Proyecto de fin de carrera

Saludos, futuros arquitectos. Hoy nos quitamos la mordaza para contaros una historia real que os va a poner los pelos de punta.

 

Proyecto de fin de carrera (Arquitectura)

Tengo una amiga que está muy contenta porque ha terminado recientemente su proyecto de fin de carrera de Arquitectura. Ha sido muy duro, muchas horas compatibilizando los trabajos de la universidad con su empleo en la oficina que le da de comer, y así durante cinco años.

El altísimo nivel de exigencia le obligaba a no sacar nunca menos de un sobresaliente. Como la oficina, también de arquitectura, ocupaba y ocupa buena parte de su tiempo, cada vez que le mandaban un trabajo ha tenido que dedicarle los fines de semana completos para finalizarlo antes de que expirara el plazo. Eso le ha supuesto algún que otro problemilla con su pareja que, aunque comprensivo, tiene un empleo «normal», al que le dedica diez horas al día pero que le deja los fines de semana libres para irse de viaje o a pasear con su Raquel. O eso le gustaría a él.

Raquel, además, se ha visto forzada a pasar en vilo muchas madrugadas para no excederse de la fecha límite en la entrega de los trabajos. A base de café, no pocas noches le dieron las doce y la una y las dos y las tres, pero la luna no la encontraba desnuda al amanecer con su Pedro, como en la canción de Sabina; al amanecer le tocaba acudir a una nueva jornada de oficina, con unas ojeras que ni Benicio del Toro.

Fotografía Benicio del Toro ojeras

Esas jornadas pasaban muy lentas, como si alguien hubiera puesto un plomo de anzuelo en el minutero. Y para colmo, su jefe, que es un cerril de cuidado, sin modales, esas mañanas interminables tampoco tenía la más mínima compasión: exigía, gritaba, insultaba, denigraba como siempre, a ella y al resto de sus trabajadores.

Esos días a Raquel le daba la impresión de que no se había ido de la oficina. Se había pasado allí la noche y ya estaba otra vez en el mismo sitio, apenas con tiempo para asearse y cambiarse de ropa.

Ah, ¿el jefe le permitía que hiciera los trabajos de la universidad en la oficina durante la noche? No será tan malo, entonces, diréis. Que no se queje. Es incluso enrollado, le deja sus instalaciones, paga más electricidad para que la amiga de Salva se saque la carrera.

Esperad.

Mi amiga obtuvo el título de delineante hace años. Los trabajos de universidad de los que se han estado encargando durante un lustro tanto ella como sus compañeros de oficina (arquitectos incluidos), deberían haber sido realizados por la hija del jefe, que es la que se estaba sacando la carrera. Pero su papi decidió que la niña tenía que dedicarse exclusivamente a estudiar, así que se le ocurrió una genial solución. Quizá por homonimia, se le encendió una lucecita: trabajos de universidad, trabajadores de su oficina… ¡Eureka!

 

Encima de explotador, como hemos comentado anteriormente, no es este un tipo amable, que haga más amena la esclavitud con una sonrisa de cuando en cuando, con unas palabras afectuosas. No, en su vocabulario no existen el por favor ni el gracias. Es un ogro que tiene acojonados a sus empleados con la amenaza del despido y del «tengo cincuenta currículums de delineantes dispuestos a hacer lo mismo que tú por menos dinero».

A este respecto, mi amiga y otros de sus compañeros consideran que están bien pagados: 1.500 euros brutos al mes. Yo no voy a opinar, allá cada uno… Sí os voy a informar de que ni los fines de semana ni las madrugadas («maratones», los llaman en la oficina de Raquel) se les han retribuido como horas extras, ni siquiera en negro. Nada, lo han hecho por la cara. A veces el jefe les avisaba con antelación, pero otras llamaba un sábado, cuando Raquel ya se había organizado el fin de semana con su pareja o amigos, ordenándole: «mañana  [domingo] tenéis que venir».

El jefe les advertía de que fuera del horario laboral debían cerrar todas las persianas y encender las mínimas luces necesarias. Y que si llamaban, ni se les ocurriera abrir la puerta ni descolgar el teléfono, de forma que no hubiera ningún indicio de que estaban trabajando allí.

Y ojo con que en alguna de las prácticas le pusieran mala nota a su niña. Todo lo que bajara de sobresaliente (algo que sólo sucedió un par de veces) desembocaba en gritos, amenazas e improperios.

Tipos como este son los que luego critican las becas, los defensores de la meritocracia y de que estudie sólo el que pueda permitírselo. Y a esta gentuza es a la que el PP le ha dado todavía más poder con la reforma laboral, manga ancha para que abuse de sus subordinados a su antojo. Si los de Rajoy siguen gobernando, supongo que acabarán subvencionando la compra de látigos a los empresarios.

 

Música: Ladrón, por S. A. (versión de C’mon lets go, de Girlschool)

 

Crédito de la imagen de cabecera
 

También te puede interesar:

29 sin mordaza

  1. Mª Ángeles Solano Rodríguez 13/10/2014 a las 10:05

    Lamentable, muy lamentable… De ahí la importancia, en las universidades, de: a) que el profesor, la profesora, que tutele ese trabajo detecte la implicación real del alumno en su trabajo de fin de carrera, y que así la refleje en su nota, b) que la nota atribuida al trabajo por el tutor, o tutora, de sea tenida en cuenta, con el porcentaje que le corresponda, por el tribunal evaluador de ese trabajo, y c) que en la exposición del trabajo y sobre todo en la defensa-discusión posterior a la misma, el tribunal sepa detectar y evaluar debidamente el conocimiento profundo del estudiante sobre el trabajo realizado. Si los docentes no procedemos así, se seguirá juntando el hambre con las ganas de comer y en este mundo, que ha puesto haciendo el pino a la escala de valores, el más listillo (que no listo) seguirá triunfando sobre el más honesto y trabajador.

    Gracias por no callar, Salva.

    Responder
    1. Claro, pero es que eso que sugieres y que parece tan sensato, requiere algo más de tiempo y esfuerzo, y no sé yo cuántos docentes estarían dispuestos. Hay muchos buenos, por supuesto, pero hay también cada impresentable y cada holgazán amparado en la libertad de cátedra…

      Pero esto tiene que cambiar, porque no me quiero ni imaginar que se ponga esta chiquilla a diseñar edificios. Que oye, ahora que lo pienso, igual es que Calatrava tuvo también un padre como el de este artículo, jeje.

      ¿Callar? Ni debajo del agua, «profe» ;)

      Responder
  2. Me hierve la sangre cada vez que leo cosas así. Y siempre me hago la misma pregunta: vale que el PP ha fomentado con sus políticas estos abusos, pero… ¿Qué MIERDA pasa con los empresarios españoles? ¿Qué les pasa? Por supuesto que hay excepciones, pero el 80% de la gente que conozco está absolutamente explotada por sus jefes, amenazada e insultada. Les gusta crear mal ambiente y creen que los trabajadores son de su propiedad y que les deben la vida al empleador ¿Tanto cuesta tener un mínimo de educación y empatía? Cuando trabajaba en Barcelona no había este nivel de despotismo, pero en la zona de Levante es exagerado ¿Va por zonas? ¿O es que con la crisis creen que tienen el poder y control absoluto, por aquello de que “si no te gusta mi látigo, hay 500 personas ahí fuera esperando ocupar tu lugar”?
    De verdad, no puedo con los abusos de los “empresaurius hispanicus”.

    Responder
    1. No sé si va por zonas. Sólo conozco Alicante y Murcia, y es asqueroso. Pero no creo que sea sólo el Levante: mira la CEOE (Díaz Ferrán en la cárcel; Arturo Fernández pagaba en negro a sus trabajadores, ha defraudado a Hacienda con las tarjetas de dinero negro de Bankia…). Y todas las grandes constructoras de este país están pringadas en la financiación ilegal del PP, vía comisiones.

      A ver si llega pronto el meteorito que acabe con los empresaurios.

      Responder
      1. Si yo te contara de la Mancha… Abrí una empresa de informática y me hundí porque CLARO, SI ES QUE COBRAS POR LAS LICENCIAS SALE CARÍSIMO… (no es que grite, es que no sé poner el tipo en itálica aquí).

        Por cierto, me ha gustado lo de “empresaurios”. Te lo tengo que fusilar (¿o era reciclar?) un día de estos.

        Responder
  3. Voy a superarme a mí mismo y escribir dos entradas, así será más fácil crear hilos de discusión (si lo creeis conveniente, claro).

    Respecto del tema de los empresarios, hace poco oí a un catedrático de economía decir que uno de los mayores problemas es que tenemos una sociedad del siglo XXI con un empresariado troglodita. Quiero matizarlo, en determinado tipo de compañías que se curran mucho el mercado – las tecnológicas, por ejemplo – los ejecutivos trogloditas duran relativamente poco. Se encuentran mucho más en las empresas de tamaño medio-pequeño, y existen desde tiempos inmemoriales (de ahí lo de trogloditas).
    A esto vino a sumarse la crisis, cuando las empresas compiten por oportunidades aún más limitadas y las malas prácticas se extienden por necesidad. Os pongo un ejemplo: la Seguridad Social da un plazo de 6 días para registrar la baja de un trabajador, así que un núcleo de empresarios desaprensivos empezó a dar sistemáticamente de baja con 6 días de retroactividad cuando no existía riesgo (te despido el 30, pero en SS te doy de baja el 24 y me ahorro seis días de cotizaciones). Esta práctica creó una competencia desleal, y como es difícil de demostrar por la inspección de trabajo, se ha extendido y algunos empresarios decentes tienen que hacer lo mismo para poder competir en precios. Lo mismo para las jornadas parciales que no lo son, o las horas extra oníricas (que las han soñado los trabajadores, vamos).
    En situación de pleno empleo los trabajadores podrían votar con los pies marchándose de la empresa, pero en la situación actual se aguantan y no denuncian porque perderían incluso su derecho a desempleo, así que los trogloditas aprietan un poco más, ….
    A título personal, y por mi experiencia de hablar cada día con una veintena de personas recién despedidas, no creo que el problema sean los empresarios sin escrúpulos, que siempre los ha habido y los habrá, sino el sistema que impide al trabajador defenderse y a las instituciones aplicar la norma.
    Acordaos de este tema en las generales de 2015, porque no creo que los partidos que apuestan por (neo)keynesianismo o (neo)marxismo sean capaces de cambiar este status de cosas.

    Responder
    1. Igual que hay empresarios “trogloditas” y/o cabrones, hay empleados. Solo que en los primeros, son mayoría (Esto que comento solo es una impresión que tengo por lo visto y leído). Empresarios que solo ven gastos donde hay inversiones.
      El problema, es que nos educan haciéndonos ver que es el empresario el que crea empleo. “Las empresas no son ONG´s”, tampoco talleres esclavistas. Mientras sigamos con esta mentalidad, seguiremos con este problema años y años.
      PD: gracias a este gobierno, que gobierna para sus jefes (empresarios), cada día tendremos menos derechos.

      Responder
    2. El problema es que los empresarios sin escrúpulos corren un riesgo ínfimo. Tienen impunidad porque no hay inspecciones a no ser que existan denuncias, no conozco a nadie a quien hayan inspeccionado «de oficio».

      Creo que has dado en el clavo con lo de la competencia desleal que incita a delinquir. Por ejemplo: sé de cierto “compañero” que cobra a las comunidades sus honorarios con IVA, pero realmente no declara las facturas, es decir, que ese IVA se lo queda. Por tanto, parte con un 21 % de ventaja respecto a los que cumplimos la ley. Esto, además de otras prácticas (pagar en negro a sus trabajadores, cobrar comisiones de proveedores…) le permite bajar sus honorarios hasta límites que los demás no podemos alcanzar. Las comunidades que se basan únicamente en el precio, le elegirán a él antes que a otros porque es «más barato». Total, que los que actúan bien se quedan con cara de tontos y sin trabajo, y no me extrañaría que alguno diga: pues vale, pues yo también.

      Iba a poner más ejemplos, pero los dejaré para un artículo que tengo pendiente sobre este tema.

      P. D. Oiga, ¿valiéndose de mi blog para pedir indirectamente el voto para Equo?… ¡Muy bien que hace! :P

      Responder
      1. En realidad sí hay inspecciones de oficio, y puedo dar fe porque llegan expedientes a mis manos de gente que estaba cobrando paro y trabajando (que fueran o no conscientes de ello es otra historia). Lo que ocurre es que los inspectores son pocos, puteados tanto por tirios como por troyanos, y que algunas prácticas son imposibles de demostrar sin testimonios. Por ejemplo lo que he comentado de los 6 días de trámite, o las jornadas reales en agricultura.

        En cuanto a lo de EQUO, creo que es más bien a la inversa. Cuando lo releí antes de enviar pensé en cómo me había metido en un partido tan complejo, si yo soy un urbanita de toda la vida, poco o nada sospechosos de ecologismo. Dudo que le haya hecho un favor a los eco-compis con mi descripción, pero gracias de todas formas por darme permiso para meter cuñas publicitarias. Te lo recordaré en mayo :)

        Saludos.

        Responder
        1. Sé que haberlas, haylas, pero es más fácil que te toque la lotería. Me quejo de lo mismo que tú, que es lo mismo que han denunciado tantas veces los inspectores de Hacienda: no se ponen medios. Y ya podemos suponer por qué: no quieren tirar piedras contra su propio tejado (caja b del PP, tarjetas de dinero negro…).

          En mayo igual vuelvo a meter una “cuña” yo ;)

          Ah, lo de “empresaurios” que me comentas por ahí arriba que te ha gustado tampoco es mío, lo oí o leí vete tú a saber dónde, así que todo tuyo.

          Responder
  4. Esta segunda diatriba será más corta, por hablar de los trabajos durante los estudios superiores.

    Yo estudié por la UOC – la Universidad 2.0 de Catalunya – y allí lo han resuelto: el exámen final no versa sobre el temario, sino sobre los trabajos de evaluación continuada.
    Si en una práctica el enunciado era “cuanto suman 2+2”, no te preguntan el resultado, sino qué respondiste en la prueba, y cómo lo justificaste. La nota se fija por promedio de la obtenida en los trabajos, y el examen final es binario: pasa/no pasa.
    Para el estudiante serio facilita mucho el examen, para el poco serio es algo más complicado colarla (no imposible, sólo algo más complicado).
    Vamos, que sistemas para detectar los trabajos de alquiler hay, pero Universidades sin imaginación hay muchas más.

    Responder
    1. Respecto a este tema, poco puedo comentar (nunca estudié en una universidad) pero el método me parece bastante bueno, ¿Mejorable? Como todo en la vida

      Responder
  5. Gran post Salvador. Ánimo a tu amiga. Yo, no se, pero creo que no sería capaz de aguantar eso.

    A mí, por suerte, me ha tocado uno del grupo minoritario, un jefe amable, comprensivo y que dice las cosas con educación y respeto

    Responder
    1. Me alegro de oír eso, Miguel. Fíjate, te veo tan sensibilizado con el tema del empresario explotador, que siempre he dado por hecho que eras uno de los que los sufren en sus propias carnes.

      Me ha gustado lo que le contestas a Vicente Juan: “Las empresas no son ONG´s, pero tampoco talleres esclavistas”. Es así, y es que el cuento de que los empresarios crean riqueza… Lo que crean son puestos de trabajo, y estos pueden ser buenos, malos o regulares. Y como ya dijimos por aquí, para el 90 % de ellos, e igual me quedo corto, esos puestos de trabajo son “beneficios colaterales”.

      En ese sentido, no me gustó nada la intervención de Risto en la entrevista que le hizo a Pablo Iglesias*, cuando saltó a defender a los empresarios como él (como Risto) con la frasecita de marras: “son los que generan empleo, los que crean riqueza”. Pablo le contestó que él no podía compararse con los grandes empresarios, y Risto replicó que ya le gustaría a él ser como ciertos famosos emprendedores, y citó varios nombres (Amancio Ortega, Isidoro Álverez, Emilio Botín…), opinando que “habría que ponerles un monumento en cada plaza”. Sin embargo, olvidó comentar que algunos de esos prohombres mantienen sus fábricas en otros países para valerse de mano de obra prácticamente esclava, a veces incluso niños, por no hablar de la ingeniería financiera para no pagar impuestos en España. ¿Le gustaría ser como ellos? A mí no.

      Los empresarios pueden crear riqueza (colectiva, se entiende), o miseria, miedo y angustia. Depende.

      * El fragmento de la entrevista en el que habla de los empresarios empieza en el 27:10.

      Responder
      1. Si, ya viera ese fragmento de entrevista. Lo de Risto, pues que quieres que te diga, si antes no me caía bien, después de esto, lo tengo más que crucificado. Amancio crea muchos puestos de trabajo, si, pero por “obligación” (beneficios colaterales como bien dices tú). Y si no se lleva más puestos de trabajo a Marruecos, por poner un ejemplo, es porque no puede o no le sale rentable económicamente. Serán referentes cuando creen buenos puestos de trabajo

        Responder
        1. ¡Ostras Miguel…!!

          El día que vi la entrevista de Risto a Pablo Iglesias, me quedé muy decepcionada con el ejemplo que puso de Amancio Ortega como empresario ejemplar… Y Pablo estuvo lento, flojo diría yo, al no responderle que en realidad Inditex se enriquece fabricando en países subdesarrollados, con mano de obra muy barata y a saber en que condiciones laborales… Aparte de que lo/as dependientes de sus tiendas, trabajan mucho por poco.

          Y disculpa si me he metido en vuestra conversación, pero no he podido evitar callar.

          Responder
          1. Hola María, aquí siempre serás bien recibida. Más que lento, yo creo que intentó quedar bien. Me explico: Si llega criticar a Amancio abiertamente, decir que esclaviza a muchos trabajadores, la gente se le echaría encima. Ya sabéis que aquí el señor Ortega tiene muchos admiradores (como si fuera un dios). Si discurso se basa en criticar a los políticos (y ahora a CCOO y UGT) pero de los empresarios no dice nada, ¿Por qué?

            Responder
            1. Este es el quid de la cuestión… ¿Qué pasa con Pablo Iglesias y Podemos? Pues que su teoría es lo que este país necesita, aunque la práctica está por demostrar. Creo que es difícil, y más en un país como el nuestro, que pueda ser llevada a término.

              Tengo que decir que yo, en las Europeas, les voté pero para unas Generales tendría mis dudas. No les veo yo capacitados, por el momento, para gobernar España. Necesito creer que podemos cambiar y Pablo me dio lo que necesitaba, ilusión.

              Y aún creo que hay un gran segmento de la población, en el cual me incluyo, que debemos movilizarnos ¿Cómo? No lo sé, pero debemos.

              Un saludo Miguel.

              Responder
  6. ¡Saludos Salva!!
    Tengo que confesar que ayer, al recibir por mail tu nueva entrada, me llamó mucho la atención el título de la misma. Y me explico, yo estudié arquitectura y lo estuve compaginando con un trabajo en un Estudio dónde me utilizaban de mano de obra barata con la excusa que allí aprendía y que luego, al acabar la carrera, tendría prácticas en el duro y competitivo mundo de los arquitectos. Claro que mi historia tiene unos cuantos años de separación con la de tu amiga, y también algunas excepciones. Aunque lo importante es realmente la explotación a la que someten los “ya posicionados” con los pobres jóvenes de futuro negro.
    Y no solo pasa lo mismo en esta carrera en concreto, sino en la gran mayoría, e incluso en algunas que estás como becario, lo que significa que ni siquiera cobras y además aún tienes que besar el suelo que pisan tus jefes por darte la “magnífica” oportunidad de hacer prácticas que luego se supone que te sirven para tu currículum vitae…
    Es una vergüenza el sistema educativo-feudal que sigue existiendo en este país. Y si las cosas siguen así, pronto nos vamos a quedar sin buenos estudiantes, pues la mayoría se largaran a países más evolucionados en el sistema educativo… con las consecuencias que este hecho significa.
    Y como tú ya te explicas muy bien, creo que no hace falta anadir nada más. Bueno, me gustaría poder abrir la mente de los que dicen que nos gobiernan, pero eso es imposible pues ellos ya tienen sus planes muy bien preparados: seguir en el poder para seguir robando.

    Responder
    1. Claro. La idea es la que defendía Mónica Oriol, no por casualidad presidenta del Círculo de Empresarios: ¿cómo que tengo que pagarles a chicos que empiezan y no valen para nada? Esos inútiles que me paguen a mí, que les estoy haciendo un inmenso favor.

      ¡Saludos, arquitecta!

      Responder
      1. En este país tenemos un gran problema ¿He dicho uno? Muchos, sería lo suyo… y Mónica Oriol es otro de ellos. Según ella, y entramos en otro terreno, las mujeres de entre 25 y 45 años no somos demasiado bienvenidas en las empresas pues las blindamos…

        Antes de los 25 somos mano de obra barata, con la excusa que somos inexpertos y necesitamos prácticas, y después de los 45 es difícil que te contraten. Houston, we got a problem!!

        Saludos de una arquitecta que, por cuestiones de la vida, estoy ejerciendo otra profesión. Que ironía…

        Responder
      2. Vaya Salva… en mi respuesta de tu respuesta, valga la redundancia, a mi comentario, he cometido una falta de ortografía, o de composición, en una frase en inglés. Imperdonable… tantos años de estudios tirados a la basura en un momento…

        Lo correcto seria “Houston, we’ve a problem”. Entre las prisas y el teclado inteligente de mi smartphone, otra redundancia, han acabado con mi prestigio… lo mejor es que vuelva a coger un lápiz y un papel y escriba de ni puño y letra… ;))

        Responder
  7. Pandora Groovesnore 15/10/2014 a las 9:24

    El empresariado rancio se ha hecho fuerte en esta sociedad débil. A este paso, si no lo remediamos, nos encontraremos en la Edad Media, trabajando como aprendices y oficiales para el maestro, sin cobrar, sin posibilidad de ascender, y con el sambenito colgado del “no te quejes que tienes trabajo”… ¿Cómo hemos transformado una maldición bíblica en el sueño dorado de nuestra vida? Algo va mal…

    Responder
    1. ¡Saludos Pandora!!
      Ayer, después de escribir mi comentario, me vino a la cabeza que en vez de vivir en el neoliberalismo, en realidad lo que estamos es entrando en el neofeudalismo…
      Gracias por haberlo dicho tú ;)

      Responder
      1. No os metáis con el feudalismo, que podría ser nuestra salvación y le tengo un cierto cariño.
        No sé si conocéis el trilema de Rodrik aplicado a la política, que dice que de tres posibles ámbitos de soberanía – la democrática o popular, la nacional-estatal y la global – sólo dos de ellos son posibles simultáneamente. Los gobiernos estatales lo saben y por ello tratan de elegir la díada más conveniente para su spervivencia. Por ejemplo, los estados centrales con Alemania a la cabeza apuestan por reducir la soberanía global, encarnada en este caso en la Unión Europea, y refuerzan el poder del Consejo frente al Parlamento y la Comisión. En el caso de España, que tampoco tiene poder a nivel global, su supervivencia pasa necesariamente por un proceso de centralización y restricción de la soberanía popular. Estamos en guerra, y no morirán sin lucha.
        Uno de los posibles escenarios de futuro en el que los estados ya han desaparecido o están en esa vía es justo el pre-renacentista (o neo-feudalista) con ciudades-estado unidas en redes globales de decisión y cooperación. Un feudalismo 2.0.
        Entiendo el punto de María acerca del regreso al sistema de gremios (que por cierto nacieron en la Edad Media, pero se extendieron a través del renacimiento hasta la edad moderna), sin embargo un feudalismo democrático tampoco tiene por qué ser una mala cosa, siempre y cuando por el camino consigamos doblegar a los Estados…
        Os recomiendo echar un vistazo a la descripción de feudalismo que ofrece la wikipedia, porque al menos ésto os tiene que sonar: “Feudalismo es la denominación del sistema político predominante en la Europa occidental de los siglos centrales de la Edad Media… caracterizado por la descentralización del poder político; al basarse en la difusión del poder desde la cúspide … hacia la base donde el poder local se ejercía de forma efectiva con gran autonomía o independencia …”. Sustituid el concepto de señor feudal por parlamento regional, y ahí cerca estaremos.
        Ojo, no confundir con neo-feudalismo que ahí os tendría que dar toda la razón.
        Saludos.

        Referencias:
        Sobre el trilema de Rodrik: http://economia.elpais.com/economia/2012/02/17/actualidad/1329484828_029531.html
        Los gremios: http://es.wikipedia.org/wiki/Gremio
        Feudalismo: http://es.wikipedia.org/wiki/Feudalismo
        Neo-Feudalismo (en inglés): http://en.wikipedia.org/wiki/Neo-feudalism

        Responder
        1. ¡Saludos Vicente!!
          Gracias por tu comentario, es bastante completo aunque he tenido que leerlo un par de veces para empezar a entender algo de lo que explicas. No soy una entendida en ciencias políticas, aunque de historia sí tengo nociones, pero siempre me gusta aprender.
          Seguiré tu consejo y buscaré la definición de feudalismo pues yo tengo un concepto pero me falta información para poder contestarte como me gustaría.
          Lo que puedo asegurarte es que estoy muy cabreada de como funciona este mundo y tiempo en el que nos ha tocado vivir. Y yo sola no puedo cambiar nada aunque callar no lo van a hacer. Y creo en una Revolución Popular.
          Gracias.

          Responder
          1. Por tu respuesta tengo que decir que mi actitud se diferencia de la tuya básicamente en dos aspectos:

            1) Yo no estoy cabreado. Por mi formación entiendo sus argucias, y me quedo tan alucinado de su desfachatez que ya ni me enfado. Por eso hago lo que puedo para ponerlas al descubierto desde mi blog, aunque confieso que con poco éxito hasta ahora. Igual sería mejor cabrearme.

            2) Soy evolucionario y no revolucionario desde que se me ocurrió verificar en qué quedan las revoluciones unas décadas más tarde: la soviética engendró a Stalin, la francesa a Napoleón, y así. Hay excepciones, pero son tan escasas…

            Como sé que Salva es paciente con el iaio haré un poco de publicidad de mi blog. Si te interesa el trilema de Rodrik te recomiendo leer este artículo previo a las elecciones europeas donde entro más en detalle: https://baladring.wordpress.com/2013/12/14/por-que-europa-iii-las-opciones-del-gobierno/

            Aparte de esto, encantado de conocerte y saludos.

            Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.