PP: se nos rompió el honor

Saludos, honorables lectores. Hoy nos quitamos la mordaza para hablar de las múltiples y fugaces demandas interpuestas por el PP para, dicen, defender su «buen nombre».

 

PP: se nos rompió el honor (de tanto usarlo)

Las noticias sobre el recorrido de las denuncias interpuestas por el PP y algunos de sus miembros a raíz de la publicación de los papeles de Bárcenas (es decir: de las pruebas de la contabilidad b de este partido, vamos a hablar claro), han ido pasando bastante desapercibidas. Es normal, los medios tienen revelaciones más importantes con las que llenar sus cabeceras y sus telediarios, como la de los testículos de los leones del Congreso, o el calor que hace en verano.

El modus operandi es siempre el mismo: se amplifica la información de la demanda, o de la amenaza de la misma («Cospedal denuncia a Bárcenas»; «Aznar denuncia a El País»; «El PP se querellará contra todos»…), pero cuando finalmente la amenaza se queda sólo en eso, en un farol, o cuando se retiran o se pierden las pocas denuncias que sí llegan a ponerse, la noticia se silencia o se esconde en una esquinita. Típico de nuestra prensa.

 

Retrocedamos un poco. Cuando surgió todo esto, el PP se puso muy digno y amenazó con denunciar hasta el apuntador. Sin embargo, y a pesar de que el escándalo lo destapó El Mundo, el partido de la gaviota sólo fue contra El País. Aquí me dirijo a la buena gente de derechas, a los que no quieren ser cómplices de los corruptos (con los demás, los que votan a «su» partido manque robe, para qué perder el tiempo): ¿no os dio que pensar esta forma de actuar? ¿No os hizo sospechar? A El País sí y a El Mundo no, ¿por qué?

Esa demanda del PP la firmaron además Mayor Oreja, Ángel Acebes, Javier Arenas y Rodrigo Rato (Rajoy no, en su línea).

Ya os estoy oyendo a algunos damnificados por el periodismo panfletario. Repito: el PP no ha denunciado nunca a Bárcenas. Es verdad que en la demanda contra El País mencionaban también de pasada al «autor de los falsos papeles», pero no hubo ni ha habido desde entonces una denuncia contra Bárcenas como tal. Lo de El País fue una manera de salir del aprieto, una salida indigna, pero salida al fin y al cabo. Además, contaban con sus fieles escuderos, que se prestaron a titular sin sonrojarse, como La Razón: «El PP denuncia a Bárcenas». Con un par.

Las únicas denuncias que hubo de verdad contra Bárcenas fueron las de Ana Palacio y María Dolores de Cospedal, a título personal. Pero desde el partido, nada. Y por parte de Rajoy, menos que nada.

viñeta La Razón, humor, como a los tontos
 

Honor con fecha de caducidad

Por su parte, Cospedal retiró su denuncia contra El País apenas ocho meses después de interponerla (¿honor con fecha de caducidad?). Casi a  la vez, tanto el PP como los cuatro jinetes firmantes siguieron a Cospedal y retiraron también la suya. ¿Ya no les importaba su honor? Así pues, sólo quedaba la demanda de Cospedal contra Bárcenas… Y la secretaria general perdió.

¿Y Ana Palacio? A esta buena mujer, metida últimamente a abogada de Berlusconi, en un primer momento ni siquiera le admitieron a trámite la querella. Después, confieso que no sé cómo ha quedado la cosa. Aunque mi memoria no es mala del todo, por respeto a vosotros reviso las hemerotecas antes de escribir un artículo, para minimizar los fallos e incluir algún enlace, pero en esta ocasión no voy a perder tiempo buscando el destino de la demanda: apuesto a que se diluyó también en el limbo de las denuncias peperas.

 

Aparte del PP, otro que denunció a El País fue José María Aznar. Al ser preguntado al respecto en una entrevista en Antena 3, respondió con su humildad y buen rollo habituales que sólo esperaba que Prisa fuera solvente cuando llegara el momento de indemnizarle, aludiendo a la mala situación económica de la empresa propietaria de El País. Pues mira por donde, el vaquero ya ha perdido dos veces e incluso le han condenado a pagar las costas.

Por cierto, de tal palo, tal astilla: «José María Aznar Botella, hijo del ex presidente del Gobierno, ha perdido la demanda que presentó contra la diputada de UPyD Irene Lozano».

 

Mentiras gratuitas

Antes de demandar al periódico de Prisa, cuando negaban la autenticidad de los mal llamados (el lenguaje puede ser un arma de manipulación) «papeles de Bárcenas», aseguraron a través de Cospedal que el PP denunciaría a su ex tesorero «esta semana». Eso fue a finales de febrero de 2013. La semana se ha convertido en casi un año y medio, y nada ha pasado. ¿Y qué? Con el periodismo de rodilleras que tenemos y el paripé de las «ruedas de prensa» sin preguntas, en España los políticos pueden mentir lo que quieran con total impunidad.

Contra Bárcenas no (insisto: ¿no les da que pensar, señores votantes del PP?), pero contra El País, sí, como hemos dicho, y contra Izquierda Unida, también… o casi: anunciaron con muchas alharacas que iban a emprender acciones legales contra este partido por «lesionar el honor y la dignidad del PP». Fue una torpe manera de intentar contrarrestar la demanda que habían interpuesto previa y conjuntamente IU, Ecologistas en Acción y otras asociaciones contra varios empresarios y miembros del PP (Trillo, Rato, Acebes y Mayor Oreja, entre ellos), por las comisiones ilegales, cobro de sobresueldos en negro, etc. De la amenaza hace ya más de un año, pero de denunciar a IU, nada, que no está la cosa para perder y quedarse con cara de tontos. Lo único que hicieron fue solicitar un acto de conciliación. Para los que no estéis acostumbrados a patear los juzgados, esto es una especie de aviso o intimidación, una oportunidad que da el demandante al demandado de rectificar antes de llegar a mayores. Algo así como: «si te retractas públicamente de lo que has dicho, no vamos a juicio». Sin embargo, a pesar de que en dicho acto Izquierda Unida no se achantó y volvió a ratificarse, la tan cacareada querella nunca llegó. Igual se les ha olvidado.

Recientemente, Álvarez Cascos (según la contabilidad que llevaba Bárcenas, Cascos se encontraría entre los mayores receptores de sobresueldos en negro) ha denunciado a Enrique Santiago, uno de los abogados de la llamada Querella Bárcenas, aunque nuevamente a título particular (Cascos ni siquiera pertenece ya al PP). Quizá a algunos os suene el nombre del demandado: es el dirigente de IU al que un ex guardia civil le rompió un dedo al intentar reventar el día antes de las elecciones europeas, martillo en mano, un mitin de este partido.

 

Así que, resumiendo:

  • Aseguraron que el PP denunciaría a Bárcenas en marzo de 2013. Casi año y medio después, creo que podemos afirmar ya que mintieron.
  • Amenazaron con denunciar a IU por haberse querellado contra ellos a raíz del caso Bárcenas. Ha pasado un año y la amenaza se la ha llevado el aire.
  • El PP y varios de sus miembros emprendieron acciones legales contra El País para retirar la denuncia ocho meses después.
  • Cospedal demandó a Bárcenas y perdió el juicio.
  • Aznar denunció a El País por presentarle como perceptor de sobresueldos e incluso como ideólogo de este sistema de pagos. El juez ha desestimado dos veces la demanda y Aznar ha sido condenado a pagar las costas.

 

Para finalizar, os dejo el enlace por si os queréis adherir a la querella contra el PP y los empresarios (yo lo hice en su momento). Es aquí.

se nos rompio el amor

Música: Se nos rompió el amor, por La Shica (compuesta por Manuel Alejandro para Rocío Jurado).

Crédito del bolígrafo-pistola de la imagen de cabecera: Associated Press. Con esto se diría que firma el PP sus demandas (y muchas de sus leyes).

También te puede interesar:

7 sin mordaza

  1. Saludos honorable bloggero,
    Antes de iniciar mi comentario, quisiera disculparme ante ti de mi ausencia. Aunque no haya escrito nada en tus últimas entradas, muy buenas, como siempre, las he leído en la sombra. Y como una es una asalariarda, suerte pensarán muchos, me debo a un contrato y unos horarios que últimamente me han tenido algo ocupada. Pero mira tú por dónde, que julio ha llegado y con él también la jornada “intensiva”, la cual me deja las tardes semi-libres.
    A lo que vamos, ¿puedo usar palabrotas? Supongo que sí, pues me cago en los PPeros y otros políticos, que para no asumir sus culpas, utilizan la manida estrategia del desvío de la atención de los ciudadanos. Y en vez de asumir sus culpas y errores, que nos están arruinando, se dedican a seguir robando, eso sí, con honor… ¿?
    Estoy pensando en esos clientes pesados que te amenazan en demandarte si no haces tal o cual cosa sin tener razón alguna. Te marean, te hacen perder el tiempo, y lo peor es que te ponen de una mala leche… y ¿para? Nada.
    Pues eso pasa con nuestro desgobierno y muchos políticos.
    ¿Qué añadir a tu artículo? Poco, pues lo explicas alto y claro. No deja lugar a la duda, excepto que seas simpatizante de una panda de sinvergüenzas.
    No sé si podré haber aportado algo nuevo, difícil, pero me he quedado muy a gusto, tanto leyéndote como escribiendo.
    Una de tus honorables, y además de verdad, te saluda.

    Responder
      1. Saludos Miguel,
        La verdad es que de lo que lo tengo ganas es de preguntar a los votantes del PP es precisamente, tal y como están las cosas, cómo es posible que los sigan defendiendo… Pues oyes a cada uno decir unas barbaridades que se te cae el alma a los pies…
        Pero claro, si después del gran robo que nos están colando aún siguen apoyándoles, poco se puede preguntar. Yo creo que son robots programados…

        Responder
  2. PP, expertos en vender humo. Y por lo que se ve, su táctica funciona (esa y la de comprar los medios para manipular información). Que fácil es cuando tus electores tienen una memoria tan corta…
    PD: Adherido

    Responder
    1. Si fuera sólo problema de memoria… Pero me temo que el fanatismo tiene mucho que decir aquí. También el miedo. El otro día un empresario de derechas, de los pequeños, echaba pestes del PP, asqueado. Que esto es intolerable ya y tal. Cuando siguió la conversación me reconoció sin embargo que en las europeas les votó porque «no podemos arriesgarnos a que gobiernen los piojosos». Así los corruptos lo tienen muy fácil.

      P. D. No esperaba menos ;)

      Responder
  3. Uy… mi honor a quedado a medias… y con esto estoy dando a entender que tanto escribir y va y me salto un párrafo, y muy importante.
    Me refiero al de los medios de comunicación y sus manipulaciones. Da asco leer, o ver en la tele, noticias vanas, y para lo que te cuentan un poco relevante, más valdría que callaran. Pero dios dinero manda, y mucho, y tipejos como Marhuenda viven su momento, en otras épocas impensable.
    ¿Qué ha pasado con los directores de los principales periódicos? Pues todos relevados de su cargo por personas más afines…
    Y ya he dicho lo que antes se me ha quedado en el tintero… digo, teclado.

    Responder
    1. ¡Hola, María!

      De disculparte nada, sólo faltaba. Esto está abierto 24 horas para que os desahoguéis/nos desahoguemos juntos cuando queráis o podáis. Además, ya sé yo que tú eres de las que estás siempre ahí ;)

      Sobre los medios estoy totalmente de acuerdo contigo. Ya lo he dicho alguna vez, pero no me cansaré de repetirlo: el ínfimo nivel periodístico es una de las principales causas de que nos encontremos en este estado de putrefacción sistémica. La prensa no es un contrapoder, al revés, es un lastre que se añade al platillo de la balanza de la corrupción, es la misma corrupción. Si la separación de poderes entre Ejecutivo y Judicial es escasa, algo parecido ocurre entre políticos y periodistas. Parecido no: peor. Estos últimos, en demasiadas ocasiones, son lo mismo, periodistas trabajando y cobrando del partido, siguiendo sus directrices.

      ¡Disfruta de las tardes libres que tienes por delante!

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.