Nos tomamos muy en serio nuestros sueños

Saludos, prisioneros de la troika. Hoy me quito la mordaza para contaros cómo viví la manifestación del 31E convocada por Podemos.

 

31E, la marcha del cambio de Podemos

Lo primero que hice al levantarme fue mirar por la ventana. Todo indicaba que iba a llover, el día anterior estuvo nublado y chispeando… Pero no, el cielo había cambiado el gris por un sol radiante. Me alegré por tanta gente que se había desplazado desde toda España. Otros, en cambio, se debieron de llevar un disgusto:


 

Antes de salir a la calle puse la tele para ver qué decían los medios. A eso de las 09:00 ya estaba informando de la marcha un corresponsal de la BBC enviado a Madrid: «They have already changed Spanish politics», dijo (Ya han cambiado la política española). También definió a Podemos como un partido «anticorrupción y antiausteridad».

Tanto la BBC como otros medios extranjeros y nacionales facilitaron una información puntual y proporcionada a la magnitud del evento. Sin embargo, TVE (la 1 y el canal 24 horas) bajó otro peldaño más en su descenso a los abismos de la manipulación y la consiguiente pérdida de audiencia. Relegó la noticia a un cuarto plano y no le dio ni dos minutos, prefiriendo conectar con Mariano Rajoy o hablar del tiempo en el punto álgido de la manifestación, todo lo cual ha provocado una nueva queja de los Consejos Informativos de la cadena.

 

Ya en la calle, primero pasamos por Sol, donde estaban terminando de instalar el escenario. Me fijé en que el logo del atril era muy parecido a un montaje que nos hizo Brotesto para un artículo de junio:

imagen El momento es ahora, logo mano, 31E, marcha del cambio, Podemos

Es sólo una curiosidad


 

Me sorprendió la poca cantidad de efectivos policiales, comparándola con otras manifestaciones menos numerosas como la de Rodea el Congreso. El motivo de esta «moderación» policial no la sé. Aquí Luisma nos daba su opinión:

Es más extraño aún si tenemos en cuenta que algunos medios y la práctica totalidad de los dirigentes del partido que nos gobierna llevan muchos meses acusando a Podemos de ser una peligrosa banda de antisistemas y filoetarras. Pues nada, esa gente tan «violenta» y «radical» no creó ni un altercado. Cualquiera diría que todo es una campaña de criminalización contra Podemos, pero no puede ser, los periodistas españoles son objetivos, los medios en los que trabajan, independientes, y nuestros gobernantes, responsables, ¿verdad?

Es curioso que cuando no hay despliegue de antidisturbios (como el 31E) no se queman contenedores ni se apedrean escaparates.

 

A Cibeles

Acudimos sobre las 11:00 al punto de partida, y la muchedumbre desbordaba Cibeles hasta la altura del Edificio Metrópolis, en la esquina de la calle de Alcalá con Gran Vía. Es decir, que aproximadamente un tercio del recorrido ya estaba cubierto antes de empezar (el comienzo de la manifestación estaba programado para las 12:00).

No fue una concentración de jóvenes exaltados, ni mucho menos. Allí había una gran cantidad de personas de más de cincuenta años.

Me gustó ver a tres saharauis con sus banderas, uno de ellos con el traje de gala. Esperemos que si Podemos llega a tener alguna influencia en la política española, sirva para mejorar la situación de un pueblo que ya ha tenido demasiada paciencia.

 

A la Puerta del Sol

Tras un rato por la zona y viendo la multitud que se congregaba ya tanto en el punto de partida como en el de llegada, decidimos volver directamente a Sol para asistir de cerca a los discursos. De no haberlo hecho así no hubiéramos podido ver nada, sólo escuchar desde fuera de la plaza por los altavoces conectados a lo largo del recorrido. Pero como ocurre en determinados conciertos, para estar tan cerca tuvimos que comernos un par de horas de plantón, de pie, sin poder apenas movernos. Y ni siquiera contábamos con la opción de tuitear. Yo no tenía conexión a Internet, y las otras sardinas de mi alrededor, tampoco. Algunos afirmaban que la policía había puesto inhibidores de frecuencia, unos especulaban que por seguridad y otros que para boicotear, evitando así que se diera publicidad a la marcha, pues de esa forma impedían que comentáramos o enviáramos fotos en directo. Yo no tengo ni idea.

En la plaza, mientras esperábamos a los oradores, los gritos más repetidos eran «sí se puede» y el «tic… tac, tic… tac» que impulsó Pablo Iglesias en un mitin del 24 de enero. Este tictac ha sido la enésima excusa de los abonados al juego sucio para intentar acusar de violentos a los simpatizantes de Podemos. Salieron con algo tan burdo como que ese tictac es una amenaza de bomba. Pues en ese caso, mi tía tiene un explosivo en el salón del que sale un pájaro-borroka a las horas en punto. Ya en serio, yo lo veo como un aviso a la casta: «atención, chorizos, se os acaba el chollo». Y estoy seguro de que lo mismo entienden las Arenales y los Inda de turno.

 

Discursos de Podemos

Los discursos estuvieron unos mejor que otros, dentro de que a mí nunca me han gustado las aglomeraciones ni las arengas.

Primero intervino Luis Alegre; después de él, una chica a la que yo no conocía. Su comienzo me hizo torcer el gesto: «Hoy hablo yo, que soy una esperanza (mi nombre es Esperanza)». Ejem. Tampoco me iba su forma de hablar, a lo Gemma Nierga, pero entiendo que tiene que ser difícil dirigirse a tal cantidad de gente. No obstante, si me apuráis prefiero un tono así, de programa radiofónico de madrugada, que los gritos y el modo mitin de algunos de los que intervinieron después. Y además su discurso estuvo muy bien, explicando la causa de los jóvenes que han tenido que marcharse, del exilio silencioso. También hablaron:

Juan Carlos Monedero. El peor, el más gritón. Sólo salvo de su discurso el homenaje a «los que tenéis el pelo gris», que fueron quienes con su lucha y aguante trajeron la democracia a este país, y no «el rey, ni Suárez».

La guapísima Irene Montero que, como su predecesora Esperanza Jubera, tampoco usó el típico tono de político (viniendo de mí, esto es todo un elogio).

Carolina Bescansa.

Íñigo Errejón.

Y, como no, Pablo Iglesias, el discurso más largo con diferencia.

Pablo repitió en distintos momentos, como un verso o un estribillo, la frase que da título a este artículo: «Soñamos, pero nos tomamos muy en serio nuestros sueños». También me quedé con lo siguiente:

 

Menos de una semana de nuevo gobierno en Grecia: electricidad gratuita para 300.000 familias que no la podían pagar; suspensión de los procesos de privatización en puertos de la compañía pública de electricidad y de catorce aeropuertos; recuperación de la cobertura sanitaria para todos los ciudadanos; reconocimiento de la nacionalidad griega a todos los niños, independientemente del color de su piel; readmisión de maestros despedidos; retirada inmediata de las alambradas que separaban al Parlamento de la gente; y además un primer ministro que no necesita jurar con corbata y cuyo primer acto simbólico es homenajear a los héroes de la resistencia frente a la ocupación Alemana. ¿Quién decía que no se puede?

 

Sin embargo, me hubiera gustado que hiciera mención, cuando habló de la toma del cargo de Tsipras, a la ausencia de representantes del clero que tanto ha escocido a los conservadores griegos. Pero supongo que Podemos no quiere asustar a los católicos españoles.

foto juramento cargo tsipras, grecia, corbata, sacerdotes, samaras

A la izquierda, juramento de Samaras. A la derecha, toma del cargo de Tsipras


 

Cuando mejor transmitió Pablo no fue cuando habló más alto, sino cuando él mismo sintió lo que decía y lo expresó sin gritar, cuando mencionó con rabia y desprecio a quienes han puesto de moda la ridiculez de la marca España («Algunos dicen que España es una marca, creen que todo se puede comprar o vender»).

Aquí el vídeo que ha hecho Podemos del 31E. Los discursos comienzan en el 01:24:00. La frase que os comento de Pablo Iglesias empieza en el 02:19:27.

 

Dicho esto, ningún discurso me entusiasmó. A lo comentado de los gritos y la forma de hablar subiendo el tono para buscar el aplauso (de esto se salvan las chicas), se añade la reiteración políticamente correcta que ya critiqué cuando comparamos los programas electorales de Podemos y Equo: «todos y todas», «compañeros y compañeras»… Usando la terminología de Podemos, eso es vieja política.

Si dejamos de lado las formas y nos atenemos estrictamente al contenido, la mejor intervención, bajo mi punto de vista, fue la de Errejón [desde el 01:54:45 del vídeo]. Recuerdo particularmente algunos momentos:

Cuando dijo que no venían a protestar ni a pedir nada, porque demasiado se ha protestado sin que nadie escuchara. Me recordó a la frase del subcomandante Marcos en la Cuarta Declaración de la Selva Lacandona: «Estas fueron nuestras demandas en la larga noche de los quinientos años. Estas son, hoy, nuestras exigencias».

Cuando, como se indicaba en los documentos de la marcha, volvió a tender la mano a cualquiera, «hayáis votado lo que hayáis votado, confiarais antes en los unos o en los otros (…) Y un agradecimiento a quienes habéis marchado con nosotros y antes confiasteis en el PP, o antes confiasteis en el PSOE, o estabais en casa resignados». Me gustó porque es algo opuesto a la manera de pensar de tantos fanáticos que ven los partidos políticos como equipos de fútbol, instituciones a las que se les debe «fidelidad», con las que se «comprometen», lo que les lleva incluso a rechazar el acercamiento de posibles votantes o simpatizantes si provienen de partidos impuros. Puagh.

También aseguró que el comentario que más recibían era: «no nos falléis» (me recorrió un escalofrío por la espalda, porque eso era lo que sus votantes le gritaron a Zapatero cuando ganó las elecciones de 2004, «no nos falles», para terminar al final pidiendo clemencia, cambiando la a del verbo por una o, cuando el ex presidente se rindió a las exigencias de la troika en su segunda legislatura). Errejón dijo que ante ese ruego precisaba: «no nos fallemos». Con esto recordaba que Podemos son todos los que participan de una u otra manera en este movimiento, y que por tanto se trata de que la gente no se falle a sí misma. Ese es en mi opinión el principal acierto de este partido, el intentar cambiar la manera de ver las cosas, el decirle a los ciudadanos que hay que dejar la comodidad de delegar en viejas estructuras verticales para pasar a tomar las riendas; que votar a Podemos y desentenderse hasta las próximas elecciones es demasiado parecido a no votar; que se trata, como dice el eslogan de este blog, de meternos en lo que nos importa, porque si no hacemos política, alguien la hará por nosotros y contra nosotros.

En esto de ceder el protagonismo habían tenido antes un gesto genial. En lugar de ponerse encabezando la manifestación que partió de Cibeles, como hacen siempre los dirigentes políticos para salir bien en la tele y en las fotos, se quedaron unas cuantas líneas por detrás, de modo que sujetando la pancarta había solamente ciudadanos anónimos. Muy bien.

fotos rajoy cayo lara manifestacion, pancartas

Cabecera manifestación 31E Podemos, la marcha del cambio

 

Ausencias

Me extrañó que Echenique no se dirigiera al público. Y es raro, porque os puedo asegurar que estaba: dio la casualidad de que mientras esperaba en Sol hube de moverme de mi sitio (con mucha dificultad) para que el Diablo sobre ruedas pasara justo por allí en dirección al escenario, gritando «sí se puede» entre aplausos de los asistentes. Por eso nos resultó tan raro que no hablara luego. ¿Se olvidaron de la rampa para la silla o qué? Si alguien sabe el motivo de su ausencia que me lo diga, por favor, que me quedé con la duda.

También me sorprendió no ver en el escenario a Teresa Rodríguez.

 

¿Pudieron? ¿100.000, 300.000, un millón…?

Antes de nada voy a trasladaros la impresión que tuve cuando estuve por primera vez en la Puerta del Sol, hace ya años: resultó ser bastante más pequeña de lo que parecía por la tele en las campanadas de Nochevieja. A los de fuera de Madrid, ¿os ha ocurrido como a mí?

Pero es que no se trataba sólo de Sol. No sé cuántos éramos, pero os aseguro que no cabía nadie más ni en la plaza ni en las calles que desembocan en ella. Nadie, ni un niño, ni siquiera la vicepresidenta. Muchísima gente. Yo casi no podía ni aplaudir, si levantabas los brazos corrías el riesgo de no poder volver a bajarlos porque te ocupaban el espacio. En fin, ya habréis visto las imágenes aéreas:

fotografía aérea marcha del cambio, Podemos, 31E, Puerta del Sol, Manifestación

Crédito: Gtres


 

En el juego de las cifras no entro. Hablar de números es absurdo, pues en cada manifestación los convocantes, el gobierno de turno y la policía falsean la realidad, con la vergonzosa complicidad de los medios de comunicación. Ya quedó demostrado que a nadie le interesa que se sepa cuánta gente hay realmente en las manifestaciones, a nadie le importa la verdad. Una empresa llamada Lynce patentó en 2009 un método bastante exacto que funcionaba contando una a una las cabezas de los manifestantes. ¿El problema? Que los números de asistentes bajaban drásticamente. Y eso está muy bien cuando la manifestación va en contra de tus intereses, pero no cuando eres tú el que la promueves. Y como todos al final se ven tarde o temprano en ambos lados de la pancarta, al final la empresa tuvo que cerrar porque nadie recurría a ellos. Así pueden seguir manipulando a su antojo, engordando y adelgazando cifras a voluntad. Es un poco como en el fútbol: hay tecnología suficiente para evitar gran parte de los actuales errores arbitrales, pero a los grandes equipos favorecidos habitualmente por estos «errores» no les interesa. Y así todo.

De cualquier manera, aunque las mediciones fueran mínimamente fiables (que no lo son), no se podría comparar esta marcha con otras tan alegremente. En las manifestaciones convocadas por el PSOE, IU, CiU, PNV, los sindicatos o el grupo PP-AVT-Iglesia, los promotores cuentan con cantidades ingentes de dinero público y privado (aparte de financiaciones ilegales). Así pueden tirar con pólvora del rey: se montan megaescenarios, luces, pantallas… O se ponen, por ejemplo, flotas de autobuses a disposición de los asistentes sin que estos tengan que desembolsar ni un duro. Podemos, en cambio, funciona exclusivamente con las aportaciones de los ciudadanos (por cierto, si queréis echarles una mano, es aquí). Es el crowdfunding frente a los ventajosos créditos y las condonaciones de los bancos.

Su funcionamiento es distinto, en buena medida a base del trabajo de voluntarios; no hay profesionales de la política (apoltronados, asesores, etc.), es más «artesanal», con lo que tampoco sería justo comparar su capacidad de convocatoria con profesionalizadas estructuras engrasadas durante lustros.

Aun así, con ilusión y trabajo los círculos consiguieron flotar más de 250 autobuses de toda España hacia Madrid. También hubo un centenar de personas que compartieron sus coches, poniendo las plazas libres a disposición de desconocidos. Además, según afirman, 700 habitantes de Madrid alojaron en sus casas gratuitamente a los que venían de fuera. Dejaron entrar en sus hogares a extraños: eso dice mucho de la ilusión que está generando Podemos, y que algunos no están sabiendo o queriendo ver.

Y se nos olvida que Podemos tiene apenas un año. Lo que me extraña es que con tantas papeletas en contra, el 31E no fallara nada.

Todo esto tiene un gran mérito y me lleva a afirmar con rotundidad que la manifestación fue un éxito indudable. Era una iniciativa muy arriesgada porque de haber fracasado, de no haber acudido tantas personas, habría sido contraproducente. Pero ya se sabe que el que no arriesga no gana, y el 31E Podemos ganó, vaya que si ganó.

 

Todo cambia

Música: Todo cambia, de Julio Numhauser (interpretada por Mercedes Sosa). Cuando Pablo Iglesias terminó de hablar, una chica cantó esta canción en directo acompañada por un guitarra. Lo podéis ver al final del vídeo enlazado arriba.

 

Crédito de la imagen de cabecera: Andrés Faro. Esta viñeta es de marzo de 2012, casi dos años antes de que se empezara a hablar de Podemos. Un visionario, Andrés.
 

También te puede interesar:

24 sin mordaza

  1. Muchacho… Eres bueno contando cosas, muy bueno. Tanto que no me voy a molestar en postear mi propia crónica de la Marcha en mi blog, sino que me voy a limitar a enlazar la tuya. A veces parece que trabajáramos en el mismo periódico. Eso sí, insertaré mi propio videomontaje, que aprovecho para invitarte a ver: https://www.youtube.com/watch?v=DD_T7yeNs7M.
    Mira que es difícil ser moderado a la par que incisivo, pero tú lo consigues. ¡Bravo!

    Responder
    1. Todo un detallazo que hayas cogido mi entrada para hacer tu crónica. Eh, chicos, es aquí.

      Por cierto, esa muchacha que canta en tu vídeo es la que estaba con Mago de Oz. O está, no sé, hace tiempo que les perdí la pista.

      ¡Gracias!

      Responder
  2. Saludos, Salva.
    No sabía que fuiste a la manifestación del 31E! Gracias por la crónica y, sobre todo, por tu objetividad. Supongo que te habrás enterado del video del elemento ese que afirma que un grupo de manifestantes de Podemos le quitó la bandera española, le pegó una paliza y le arrancaron la camiseta. Supongo que ya te habrás enterado que al final se ha descubierto el transfondo neonazi del susodicho y que el video era un burdo montaje (hay un vídeo en su página en el cual se dedica a increpar e insultar a los manifestantes para provocarle. Como ve que no le hacían caso, se hizo grabar el video para denunciar una supuesta agresión).
    Cabe mencionar también la pasividad de las autoridades competentes ante los tweets (no pocos, por cierto) promoviendo la violencia con cosas como que había que poner bombas.
    Buen artículo.

    Un saludo,
    David

    Responder
    1. Gracias, David.

      Pues sí, oí campanas, pero ni siquiera he visto el vídeo. La pena es que ese tipo de cosas van calando. Aunque luego se haya demostrado que es falso, siempre habrá personas que dentro de un año te digan: «sí, pero a un pobre hombre le pegaron una paliza los de Podemos por ser español». Lo de «calumnia que algo queda» sigue siendo tristemente cierto y efectivo.

      Ese fue uno de los párrafos que eliminé del borrador del artículo porque ya me parecía demasiado largo. Me extrañó que, con tantas amenazas de boicotear la manifestación por parte de la extrema derecha, hubiera tan pocos efectivos policiales (la doble vara de medir, que no se llevase a cabo ninguna Operación Araña contra estos tipejos, ya me la esperaba).

      Responder
      1. Calan en la gente que está deseando oírlo. Gente que piensa que no puede haber otro tipo de políticos. Siempre he pensado que si para informarte lees La Razón, ABC, El País… no quieres informarte, quieres que te den la razón.

        Responder
  3. A mí también me sorprendió que, teniendo a tantos en contra, todo les saliera tan bien. Se arriesgaron bastante al hacer esta marcha, pero al final les ha salido bordado. Por cierto, ¿todavía queda alguien que vea TVE? (a parte de los peperos, claro).

    Responder
  4. Hola Salva,

    Yo también estuve allí, a las once en Cibeles con los miembros de mi Círculo, el de Carabanchel Latina. La idea era dejar pasar a la gente que había venido de fuera para que después de hacerse cientos de kilómetros, pudieran llegar a Sol. No conseguimos que todos lo lograran. Muchos, como nosotros no llegamos ni a alcanzar el metro de Sevilla. No escuchamos los discursos, no vimos lo que pasaba pero no nos importó (siempre nos quedaría youtube) estábamos de fiesta, de compañerismo, de vivir algo que creemos que era importante. No llovió pero pasamos mucho frio y aun así no nos movimos. Conseguimos entrar en Sol a las tres de la tarde. Y lo hicimos porque parte de nuestros compañeros estaban allí como voluntarios de seguridad y queríamos acabar con ellos.

    Nosotros sabemos que Podemos lo estamos haciendo entre todos y trabajamos en los barrios, con la gente, con nuestros vecinos. No damos mítines en las asambleas (semanales) solo compartimos inquietudes y recibimos a las personas y los colectivos que solicitan ayuda y hacemos lo que podemos, cada uno en su medida. Hay que verlo desde dentro para saber lo que es. Confiamos en el proyecto y aunque sabemos que nos seguirán poniendo palos en las ruedas lo del 31E nos ha dado un poco de oxígeno.

    No se si conoces los círculos pero si no es así y te apetece estás invitado a ver uno por dentro y/o a asistir a una asamblea cuando quieras.

    Un abrazo

    Responder
    1. Oye, pues muchas gracias por habernos dejado Sol a los «extranjeros», todo un detalle.

      Dejando aparte Internet, sólo conozco a los podemistas (¿cómo os llamáis a vosotros mismos?) de mi pueblo, pero no tendrá nada que ver con Madrid, claro. Aquí son muy poquitos.

      Gracias por la invitación. Si un día voy por Carabanchel con tiempo, te daré un toque para ver cómo es aquello. Aunque ya sabes que corréis el riesgo de que hable de vosotros luego en el blog ;)

      Responder
  5. ¡Gracias Salva por tu crónica!!
    Lo cierto es que yo no pude asistir al acto, aunque me hubiese gustado. Y ese día, estuve pendiente de las televisiones, las redes sociales, diarios on-line, etc., aunque poco pude ver que me diese una idea tan clara como la de tu crónica.
    Sí pude ver, ya una vez pasados todos los actos, fueron los vídeos que la gente iba colgando en las redes, algunos con más objetividad, otros muy personalizados y varios manipulados. Pero eso a mi no me importa pues creo que tengo criterio como para hacerme una idea de lo que allí pasó.
    Al igual que has comentado, me gustó la participación ciudadana, la intención que tienen los miembros de la “cúpula” de Podemos de no ser los protagonistas y hacer política para y por el pueblo.
    Y como la cúpula pues ya me he encontrado a varios simpatizantes sacando toda su verborrea en mi contra cuando, en alguna ocasión en las redes, he utilizado este término. Y es entonces, y solo entonces, cuando se me eriza el vello a causa de una sensación de dejà-vu, ¿Miembros de una secta? Seguramente… Y no quiero ofender a nadie ya que yo voté a Podemos en las Europeas, me gusta su programa y sus maneras, aunque a veces tengo dudas sobre si seremos capaces de gobernar a un país tan malmetido como España, que está tan influenciado por la Troika.
    Syriza será una gran prueba para podemos, y de momento me considero satisfecha de muchas de las cosas que están cambiando en su país, o al menos intentándolo. No es fácil, y lo saben, y aún así están plantando cara a Merkel&cia. Y, ¿Qué decir de Varufakis? Ese hombre de aspecto duro, es un crack.
    Y ya para acabar, solo comentar que a mi me extrañó también que el 31E, no hubiese los habituales efectivos policiales con los anti-disturbios a la cabeza, aunque en este punto tengo mi propia teoría.
    ¡Un saludo de una soñadora bien despierta!

    Responder
    1. ¡Jaja! Hay que ver qué exitazo tiene Varufakis entre las féminas… Y algunos con miedo a quedarse calvos.

      Pero no nos dejes así, cuéntanos tu teoría sobre la falta de efectivos policiales de ese día. Que lo cuente, que lo cuente…

      Responder
  6. Sigo viendo en la puesta en escena el manual clásico de marketing político, sección creación de identidades colectivas, por tanto mantengo mi escepticismo respecto a Podemos. Dentro de este contexto, se crea un ambiente de “nosotros y ellos” sin duda plenamente consciente, de ahí las apelaciones a las emociones que rebajan la calidad del discurso que mencionas y las duras reacciones a las críticas.

    Por todo ello se agradece enormemente el tono objetivo que has mantenido en el reportaje. ¡Bravo!

    Y ahora la pregunta del millón: ¿te vas a mojar con las triquiñuelas de Errejón y Monedero? ¿O lo dejamos en el mensaje de “todo es legal”?

    Saludos.

    Responder
    1. Gracias, Vicente.

      También me ha pedido Néstor que escriba sobre lo de Monedero, pero es que tengo poco que añadir a lo que dice, por ejemplo, Nacho Escolar.

      Vamos, que opino lo mismo que cualquiera que no sea un fanático (partidario o detractor) de Podemos: hay cosas que reprocharles, pero la artillería en contra es tan desproporcionada y los métodos utilizados para atacarles tan burdos, que se le quitan a uno las ganas de participar en el pelotón de fusilamiento. Lo mismo me ha ocurrido con lo de Tania Sánchez. Lo que no quiere decir que no me ponga con ambas historias cuando se enfríe la cosa y no esté todo el mundo hablando de lo mismo (¡o antes, si me quedo sin temas!).

      Responder
      1. Salva, entiendo tu punto de vista pero creo que no es el correcto. Monedero and Co. aspiran a reemplazar a la mal llamada “casta” con el argumento – prácticamente único, a falta de programa – de que ellos son honrados, y no van a comportarse como la “vieja política”. Sin embargo, sigo esperando una rueda de prensa con explicaciones, o una dimisión, o lo que crean que corresponda más allá del clásico “y tú más”. Si en su único argumento fallan, ¿qué queda?

        Además en mayo estas personas gobernarán en ayuntamientos y Comunidades, previsiblemente a finales de año en el Estado. Mientras tanto, la presión no va a disminuir. ¿Cuando les criticaremos, cuando ya gobiernen? Flaco favor hacemos transmitiendo el mensaje de que todo les está permitido, porque entonces habremos reemplazando la casta de los abogados del estado, por la casta de los universitarios sobrecualificados. Sólo eso.

        Responder
        1. Vengo de responderte a algo similar en la entrada anterior. Es lo que te digo, me tienen entre la espada y la pared: me fastidia opinar sobre informaciones filtradas intencionadamente desde el Estado para perjudicar a un determinado partido. Es que es muy grave, joder, como bien dice el autor del artículo al que enlazas en tu comentario.

          Y de las diferentes varas de medir de los medios ni hablemos: dedicándole más tiempo a esto de Monedero que a los de la lista Falciani, por ejemplo. Y PP y PSOE aprovechando para decir: «¿Veis? No hay esperanza, somos todos iguales de ladrones, así que mejor votad al corrupto conocido».

          Ya os dejé el artículo de Nacho Escolar que es, de lo que he leído sobre este asunto, el que más coincide posiblemente con mi forma de pensar: lo ha hecho mal, pero. Aquí os dejo otro artículo de un senador de ICV defendiendo a Monedero a pesar de ser de la «competencia».

          Responder
          1. Sé que parece injusto, pero creo que es importante hacer entender a los promotores de Podemos que deben rectificar antes de que sea tarde.
            Cosa que no haré con los partidos de gobierno porque, entre otras cosas, nada espero de ellos.
            De momento las críticas no hacen mella en dirigentes, y provocan un fuerte rechazo en la mayoría de los seguidores. Mal van, que Podemos es el segundo partido que más rechazo provoca entre el electorado después del PP.

            NB: lo de la “mal llamada casta” es porque la definición de la RAE para esta palabra no coincide. Se ha utilizado con fines de marketing político y es todo un hallazgo en ese sentido, pero sigue sin ser una definición fidedigna para una plutocracia disfrazada.
            Véase http://lema.rae.es/drae/?val=casta y https://es.wikipedia.org/wiki/Plutocracia

            Responder
              1. Acepción tercera: “grupo que forma una clase especial y tiende a permanecer separado de los demás por su raza, religión, etc.”
                De ahí se deduce que puesto que el gobierno está formado por gente de raza caucásica, todos los caucásicos somos casta. O que puesto que son mayoritariamente católicos, todos los católicos son casta. O que los caucásicos que van a misa son casta.
                Claro que siendo yo funcionario y caucásico, que ha militado en un partido socialista, y que además he trabajado en una multinacional debo ser, al menos, casta exponencial. Menos mal que no me considero católico.
                Porque no sé si te has dado cuenta, pero la palabra “casta” tiene que ver con las razas y las herencias genéticas, con la predeterminación por nacimiento y el racismo.
                Por tanto me reservo el derecho a utilizar la primera acepción (“Ascendencia o linaje. Se usa también referido a los irracionales”) si alguien me llama casta, que podría llevarme a especular sobre la especie irracional que en algún desafortunado cruce genético hubiese facilitado tan desgraciado cóctel genético.

  7. Jajaja muy bueno y acertado el tuit de Luisma. Lo de la cobertura es normal cuando hay una multitud reunida, se colapsan las antenas (no voy ser malpensado). Muy bien artículo y muy ameno, como siempre.

    Responder
  8. La nota discordante…

    Bueno pues tal como os digo, creo que seré la nota discordante, pero desde la humilde opinión de un ciudadano de a pie .

    Yo no creo en duros a cuatro pesetas. Podemos en su discurso en la Puerta del Sol y por supuesto bajo mi punto de vista, hizo muchísimos guiños al Gobierno de Tsipras , de hecho parecía que eran compañeros de partido. Pues bien lo que plantea el gobierno Heleno no ha dejado de ser un discurso de intenciones (igual que el de Podemos) un discurso que sobre el papel se aguanta, pero que dudo mucho que se pueda poner en practica.

    El Gobierno Griego quiere entre varias cosas subir el salario mínimo, luz gratuita, vales de comida, vivienda, readmitir a los funcionarios despedidos… etc. OJO que todas ellas a mi me parecen estupendas y ojala todas se llevaran a cabo, pero aquí viene el problema, el vil metal…..

    Este plan costaría al gobierno mas o menos la misera cantidad de 2.000 millones de Euros, y aquí es donde yo me pregunto ¿De donde lo val a sacar cuando deben 240.000 millones de euros?, en el momento que den una explicación que pueda entender, como ciudadano torpe que me considero, podre dar credibilidad a un programa electoral. A mi después de pagar hipoteca, luz, agua, teléfono, gasolina……… me queda lo juuuusto.

    La deuda Griega no se quiere abonar, el famoso simpa Griego, pues bien me parece perfecto, pero dentro de ese dinero hay 26.000 millones de Euros que los españoles hemos dejado, y que ha salido del bolsillo de todos. Quien tiene la culpa de que Grecia estuviera mucho tiempo defraudando a Europa maquillando sus cuentas?, Los Europeos?

    Por que hago referencia al gobierno Griego?, pues porque es el referente de Pablo Iglesias

    Pues bien Podemos=Gobierno Tsipras, la única ventaja que tienen es que España no es Grecia, pero están jugando con la desesperación de algunas familias, a las que les están diciendo que si me votas te arreglo la vida, y eso no es así, tal como digo no hay duros a cuatro pesetas.Ojala fuera así por que en mi familia hay tres personas en paro y con trabajos de “M”, pero por favor que no nos quieran engañar mas…ni de un lado ni de otro

    Ah y me olvidaba del Sr. Monedero, el que públicamente y con indignacion propia de un político que no ha hecho nada gritaba a los cuatro vientos “que venga Montoro que no le tengo miedo, tengo las cuantas claras” y va el tio y paga en Enero 200.000 Euros a hacienda para que no le investiguen…

    Bueno siento este tocho pero no quiero que me tomen por tonto NI LOS DE DERECHAS, NI LOS DE IZQUIERDAS, NI LOS DE MAS IZQUIERDAS, NI LOS DEL CENTRO….

    Responder
    1. Hola, Juan Carlos.

      No te preocupes por ser «la nota discordante» (que tampoco eres el primero), aquí la gente educada será siempre bien recibida aunque discrepe, que esto no es Corea del Norte ;)

      Respecto a la famosa deuda griega habría mucho que decir. Los medios de comunicación difunden la información de manera interesada y partidista. Por ejemplo, según he leído no son los 26.000 millones a los que aludes y que los medios repiten, parece ser que la cifra real ni siquiera llega a la cuarta parte de ese importe. Por otro lado, peor es el rescate bancario sobre el que nuestros gobernantes aseguraron:

      1º) Que no iba a tener lugar
      2º) Que igual se producía, pero se recuperaría el dinero
      3º) Olvidaos de la pasta, pringaos

      Esto nos ha afectado más que la deuda griega (y para maquillaje de cuentas, el de Bankia), pero los medios no machacan con el tema día sí y día también, así que a mucha gente no le preocupa.

      El gobierno griego no se está negando a pagar la deuda, pide que se negocien plazos e intereses, entre otras cosas porque de lo contrario, jamás podrían pagarla. Y lo que no es de recibo es el chantaje mafioso de la troika: yo negocio, pero a cambio tienes que hacer lo que yo te diga (recortes, privatizaciones…). Llevémonoslo por un momento a la economía de andar por casa para ver el disparate: una familia en apuros no puede hacer frente a su hipoteca, y para renegociarla el banco les pone como condición a los padres que saquen a sus hijos de la universidad y los pongan a trabajar. ¿Aceptaríamos eso?

      Lo de Monedero: como si esto fuera una república bananera, se utilizan ilegalmente los recursos del Estado para atacar a alguien que parece ser que hizo lo mismo que todos los «emprendedores» a los que se empeñan en ponernos de ejemplo, es decir: ingeniería financiera para pagar menos impuestos. Mal, pero se dedica más tiempo a esto (y Monedero ni siquiera es cargo público) que a la corrupción organizada de otros partidos políticos. Y se tiene la desfachatez de tratar de comparar la Gürtel con esto o con la beca de Errejón. Y lo peor es que funciona.

      Si cuando llegue el momento Podemos no puede cumplir su programa (me gustaría ver primero el programa antes de asegurar que es irrealizable), habrá «jugado con la desesperación» exactamente igual que lo hizo el PP prometiendo que bajaría el paro, que no subiría los impuestos, que no tocaría Sanidad, Educación o pensiones… Es decir: en el peor de los casos serían igual de malos que lo que hemos tenido hasta ahora, mejores si no caen en el fango la corrupción. No me extraña que algunos les tengan tanto miedo.

      Responder
  9. Pandora Groovesnore 17/02/2015 a las 23:06

    El sábado hubo tanta gente de toda España en la Puerta del Sol apoyando a Podemos como madrileños en 2011, en la acampada y primeras asambleas del 15M.
    Espero que Podemos sea ese partido troyano que mucha gente pedía en esas asambleas, contra la opinión de también mucha gente que no quería que el movimiento se politizara y se convirtiera en partido político.

    Con respecto a porqué había tan pocos efectivos policiales en comparación con otras manifestaciones menos numerosas, yo diría porque había mucha gente de fuera de Madrid que no conocía el entorno en caso de tener que salir corriendo… La policía utiliza determinadas concentraciones humanas para hacer sus ensayos, y no van a meter bulla acojonando a un montón de murcianos en la Puerta del Sol pudiendo hacerlo más y mejor en cualquier otra manifestación con gente mayoritariamente de Madrid provincia. Bueno, esto es solo una teoría. Habría que preguntar a Cifuentes qué opina. Bah, para qué…

    Responder
    1. Sí, la cosa en el 15M estaba muy dividida. Como ya confesé aquí, yo era de los que quería que el movimiento evolucionara hasta convertirse en partido político (en uno distinto a lo que teníamos), o al menos incorporarse (llevándoselo a su terreno) a alguno de los ya existentes. Pero al final, na’.

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.