Ni guerra entre pueblos, ni paz entre clases

Hoy tenemos con nosotros a una nueva colaboradora: Izarbe (no, no es de Murcia; ¿cómo lo habéis adivinado?). Y sin haberlo planeado, por pura casualidad, se mantiene la paridad: tres mujeres y tres hombres se han quitado hasta el momento la mordaza en Vota y Calla.

Izarbe viene a hablarnos de los nacionalismos, ni más ni menos. ¿Sabrá dónde se mete?

 

«Ni guerra entre pueblos, ni paz entre clases»

Lema comunista donde los haya. Quizás llamarme a mí comunista sea un poco aventurado, pero lo que es innegable es que comulgo con esta frase al cien por cien. Hasta donde yo sé, se trata de una cita anónima que se difundió en los albores del siglo XX, cuando la tragedia de una Gran Guerra se mascaba en el ambiente. Y cien años después sigue vigente. Por qué será que no me extraña que el ser humano no aprenda de sus errores…

Otra cita de la época, algo menos anónima, es ésta de Paul Valéry (filósofo y escritor francés):

 

La guerra es una masacre entre gentes que no se conocen, para provecho de gentes que sí se conocen pero que no se masacran.

 

Y de nuevo el enunciado es aplicable hoy en día. Con sus matices, por supuesto.

Seguro que más de uno se preguntará de qué estoy hablando. Menudo desvarío… De los nacionalismos, ni más ni menos. Al releer estas frases no puedo sino pensar en Artur Mas y su desafío soberanista.

Antes de nada, antes de dar lugar a malos entendidos, quiero dejar clara una cosa: soy de izquierdas. Y, como tal, soy internacionalista, de esa extraña especie de seres utópicos que creen en el trabajo colectivo, en la solidaridad entre los pueblos y en la cooperación mutua. Dentro de este ideario, como podréis imaginaros, no queda mucho espacio para los nacionalismos. Sin embargo, soy, ante todo, demócrata, respeto las ideas diferentes a las mías y creo firmemente que esa colaboración ha de darse en términos de solidaridad, nunca como una obligación. En este contexto, el derecho a decidir de los pueblos me parece incuestionable.

Ahora bien, una cosa no quita la otra. Si bien creo en la sinceridad de los ciudadanos catalanes cuando reclaman ese derecho, esa posibilidad a votar en un referéndum, me temo que no puedo decir lo mismo del Presidente de la Generalitat, Artur Mas. Lo encuentro hipócrita. Veo su hipocresía cuando convoca una «consulta» y no es capaz de llevar a cabo más que una encuesta. La veo cuando sonríe ante la pitada al Rey pero no se atreve a pitar él mismo. Pero la veo, fundamentalmente, cuando leo noticias como ésta.

Y llegados a este punto es cuando vuelvo al principio de la entrada, a esas frases que tras décadas de historia siguen teniendo la misma validez que el primer día. Los poderosos continúan creando enfrentamientos entre la gente de a pie, mientras se dan la mano en lujosos salones. Algún día, espero que no muy lejano, abriremos los ojos y nos daremos cuenta de que sólo uniendo nuestras fuerzas podemos deshacernos del verdadero lastre.

Como dijo un sabio: «Habrá un día en que todos / al levantar la vista / veremos una tierra / que ponga libertad».

 

Música: Canto a la libertad, de José Antonio Labordeta

 

Izarbe Latorre Pastor

Fotografía de Izarbe Latorre Pastor

Izarbe Latorre Pastor

Mañica de nacimiento y de corazón, pero con un huequito para Edimburgo. Aunque soy ingeniera, siempre me ha gustado escribir y enseñar. Amante de la naturaleza y de los animales, sobre todo de mi gato.

Obrera e hija de obreros, me crié de manifestación en manifestación y así he salido. Constantemente quiero saber más, porque el saber no ocupa lugar y es la mejor manera de argumentar; si hay algo en este mundo que me gusta es llevar la razón.

Podéis encontrarme en El saco de las palabras.

Twitter: @bsacopalabras y @izzarbe.

 

También te puede interesar:

 

8 sin mordaza

  1. Artur Más y compañía siempre han utilizado el sueño independentista para llegar al poder y vivir del cuento. No sé hasta qué punto creerán lo que ellos mismos dicen, pero mientras están entretenidos con la independencia los hospitales se van privatizando.

    http://www.20minutos.es/noticia/2426158/0/informe-fadsp/privatizaciones-sanidad/comunidades-madrid-cataluna/

    En cuanto al derecho a decidir, opino lo mismo. Yo tampoco soy independentista, pero qué menos que preguntarle a la gente su opinión (otra cosa es si esa opinión es propia o inducida). En todo caso, los referéndums de este país no son vinculantes, es decir, que por mucho que los catalanes digan SÍ a la independencia el gobierno central puede desestimarlo. Hay más detalles al respecto, como que antes de que se haga el referéndum es el Congreso quien tiene que aprobarlo, así que de plantearse el caso ni siquiera se celebraría.

    Resumiendo, que antes de celebrar un referéndum se debería cambiar la constitución para que sean vinculantes y no se necesite la barbaridad de 500.000 firmas para poder presentar la propuesta al Congreso (en Suiza basta con 50.000). ¡Qué país!

    Os dejo este vídeo:

    https://www.youtube.com/watch?v=ICblo2Zbz9s

    Responder
  2. De Mas poco tengo que hablar. Como dijo un madrileño lúcido, los catalanes están locos por querer la independencia, ¿o es que no han caído en la cuenta de que TODOS sus políticos se quedarán dentro, incluidos los que ahora se pasan nueve meses al año zascandileando en Madrid?

    En contraste con lo anterior, permitidme recordar la famosa frase atribuida a Cánovas del Castillo: «Es español quien no puede ser otra cosa». Yo diría que el día en que esta frase deje de tener sentido, el independentismo catalán quedará reducido a lo que fue en los años 80: en torno al 8% estirando mucho.

    Como siempre las referencias:
    – Sobre la evolución del independentismo en Cataluña (autobombo): http://baladring.es/2014/08/24/cataluna-y-espana-son-ellos-somos-nosotros-o-son-los-de-siempre/
    – Definición de zascandil: http://lema.rae.es/drae/?val=zascandilear
    – Sobre el contexto de la frase de Cánovas, recomiendo los eruditos comentarios de este artículo: http://dolcacatalunya.com/2014/08/19/ortega-y-gasset-desarbola-el-federalismo/

    Responder
  3. Una vez hablado de mi libro (aunque no necesariamente por última vez hoy) con el beneplácito de Salva, decir que me ha gustado mucho encontrar esas dos frases en un mismo texto, pero como no sería yo si no enmendase a la totalidad (espero que Izarbe me lo disculpe, está en mi naturaleza) diría que desgraciadamente ya no aplican. Digo desgraciadamente porque eso simplificaría las cosas, y digo que no aplican por dos motivos:
    – Porque los países poderosos ya no hacen la guerra masacrando gente. Han descubierto que es más eficiente y rentable estrangular financieramente a las masas que no pueden votarles, y de paso cobrar sus buenos réditos. Que se lo digan a los griegos, por ejemplo.
    – Porque las clases dominadas – y por tanto, sólo formalmente soberanas – ya no se reconocen: como diría Monedero «carecen de memoria social». Hay una clase dominante y el amasijo de burgueses proletarizados, proletarios precarizados, precarios a secas, y excluidos. Porque los actuales proletarios acaban de dejar de ser burgueses, pero aún no lo han aceptado. Mientras tanto los antiguos proletarios han perdido la identidad de clase en la búsqueda del contrato precario de un par de días o – maravilla de maravillas – tres o cuatro semanas. Sin hablar de los eternos becarios y de quienes ya sólo tienen la esperanza de sobrevivir con 426 € para la familia. Y por supuesto, la culpa es de los extranjeros que nos quitan el trabajo, no de los dirigentes que luchan contra viento y marea para salvar España (aquí volvería a citar a don Antonio Cánovas, pero me da pereza), y que por cierto no son clase dominante, sino periferia servil de la tal.

    Recomiendo al respecto unas lecturas:
    – Vía autobombo, sobre el mercado de trabajo en la sociedad de la información: http://baladring.es/2015/05/09/el-trabajo-en-la-sociedad-de-la-informacion/
    – Muy interesante aportación sobre la desigualdad de Economistas Frente a la Crisis, no os perdáis los gráficos: http://economistasfrentealacrisis.com/recetas-contra-la-desigualdad y http://economistasfrentealacrisis.com/la-desigualdad-en-la-union-europea/
    – Sobre los beneficios financieros del rescate a Grecia, dos ejemplos: http://elcomunista.net/2015/04/09/el-fmi-ya-ha-ganado-2-500-millones-con-los-prestamos-a-grecia/ y http://www.europadelosciudadanos.net/2015/01/20/cronologia-de-la-deuda-publica-griega-la-banca-siempre-gana/

    Responder
  4. Gracias como siempre a Nemo por sus aportes.

    Vicente: ya sabe que está usted en su casa. El que parece no saberlo es WordPress, que había mandado su segundo comentario a la carpeta de spam. ¡Solucionao!

    Responder
  5. Quitando que Mas y CIU son de derechas, aunque la gente parece desconocerlo, es evidente que el tema de la independencia es una larga cortina de humo que solo busca tapar sus problemas y echar la culpa a los demás, una actitud muy española por cierto (que cosas tiene la vida). Triste ver como piensan que con la independencia, sus problemas desaparecerán. El nacionalismo no pretende ceder poder al pueblo sino a los poderes económicos más cercanos a su círculo. Y eso me lleva a creer que el nacionalismo de izquierdas (BNG por ejemplo) me parece una contradicción.

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.