Los 100 minutos de gracia

Siguiendo con nuestra sección de lectores invitados, hoy ha venido a quitarse la mordaza a Vota y Calla… Nemo.

Me gustaría destacar el hecho de que haya pedido mantener el anonimato, como hizo Nerea inaugurando esta sección. Esto es algo que debería llevarles a reflexionar a aquellos convencidos de que vivimos en un país en el que disfrutamos de una exquisita libertad de expresión.

Ya hablaremos de eso. Hoy es el turno de Nemo y su artículo sobre la polémica con los tuits de Guille Zapata, concejal de Ahora Madrid.

 

Ahora Madrid y Guillermo Zapata: 100 minutos de gracia

 

En las últimas horas se ha generado una polémica en torno a una serie de mensajes aparecidos en mi cuenta de Twitter en 2011: hace ya cuatro años. No voy a negar la existencia de esos mensajes y lamento profundamente que puedan herir la sensibilidad de personas y comunidades. En especial me apena que aquellas personas que hayan sufrido los efectos del odio puedan sentir desconsideración hacia su dolor. A todas esas personas y colectivos quiero ofrecerles una explicación desde la templanza y la responsabilidad, con toda la información que sirva para contextualizar el asunto y que supera con creces los 140 caracteres de un tuit.

 

Así comienza la explicación y disculpa de Guillermo Zapata, el hasta hace poco delegado municipal de Cultura y Deportes en el Ayuntamiento de Madrid, por unos tuits que escribió hace cuatro años y que ahora, con una intencionalidad política clara, han salido a la luz completamente descontextualizados. Tuits del tipo «¿Cómo meterías a cinco millones de judíos en un 600?». «En el cenicero», han sido el motivo de la polémica. Una polémica absurda y torticera que solo busca manchar el éxito de Ahora Madrid.

Obviando el hecho de que resulta muy patético que alguien se haya leído cuatro años de tuits hasta encontrar alguno que pudiera traer polémica, Zapata escribió dichos tuits en una conversación sobre los límites del humor. Esa conversación se originó por el despido del director de cine Nacho Vigalondo de un periódico nacional por escribir unos tuits en los que negaba el holocausto. Esto ocurrió en enero de 2011, y el que fueran escritos en broma no pareció importarles.

Ahora, algunos de esos tuits escritos por Guillermo Zapata están dándose a conocer como si él realmente pensara así, y esto me parece bastante grave porque se trata simplemente de humor negro. Un humor cruel, sí, pero humor al fin y al cabo. No hay que darle más importancia.

El ex delegado se ha explicado diciendo que «no es en absoluto antisemita» y que considera al humor negro «una expresión sana para reírnos de los horrores que hacemos los seres humanos». A su vez, ha insistido en que «la descontextualización provoca que se pierda el sentido original» y ha reiterado su condena al terrorismo, al antisemitismo y a cualquier otra forma de represión y violencia.

 

La doble vara de medir

He de admitir que me he quedado perplejo por el alarmismo que han generado unos chistes de dudoso gusto que, si no me equivoco, no son únicos en su especie. Ahora, lo único que han conseguido es que los simpatizantes de Podemos busquen tuits desafortunados publicados por cargos del PP, aunque no tienen que ser necesariamente mensajes de esta red social. Hace dos años, Rafael Hernando dijo en un programa de televisión refiriéndose a los hijos de los republicanos que «solo se acordaron de sus padres cuando había subvenciones». Está claro que todos podemos tener nuestros deslices, pero sería de agradecer que no se escandalizaran tanto cuando la metedura de pata es de otro. Aunque en este caso no queda claro que sea un error, pues recientemente ha vuelto a insistir en el tema, reafirmándose en sus declaraciones.

Las preguntas que a uno le surgen en estos casos son: ¿por qué unos sí y otros no? ¿Por qué los mensajes que amenazan al colectivo de izquierdas suelen considerarse como algo meramente anecdótico?

Como consecuencia de la precocinada crisis, Guillermo Zapata dimitió el pasado quince de junio para no generar más inestabilidad en su propio partido. Seguirá conservando su acta dentro del grupo municipal, pero le destinarán otros trabajos en los que pueda ser de provecho. Ante todo, debo decir que la decisión de dimitir era la única vía posible que le quedaba, ya que es de prever que este juego sucio contra Ahora Madrid no haya hecho más que empezar. Ojalá me equivoque.

Como detalle adicional, añadir que me ha parecido curioso que fueran los medios «de izquierdas» los que más explotaran el temita. El día de la dimisión, TVE apenas dedicó unos minutos para informar de la polémica y no ahondó en exceso (no más de lo normal). Al menos, no fue el único tema que tocaron en toda la mañana.

A veces se dan estas contradicciones.

 

viñeta Nemo

Nemo

Nemoopinión F.

Dibujante aficionado, curioso y con cierta tendencia a meterme donde no me llaman, siempre he considerado que la curiosidad es la base de todo pensamiento crítico.

Las injusticias y el desapego que sienten muchos políticos por su pueblo me animaron a escribir. Al principio solo era puro desahogo, pero luego me surgió la necesidad de reflexionar e intentar concienciar a la gente. La política es cosa de todos, no de unos pocos.

Estoy en Pensamiento crítico

Twitter: @nemoopinion

 

También te puede interesar:

 

9 sin mordaza

  1. Mi opinión es la misma que la de Antón Losada: Carmena se equivoca con la dimisión de Zapata por cuatro razones. La primera porque o dimite, o no dimite; porque lo de dimitir de concejal pero quedarse en el ayuntamiento no me cuadra. La segunda, porque ha permitido a la derecha marcar la línea entre lo que está bien y lo que está mal. Le ha permitido a la derecha, a los pesebristas y los medios afines (ABC, Vanguardia, El País, El Mundo, La Razón, etc…) organizar su agenda. La tercera, porque lejos de dar ejemplo callando bocas y siendo “coherente” como algunos defienden, han enfurecido a las fieras, les han dado pie para continuar la cacería, la derecha ha olido el miedo y se van a tirar al cuello. La cuarta, que Carmena debería haber exigido a la derecha las mismas medidas con Pablo Casado, Herrando, el impresentable alcalde de Valladolid y muchos más.

    En todo caso, resbalonazo de Carmena al pecar de buena. Espero que, en breve, pueda darse cuenta del percal en que se ha metido y que hasta Carmona, con el que ha pactado, va en contra suya y al servicio de la casta.

    Responder
  2. bajo ningún concepto tendría q haber dimitido, me parece lamentable q están esperando el momento para sacar mierda d años atrás, Carmena se tendría q haber puesto en su sitio y tendría q haberlo apoyado….y como dijo Jordi Evole el otro día, no ha dimitido ninguno de los q se han quedado con dinero negro……

    Responder
  3. Pandora Groovesnore 19/06/2015 a las 8:33

    Un tuit de hace 4 años en Tuiter!!!… Como siempre decimos la verdad en las redes sociales… Yo soy alta, rubia y con los ojos azules, por cierto. Lo digo por si dentro de 20 años me tenéis que identificar… Esta dimisión, aunque solo sea la puntita ¿sentará precedente en otros partidos? Bah, qué tonterías digo!

    Responder
  4. Estoy con los cuatro: la dimisión/cese es un error. Y creo que no soy precisamente sospechoso de fanatismo, de defender a ultranza a la izquierda o de falta de autocrítica. Pero joder…

    Ellos tienen los medios de comunicación, y son capaces de hacer una montaña de un grano de arena, como ya vimos con Monedero o Errejón.

    Y en cuanto al humor, es que ni siquiera creo que esto pueda enmarcarse totalmente en ese contexto. El artículo de Íñigo Sáenz de Ugarte enlazado en el texto de Nemo es bastante clarificador (para el que quiera aclararse, no para el 50 % de los que aprovecharían para atacar a Zapata invariablemente aun sin saber absolutamente nada sobre el asunto, y el otro 50 % de los que le defenderían del mismo modo).
    Pero si hablamos estrictamente de los límites humor, mi opinión es bastante clara: el humor no ha de tener límites. Ninguno. Y cuando digo ninguno quiero decir ninguno. Cualquier barbaridad está permitida, otra cosa es que tengas la gracia o el sentido de la oportunidad para molestar al menos número de personas posible (siempre habrá mojigatos). Y últimamente tengo la desagradable impresión de que si Padre de familia fuera una serie española, sus autores habrían pasado ya por la Audiencia Nacional.

    Estaba dudando si hacer un artículo sobre este asunto. Hay muchas cosas que decir, pero por otro lado no quería contribuir a esta desmesura… y entonces llegó Nemo.

    Responder
    1. Yo creo que los límites del humor negro se rigen por el momento y la circunstancia. Nacho Vigalondo no supo medir las consecuencias de sus tuits, y Guillermo Zapata mucho menos. Tal y como has dicho, los hay que tienen la capacidad para hacer humor negro en el momento justo, pero creo que ese caso no se dio ni con Zapata ni con Vigalondo. ¿Consecuencia? Se les echaron todos encima como fieras.

      La estrategia de desgaste que está haciendo la derecha con Ahora Madrid me parece una patética pataleta, pero si alguien va a ejercer un cargo público y ese alguien es consciente de su afinidad por el humor negro… ¿no se le ocurre hacer una “limpieza” en twitter? Y ojo, pese a que concuerdo con la decisión de Guillermo Zapata de dimitir para que cesara la tormenta, es algo que me parece injusto y deplorable (por la doble vara de medir).

      Por ello, creo que el humor negro sí debe tener límites, pero esos límites deben regirse, como ya he dicho, por el momento y la circunstancia. “Padre de familia” ha sabido jugar muy bien con eso, y creo que sus habituales críticas (que vienen a ser burlas a las tradiciones o tópicos, entre otras cosas) tampoco son motivo de mucha polémica. Otra cosa es ese montaje que hizo un graciosete de YouTube mezclando un episodio de Padre de Familia (“Turban Cowboy”) con el atentado de Boston. Es AHÍ donde está límite. De hecho, el creador de Padre de Familia, Seth MacFarlane, publicó en su twitter que la “gracia” del vídeo le resultaba extremadamente desagradable.

      http://www.europapress.es/chance/tv/noticia-aberrante-montaje-padre-familia-atentados-boston-20130418132740.html

      ¿Te imaginas la que le habría caído encima a Seth MacFarlane si se le hubiera ocurrido hacer esa gracia? Entonces sí que tendría que haber ido a los juzgados.

      Saludos.

      Responder
      1. No estoy del todo de acuerdo. Zapata no borró los tuits porque estos chistes estaban dentro de un contexto, de un debate sobre los límites de la libertad de expresión que, además, parece ser que quería sugerir todo lo contrario. Por tanto, esos chistes no eran tales, no los citó para hacer reír, sino como ejemplo. Claro, yo en su lugar tampoco me hubiera imaginado que iban a husmear como buitres en mi cuenta y rescatar tuits de hace ¡cuatro años! que, posiblemente, ni recordaría que están ahí.

        Tampoco estoy de acuerdo con la dimisión de Zapata porque, lejos de que cese la tormenta, la ha arreciado. Prueba de ello es que ahora le toca el turno a Rita Maestre por protestar contra las incoherencias de un estado que se autodenomina en su Constitución “laico”.

        Sí estoy de acuerdo, en cambio, con tu argumentación sobre los límites del humor.

        Un saludo.

        Responder
        1. Sí, es cierto, esos chistes no eran tales, sino “citas” (que por eso estaban entrecomillados). Como en el artículo ya lo explico he querido abreviar y parece que no me he expresado bien en el comentario. Mis disculpas.

          En cuanto a lo de Rita Maestre, creo que no tiene comparación porque su “delito” se enmarca dentro de una protesta a favor de la laicidad en las instituciones. No le están dando ni mucho menos el mismo bombo que a Zapata, aunque eso no ha impedido que el oportunista de Carmona ya pida su dimisión/cese. Lo de Carmona me parece curioso, porque él sí se molestó en borrar decenas de tuits, y justamente dos días antes de surgir la polémica de Zapata.

          http://www.eldiario.es/politica/Carmona-tuits-borrados-Guillermo-Zapata_0_399660863.html

          Puede ser simple casualidad, pero da que pensar.

          Un saludo ;)

          Responder
  5. Ese juego sucio no solo acaba de empezar, si no que nunca va a terminar hasta que desalojen el poder. Son así. Solo me queda darle la razón a David, a Losada y a todos los demás.

    Responder
  6. Hemos llegado a un punto del todo surrealista, ahora resulta que si cuentas un chiste, (por muy malo o desagradable que sea, da igual, ese no es el tema), significa que tus ideas son esas, no hay mas, señores.
    Pues ahí va una muestra de lo que pienso.
    -Señora, ha visto usted a mis tetas?
    -No, pero me gustaría verlas.

    Y otro, por si no tenéis claro lo que pienso.
    -Van 2, y se cae el del medio.

    con dios, señoras y señores

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.