¿Podemos pactar con el PSOE?

Saludos, nostálgicos del Frente Popular. Hoy nos quitamos la mordaza para plantearnos si Podemos debería o no pactar con el PSOE en las próximas elecciones municipales y las posteriores generales.

 

Elecciones: ¿podemos pactar con el PSOE?

 
 

Sé de algunos votantes ilusionados con Podemos que se niegan frontalmente a ningún tipo de posible pacto con el PSOE, e incluso con IU, para las próximas elecciones municipales, así como para las generales. Le he dado unas vueltas y, sin acabar de tenerlo muy claro (espero que me echéis una mano entre todos, como habitualmente), creo que se equivocan. Os cuento por qué.

 

Ley electoral española: no representativa

Tenemos una ley electoral que favorece a los partidos mayoritarios en detrimento del resto. Lejos de lo que aconseja el sentido común, por la maldita circunscripción provincial, a PP y PSOE les salen mucho más baratos los escaños que a IU, Equo… Por ejemplo: en las últimas elecciones generales de 2011, el «coste» de cada escaño (número de votos necesarios para conseguir un puesto en el Congreso) fue el que se indica a continuación:

  • PP: 58.000 votos por escaño
  • PSOE: 63.000 votos por escaño
  • IU: 153.000 votos por escaño
  • UPyD: 228.000 votos por escaño

Vemos que a IU le «venden» cada escaño al doble de precio que a PP y PSOE; a UPyD, casi cuatro veces más caros que a aquellos, y Equo ni siquiera logró un escaño a pesar de superar los doscientos mil votos. Todo muy democrático. Como podréis imaginar, a Podemos les van a salir también por un pico. Y por si fuera poco, el PP está amenazando con una reforma de la ley electoral en solitario, para hacerla aún menos representativa.

 


 

El suelo de votos del PP

Como comprobamos en esta entrada, el PP tiene un suelo de votos prácticamente inmutable. Entre nueve y  diez millones de tarugos que les votarán por mucho que mientan o roben. De esos cerriles hay en todos los partidos, pero en el PP el número de sectarios incondicionales es mayor. Por más evidencias que haya de corrupción, no se abstendrán ni votarán a Escaños en Blanco, VOX, UPyD ni Ciudadanos. Están programados: PP, PP, PP…

 

PPSOE, pero no tanto

Algunos dirán que pactar con el PSOE sería lo mismo que hacerlo con el PP. Pues hombre: no. Ni han sido iguales históricamente, ni lo son todavía, aunque se estén acercando. No me cansaré de repetirlo: no es lo mismo malo que peor. Si tuviera que improvisar una escala infantil, sería algo así:

  • IU: regular
  • PSOE: mal
  • PP: apocalipsis

A los gurús del PPSOE les pediría diferenciar entre las políticas económicas (donde PP y PSOE son más parecidos) y las sociales. Por tomar sólo un ejemplo, el PSOE nunca habría planteado una reforma de la ley del aborto como la que están gestando los de Rajoy.

Por otro lado, una cosa es el PSOE como estructura, y otra sus votantes. El Partido Socialista es una especie de tubérculo: lo mejor está debajo, enterrado.

 

El PSOE no es contagioso

No creo que Podemos fuera a pillar nada malo por acercarse al PSOE, ni que el incipiente partido corra el riesgo de mancharse por eso. No habría problemas ni malentendidos si las cosas se dejan claras desde el principio: «vamos a pactar/apoyar al PSOE únicamente para quitarle el poder al PP antes de que termine de cargarse los derechos sociales y de privatizar el estado del bienestar». Y no pasa nada. En la Moncloa hace menos daño el PSOE que el PP, y ojo, que hablando de las generales, otro gobierno del PSOE no me hace ninguna gracia, ya he dicho más de una vez lo que pienso del actual Partido Socialista. Pero una vez eliminado el mal mayor, Podemos ya tendría cuatro años por delante para crecer y enfrentarse al bipartidismo en solitario o, lo que sería más deseable, coaligado con el resto de formaciones de izquierda. Dada la fulgurante carrera de Podemos, es fácil caer en el error de olvidar que tienen apenas siete meses de vida, y que con muy buen criterio, seguramente no se presenten a todas las alcaldías.

Por supuesto, el apoyo no sería a cualquier precio. Como el mismo Pablo Iglesias indica, llegaría a cambio de «acuerdos programáticos», y siempre que el PSOE «esté de acuerdo en políticas públicas para proteger a los ciudadanos».

El PSOE, por su parte, parece estar dispuesto, aunque pondrían la condición de que Podemos se aleje de Izquierda Anticapitalista.

Sin embargo, algunos representantes de Podemos, como Pablo Echenique, piensan de otra forma: «Entiendo que pactar con el PSOE es algo completamente descartado». Espero que su posición sea minoritaria.

 

IU es casta y Podemos no es verdadera izquierda

También hay, como hemos dicho al inicio, quienes desde Podemos se oponen a cualquier tipo de pacto con Izquierda Unida. Eso es un disparate, por muchos errores que haya podido cometer y siga cometiendo dicha formación. Ya vimos por aquí que los programas electorales de Podemos y Equo tienen muchas similitudes; pues lo mismo ocurre con IU. Y es lógico que así sea, a fin de cuentas, varios de los ideólogos de Podemos, entre los que se encuentran Pablo Iglesias o Juan Carlos Monedero, son personas a quienes IU se les quedó, por decirlo de alguna manera, obsoleta.

Aparentemente, es todavía mayor el número de quienes desde IU rechazan acercarse a Podemos, y se indignan cuando Llamazares, Anguita, Marina Albiol, Tania Sánchez Melero o Alberto Garzón apelan a la unidad. Esto cuesta más entenderlo, pues IU ha pactado con el PSOE en multitud de ocasiones, e incluso con el PP (injustificable). Y no hablo únicamente de la época de la llamada «pinza» entre la Izquierda Unida de Anguita y el PP de Aznar, sino de la actualidad: sólo en Andalucía, el PP gobierna gracias a IU al menos en 10 municipios. Tampoco me refiero a abstenerse, como en Extremadura (que estuvo fatal, de cualquier manera) o, si nos remontamos más, a la entrega en bandeja de Asturias y Málaga a la derecha, no: hablo de votar a favor del PP para desbancar al PSOE, habiendo sido estos la lista más votada (los populares devolvieron el favor facilitándole a IU la alcaldía en dos municipios de Jaén).

Por lo tanto, no entiendo a qué viene ponerse tan exquisitos ahora. Déjense de remilgos y trabajen por lograr los objetivos que sus respectivos partidos supuestamente persiguen, apartando los intereses particulares de sus formaciones a un segundo plano.

 

Llamamiento a la unidad de la izquierda para las próximas elecciones

Habrá gente que prefiera perder en solitario o ser cabeza de ratón antes de llegar a ningún acuerdo con los «impuros». A quienes les parezca un sacrificio asumible que el PP vuelva a arrasar en las municipales, y que tras las generales, por la imposibilidad de la izquierda de establecer alianzas, siga gobernando el país otros cuatro años. A ellos, poco puedo decirles; si acaso, pedirles que actúen con conocimiento de causa. A esos votantes de Podemos e IU les preguntaría si estarían dispuestos, con tal de no dialogar con el PSOE, a que el PP siguiera gobernando otra legislatura. ¿Considerarían aceptable que se repitiera a gran escala lo de Extremadura?

Hoy por hoy, además de fomentar la participación y trabajar para que se aprueben medidas como el desarrollo del voto electrónico, la izquierda necesita juntar fuerzas para hacer frente al Partido Popular. A Podemos y a IU no les queda otra que llegar a acuerdos entre ellos y con el PSOE, con la nariz tapada si hace falta. Cuando tengamos una ley electoral más justa y proporcional, se podrá pelear en igualdad de condiciones. Ahora, ir por libre puede ser muy digno y heroico, pero es un suicidio. Esto, claro, pensando que Podemos no va a conseguir tantos votos como el PP en las próximas citas electorales. Si así fuera, no habría más que hablar, pero es casi imposible. El que crea que vamos a pasar de esta cleptocracia a la Democracia Participativa de la Tercera República de un tirón, peca de optimista. Desde donde estamos hasta ese ideal hay un precipicio excesivamente grande. Y si en vez de tender puentes intentamos llegar hasta el otro lado saltando, con la sola fuerza de nuestras piernas, corremos el riesgo de despeñarnos y pudrirnos en el fondo durante otros cuatro años, mientras la derecha nos señala riéndose desde arriba.

 

Música: Runrún, de Nacho Vegas

 

También te puede interesar:

29 sin mordaza

  1. Querido Salva:
    Con todo el respeto y la admiración que te tengo como seguidor habitual de tu blog.
    Considero que eres una persona con un buen criterio, estudioso, concienzudo y un buen crítico.
    Permíteme que te puntualice algo. Desde mi experiencia personal, como extremeño de 37 años, emeritense para más señas, militante de IU y partidario de la abstención en las pasadas regionales.
    Déjame que te diga que tu análisis respecto a lo sucedido en Extremadura es cuando menos superficial y falto de conocimiento de causa. Lo que sucedió entonces en Extremadura fue una lección de democracia interna. Las opciones eran: votar a favor de PP, a favor de PSOE o abstenerse. Eso si, tampoco creo equivocarme mucho si te digo que muchos votamos por la abstención para hacer la guerra y no el amor.

    Responder
    1. Hola, Juanfran:

      Gracias por las buenas palabras, así da gusto que le lleven la contraria a uno ;) Aunque a decir verdad, ni siquiera estamos discrepando del todo. Me explico:

      No he llegado a hacer un «análisis» de lo sucedido en Extremadura, sólo lo he nombrado un par de veces en el artículo, pero de pasada. En esta entrada únicamente decía: «Tampoco me refiero a abstenerse, como en Extremadura (que estuvo fatal, de cualquier manera)».

      Aunque no estoy por descontado tan puesto en el asunto como lo podáis estar los militantes extremeños, algo sé del tema, pero necesitaría un artículo entero para explicar por qué considero que aquello estuvo mal.

      Para no dejarlo así, sólo contestarte que las cosas pueden ser democráticas y erróneas a la vez. Efectivamente, la decisión de abstenerse en Extremadura salió de una votación, pero eso no quiere decir que la decisión fuese acertada. Además, según contaba Público, Cayo Lara dijo en el Consejo de enero de 2010 (el siguiente párrafo íntegro está tomado literalmente del periódico):

      «IU no debe permitir, ni ahora ni en el futuro, que con sus votos, por acción u omisión, gobierne el PP». La tesis recabó un 80,3% de apoyos (94 votos a favor, ocho en contra y 15 abstenciones). En octubre, volvió a ser respaldada por un 93,6% (73 votos a favor, tres en contra y dos abstenciones). Y para el 22-M, el líder revalidó su compromiso en toda España. También, claro, en Extremadura.

      Pero es que en 2011, sólo un mes antes de que el Consejo Político Regional decidiera abstenerse en Extremadura, Cayo Lara volvió a asegurar: «No habrá ningún gobierno del PP por la acción u omisión de Izquierda Unida». No lo veo serio. Si Lara no pinta nada, que se calle. Y no soy precisamente el mayor defensor de la disciplina de voto, pero esto es un cachondeo.

      De todas maneras, no es lo de Extremadura lo peor que ha hecho IU en ese sentido; ahí se abstuvo, pero en otras ocasiones ha votado directamente a favor del PP, facilitándole así la alcaldía. Eso ya es más gore.

      Muchas gracias de nuevo por comentar y por discrepar desde el buen rollo. ¡Espero leerte más veces por aquí!

      Responder
      1. Sabes lo que decíamos en Extremadura de todo aquello de Cayo en Madrid. Cayo Calla.
        No se si estar muy de acuerdo o no contigo en lo que a la democracia te refieres. En cualquier caso el análisis debe hacerse de manera individual y en lo que ahora nos atañe la decisión sigue estando clara en la militancia de IU.
        Hoy nos preguntamos en IU Extremadura si hubiéramos cambiado nuestra abstención por un pacto programático con el PSOE y un par de consejerías (algo fuera de nuestras cabezas en aquel momento) y seguimos pensando que hicimos lo correcto. Y miramos de reojo hacia la vecina Andalucía. Y es que Salva, ya no hablamos de siglas ni de pactar para que no gobernase el PP sino de pactar con esos monstruos de la razón de los que hablaba Goya. En Extremadura hacía falta renovación política y mucho. Y además muchos, ilusos tal vez, pensamos en su día que podíamos hacer de ancla y propiciar una deriva hacia la izquierda tanto con PP como con PSOE aquí no hablamos de siglas ni de colores sino de acuerdos puntuales de gobierno, y de tumbar presupuestos y de, como te decía anteriormente, hacer la guerra y no el amor. Porque en esto de hacer la guerra y de estar con la cara en el barro en IU algo sabemos, o pensamos que sabemos.
        En cualquier caso y por centrar el asunto con el tema de tu artículo yo concluiría que el bloque y la unidad de la izquierda es siempre necesario pero en este momento más que en ningún otro también es útil. Y no debemos tomar a pitorreo el criterio de la utilidad, siempre que sea por el bien común.
        Como bien dice el bueno de Julio debemos dejar los carnets encima de la mesa y estar dispuestos a poner la oreja y remar en la misma dirección que si se mira hacia el norte es el oeste y si se mira hacia el sur es el este ;-)
        Un saludo y aquí tienes un fiel lector. No se si comentador porque desde luego el tiempo es limitado y como podréis leer soy de palabra fácil.

        Responder
  2. Soy simpatizante de Podemos y siempre he defendido la unión con el IU de Alberto Garzón, aunque estructuralmente no sé si habrían fricciones, ya que IU tiene una estructura vertical de toda la vida, y Podemos horizontal (los círculos). Yo no creo en los radicalismos y en los izquierdistas de salón, esos que, como tú dijiste, parece que tienen el copyright, como Willy Toledo. No estoy tan de acuerdo (o nada) con una unión con el PSOE de Ken Malibú. Hay que darle tiempo porque el hombre acaba de entrar y le darán por todos sitios, a ver cómo se desenvuelve. Pero me aterra la vieja escuela, la vieja guardia de González y Guerra (hasta Susana Díaz y Elena Valenciano están echando pestes de Podemos, ¿cómo va a ser posible una unión?). Me provoca desconfianza preciamente lo que has dicho, que el PSOE se está acercando peligrosamente al PP en temas socioeconómicos, se está «neo-liberalizando», por decirlo así. En definitiva, apoyo una unión IU-Podemos y soy reticente con una unión PSOE-PODEMOS. He dicho. Gracias por tu blog, y un saludo desde Jávea.

    Responder
    1. ¡Hola, David!

      Para los que no sepáis de qué estamos hablando con lo del copyright, David y yo nos referimos a aquellos que tratan de deslegitimar a Podemos desde IU diciendo cosas como: «Todo lo que propone Podemos ya lo lleva defendiendo IU desde hace treinta años». Vale, pues deberíais estar contentos, ¿no? Yo lo estaría, si fuera militante. Pero además me haría una reflexión: si Podemos ha conseguido en menos de un año casi lo mismo que IU en treinta, ¿no estará haciendo algo mal IU? Porque echarle todo la culpa a la tele, es de una simpleza que da pena.

      Sí, González se ha convertido, como dice Pablo Iglesias, en una caricatura de sí mismo. Y Guerra se está cubriendo de gloria. No estaba sugiriendo una unión con el PSOE, eso es antinatural. Algo así sólo podría darse con IU, Equo, Ganemos… Lo que sí es posible y, creo yo, aconsejable, es lo que lleva haciendo años IU: apoyar al PSOE en momentos puntuales para que no gobierne el PP. Pactos postelectorales.

      Gracias a ti, javeano, javiense… Bueno, ¡lo que sea! XD

      P. D. Ken Malibú, ¡ja, ja!

      Responder
  3. Roberto López Zalbidea 03/09/2014 a las 15:32

    Ayer leí q el PSOE hablaba de un programa de «mínimos» (aborto, pucherazo y ley mordaza como innegociables) para pactar… con el PP!
    «Pacto de Estado» lo llaman. A buenas horas:
    Más bipartidismo. Modelo de los últimos 35 años, agotado en mi opinión
    Y es que… a veces el posibilismo y el sentido común matan.
    Porque a grandes males, grandes remedios.
    Y los de ahora NO son males menores

    Entiendo lo que dices. Unidad de «la izda» frente a dcha monolítica
    Pero.
    El PSOE tiene demasiado «Estado B» que implantar a continuación
    Forman parte del problema más q de la solución??
    Pues en parte, sí. Y así lo percibe la gente, creo

    Y en el «extremo», al programa de «máximos» de Podemos lo llaman populismo

    A veces la gente solo necesita ilusión y empezar de cero a creer que lo que pagamos todos puede repartirse mejor
    Y buena falta que nos hace, la verdad, en mi opinión
    Saludos, Salva!
    Siempre valiente, siempre nos haces pensar

    Responder
    1. Si hay quienes tienen «miedo» de que Podemos pacte con el PSOE, por si las bases no lo entienden, imagínate si el PSOE pacta con el PP. La hemorragia de votantes iba a ser de órdago.

      Empezar de cero tiene sus cosas buenas y sus cosas malas. Una cosa mala puede ser que como consecuencia gobierne el PP otra legislatura. Y eso me parece un coste demasiado alto, inasumible. No hablamos sólo de los recortes: es la corrupción, las mentiras descaradas, el reírse en nuestra cara… No, este PP no puede seguir gobernando.

      ¡Gracias, Róber!

      (Lo del Twitter me lo has puesto bien la primera vez, ¿no?)

      Responder
      1. Le iba a dar a FAV a tu comentario pero aquí no hay estrellita, cachis ;P
        Es que tiene usted unas ocurrencias que vamos…

        Responder
  4. Saludos don Salva. Empezaré diciendo que si, que no es lo mismo malo que peor, pero eso no quiere decir que sea bueno.
    También tengo que darle la razón a Juan Francisco, lo de IU en Extremadura no me pareció tan mal, si no estás de acuerdo con PP y con PSOE, no hay mejor manera de demostrarlo que abstenerse. No se está obligado a pactar con PSOE solo por sus siglas, y esto me lleva a otra conclusión: Gobierno en minoría. ¿Cuándo te refieres a pacto de izquierdas, estás proponiendo una candidatura única? Además, creo que si Podemos pacta con PSOE, perderá muchos votos (mira, pacta con PSOE, son lo mismo, solo aspiran a llegar al poder). ¿Tanto hablar de casta para acabar pactando con ellos?

    Responder
    1. Don Miguel, no se le ocurra insinuar que yo he dicho que el PSOE es bueno, que le reto a un duelo al sol… en Murcia.

      Ahora en serio, a mí lo de Extremadura me pareció un disparate. Tanto por lo que le he comentado a Juanfran, como por el resultado final. No se debe pactar con el PSOE por sus siglas, se debe pactar con el PSOE para evitar que gobierne el PP.

      Con el llamamiento a la unidad de la izquierda estoy hablando de dos cosas distintas: una candidatura única sería algo estupendo; ahí NO metería al PSOE. Pero sí pactaría con los socialistas después de las elecciones, como ha hecho IU tantas veces.

      Esta consecuencia a la que te refieres, la de la posible pérdida de votos de Podemos por «pactar con la casta», es la que trato en el apartado El PSOE no es contagioso. Por lo que a mí respecta, si se hace con transparencia y dejando las cosas claras desde el principio, no lo vería mal. Pero es verdad que hay mucha gente que lo descarta directamente, que les da grima. Y no les culpo.

      En cualquier caso, Podemos tampoco es un partido clásico, así que supongo que este tipo de decisiones se acabarán votando masivamente. Veremos.

      Responder
      1. No aguanto el sol de Coruña, como para aguantar el de Murcia.
        Creo que ya te queda claro que somos mayoría los que no queremos pactar

        Responder
  5. Hola Salva, una vez más. Esta vez he decidido no callarme para preguntarte: ¿quién hizo la ley que favorece a los grandes partidos? ¿En qué se basan para decir que unos partidos necesitan más votos para conseguir un escaño y otros necesitan menos?

    Responder
    1. Hola, Néstor.

      Pues esto te lo explicaría Vicente Juan mejor que yo, pero como está de mudanza bloguera, vamos a ver si te lo puedo aclarar un poco, aunque sea a grandes rasgos.

      Que unos partidos necesiten más votos que otros se debe principalmente a la división de las provincias en circunscripciones electorales, y también a la Ley D’Hont. Por ejemplo: Murcia está dividida en cinco partes; cada una de las circunscripciones tiene asignados un determinado número de escaños, según la población; si divides el número de votos válidos entre el número de escaños, obtienes el «coste» de cada escaño. Los partidos que no llegan al mínimo de votos exigible en cada circunscripción, se quedan sin escaño.

      Esto beneficia a los partidos grandes, o a los que sólo se presentan en determinados territorios, concentrando el voto. De ahí que a Amaiur les salgan tan baratos los escaños. Y ese es el motivo de que el PP quiera ampliar el número de circunscripciones en Murcia.

      Algo que no ocurre en las elecciones europeas, donde hay circunscripción única, gracias a lo cual Podemos tuvo más «fácil» conseguir sus cinco escaños.

      Si no te he aburrido suficientemente, aquí encontrarás información más detallada:

      P. D. Supongo que la pregunta de «quién hizo la ley» era retórica ;)

      Responder
    2. Tengo un ratejo antes de que empiece el partido, así que mi blog se queda como está y aprovecho para cansinear sobre este tema XD
      Aparte de todo lo que ha explicado Salva, hay que tener en cuenta el entorno en el cual se diseñó el sistema a finales de los años setenta. Por un lado estaba el sistema proporcional italiano, que hacía aguas con una brutal fragmentación del parlamento (y una corrupción galopante), por otro los modelos sajones uninominales sajones, etc. Aquí los padres de la patria tiraron por el camino de enmedio y eligieron un sistema proporcional «ma non troppo», que garantizase mayorías. La #@&%!! ley D’Hondt, de la que dice la WIKIPEDIA «…dista mucho de la proporcionalidad cuando los votantes están divididos en numerosos distritos electorales con un número reducido de representación.»
      Por otro lado, había que consolidar unos partidos políticos que estaban en mantillas, sindicatos, etc, la mayoría preparados para la clandestinidad y no para la actividad diaria. Así que la Constitución y las leyes orgánicas de desarrollo les dierno un fuerte poder institucional y los blindaron.
      Además había que hilar muy fino en los temas territoriales no se les fueran a excitar los señores generales, así que se dejó la estructura provincial y no se intentaron circunscripciones mayores, que además hubiesen cabreado a CiU y PNV, bastante arraigados y en época de celo por entonces.
      Y por si acaso, se aseguraron de que todos los cargos públicos emanasen de las Cortes, no fuera a subirse a la parra algún partido con control callejero (el PC daba mucho miedo también).
      Hasta ahí, y teniendo en cuenta la escasa experiencia que teníamos en España de democracias duraderas, ese conservadurismo institucional puede llegar a ser entendido, y así lo vimos quienes votamos la Constitución, por muy a regañadientes que fuese (ya sabéis cual era la alternativa previsible).
      Donde se pasaron los dichosos padres de la Patria es con la complejidad del proceso de reforma de la Constitución en sus capítulos principales de Derechos, y en cambio de la excesiva facilidad para reformar leyes orgánicas. El resultado es que un único partido puede bloquear cualquier reforma, y manejar la letra pequeña a su antojo si tiene mayoría de la mitad más uno.
      Resumiendo que me enrollo demasiado: en su momento y en su contexto, todo esto tenía sentido, y de hecho ha sido ampliamente aceptado durante más de veinte años. Y de no ser por la crisis y su forma tan brutal de gestionarla, probablemente sólo unos cuantos nos estaríamos preocupando por el tema actualmente. El gran problema es la reticencia de los grandes partidos a reformar una constitución que les favorece enormemente, y justifica el sorprendente hecho de que sólo se haya modificado un par de veces desde 1978.

      Espero haber ayudado, y adjunto algunas referencias por si alguien tiene ganas de saber más sobre el tema:
      – Los Padres de la Cosa: http://es.wikipedia.org/wiki/Padres_de_la_Constituci%C3%B3n
      – El procedimiento de reforma: http://www.congreso.es/consti/constitucion/indice/titulos/articulos.jsp?ini=166&fin=169&tipo=2
      – La propuesta que preparé para EQUO-CLM, donde se analizan los detalles del sistema: http://equoclm.proyectoequo.org/areas-tematicas/participacion-ciudadana/reforma-ley-electoral/item/propuesta-de-reforma-de-la-ley-electoral
      – Fórmulas electorales: http://es.wikipedia.org/wiki/F%C3%B3rmula_electoral

      Responder
      1. ¡Muchas gracias, Vicente! Estoy seguro de que a Néstor le habrá quedado el asunto algo más claro.

        Yo no me encuentro entre los detractores de la Transición. Creo que en su momento se hizo lo que se pudo, y se hizo relativamente bien. El problema es que desde que se acalló el «ruido de sables» todo haya seguido igual, inmutable. Eso no tiene justificación, aunque se explique en parte por la complejidad de reformar la Constitución a la que tú aludes.

        Responder
  6. Pedro Sánchez, Secretario General del PSOE, hoy 13 de septiembre:
    – “Tenemos que hacer frente a dos viejas ideas: la resignación del PP de que nada se puede cambiar y contra el populismo que construye su proyecto sobre el descrédito del otro y propugna un pobre futuro para España”
    – “Quiero denunciar que hay una gran coalición de intereses entre los extremos para debilitar al PSOE. Ni PP ni populismos: PSOE”
    Por populismo, entiéndase Podemos.
    Hay que decir que la corriente minoritaria Izquierda Socialista, en cambio, es partidaria de acercarse a los movimientos tipo Ganemos.

    Fuentes:
    – A partir del minuto 5: http://www.psoetv.es/?video=7036&name=Pedro-Sanchez:-El-PSOE-es-el-partido-del-cambio-que-necesita-España
    http://elpais.com/politica/2014/09/13/actualidad/1410594558_565493.html

    Responder
    1. ¿Y la entrevista con Gloria Lomana? Patética su forma de no nombrar a Podemos, para no mojarse:

      -¿Pactará con Podemos para quitarle alcaldías al PP?
      -(…) Ni antes ni después el Partido Socialista va a pactar con el populismo.
      -O sea: no.
      -No pactará con el populismo.
      -No pactará con Podemos.
      -Con el populismo.

      Qué triste, da vergüenza ajena. Si esta es la esperanza del PSOE, van listos.

      Responder
      1. Si recuerdas nuestra diferencia de análisis amigo Salva, el PSOE no es un partido de izquierdas, tal y como entendemos izquierdas quienes andamos por aquí, sino un partido progresista de gobierno. No es una diferencia ideológica, sino técnica y de estructura.
        En estas condiciones, a Pedro Sánchez le podemos (con minúscula) reprochar que juegue a Gila y su «alguien ha matado a alguien», pero es totalmente coherente que rechace cualquier posibilidad de coalición pre-electoral.
        En cambio hay muchas voces en el PSOE que lo enfocan desde otros puntos de vista, desde Izquierda Socialista, hasta barones que se huelen que van a necesitar pactar. Pero déjame insistir: como jefe de máquinas del PSOE, Ken Ferraz no puede aceptar esa posibilidad.
        Saludos, VJ.
        NB: Recomiendo este otro artículo para compensar: http://politica.elpais.com/politica/2014/09/12/actualidad/1410552929_539031.html

        Responder
        1. Entiendo la postura de Pedro Sánchez como «jefe de máquinas» del PSOE. Lo que me provoca rechazo es su resistencia a llamar a las cosas por su nombre, a decir «Podemos». Es fácil, Pedrito: Po-de-mos. Si hay una vieja política, está representada perfectamente en ese fragmento de entrevista.

          Por cierto: con el PSOE sólo he llegado a plantearme pactos postelectorales, creo que en una hipotética coalición preelectoral de izquierdas tienen poca cabida los socialistas.

          Gracias de nuevo, amigo.

          Responder
      2. @pilarisdelworld 22/12/2015 a las 21:22

        patética, pernicioso, alergia y sarpullido si dice PODEMOS.
        Sra. Que no pasa nada. Que no le van a quitar la casa ni le van a prender fuego a la iglesia que seguramente ira los domingos a darse golpes de pecho.
        Que mente mas retorcida.

        Responder
        1. Ese era el Pedro Sánchez de septiembre de 2014. Después se ve que le dijeron que ya estaba bien de hacer el ridículo y empezó a nombrar a Podemos. Él, lo que le manden.

          Por cierto: a pesar de que en esas fechas el líder (ejem) del PSOE decía que su partido no iba a pactar nunca con Podemos, ocho meses después llegaron las municipales y autonómicas y ya sabéis lo que pasó. Yo me alegro, pero me asombra la facilidad con la que los políticos pueden faltar a su palabra en nuestro país sin que pase nada.

          Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.