¿Por qué gobierna el PP si España es de izquierdas?

Saludos, herederos del sufragio universal. Hoy nos quitamos la mordaza para intentar responder a esta inquietante pregunta.

 

¿Por qué gobierna el PP si España es de izquierdas?

—Porque la gente de izquierdas no vota. Fin. Vámonos a la playa.

—Espera, desarrollemos esto un poquito más. Había pensado ilustrar el asunto con una anécdota personal de las que suelen gustar a los lectores de Vota y Calla.

—Todo para acabar diciendo lo mismo, qué rollo de tío…

 

En fin. La cosa es que la víspera de las pasadas elecciones europeas venía yo de comerme un arroz negro, acompañado de su media botellita de vino…

—¿Ves como tú también tienes ganas de jarana? Te traiciona el subconsciente, muchacho. Déjate esto y vámonos a la playa.

 

Fotografía vino San Clodio, vino José Luis Cuerda

Pedimos un Ribeiro al azar, y resulta que la bodega es de José Luis Cuerda (“Amanece, que no es poco”)

 

—No seas gandul. Pero es verdad que me estaba yendo por las ramas… de la parra. El caso es que nos encontramos con un grupo de amigos y conocidos a la puerta de un restaurante playero. En el transcurso de la conversación, cuando surgió el tema, pregunté quiénes iban a acudir a las urnas. Ahí empecé a deprimirme un poco. De las quince personas presentes, sólo dos tenían pensado ir a votar, una a Izquierda Unida, y la otra nulo. La «muestra» de los entrevistados estaba formada por individuos de ambos sexos entre los 25 y los 35 años, así a bulto.

Sus argumentos para no votar, los habituales: que todos son lo mismo, que sólo están ahí para forrarse, que no hay que entrar en su juego, que votar es legitimar esta basura de sistema… También hay quienes simplemente pasaban del tema: «no me gusta/interesa la política».

—¿Y los partidos nuevos? —les pregunté.

Caras de no saber qué les estaba contando.

—Ya sabéis: Podemos, Equo, el Partido X, el Partido Pirata, Movimiento RED

Caras de estar asistiendo a un discurso en inglés de Ana Botella. Sí, alguien creía haber visto un cartel; otro había oído hablar de UPyD.

Les mencioné a Pablo Iglesias, Elpidio Silva, Falciani… Y ahí ya obtuve algo más de entendimiento, aunque ni mucho menos unánime. Recordé la alternativa útil a la abstención, consistente en votar a Escaños en Blanco: tampoco les sonaba de nada.

 

Esta anécdota pone de manifiesto dos circunstancias. En primer lugar, el fallo (probablemente intencionado) de comunicación de la democracia española, que gasta cantidades ingentes de dinero público en las campañas de los grandes partidos, mientras ningunea al resto. Las campañas son un reflejo de nuestra injusta ley electoral; de la vida, incluso, si queremos ponernos trascendentes: se beneficia siempre al que menos lo necesita.

También puede resultar interesante para los acostumbrados a discutir de política en las redes sociales. A veces olvidamos que Twitter es un «pueblo», y que no debemos extrapolar lo que leemos ahí con el conjunto de la población. A pesar del indiscutible éxito de Podemos, la verdadera ganadora en las pasadas elecciones europeas fue la abstención.

 

imagen abstención elecciones europeas 2014 España

Crédito: Mayhem Revista


 

El fenómeno Pablo Iglesias, si se toma con algo de perspectiva, si uno se aleja de las redes sociales, disminuye mucho de tamaño. Quien se separe del móvil o del ordenador comprobará que la «gran campaña» televisiva, la supuesta «conspiración» para promocionar a Podemos en detrimento de UPyD e IU, no era tal. Resulta que el día antes de las elecciones europeas había un gran colectivo de ciudadanos que no tenían ni idea de qué era eso de Podemos. Y los otros partidos, ni te cuento.

 

Por otro lado, lo que os he contado nos revela una tara constante de la izquierda, que pierde potenciales votantes en cada elección. Porque sí, esta gente de la que os hablo es de izquierdas, a pesar de que no todos se lo hayan planteado. Los conozco (a unos más que otros), son personas preocupadas por las causas de los desfavorecidos, que prefieren el bien común a la ley del más fuerte, incluso aunque eso les perjudicara; están a favor de lo público, del estado del bienestar; algunos de ellos han viajado de voluntarios al Sáhara para ayudar, otros colaboran con ONG… Se indignan ante las agresiones al medio ambiente, también están radicalmente en contra de cualquier maltrato animal (allí había al menos cinco perros, dicho sea de paso); no tienen nada que ver con la falsa moral cristiana, disfrutan de su sexualidad con libertad, no ven más dañino un porro que un whisky; tampoco justifican los abusos policiales, sea cual sea su fin, jamás sacrificarían su libertad en aras de una hipotética seguridad; aborrecen el franquismo y sus secuelas…

Si votar fuera obligatorio en España (no lo planteo como algo deseable, es una hipótesis de la que me sirvo para plantear una teoría), estoy convencido de que la mayoría de ellos, si no todos, optarían por partidos de izquierda. Sin embargo, no votaron. Y en su misma situación se encuentran un buen número de españoles, especialmente de los dieciocho a los treinta y tantos. Esa es, al menos, mi percepción, y no vivo inmerso en una burbuja roja, precisamente. No obstante, si algún hereje duda de mi infalible clarividencia puede acudir, por ejemplo, al último CIS.

Si diéramos por cierta esta teoría, la inmediata conclusión es clara: la abstención beneficia directamente a la derecha. Personalmente, considero que si la abstención no fuera tan alta (9.700.000 en las últimas elecciones generales, 10.360.000 si sumamos los votos nulos y en blanco, casi lo mismo que el partido más votado), la derecha tendría muy difícil gobernar en España. Al menos, valiéndose de las urnas (distinto es que se marcaran otro 36).

¿Qué debería hacer la izquierda, entonces? Lo analizaremos en la próxima entrada (se admiten sugerencias).

 

—Total, lo que yo te había dicho, que gobierna la derecha porque la izquierda no vota. Vámonos a la playa, anda.

—Ahora sí.

* Nota: para escribir este artículo, se ha tomado como «derecha» exclusivamente al PP.

 

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Música: This is not a song, it’s an outburst (The establishment blues)de Rodríguez

“Public gets irate / but forget the vote date” (la gente se indigna pero olvida la fecha de las elecciones)

 

También te puede interesar:

  • España hecha CISco
  • España prefiere la izquierda
  • El PP te agradece que no votes
  • Voto obligatorio, ¿por qué no?
  • Los votantes de Hamelín
  • 36 sin mordaza

    1. Si hay una cosa que admiro de la derecha, es que sus partidarios van a votar, sí o sí. Últimamente también se da el caso de los ciberrevolucionarios, que ponen el grito en el cielo ante cualquier injusticia o caso de corrupción en las redes… pero después, a la hora de ir a votar y tener la oportunidad de cambiar las cosas, me salen con lo de que “van todos a robar”, “a chupar del bote” y demás mantras. Por propia experiencia, en el caso de que les informes que hay alternativas como Podemos o Equo, se muestran escépticos, hacen gala de esa actitud tan española de “estar con la mosca detrás de la oreja” y, ante lo desconocido, esgrimen los mismos argumentos con que los medios atacan a estas formaciones (ETA, Venezuela, me quitarán la casa). Es como si estuvieran encerrados en una jaula, la puerta se abriera y no salieran al exterior porque, aunque cautivos, están en su zona de confort; es lo que conocen.
      Por tanto, tal como yo lo veo, el principal problema es una mezcla de escepticismo y dejadez.
      Saludos!

      Responder
      1. Al hilo de lo que comentas, yo clasifico a quienes afirman ser de izquierdas en cuatro categorías:
        – Coyunturales, que son de izquierdas pero sólo votan cuando pueden identificarse con algún programa electoral, y confían en quien lo proponga.
        – Estructurales, que forman el suelo electoral de los partidos. Son inasequibles al desaliento y creen firmemente en lo que sea que les haga votar a un partido determinado. Incluso cuando son de izquierdas y su partido es el PSOE en el gobierno.
        – Posturales, que afirman ser de izquierdas porque mola. En general no distinguen una acción social de una alpargata, jamás han ido ni irán a una manifestación, pero es que ser del PP es tan, taaaannn vulgar…
        – Pijoteros, que jamás estarán lo bastante satisfechos con los partidos de izquierdas como para votarles. Una anécdota: escuché a un tipo que se ufanaba de que se iba a abstener hasta que las listas fuesen abiertas. Ni se le ocurrió que para ello primero habría que votar a alguien que lo proponga.
        Sólo los primeros – una minoría – y los últimos – núcleo duro de la abstención y el voto en blanco inútil – leen programas electorales, o se informan de las opciones y propuestas. Y los pijoteros lo hacen para buscar su excusa de turno.
        Escéptico,
        Vicente Juan.

        Responder
        1. Tomo por buenas tus cuatro categorías, aunque podríamos sacarnos del teclado otras cuantas. Y visto así, creo encontrarme principalmente entre los coyunturales, con un toque de pijotero. ¿Me convierte eso en un coyunturero?

          Tu ejemplo sobre las listas abiertas me ha hecho sonreír. Ayer hablaba con una persona que me comentaba que es un error votar con una ley electoral tan injusta. Que la ley es injusta, lo tenemos claro: tú mismo, sin ir más lejos, lo has explicado perfectamente en tu blog y en otros sitios. Pero ¿no sería más lógico, en lugar de abstenerse, votar a un partido que proponga cambiar la ley electoral para hacerla más proporcional? La respuesta fue, básicamente, que no porque… no.

          Responder
          1. Supongo que casi todo el mundo ha oído hablar del gato de Schrödinger (y si no, está en la wikipedia). Hasta que no estamos frente a la lista de papeletas, todos somos los cuatro a la vez, pero cuando metemos el papelico en el sobre forzamos nuestra naturaleza a tomar una determinación de estado, y votamos (o no) como uno de esos cuatro.
            Claro que igual hay que cambiar de filosofía y aplicar la navaja de Occam (también en la wikipedia) deduciendo que lo que parece es lo que hay, y que tenemos el gobierno que nos merecemos como pueblo.
            Personalmente prefiero la física cuántica, da más juego.

            Responder
            1. Je, je. Al final me vas a caer bien. Resulta que has topado con un friki de la física «rara» en general (la relatividad y todo eso) y de la cuántica en particular. Si te gusta el tema, igual ya conoces este sitio, es de lo mejorcito que encontré en su momento, muy bueno para iniciarse: El Tamiz.

              Responder
      2. Qué bueno leerte de nuevo, David.

        Tienes toda la razón, pero no sé si «admirar» sería el verbo más adecuado. No me gusta la gente que vota a un partido contra viento y marea, haga lo que haga ese partido. Ni los del «voto útil», los que acuden a las urnas con la nariz tapada, los del «mal menor», los del miedo al otro… Me parece que por culpa de esta gente (de izquierda y derecha, más numerosa entre los votantes del PP, como tú bien dices) estamos como estamos. Son cómplices.

        Los medios de comunicación, la zona de confort, escepticismo, dejadez… ahí van unas cuantas claves, sí.

        ¡Un saludo!

        Responder
    2. Hola Salva. Sabes que me encantan tus artículos y tu estilo, pero en este caso me temo que estás comiendo los frutos del árbol envenenado: extraer datos sin cocinar del barómetro del CIS y relacionarlos con la intención de voto es muy arriesgado. Hay muchas razones para afirmar esto, pero no las voy a incluir para no extenderme en demasía. Baste hacer constar que en abril 2011 la media del sentimiento de izquierdas en España era 4,75 y un mes después, cuando ya venció el PP por goleada, pasó a ser del 4,93. Voluble indicador, y más cuando depende de nuestra sinceridad al hablar de sentimientos (especialmente los tíos), y más aún al responder a una encuesta.
      Saludos, Vicente Juan.

      Responder
      1. Vicente, ya te echaba yo de menos por aquí ;)

        No sé si tu comentario iba en esta entrada o en la anterior, la del CIS. En cualquier caso, al lío: mi opinión de que la mayoría de españoles somos de izquierdas no se basa en dicha encuesta. Es una impresión personal que no tengo manera de probar, como tampoco la tiene el que considera que hay un 50-50. En el artículo anterior me apoyaba en el CIS, pero sin dar por sentado que el famoso barómetro sirva de argumento definitivo ni mucho menos. Y en este recurro a una anécdota personal con un grupo de conocidos, pero estamos en las mismas.

        Igual en la siguiente entrada añado algunas otras “pruebas”, pero la carga principal de mi argumento se basa sobre todo en intuición y experiencia vital, por lo que cada uno tendrá su punto de vista al respecto.
        Ya que estamos, ¿qué dirías tú? ¿Que estamos en el 50-50, que són más los de derechas…?

        ¡Gracias!

        P. D. Eh, yo soy muy sincero aunque sea un tío XD ¡Y sensible! Anoche mismo me pegué una llorera con Before sunrise, ¡ja, ja!

        Responder
        1. No conozco estadísticas fiables, y llevaría tiempo crear un indicador compuesto, pero si tengo que hablar de mi impresión personal el español promedio sería un revolucionario en el bar, un santo en misa, un líder en la salita de estar de su casa, y un conservador en las urnas.
          Entiéndase aquí conservador como alguien que oscilará en torno a un centro ideal, eligiendo a un partido que se percibe como capaz de gobernar de forma conocida, sin grandes innovaciones.
          Y esa es la razón por la que entiendo que el CIS (que pregunta por sensaciones, sin tratar de ahondar) arroja un resultado centrista, ligeramente escorado a la izquierda, que me parece muy poco fiable. También explica por qué decimos que el PSOE es un partido de izquierdas, pero lo votamos (entiéndase la primera persona del plural como retórica) porque en el fondo sabemos que no lo es.

          Responder
      1. Claro, Lambertus. Es una opinión personal, ya lo digo en el artículo :)

        Por otro lado, se puede estar de acuerdo con la teoría de que la mayoría de españoles (especialmente los jóvenes) son de izquierdas, sin que eso te guste ni te deje de gustar. Conozco a más de una persona de derechas que piensa como yo y se alegra mucho, por tanto, de la poca participación electoral que hay en este país (y en tantos otros, por desgracia).

        Responder
    3. Pandora Groovesnore 19/08/2014 a las 14:08

      Querido administrador, vives en un país de votantes pendulares, sin conciencia social, en el que unas elecciones no las gana un candidato sino las pierde el otro. O sea, uno de dos. Literal. Y digo literal porque todavía hay gente -¡¡¡TODAVÍA HAY GENTE!!!- que está convencida de que cada cuatro años tiene que escoger entre el candidato del PSOE o el PP. Punto. No hay más partidos (lo de IU, partidos nacionalistas, animalistas, ecologistas, falangistas, humanistas etc. lo añaden los medios como toque exótico) Oiga pues como lo de votar no es obligatorio y no me gusta uno ni otro… poh me voy a la playa…
      Nos manipulan tanto que las elecciones se plantean como un partido de fútbol, que eso sí lo entiende muy bien la peña: uno gana, otro pierde, no hay posibilidad de empate. Y siempre visto desde esa dualidad: PSOE/PP, izquierda/derecha, socialdemócrata/cristianodemócrata.
      Y a mí esa dualidad no me convence, me chirría mucho lo de izquierda/derecha ¿a quien quieres más, a mamá o a papá? qué quieres que te diga… Bien es cierto que desde las últimas elecciones con mayoría absoluta PP (manda huevos ¡¡¡la auténtica mayoría absoluta es la abstención!!!) estamos viviendo un auténtico regreso al pasado más cavernariomontaraz que yo recuerdo, identificado 100% con esa derecha rancia, casposa, de bigotito estrecho y brillantina, meapilas, uniformada y demás clichés tradicionales de la derecha más tradicional… Qué miedo… Que les den café…
      Así pues los de “derechas” votan en plan acto de fe… “No entiendo el milagro mariano de la recuperación económica pero si ganan los otros fijo que me montan un corralito en cuanto nacionalicen a Botín y cía”
      Y los de “izquierdas” se enzarzan en unas discusiones bizantinas que al final hace que monten su propio partido porque “hay que cuestionar mucho más las cosas, el individuo ante todo, relativismo, estoy de acuerdo contigo pero el matiz de turno distorsiona el mensaje etc.”
      Si como consecuencia de esa “derecha” rancia surge un Frente Popular que aglutine a muchos de “izquierda” me parecerá estupendo, puesto que sus programas son a menudo muy similares, y lo que no presenta uno lo presenta otro u otros.
      Pd: Rodríguez habría desbancado a Dylan, Seeger, etc. de haber tenido un poquito más de suerte en el mundo de la música. Mira que era bueno el tipo!!!

      Responder
      1. Querida presi:

        Sí, el maldito maniqueísmo hace mucho daño. El ejemplo del fútbol también lo he puesto a menudo («Las elecciones son once contra once, ¿no? La política es así. Lo que pasa en el Parlamento se queda en el Parlamento»). Acuérdate del tuit que incluí en esta entrada, por ejemplo. Era de un tío «muy de izquierdas». Lo borró, pero todavía se ve lo que escribió, justo debajo de «futbolítica».

        Así, cuando «su» (je) partido gana las elecciones, salen a celebrarlo igual que si hubiera ganado su equipo de fútbol. Porque se identifican, y ya me dirás qué han ganado ellos. Santa paciencia.

        O los debates (que no son tales, que es un timo ortopédico); los propios medios de comunicación se encargan de plantearlos en términos futbolísticos, este ha ganado y aquel ha perdido. Puagh.

        La cohesión de la derecha se ha visto con el costalazo de Vox en las europeas. Eran muchos los conservadores que decían de boquilla que, hartos de la corrupción y los ramalazos franquistas de este PP, iban a dar su voto a Vox (otros a UPyD, Ciudadanos…), pero al final se ha visto que el miedo ha sido más fuerte (¡que vienen los de la coleta! ¡Santiago y cierra Génova!).

        El Frente Popular también lo vengo pidiendo hace tiempo, pero me da que no vamos a ver nada ni remotamente parecido. Ahora, que igual sí, ya sabéis que yo en política soy más bien pesimista.

        P. D. Qué cultura musical la tuya, Alicia. De cualquier cosa que hablemos, de Calle 13 a Rodríguez, estás puesta. Deduzco que has visto el documental sobre la vida de este último, ya ni te pregunto :)

        Responder
    4. ¡Buenas!
      Nada nuevo bajo el sol, eso es lo que sospecha mucha gente: “la izquierda no gana porque la mayoría no vota” No estoy de acuerdo.
      Hay un vacío ideológico en la izquierda,
      ¿A quién debe votar un izquierdista de hoy en día?
      ¿PSOE? un partido que renuncia a sus ideas, les baila el agua a los grandes bancos, subvenciona a la iglesia, traiciona a los trabajadores… en fin que de izquierdas le queda bien poco.

      ¿a IU? un partido que no sabe transmitir sus ideas y que cuando lo consigue, parecen sacadas de libros de historia, ese discurso parece no ajustarse a las necesidades actuales.

      Luego están los otros partidos de izquierdas (o no) como los ecologistas, los animalistas y demás grupos con preocupaciones diversas, ¿realmente son una opción? me explico: una persona de izquierdas, preocupada por la situación política actual ¿verá como alternativa un partido ecologista?

      ¿Podemos? veremos si pueden… de momento parece que sí.

      Responder
      1. ¡Hola, Otsenre! Hacía tiempo que no te leía, ni por aquí ni en Google +.

        Es que podemos tener razón los dos. Me explico: que la izquierda no gana porque se abstienen muchos más progresistas que conservadores, y que esto ocurre, entre otras cosas, porque hay un vacío ideológico en la izquierda.

        Con las preguntas que te haces sobre el PSOE e IU, coincido al cien por cien. Sobre los partidos ecologistas… Cuando se lee uno el programa de Equo, por ejemplo, se da cuenta de que es “integral”, con apartados sobre economía, derechos sociales… Muy parecido al de otras formaciones de izquierda más “clásica”. Pero ¿quién se lee un programa? Además, creo que les falla bastante el apartado de comunicación (por no hablar de la bazofia de periodismo que tenemos, que no ayuda en nada a dar a conocer otras formaciones aparte de los dos grandes partidos).

        A Podemos y a todo lo que no sea el PP, por lo pronto, van a intentar ponérselo lo más difícil posible esta gente tan demócrata que nos gobierna :$

        Responder
        1. ¡Hola! es cierto, mucho tiempo, en vacaciones procuro alejarme de todo lo que tiene pantalla y teclas..;-)

          Puede que nuestras visiones sean compatibles, que sean algo así como causa-efecto.
          Pero voy un poco más allá, esa buena gente que no vota y se considera de izquierdas o lo parecen, ¿realmente lo son? ha degenerado tanto el discurso de izquierdas y ha habido tanto vacío durante tanto tiempo que la gente, digamos sin interés político, ha ido dirigiéndose hacia la derecha.

          Dicho de otro modo, ese tío que fuma porros y lleva rastas ¿seguro que votaría izquierda? conozco a unos cuantos así que te sorprendería su discurso. Ese trabajados sobre-explotado ¿votará a la izquierda? eso ya no nos sorprende.

          En fin, que me lio a escribir y no paro… como veo mucha gente de ese perfil totalmente reacia a podemos me pregunto ¿habrá perdido la izquierda esa masa social por ese vacío?

          Por cierto, el tema ese de la reforma de la ley electoral… no he encontrado nada en tu blog ¿has escrito algo ya? , es que a mi me llama la atención que desde el PP se empeñen en relacionar tanto a Podemos con Venezuela (demonizándolo) y ellos reformen la ley electoral para su propio beneficio, que es justo de lo que acusan a Chávez…

          Responder
          1. En respuesta a tu pregunta, creo (¿quiero creer?) que no se ha perdido, que esa masa social está ahí, latente.

            No he escrito sobre la reforma de la ley electoral todavía, gracias por el interés ;) . Igual debería ponerme a ello. El que sí lo ha hecho, y muy bien, es Vicente, al que veo que ya conoces.

            Me parece un auténtico disparate, el colmo de la desvergüenza. Y más, sabiendo que Rajoy afirmó en febrero de 2013: «Yo, desde luego, nunca modificaré la ley electoral por mayoría». O las declaraciones de Cospedal hace unos años comparando a Barreda con Chávez por algo parecido. Y estos son los mismos, no nos olvidemos, que se han cargado la justicia universal para contentar a China. El PP comunista-bolivariano.

            La criminalización de Podemos no se sostiene para cualquiera con un mínimo de memoria y objetividad, es lo que viene haciendo el PP con toda persona o grupo que vaya contra sus intereses. El problema es que de esos hay pocos, lo que abunda es la amnesia y el fanatismo.

            Responder
      2. Por alusiones sobre partidos ecologistas, me gustaría puntualizar que a nivel político es un mundo muy amplio. Encontrarás partidos como EQUO, cuyos programas incluyen todas las áreas, es radical en su democracia interna, y el ecologismo es algo transversal que se aplica a nivel macro. Otros partidos son finalistas y enfocan básicamente problemas puntuales aceptando conceptos generales procedentes de la izquierda tradicional para otras áreas – economía, salud, etc – .
        Considero que es una simplificación que nos reduce, pero tomado con las premisas anteriores, EQUO es un partido de izquierdas en lo social y económico, aunque buena parte de nuestra ideología se pierde con esta definición (Nota para mí mismo: tengo que publicar sobre esto).
        Por mojarme: a título personal a duras penas distingo entre un pato y un paraguas, pero en cambio sé (lo recalco: no “creo”, “sé”) que no seremos capaces de superar la actual situación económica sin resolver su componente ecológico, especialmente los derivados del modelo energético.
        Dicho esto, comunicamos de pena, en mi opinión no tanto por las vías y formas utilizadas – que hay lo que nos dejan – sino por los contenidos.

        Responder
        1. Hola Vicente.

          No pongo en duda la capacidad de los partidos ecologistas de llevar una política integral, imagino que cualquiera que se presente a unas elecciones debe tenerla.
          Y por supuesto entiendo la importancia de la conciencia ecológica.
          Pero a estos partidos sólo se les ve cuando hay que salvar un paraje natural o algún caso similar, no transmiten (o no les dejan transmitir) otra cosa.

          Saludos

          Responder
          1. Es lo que intentaba explicar antes, que hay partidos ecologistas con objetivos finalistas – micro – que se movilizan casi exclusivamente cuando hay temas relacionados con el medio ambiente, y está el modelo de los Verdes Europeos – EQUO es parte de esa coalición transeuropea – que es un partido de gobierno que practica la ecología política. Lo que podríamos llamar ecologismo macro.
            Son modelos muy diferentes, pero debido a nuestras dificultades para comunicar se nos acaba confundiendo. Así nos fue en mayo: un único eurodiputado, y en coalición.
            Saludos, Vicente.

            Responder
    5. Después de leer la entrada y los comentarios, poco más tengo que añadir. Yo sigo en mis trece de que España no es de izquierdas, es 50/50, por eso tenemos esa dualidad (gobierna PSOE, gobierna PP). También sigo y seguiré diciendo que el PSOE no es de izquierdas. Además, los votantes desencantados con el PSOE se van a otras fuerzas, los del PP, sea por miedo o por ignorancia, no cambian, ¿Por qué?

      Responder
      1. Yo creo que esa cansina dualidad se da porque la mayor parte de los que se abstienen en cada cita electoral, son de izquierdas. Lo comprobaríamos si el voto fuera obligatorio (algo sobre lo que también me gustaría hacer una entrada, pero la cabeza me va más rápida que las manos).

        Lo de la izquierdosidad del PSOE es un tema delicado. Para empezar, no se puede comparar a este PSOE con el de 1982. Ni siquiera podemos comparar, actualmente, sus políticas económicas con las sociales, o sus bases con el aparato. En fin, que es más complicado que todo eso. Pero para el artículo creo que nos vale, porque la gente que ha votado al PSOE no lo ha hecho buscando políticas de derechas.

        Es verdad que hay mucha gente que en unas elecciones vota al PSOE y en las siguientes opta por otros partidos, incluso por el PP. Pero también hay una importante cantidad de esos votantes que se abstienen. Y aunque el PSOE, como el PP, IU y tantos otros, tiene muchos hooligans (a muerte con este partido porque es el «mío», haga lo que haga), también depende en gran medida del voto de los moderados, de la gente normal (lo que algunos llaman «indecisos»), que votan dependiendo de lo que haya hecho o proponga cada partido en cada cita electoral. Sin embargo, el PP es el rey de los hooligans.

        Responder
    6. ¡Buenas ciudadano joven y de izquierdas!!
      Ésta es una entrada que creo haber comentado en el pueblo del que tú hablas, no recuerdo si fue Twitter o Google+, pero los dos somos habituales veraneantes de ambos…
      Leyendo más a fondo tu artículo, como siempre muy bien escrito y con esa gracia que hace que leerte sea un placer, he vuelto a darle vueltas a tema. Y me he dado cuenta de que los más jóvenes de este país, y con edad de votar, no vivieron la dictadura, hecho importante pues por muy concienciados que estén, no pueden ni imaginar lo que podría pasar si el PP sigue gobernando con mayoría absoluta. Y la otra parte de la juventud, está más preocupada por el botellón, la fiesta, los ligues, la ropa, el físico, etc… y a lo demás que le den, pues cree que no va con ellos.
      Pero ahora llega una gran incoherencia entre los votantes de más de 50 años, por poner una cifra. Ellos sí vivieron el franquismo y la transición, por lo que debería haber una parte que estuviese muy interesada en que la historia no volviera a repetirse. Y ahí nos hemos topado con el problema… ¿A quién votan? A la izquierda, pero ¿cuál? Está demostrado que el PSOE les ha defraudado, IU es una alternativa pero no muy fiable, y Podemos, Equo, Partido X… son demasiado “modernos” y aún no han demostrado nada. Y eso nos da un motivo para pensar que la izquierda está muy dividida, todo lo contrario que la derecha.
      Izquierda: dudas.
      Derecha: sus votantes son fieles.
      Y ahora, ¿Qué tal una paella en la playa?

      Responder
    7. Pingback: Menéame

    8. De donde sacas que España es de izquierdas? La España urbana es de izquierdas, pero la españa rural no lo es. Me puedes decir en que basas la premisa de que España es de izquierdas? No digo que no lo sea, digo que es dificil de sostener con datos esa afirmacion y me gustaria que me explicaras en que te basas para hacerla.
      Un saludo.

      Responder
      1. Hola, Isaac, y bienvenido a Vota y Calla.

        Estamos de acuerdo: «es difícil sostener con datos esa afirmación»… Por eso no lo afirmo XD Como he ido diciendo en entradas posteriores a esta, es una impresión personal, una creencia, si quieres llamarlo así, tan válida (o inválida) como las de los que sostienen lo contrario. Y además, tengo dudas al respecto. Soy hombre de pocas certezas, qué se le va a hacer.

        Obviamente, como las cosas no vienen de la nada, me planteé por qué opino así, por qué creo que la mayoría de mis compatriotas son de izquierdas, y decidí compartirlo con los Lectores Sin Mordaza, convencido de que entre todos pensaríamos más y mejor. Y así ha sido, como siempre.

        Si tienes tiempo y ganas, el resultado de nuestras «cavilaciones» se encuentra en estas entradas y sus respectivos comentarios:

        España hecha CISco
        España prefiere la izquierda
        El PP te agradece que no votes

        Como verás, no todo el mundo me da la razón, ni yo lo pretendo. De eso se trata, del intercambio de ideas. Para que me digan que soy el más listo, en vez de escribir un blog iría a casa de mi abuela, je, je.

        En fin, eso es lo que hemos ido opinando entre todos… incluido tú, que has aportado la distinción entre la España rural y la urbana. ¡Gracias!

        P. D. Un dato nuevo que se me ocurre ahora. Dada la actual situación de hartazgo político, España podría haber optado perfectamente, como han hecho los franceses y otros tantos países europeos, por votar a la extrema derecha. Sin embargo, ni la extrema derecha, ni UPyD, ni Ciudadanos, ni VOX: los ciudadanos han buscado la salida por la izquierda y han encontrado a Podemos.

        Responder
    9. anonimo venezolano 01/02/2015 a las 12:45

      a muchos no le va a gustar lo que les voy a decir, pero si España sigue empecinada con la izquierda sea del tipo que sea, empezando por la izquierda democrática, le va a pasar como a mi País Venezuela, verán lo que es el mal camino de izquierda real, poco a poco entraran en una dictadura, cruel, de nada le va a servir la tecnología porque perderán el acceso a ella una vez que se instale el sistema comunista dictatorial, los demócratas de izquierda serán anulados, por demócratas estúpidos, la democracia de izquierda te llevara tarde o temprano a una dictadura, que va a dar hambre al pueblo, tal como paso en Venezuela con Hugo Chaves, AD y COPEY eran partidos de izquierda los dos, izquierda democrática, y a la final el descontento que provoco es que los venezolanos buscaron la izquierda mas radical la de Chavez, y terminamos con otro Dictador llamado Nicolas Maduro, el engendro de Chavez un Beria a la Venezolana el engendro de Staling,
      Bájense de esa nube que la izquierda va a llevar a España a un país de tipo tercermundista sin progreso ni tecnología o es que no saben que las inversiones alemanas han desarrollado la economía Española y no la gestión del primer presidente demócrata cuando murió el Dictador Franco que por cierto ese dictador no sera jamas dictador si no fuera por la cagada de gobierno de la segunda república una maldita democracia de izquierda que termino trasnformandose en una dictadura primero de izquierda durante la guerra alimentaron el comunismo para poner orden entre los diferentes tipos de izquierdas, y la persecución en contra de religiosos católicos es de dictadores y luego de derecha cuando Franco tomo el poder, la izquierda democrática es el camino a cualquier dictadura.

      Responder
    10. Daniel Mourente 04/03/2016 a las 0:53

      Interesante blog. Coincido con que España es mayoritariamente de izquierdas. Siendo yo de derechas, y acérrimo admirador del Generalísimo Franco, aparte de nieto de militantes falangistas – es decir un “facha ” como dicen ustedes- lo veo como una triste realidad. Nací y vivo en Argentina, y me cuesta entender que significa para ustedes eso de ser de izquierdas. En América puede significar cosas casi opuestas a la que en España se creen, por ejemplo el tema religioso. Chávez, Correa, Kirchner, Daniel Ortega…..todos ellos fueron o son católicos, y en muchos casos mucho más católicos de los que ustedes llaman derecha. Para ustedes eso sería incompatible con ser de izquierdas, ya que esta personas tendrían una moral “falsa”. Creo que el análisis de lo que es una persona de izquierda, tiene su ancla en las tradiciones guerracivilistas y de ahí no han evolucionado. Un cordial saludo.

      Responder
      1. Hola, Daniel.

        Gracias por mantener un tono educado, a pesar de las (enormes) diferencias ideológicas. Precisamente, en cuanto a lo que dices: «me cuesta entender qué significa para ustedes eso de ser de izquierdas», escribí hace tiempo una entrada que ha llegado a convertirse en la más leída del blog: Ideologías políticas, diez diferencias. Igual te puede interesar.

        No es tanto la religión como la Iglesia, y sí, el «guerracivilismo» tiene mucho que ver. En España, la Iglesia católica ha estado siempre ligada a la derecha, fue un puntal fundamental en el franquismo, y sigue apoyando sin fisuras a sus herederos. De ahí la animadversión de muchas personas de izquierdas a todo lo que huela a sacristía.

        Pero estoy de acuerdo en una cosa: hay un sector de fanáticos de izquierda de mi país, ateos recalcitrantes que reprochan a nuestro Ministro del Interior sus derrapes religiosos, y sin embargo no tienen ni una pequeña crítica para la absurda mojigatería beata de Maduro. Si lo hace él, está bien, porque es «de los suyos», y el enemigo de mi enemigo (léase EEUU) es mi amigo.

        De esto también hice una entrada: Berdadera Hizquierda.

        Un saludo,

        Salva

        Responder
      2. Daniel tienes mucha razón, España no es de izquierda ni de centro ni de derecha es del partido que gana las elecciones desde la muerte del General Franco. Los del partido de derecha son cristianos católicos, no todo el que dice ser católico es verdadero cristiano. El partido de derecha es el que ha ganado mas votos por lo tanto es el que tienen que seguir gobernando es el único partido que ha hecho más por España desde la muerte del general Franco y el Señor Suarez en paz descansen. El partido popular es el que más me ha ayudado a mí y a España más que los de izquierda. Ya veo que tú Daniel eres verdadero cristiano católico. QUE DIOS TE BENDIGA MUCHÍSIMO AL IGUAL QUE LOS QUE DICEN LA VERDAD. Y los demás que se conviertan.

        Responder
    11. Ejem, si me disculpen ustedes….

      Puestos a pedir conversiones, les ruego que soliciten también que dos o tres se conviertan en gremlins hembra.

      Es que ya llevo unas décadas derramando mi semilla en la tierra, y no es por falta de ganas de procrear…

      Gracias anticipadas.

      Responder
    12. ¿Preguntas que por qué gobierna el PP en España?
      Pues no sé, no sé… a ver…¿a lo mejor porque es el partido que ha sacado más votos y después ha conseguido los apoyos necesarios?
      ¿La vez anterior ganó con mayoría absoluta quizás porque obtuvo los votos suficientes?
      ¿Con Suarez, Felipe González, Aznar y Zapatero también ocurrió lo mismo?
      Sí, creo que va a ser cuestión de sacar más votos que los otros, y quien quiera gobernar en el futuro, pues que se aplique el cuento, que convenza a muchos y consiga los votos necesarios
      ¿España es de izquierdas? Pues unas veces más y otras menos.
      Espero haber resuelto alguna de tus dudas.
      De nada

      Responder
      1. Muchísimas gracias, Gonzalo, ahora lo veo todo claro. ¡Qué tonto! Claro, los votos…

        Qué bien encontrar personas como tú que se leen los artículos antes de comentar. No te lo vas a creer, pero es que hay por ahí algunos que se quedan en el titular y reaccionan sin tener ni idea de lo que hablan, con el engreimiento de la ignorancia.

        Gracias, gracias de verdad.

        Twitter: @vota_y_calla

        Responder

    ¿A ti tampoco te callan?

    Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.