adelante con el acuerdo igualmente.

La pregunta se las trae, ni siquiera nombra a Ciudadanos:
 

El PSOE ha alcanzado y propuesto acuerdos con distintas fuerzas políticas para apoyar la investidura de Pedro Sánchez a la Presidencia del Gobierno. ¿Respaldas estos acuerdos para conformar un gobierno progresista y reformista?

 

Como que «¿con distintas fuerzas políticas?» El único acuerdo que había era el firmado tres días antes con Ciudadanos. Es increíble que no hicieran mención expresa al mismo. Pues todavía tiene uno que escuchar a periodistas como Miguel Ángel Aguilar decir en Hora 25 (18 de abril) que esta consulta fue «más limpia» que la de Podemos. La parcialidad de la SER a favor del PSOE es clamorosa.

Después llegó la chapuza electrónica. Siguiendo con el ejemplo de Podemos, los militantes contaban con la posibilidad de votar en la web mipsoe.es (se ve que les dio apuro llamarla «Plaza PSOE»). Pero la falta de rodaje se dejó notar, la web no funcionaba correctamente, militantes que quisieron registrarse no pudieron… Ay, si le hubiera pasado a Podemos.

 


 

 En este enlace de Twitter podéis echarle un vistazo a los comentarios de los frustrados militantes: (enlace).

A los que no pudieron votar en mipsoe.es sólo les quedaba la opción de acudir a la urna, aunque también he leído quejas de militantes a los que no les dejaban votar presencialmente porque ya se habían registrado previamente en la web, que tampoco les permitía votar. Total, una chapuza épica, convenientemente silenciada por los medios.

 

Resultado de la consulta del PSOE:

El PSOE tiene unos 190.000 militantes. De estos, sólo ejercieron su derecho al voto la mitad (96.000), de los cuales el 78 % votó que sí a los acuerdos «con distintas fuerzas políticas» y el 21 % que no. Redondeando:

  • El 50 % se abstuvo
  • El 40 % apoyó el acuerdo
  • El 10 % rechazó el acuerdo

 
 

2 y 4 de marzo: gatillazos de investidura

Pedro Sánchez acudió a las sesiones de investidura los días 2 y 4 de marzo, y todos los partidos excepto Coalición Canaria, que sólo tiene un escaño (y Ciudadanos, obviamente) votaron en contra de su investidura.

Después de estos gatillazos se ha confirmado también lo que escribí el 17 de febrero (esto tiene poco mérito porque ya habían empezado con la cantinela):

 

Y es que se supone que Podemos ha de apoyar al PSOE porque sí, por la cara bonita de Pedro Sánchez. Si no, es que están haciendo «pinza» con el PP. Y en esta reducción simplista nos movemos. Nos mueven.

 

Pues así ha sido. Casi todos los dirigentes del PSOE y Ciudadanos y sus medios afines, recurrieron y siguen recurriendo al mantra de la «pinza» y acusando a Podemos de «votar con el PP». Ese es el nivel.

Me da hasta vergüenza rebatir esa acusación de patio de colegio. Si Podemos votó con el PP, entonces todo el hemiciclo votó con el PP, excepto Ciudadanos y CC. Todo el hemiciclo salvo tres partidos apoya a Rajoy, todos son del Partido Popular: el PNV, los independentistas catalanes, los comunistas… A esto tratan de rebajar la política, a eslóganes fáciles de digerir y evacuar. Y lo sorprendente es que lo consiguen, incluso entre personas que uno considera inteligentes (otros se tragan lo que les digan). Imagino que estas personas inteligentes se percatan de que el argumento es extremadamente pueril, pero aun así lo utilizan como estrategia de desgaste. Hay muy poca honestidad intelectual en la política española, todo vale con tal de perjudicar al contrario.

 

En la investidura, Francesc Homs y Aitor Esteban (DiL y PNV) le pidieron a Sánchez que rectificara, que explorara otras opciones a partir de entonces, ya que esa le había fallado, como era previsible. Que no pusiera vetos de antemano, que partidos como los suyos estaban ahí. Homs, cuya intervención me sorprendió para bien, por lo sensata, le dijo cosas como estas:

 

«Nosotros no vamos a renunciar a nuestros principios y a nuestras propuestas, y tampoco se lo vamos a pedir a nadie. Y a ver si entendemos de una vez —es un ruego que yo le hago— que para poder sentarse a hablar no es necesario que la otra parte renuncie a aquello que defiende, a aquello en que cree y aquello por lo cual se presentó a las elecciones (…) Yo no se lo voy a pedir nunca a usted, que renuncie a aquello que usted defiende. Lo que debemos poner a partir del lunes [7 de marzo] en la mesa es: nada de vetos».

 
 

«Un gobierno progresista, de izquierdas, sería sin lugar a dudas un gobierno de cambio. Esto es evidente. Y pareció que ustedes avanzaban por ahí, pero ¿por qué no se atrevieron? Esta es la pregunta. [La respuesta] un poco la sabemos todos… Ustedes culpan a Podemos por una rueda de prensa; a mí eso me parece un argumento muy justito».

(…)

«Los cambios de discurso [respecto al independentismo] de cuando están ustedes en la oposición o en el gobierno son fabulosos».

 
 

«Y fíjese lo que le voy a decir, porque dicho por mí, ya tiene su enjundia, pero sí que hay una mayoría para hacer un gobierno de izquierdas, no se equivoque: depende de usted (…) la mayoría existe, si usted está dispuesto a activarla».

 

Pero Sánchez contestó en modo automático, a lo Rajoy, empecinado en el error, presentándose como un defensor a ultranza de la unidad de España. Pedro Sánchez de Vivar, el pequeño Cid, se escuda en la ley, como el PP, para no hacer política, algo que ya criticó el Tribunal Constitucional. Es muy cínico, además de cobarde, que se escondan detrás de las leyes o de la Constitución sabiendo lo poco que les importa cambiarlas o retorcerlas a su antojo cada vez que les viene en gana.

Con esta estrategia, el número de independentistas seguirá aumentando. Si el PP es una «fábrica de independentistas», este PSOE es la cadena de montaje.

 
 

30 de marzo: paso atrás de Iglesias

El 30 de marzo, Pedro Sánchez aceptó reunirse a solas con Pablo Iglesias, sin imponer la presencia de miembros de Ciudadanos ni mandar en su lugar a Antonio Hernando. Según declaró tras la reunión el candidato de Podemos (y Sánchez no desmintió), el líder del PSOE le trasladó que en su partido «causa mucho rechazo» que Iglesias pudiera estar en el gobierno, y este le contestó que si el problema para formar un gobierno progresista era ese, él se quitaba de en medio sin problemas. No sólo a la vicepresidencia, como han vendido los medios: renunciaba a estar en el gobierno. A mí sí me parece un gesto de generosidad, a pesar de las bromas fáciles de que dejaba un cargo que nunca había tenido.

Con este movimiento Iglesias volvía a poner al PSOE en evidencia: el problema no era él. Lo que impedía formar gobierno es lo que ese mismo día confesó públicamente Pedro Sánchez: «Todo acuerdo al que yo me someta tiene que contar con el sí de Ciudadanos» (este año no se lleva el rojo en la pasarela Dignidad).

Nadie en el Partido Socialista ha sido capaz de explicar por qué ese raquítico pacto con Ciudadanos debía de permanecer vigente aun después de demostrarse fallido. ¿Por qué tanto afán por perpetuarse en el error? Imagino que Sánchez es de los que usa todavía Láser Disc en casa.

Tenía razón Alberto Garzón, como la tiene Eneko en su viñeta: Pedro Sánchez se ha convertido por propia voluntad en rehén de un partido con sólo cuarenta escaños.

 

PSOE Ciudadanos pacto

¡Libertad para los presos del PSOE!


 
 

5 de abril, Ciudadanos quiere ministerios

Juan Carlos Girauta tuvo otro de sus escapes de verborrea: en caso de que Pedro Sánchez llegara a ser presidente, Ciudadanos también estaría en el gobierno. Esto es algo perfectamente lógico, toda la vida se ha hecho así, de esa forma consiguieron Cataluña y el País Vasco sus privilegios con respecto a otras comunidades: como contraprestación por los apoyos de CiU y PNV a los gobiernos de PP y PSOE. Nadie regala nada.

Pero los medios no han acusado a Ciudadanos de «buscar sillones». La doble vara de medir, como con la diferencia entre el trato mediático de la multa de Hacienda a Aznar y los meses de acoso y derribo a Monedero (que no tenía cargo público alguno y ni siquiera fue multado), vuelve a quedar de manifiesto.

[Continuará…]

Imagen de cabecera: Eneko

También te puede interesar:

15 sin mordaza

  1. Excelente artículo.
    Lo que ya sabemos todos: el PP tiene su cuota fija de fieles votantes, pero intuyo que Ciudadanos y P»SO»E han desbarrado tanto que van a descalabrarse en las elecciones; porque los votantes de PSOE realmente quieren un gobierno de izquierdas y muchos se habrán defraudado con la actuación de Pdro Schz. A mí, al menos, no me gustaría tener a un monigote así como presidente. También intuyo que habrá mucha abstención, lamentablemente.

    Un saludo.

    Responder
  2. Me reitero en el comentario que te dejé en la anterior entrada: los pasos que está siguiendo el PSOE para bloquear a Podemos los está conduciendo a la ruina, y por mí que sigan así hasta después de las elecciones (si no hay «sorpresa»). Ya verás qué risas nos vamos a echar cuando el PSOE quede tercero ( ya tengo una botella de vino preparada).

    Responder
  3. Nemoopinion podemos juntar tu vino con el mío y añadimos un buen jamón que la ocasión lo merecerá. Salva, que decirte que tu ya no sepas… genial, como siempre!.

    Responder
  4. Baldomero Perez Lopez 24/04/2016 a las 10:04

    Lastima, que aun, no seamos los suficientes, capaces, de ver a traves de la niebla de manipulaciones y las fabulas.
    Lastima, que a la mayoria, les estorben sus propias orejas, para ver lo que sucede a su alrededor y sin salirse de redil, sigan el culo del que le precede.
    Lastima, que la mayoria se obsesionen con cambiar de Porquero, porquerizo o porcicultor. y no se les ocurra dejar de ser engordados, con informacion basura y futbol.

    Gracias Salva, por tus aportaciones, que desenmarañan la realidad.

    Sal-u2 a tod@.

    Responder
  5. Buenas tardes don Salvador.

    Si no le importa le paso un pedido de:

    – Unas gafas de infrarrojos para poder encontrar el culo precedente entre la niebla.
    – Un receptáculo refrigerado para las orejas.
    – Una caja de chinchetas para sujetar las gafas una vez desorejado.
    – Una afición al fútbol, que no vino incluida de serie.
    – Un laxante, que no viene a cuento pero siempre apetece.

    Del engorde no se preocupe que ya se ocupa el interfecto.

    Puede apuntarlas a la cuenta del viejo V.J., que me consta que no votó a Podemos en las generales, y sigue encabezonado en ello, erre que erre.

    Diría que saludos amistosos, pero usted no me creería.

    P.Baladring.

    Responder
  6. Pues es entretenido ver como transforman la realidad los votantes del PSOE para que le cuadre con la suya…¡Hasta es gracioso! En fin, ya estaba preparado para unas nuevas elecciones y su más que probable bajada de cuota de participación. Y a los del PSOE echándole la culpa a Podemos, porque ellos tienen la culpa de todo, incluso de los ERE’s. Buenos, aún no, pero dale tiempo para que se la echen.

    Responder
  7. No soy de izquierdas, soy ANTICORRUPCION. hasta que ascendió el PSOE al que vote, votaba a PP, no dándome cuenta de lo que ya hacia Aznar.
    Rajoy ya me dio mala espina desde el principio, pero soy de la opinión de que el que se gana lo que tiene por su trabajo con decencia, tiene derecho a tenerlo y que no se lo quiten los que amparados en regimenes, intentan vivir a costa de los demás. Esto es lo que me hacia votar a Derechas.
    Sres. míos, cuan equivocado estaba, y no con respecto a mis creencias, con respecto a asociarlas con ideas políticas.
    Aquí, no hay derechas ni izquierdas, Hay, atropello, corrupción (y no demostrada por mi, pero puesta al día y que parece ser no dejaremos de ver hasta que se cambien hasta los cimientos)
    No nombro a nadie, como cualquiera de los ministros, aristocracia o simplemente la casta. Todos sabemos quienes son incluidos parte de sus súbditos directos, que hoy día intentan hacernos creer que Administran Justicia, hasta yo, o el pordiosero que desgraciadamente vive en la mas absoluta miseria, sabe quienes son, casi no necesita ni saber leer.
    Estos personajes, que hablan mal de la dictadura aprovechan cualquier momento para desviar la atención del pueblo y nos tienen sometidos igualmente.
    POR ESO Y MAS, VOTO A PODEMOS, Ya se que hay otros partidos, o renovados, o haciéndonos creer que son nuevos, cuando en realidad, son el anterior disfrazado por si falla.
    Por favor, los que estéis en duda que no os laven el cerebro ni os dejéis engañar. Para mi los únicos a los que se les ve, la decencia son casi todos los de PODEMOS. Observarlos cuando hablan
    Y en ultima instancia, excepto CIUDADANOS, que intenta como digo hacernos creer otra cosa, persigue lo que el PP y además para estar seguro, con cargos para que nadie se le pueda sublevar, como ha sucedido con Rajoy, que nos ha dejado baldados y aun así tiene la desfachatez de decir que es un Santo.
    POR FAVOR, PENSARLO BIEN, Y UNA COSA ES CIERTA, PABLO IGLESIAS, es el único por mucho que digan que esta IMDEMNE

    Soy un viejo de 75 años y aun así, o quizás por eso, me doy cuenta de lo que pasa
    Aprovechando esto.
    Viejos que caducos votais aun al PP. No tengáis miedo a perderlo todo, políticos los pasados ya os han quitado y os seguirían quitando si los mantenéis en el sitio, sin alguien que los retenga.
    Pensad que lo que pasa, no es en España, Es Europa.
    Todos los Políticos en la actualidad, solo miran sus bolsillos.
    A veces dudo que cuando se reúnen en Bruselas, de lo único que hablan es de como ocultar el latrocinio y comprobar de donde pueden sacar mas
    PODEMOS, PABLO, SUERTE Y AL TORO, Por favor no me engañes MIRA POR TODOS LOS HONESTOS Y ELIMINA AL DESHONESTO (en el buen sentido de la palabra)

    Responder
    1. Pues hombre, yo nunca voté a la derecha, pero sí al PSOE de Zapatero, más que nada porque quería perder de vista a Aznar y ni siquiera consideraba una opción al IU pre-Garzón. Coincido contigo en que cualquier persona que se gane su pedazo de pan con su trabajo, tiene derecho a conservarlo y que no se lo quiten. También creo en la redistribución justa de la riqueza; esto es, ni más ni menos, que los ricos paguen su parte proporcional de impuestos.

      De todo el panorama político, y habiendo estudiado y contrastado sus programas (el del PP no hace falta estudiarlo ni contrastarlo, lo estamos viviendo), mi voto es para Podemos; por la sencilla razón de que estoy 98% de acuerdo con sus políticas sociales y económicas; es cierto que Pablo a veces peca de soberbio y a veces le pierden las formas, un detalle que él mismo admite, pero yo tengo la manía de fijarme en el fondo antes que en la forma, en el resultado final. De todas maneras, Podemos no es Pablo Iglesias, sino todo aquél que quiera formar parte de la plataforma y quiera un cambio, no la pantomima del PSOE comprometiéndose con la derecha y poniendo palos en las ruedas de las negociaciones con Podemos.

      Hoy mismo, iba caminando por la calle de mal humor. De mal humor, por cómo funciona la Administración. Por los recortes en Sanidad. Un Gobierno, lo último que tiene que hacer es recortar en Sanidad! Ni siquiera eso, JAMÁS debe recortar nada que afecte la salud de los ciudadanos, ¿dónde se ha visto eso? ¡Y hay gente que lo justifica y sigue votando a la derecha! Yo tengo que operarme de la vesícula, tengo que ir con un cuidado extremo para evitar unos dolores infernales, y los médicos dicen que hay lista de espera de más de tres meses, que no saben cuándo van a operarme. Cuando pregunto el motivo, la respuesta es que no tienen medios ni personal suficientes para atender a todo el mundo. ¿Qué hago? Yo no sé si Podemos + IU + confluencias arreglaría este tema, pero desde luego, quiero darles una oportunidad. Un saludo.

      Responder
        1. Gracias Salva. De momento siempre salgo a la calle ataviado con un cinturón no de balas, sino de ampollas de Nolotil.
          Lo que están consiguiendo es que me plantee pasarme a la privada.

          Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.