Les sale gratis

Saludos, ciudadanos que asistís estupefactos a la facilidad con la que nuestros políticos pueden arruinar lo público sin consecuencias personales. Hoy nos quitamos la mordaza para exigir responsabilidades.

 

 

Les sale gratis

 

Os leo a veces ciertos arrebatos de indignación apoyada en un supuesto futuro donde se hará justicia. Decís con esperanza que cuando en 2015 gobierne Podemos (o IU, los más optimistas), estos sinvergüenzas se van a llevar su merecido. Los sinvergüenzas sabemos todos quiénes son, no hace falta que os los señale.

Y no es así. Aun suponiendo que Pablo Iglesias estuviera sentado en la Moncloa dentro de un año (a Alberto Garzón me cuesta más imaginármelo), esta gentuza no va a pagar por ninguna de sus fechorías. Y ese es uno de nuestros grandes problemas. Pueden irse a la oposición sólo cuatro años después de llegar al Gobierno con mayoría absoluta y no les importará demasiado, porque no tienen un proyecto de país ni nada que se les parezca, su único proyecto es el de ir añadiendo ceros a sus cuentas corrientes, y para eso les sobra con cuatro años.

Da un poco de lástima por lo injusto, pero es lo que hay. Mirad por ejemplo a Gallardón: muchos celebraban que hubiera tenido que dimitir después de que la protesta social (esa que algunos dicen que no sirve para nada) haya hecho al PP retrasar su reforma de la ley del aborto. Además, Gallardón no sólo dimitió, sino que dejó la política, todos sus cargos, lo que no es habitual. Pero no deberíais alegraros de su mal, y no precisamente por compasión o ética, sino porque no existe tal «mal»: Gallardón no es un pobrecito. El ex ministro de Justicia, como sabéis, está cobrando ocho mil quinientos euros al mes sin dar un palo al agua. Que se joda.

Curiosa manera de dejar la política la de esta gente. Esperanza Aguirre también la «dejó», y sin embargo seguimos encontrándonos con su marchito careto día sí y día también en el telediario, y no precisamente hablando de deportes.

 

Aznar se sacrificó por nosotros

Ejemplos de beneficiados por las puertas giratorias hay «cienes», que diría algún sabio miembro de tantos comités o consejerías que se han inventado nuestros políticos para no tener que volver a trabajar jamás una vez que han metido el morro en el pesebre. Vayamos a uno de los más conocidos: José María Aznar. Los frutos que Aznar ha sacado de sus ocho años en la Moncloa darían para un solo artículo, así que pasaremos por encima, pero tened en cuenta que hay mucho más.

 

Irak

Una parte de su legado (ley del suelo que creó la burbuja inmobiliaria, Prestige, Yakovlev, los dos millones de euros de dinero público derrochados para comprarse una medalla, las mentiras del 11M…) consistió en involucrar al país en una invasión ilegal en contra de la voluntad de la mayoría de la población,  tras de la cual los ciudadanos le dieron la espalda en las urnas. ¿Y qué? Aznar es ahora multimillonario gracias a los negocietes que dejó atados cuando era presidente. Como pago por lo de Irak, empezó a dar clases remuneradas en Georgetown sin tener ni idea de inglés; también fue contratado como consejero de News Corporation… El hermano de George Bush dijo en presencia de Aznar que la invasión de Irak traería a España «beneficios que no se pueden imaginar ahora», y estaba equivocado sólo a medias: trajo jugosos beneficios para un español y su familia, en concreto para uno bajito y con bigote.

 

La estafa de las eléctricas

Además del sueldo vitalicio que le quedó como ex presidente, está de consejero en Endesa cobrando una pasta. Esto es, como lo de Irak, otro favor que con favor se paga. Los de las eléctricas no son tontos (Felipe González estuvo en Fenosa, y no son sólo ellos dos), pues gracias a las políticas de estos traidores se han ahorrado una pasta. Al menos, tres mil millones de euros, dinero que hemos perdido todos los españolitos. Los gobiernos de PP y PSOE dejaron prescribir la deuda de dichas compañías, que no se muerde la mano que te da el forraje.

 

Viñeta políticos españoles, humor, corrupción, sueldos públicos, privilegios

Crédito: Pawel Kuczynski

 
 

Bancos, televisiones públicas…

Lo mismo ocurre con el rescate de los bancos en los que ellos mismos tienen intereses, y no sólo por los ventajosos créditos que reciben los partidos. Su avariciosa gestión no hay entidad que la resista, pero no pasa nada porque cuando los hunden les regalan dinero público a pesar de habernos prometido que no lo harían, y nos venden la milonga de que no se está rescatando a los bancos, sino a los ahorradores. Todavía les tendremos que dar las gracias.

Estos grandes gestores exprimen por encima de sus posibilidades a las televisiones públicas, hasta llevarlas a la quiebra. Lo lógico sería que tuvieran responsabilidad penal o civil por este tipo de actuaciones, pero son impunes. Cuando un Ayuntamiento comete alguna tropelía (pongamos el ERE de Telemadrid o el de Canal Nou) y la Justicia le da la razón a los demandantes, los culpables no tienen nada que perder: si ganan, ganan; si pierden, la factura la paga el Estado; y si nos ponemos tontos, se cierra el chiringuito, como hicieron con Canal Nou. Negocio redondo.

El tiempo está de su parte, pues es mucho más fácil y rápido destruir que construir. Como dijimos aquí, se puede desmantelar en una legislatura una Sanidad levantada durante tres décadas, o volver a arruinar en dos años el prestigio y la objetividad de una radiotelevisión pública que tanto costó sacar del fango urdaciano en el que la habían convertido, y que ya vuelve a oler igual que Telemadrid o la desaparecida Canal Nou: apesta a peperoni.

Con los servicios y empresas públicas tienen dos formas de actuar: destrozarlas para justificar su posterior privatización o privatizarlas directamente sin machacarlas antes. En este último caso tenemos a monstruos tan rentables como Telefónica o Endesa.

 

No tienen nada que perder

Si tras las próximas elecciones han de irse, a ellos les da igual. Si se quedan, mejor, y van a intentarlo con todos los medios de los que disponen, pero si hay cambio de Gobierno no llorarán: dirán adiós con una sonrisa en la boca, habiendo arramblado con todo lo que han podido. Y cuidado con los últimos coletazos.

Se irán dejando una España mejor para los grandes empresarios, para los ricos, para los poderosos… es decir, una España mejor para ellos mismos. Se han cargado derechos sociales que tanto costó conseguir (hay mucha gente que sufrió torturas, penas de prisión e incluso que fueron asesinados por alcanzarlos), y saben que en cuatro u ocho años volverán a la Moncloa, porque somos así, marionetas catódicas.

¿Quién ha pagado por llevar a la quiebra a Canal Nou? Nadie, no tienen responsabilidad alguna por sus actos. Cuando les llegue el momento marcharán a sus retiros dorados contentos, felices, impunes. Heigh ho, heigh ho

 

También te puede interesar:

8 sin mordaza

  1. Nunca entenderé eso, que no tengan ninguna responsabilidad por sus actos. ¿Hay algún país en el que así sea? Pero en fin, si no les enfada las pésimas gestiones de los presidentes (gestores) de sus amados equipos de fútbol, que más les dará lo que hagan con ese país que no les importa. Recordemos que ese dinero que roban es del Estado, no nuestro (esa es la sensación que da cuando escucho hablar a algunos).

    Pd: Si eso, intenta escribir artículos menos contundentes, poco queda por debatir, tienes razón en todo.

    Responder
    1. Al final es lo de siempre: ellos hacen las leyes, y así se les «olvida» tipificar como delito cosas como esta o la financiación ilegal de los partidos.

      ¡Ja, ja! Lo mismo me dijo María en la entrada anterior. Vale, en la próxima defenderé el injusto acoso al que está siendo sometido Eduardo Inda, o algo así, para daros juego XD

      Responder
  2. Roberto Lopez Zalbidea 28/11/2014 a las 0:44

    Saludos!

    Hoy he visto lo que ha planteado el presidente del gobierno en el congreso

    Y no voy a decir nada, que me sube la tensión arterial

    Solamente esto:

    Qué año más largo

    Pd: suscribo el artículo quizá en un 99%

    Suscribo lo manifestado por Miguel quizá en otro 99%…

    ;))

    Responder
  3. Roberto López Zalbidea 29/11/2014 a las 12:46

    (Os doy la razón al 99% para que no penséis que la tenéis al 99’5%)

    Pd: El dinero del Estado es el de los paganinis. De quienes contribuimos. No de quienes no contribuyen ni de quienes lo GESTIONAN, en ocasiones regular. Y que en ocasiones, no siempre, incluso se lo llevan, lo cual es lo IN-TO-LE-RA-BLE.

    Pero ya sabemos q algunos solo acuden a ‘gestionar’ con esa única idea.

    Responder
  4. Que sí. Que estamos todos cabreados y hartos y desilusionados. Hasta la gorra de que tanto mangante use despachos oficiales. Vale, que sí. El problema, amigo Salva, es si estoy dispuesto a tragar con las enormes ruedas de molino que asoman por el horizonte. ¿PODEMOS…? Mmmmhh, déjame decirte que me huele a lo mismo, más estético eso sí, pelos largos, pulseritas en la muñeca, abrazos y besos por doquier, puños en alto (eso ya desentona un poco si no somos ni de izquierdas ni derechas, como dice El Líder), gafitas de pasta a lo intelectual y sonrisas, muchas sonrisas, claras, abiertas, puras. Sonrisas de verdad, como diría aquél. Pero ¿y el fondo? ¿De verdad hay unas ideas concretas con programa, programa, programa como decía mi querido Anguita…? ¿O son meras soflamas más antiguas que cagar agachao…? Porque eso de «Hasta la victoria», «Patria o Muerte», «el cielo se toma por asalto»» venceremos» «el pueblo unido jamás será vencido» «el miedo cambia de lado» etc.etc.etc., no es que sean slogans viejos es que son ¡anteriores! Que sí, cansino, que sigo cabreado. Solo que como no me fío de los políticos, ni de los banqueros, ni de los abogados ni de etc., no veo en esta gente nada que no haya visto ya. Pero si no han llegado AL PODER y ya se están sacando las tripas, que si la Tania (caballito de Troya), que si los disidentes de Iglesias, que si el Monedero (billetero), que si el Errejón (por cierto éstos últimos aún no aclaran nada de la procedencia de oscuros dineros aparte de aquel viejo, viejo truco de subir la voz y acusar con el dedo que «si los atacan a ellos… (oh, sorpresa) ¡atacan al pueblo…!»). Y entonces, me dirás, ¿qué hacemos, aparte de sacarnos los mocos y pegarlos debajo de la mesa del bar donde apuramos un café que sabe a carbón? Buena pregunta, amigo Sancho. Buena pregunta.

    Responder
    1. Bienvenido, Gabriel.

      Estoy de acuerdo con algunas de las cosas que dices, como el rechazo ante lo de «asaltar los cielos», pero… es que en esta entrada no hablo de Podemos. Es un artículo pesimista, y ya vengo a decir al principio que gane quien gane las elecciones, el que piense que los que nos han traído hasta esta situación van a pagar por ello es muy ingenuo.

      Sobre Podemos tienes por ejemplo la entrada de hoy (06/02/2015), no exenta de crítica, donde cuento cómo viví la manifestación del 31E. Si quieres escribir también por allí, estás en tu casa.

      Un saludo, amigo, y gracias por comentar.

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.