Pero no te olvides de Assange

Kalispera, ciberterroristas. Hoy nos quitamos la mordaza para hablar de alguien a quien han tratado de ponerle una, y bien gorda: Julian Assange, de Wikileaks.

 

¿Te acuerdas de Julian Assange, el fundador de Wikileaks?

Julian Assange lleva recluido en la embajada londinense de Ecuador dos años y medio, que se dice pronto. Sin ver la luz del sol desde 2012, confinado en una habitación de 20 metros cuadrados la mayor parte del tiempo, su situación es peor que la de muchos presos. Y recordemos que antes de buscar refugio en la embajada, Assange ya acumulaba otros dos años de arresto domiciliario en su casa de Londres. Retrocedamos un poco para ver por qué.

 

¿Qué es Wikileaks?

Assange es el fundador de Wikileaks, organización sin ánimo de lucro que se dedica a publicar información clasificada sobre actuaciones irregulares de gobiernos, instituciones, empresas… Informaciones que de otro modo jamás saldrían a la luz. Wikileaks recibe anónimamente documentación, la verifica y en caso de ser veraz y relevante, la publica.

Es verdad que todo el mundo asocia Wikileaks con EEUU por el revuelo que causaron las pruebas que difundieron de las mentiras y los crímenes de guerra en Irak y Afganistán de esa modélica nación, pero sus publicaciones no se limitan a dejar con el culo al aire a los de Obama: revelan chanchullos de grandes empresas o de la Iglesia católica, e infamias de multitud de otros gobiernos: China, Irán, Kenia (por un reportaje sobre asesinatos en ese país, Assange recibió el premio de periodismo de Amnistía Internacional de 2009), Israel, Nigeria, Siria… Pero EEUU es sagrado, la exposición al mundo de sus miserias fue el comienzo de los problemas de Assange.

 

El mundo contra Wikileaks y Julian Assange

Primero intentaron silenciar su web mediante ataques informáticos, pero no tuvieron éxito. Legalmente tampoco podían hacer mucho, es complicado ir contra ellos porque se limitan a informar, ni siquiera sustraen los documentos, son meros receptores. Salvando todas las distancias, algo similar a lo que hace Fíltrala en España. Llevan a cabo un trabajo meramente periodístico, y los periodistas tienen derecho a no revelar sus fuentes. Si tomaran acciones legales contra Wikileaks, deberían hacer lo mismo contra los medios que han publicado sus documentos, como The New York Times, Le Monde, The Guardian o El País. Va a ser que no.

¿Qué alternativa buscaron sus enemigos? Justo cuando las revelaciones de Wikileaks sobre las torturas y los asesinatos indiscriminados del ejército y los mercenarios estadounidenses en Irak empezaban a ser realmente incómodas, ¡zas!, surgieron de la nada dos supuestas víctimas suecas de abusos sexuales. Casualidades de la muerte. Hay que ser muy cándido para tragarse eso, y la ciudadanía no picó el anzuelo. La gente, harta y escandalizada del atropello, empezó a donar masivamente. En diciembre de 2010 Wikileaks recibió un total de 800.000 euros. Ante esa imprevista ayuda, EEUU quiso hacer honor a su lema del «país de la libertad» y presionó a las compañías adecuadas. Así, VISA, Mastercard, Paypal y otros efectuaron un boicot, impidiendo que se usaran sus servicios para hacer llegar dinero a la organización de Assange. Consiguieron mermar seriamente su financiación, como podéis observar en este gráfico:

 

gráfico donaciones a Wikileaks, qué es Wikileaks, Julian Assange

Crédito: Wikileaks


 

No obstante, hoy día se le sigue pudiendo ayudar. Si queréis contribuir a sufragar los brutales gastos legales de la defensa de Assange, es aquí. Otra opción es comprar su libro Cuando Google encontró a Wikileaks.

 

¿De qué está acusado Julian Assange?

Ahora mismo, de nada. Esto es algo que mucha gente, especialmente de derechas, desconoce, siendo habitual escucharles cosas como «ha infringido la ley, pues que apechugue». EEUU no ha realizado ninguna acusación formal contra él aún, pero Assange teme que presentarían cargos en cuanto saliera de la embajada de Ecuador, esto es, en cuanto pasara a ser «extraditable».

Tampoco se le ha acusado de delitos sexuales. En principio, la Fiscalía sueca le reclama únicamente para interrogarle, tras de lo cual presumiblemente se rechazaría su imputación.

 

Si Assange es inocente, ¿por qué no se entrega?

Assange, acosado, encontró asilo político en la embajada de Ecuador en Londres, un gesto con el que Rafael Correa demostró gran valentía, pues no es fácil enfrentarse al «imperio». De hecho, el Reino Unido amenazó con entrar por la fuerza en la embajada a por Assange, pero al final no se atrevió. Para saber cómo se las gasta EEUU, basta recordar que obligaron a aterrizar al avión presidencial de Evo Morales por la —falsa— sospecha de que Snowden se encontraba en su interior, patética demostración del lacayismo de Francia, Italia, Portugal y nuestra querida España con el Tío Sam.

El trámite de la Fiscalía sueca no le preocupa porque las acusaciones que hay contra él no se sostienen, pero Assange está convencido de que después de que el gobierno británico (que desde el 19 de junio de 2012 mantiene un dispositivo policial 24 horas al día en la puerta de la embajada) lo extraditara a Suecia, este país a su vez lo extraditaría a EEUU. Sus abogados, entre los que se encuentra Baltasar Garzón, han solicitado un compromiso de que no será deportado a EEUU, pero se niegan a ofrecérselo. También se ha manifestado dispuesto a ser interrogado a través de cámara web, y se le ha ofrecido a la fiscal sueca que acuda a tomarle declaración a Londres, algo que ya se ha hecho en otras ocasiones, pero la fiscal se opone sin dar explicaciones, lo que otorga más fuerza a la teoría de que Assange termine en EEUU.

Assange afirma, y así ha quedado demostrado por las comunicaciones filtradas precisamente por Wikileaks, que tanto el Reino Unido como Suecia son países arrodillados ante las pretensiones de EEUU, y lo mismo ocurre con su país, Australia, razón por la que no puede esperar ninguna ayuda de su Gobierno.

En Estados Unidos sería presumiblemente acusado de «alta traición» (lo que tendría poco recorrido, él ni siquiera es ciudadano estadounidense) y «espionaje», algo peligroso para un país tan atrasado en cuanto a derechos humanos que todavía tiene en vigor la pena de muerte en más de la mitad de sus Estados.

 

Las fuentes de Wikileaks. Manning

Hemos dicho que no encuentran razón legal para ir contra Wikileaks, pues se limitan a hacer lo que el resto de medios de comunicación, pero mejor. Podrían atacar a sus fuentes, pero nunca las han desvelado. Sin embargo, uno de ellos está pagando muy caro el haberle colaborado con Assange: hablo del soldado Manning. Tuvo el fatal descuido de irse de la lengua en un chat, y su interlocutor le delató. Manning le había pasado a Wikileaks decenas de miles de documentos secretos que no dejan al Pentágono demasiado bien. El más conocido, quizá, sea el vídeo llamado Collateral murder (Asesinato colateral):

 

 

 

En este vídeo se ve cómo militares estadounidenses ávidos de sangre («¡venga, dadme permiso para disparar, vamos!») acribillan desde un helicóptero a civiles iraquíes desarmados. En el ataque asesinaron también a dos periodistas de Reuters (los criminales nunca han sido amigos de los testigos, que se lo digan a los familiares de José Couso). A continuación se aprecia la llegada de una furgoneta de la que algunas personas bajan para recoger a un herido. El helicóptero la destroza y aumenta la suma de muertos entre risas sádicas de los ocupantes de la aeronave. En la furgoneta viajaban dos niños, que fueron gravemente heridos. Los soldados ni se inmutan, de hecho uno de ellos afirma: «Well, it’s their fault for bringing the kids into a battle» (Bueno, es culpa suya por traer niños a una batalla).

A las explicaciones que pidió después Reuters, el ejército estadounidense contestó con una sarta de mentiras que quedaron al descubierto al conocerse el vídeo. Por eso cayeron sobre Manning con todo el peso de su ley, que no de la justicia: tras más de tres años preso por los que Manning denunció torturas (confirmadas por la ONU), fue juzgado por un tribunal militar, expulsado del ejército y condenado a 35 años de prisión. Se ceban con alguien que lo único que ha hecho es facilitar que los estadounidenses conozcan los abusos cometidos por su Gobierno, mientras los asesinos y los torturadores, como estos valientes soldaditos españoles, quedan impunes:

 

 

Uno, que es un retorcido de mente sucia, está convencido de que actuaciones como las de estos vídeos y otras son el horror nuestro de cada día de las «fuerzas de paz» en Irak y Afganistán, no excepciones.

[Donaciones a Manning]

 

Edward Snowden, discípulo de Assange

Probablemente inspirado por Assange, Edward Snowden, ex agente de la CIA, probó lo que algunos venían afirmando aunque se les trataba de paranoicos: que EEUU se vale de la NSA y el FBI para espiar ilegalmente, no únicamente a sus ciudadanos, sino a todos los demás, incluso a líderes mundiales como Angela Merkel. Resulta que gran parte de la pesadilla comunista que imaginó Orwell es muy real, sólo que en pleno capitalismo. De distopía, nada.

Snowden lo tiene aún más chungo que Assange. Hay dos diferencias básicas: el propio Snowden reconoció que fue él quien consiguió y pasó los documentos clasificados al Washington Post y The Guardian, y además es ciudadano estadounidense. Le acusan de espionaje y robo, por lo que puede enfrentarse a treinta años de prisión. Su gobierno le ha pedido que se entregue, asegurándole que no solicitarán para él la pena de muerte, pero por alguna extraña razón Snowden no se fía de esta promesa. Actualmente se encuentra escondido para evitar a la Justicia de su país, supuestamente en algún lugar de Rusia.

Para que el surrealismo no falte, los periódicos a quienes este «terrorista» pasó los documentos secretos recibieron en abril de 2014 el más prestigioso galardón de la profesión periodística, el Pulitzer, gracias a su publicación. De locos.

[Apoyo económico para Snowden]

 

Jeremy Hammond, de Anonymous

Hay otros valientes como Jeremy Hammond, hacktivista de Anonymous que se está comiendo diez años de cárcel por haber filtrado correos electrónicos que prueban el espionaje ilegal por parte del Gobierno a activistas de Occupy Wall Street, y el complot para vincular falsamente a algunos de sus miembros con Al Qaeda (es que allí no tienen ETA).

Los correos también revelan que están siendo igualmente investigados los que piden en la India indemnizaciones por la masacre de Bophal. Se trata de defender así los intereses de la empresa causante del desastre que afectó a cientos de miles de personas, además de las gravísimas consecuencias para el medio ambiente, por encima del derecho de las víctimas.

[Donaciones a Jeremy Hammond]

 

El periodismo era esto

Estos héroes han dejado patente una vez más el grado de connivencia y sumisión del periodismo al poder. Como bien decía Assange respecto a Wikileaks, un grupo de cinco personas mostró al mundo más documentación relevante de por dónde se pasan los gobiernos la legalidad, que el resto de los medios de comunicación. O en sus palabras: «How is it that a team of five people has managed to release to the public more suppressed information, at that level, than the rest of the world press combined? It’s disgraceful».

Por ellos supimos que no sólo EEUU, sino también Reino Unido espía ilegal e indiscriminadamente correos electrónicos, chats y webcams (desnudos de los usuarios incluidos) de millones de personas que ni siquiera son sospechosos de nada. Es decir, de cibernautas como tú que lees esto. La privacidad no existe.

CLAY-BENNETT

Crédito: Clay Bennett


 

Han informado al mundo del terrorífico infierno que es Guantánamo; también  nos enteramos por ellos de que grandes empresas como Google, Facebook, Apple, Microsoft, Yahoo, Youtube, Sykpe o Amazon están a merced de los gobiernos, vendiéndoles detalles de nuestras navegaciones y datos personales sin rechistar; en cuanto a España, supimos que EEUU presionó a nuestro país para que no se investigaran ninguno de sus crímenes de guerra (incluido el de José Couso), y que nuestros políticos y fiscales ya habían bajado la cerviz ante el amo; o que el gobierno de Zapatero accedió a acoger a presos de Guantánamo (EEUU los ha ido ofreciendo por todo el mundo como si fueran mercancía) a poco más de mil euros el kilo de prisionero: al final nos quedamos con tres.

Wikileaks está ocupando el hueco que dejaron vacante los medios, que desistieron de ser la incómoda conciencia de los poderosos para convertirse en un mero altavoz o panfleto propagandístico. Del mismo modo que por dejación de funciones de los gobiernos, los ciudadanos se encargan altruistamente de alimentar a los necesitados (en Grecia tienen incluso bancos de medicamentos), de pelear para que no les quiten las casas o aquí, en España, de buscar en las fosas, todo a cuenta de su bolsillo, personas como Assange están llevando a cabo la labor que los periodistas dejaron de hacer, y en las consecuencias personales se ve bien por qué. Mientras los palmeros y aduladores medran y se benefician (por ejemplo, viendo incrementadas las subvenciones para sus medios), los que hacen su trabajo son perseguidos e incluso asesinados. Pero España no es Rusia, dónde va a parar. Aquí ya no se les mata, los periodistas incómodos simplemente son golpeados por la policía, que se cuida mucho en cambio de no tocar un pelo de los que trabajan para los medios sumisos. Y es que la nuestra es una democracia ejemplar.

 

Música: El país de la libertad, de Zirrosis

 

Crédito de la imagen de cabecera: Wikileaks

 

También te puede interesar:

12 sin mordaza

  1. Pandora Groovesnore 28/01/2015 a las 13:07

    Kalimera, administrador radikal! ¿Se debería incluir en esta lista a Aaron Swartz, el genio informático que se suicidó hace un par de años -supuestamente por depresión- y que se enfrentaba a una larguísima condena y multa por filtración de documentos del MIT aunque, quien sabe, también de otras instituciones a las que no les gusta nada que se aireen sus papeles? Si no me equivoco, incluso se le llegó a relacionar con Chelsea Manning…

    “La información es poder. Pero como todo poder, hay quienes quieren mantenerlo para sí mismos”

    Efjaristó una vez más por una entrada tan bien escrita y que nos sacude por dentro. Me quedo con tu último párrafo y por enésima vez me pregunto ¿para qué quiero un Estado si la gente hace las funciones del Estado? Bancos de medicamentos, bancos de alimentos, plataformas antidesahucios, cooperativas, casas sociales… Me sobran los políticos y la política mezquina.

    Responder
    1. Más bien para que lo quieren ellos, para lucrarse legalmente. Que ladrones la Iglesia obligando a pagar diezmos a los campesinos, menos mal que llegó la democracia y todo eso acabó, ¿Verdad?. Menos mal que con la democracia vino la libertad y se acabó la esclavitud. Nadie trabaja para comer, ¿Verdad? Menos mal que tiramos el muro y llegó la libertad, ya nadie nos espía, ¿Verdad? Podríamos seguir, pero el encargado de escribir es Salva.

      Pd: se me hizo corto el artículo, cosas que pasan cuando el artículo es interesante

      Responder
      1. Pandora Groovesnore 02/02/2015 a las 13:05

        Tienes razón Miguelito Wiggum, y la historia no ha variado mucho desde aquel pechero castellano muerto de hambre que pagaba a la iglesia, al noble propietario de la tierra que trabajaba y al rey por la enésima guerra en la que se embarcaba y tú, que pagas impuestos a tu Ayuntamiento, a la Comunidad autónoma, al Estado, a la Unión Europea y también a la iglesia, -ladilla bien enganchada a los huevos y de la que no podemos desprendernos, por lo visto-. Al paso agigantado que vamos retrocediendo, en breve volveremos a ser una sociedad de cazadores-recolectores, en la que la única fuerza que vale es la del más fuerte, ni leyes, ni lo hice por amor, ni tribunales supremos ni lo siento mucho, no se volverá a repetir. Ya veo a Mariano cogiendo frambuesitas por el bosque y a un paisano atizándole un garrotazo porque le ha confundido con un verraco silvestre… Mira, pues igual me gusta y todo…

        Responder
    2. Aaron Swartz… Pues sí. La cosa es que en principio el artículo iba a tratar sólo de Assange, aunque como siempre al final terminé desparramándome. En fin, vosotros ya me conocéis y sois indulgentes.

      También me han comentado que podría haber hablado de Hervé Falciani y de Daniel Ellsberg, pero ellos no han tenido nada que ver con Wikileaks.

      Sobran, sobran muchos cargos públicos y parásitos (léase «asesores») varios. Y falta vergüenza.

      Ah, Miguel, sobre lo de Fíltrala: igual que hace Wikileaks con varios periódicos, ellos le pasan información a eldiario.es, La Marea, Mongolia y Diagonal. Pero si tienes alguna exclusiva envíasela mejor a Vota y Calla, ¿eh? ; )

      Responder
      1. Fantástico reportaje, la forma en que se mueve el mundo tras bambalinas no debería sorprendernos, puesto que los que verdaderamente gobiernan tienen que hacer el trabajo sucio de una u otra manera (lo cual es totalmente injustificable), hoy despertamos con la noticia de que Francia le negó asilo político a Julian Assange, pero creo que eso era obvio, si decidieron «luchar» por la libertad de una secuestradora y asesina como Florence Cassez, era lógico que jamas aceptarían a una persona tan ejemplarmente valiente como Assange, porque si eso ocurriera, habría cimbrado los cimientos gubernamentales franceses y hubiera puesto en contra al país del tio sam. Lastima que Assange y los demas caudillos valientes tenga que pagar con la injusticia estúpida de los «poderosos».

        Responder
  2. Me encantaría ser una hacker, o una valiente periodista, o poseer medios para poder emular a Assange, Snowden, Hammond, etc… Me parecen realmente los grandes héroes del s. XXI, y no los futbolistas, actores, cantantes o famosillos fashion que ganan una pasta descomunal y no aportan más que un mero entretenimiento a las masas para que estén distraídas y no miren dónde no deben.

    Que asco de mundo en el que nos a tocado vivir, aunque aún no he perdido la esperanza de que algún día seamos cada vez más los que nos opongamos a ser unos simples borregos de un sistema hecho para y por los ricos y poderosos, en la sombra por supuesto.

    Y pensar que aquí hay cada vez más gente que adora el «American way of life»…

    Responder
    1. Para los que, como yo, somos unos negaos de la informática, esta gente son poco menos que seres de otra especie.

      Fuera de coñas, tiene muchísimo mérito. No se han beneficiado personalmente por sus revelaciones y tenían muy claro lo que les podía pasar, y sin embargo hicieron lo que consideran correcto. Son personas admirables, pero como tú dices, a quienes se admira es al cacho de carne con ojos del hijo de la Pantoja, o a la ex novia choni del torero. ¡Que biban!

      Responder
  3. Hola de nuevo, Salva.

    Espero que no te importe que comente en artículos tan antiguos, es que acabo de descubrirte :)

    Sobre este párrafo:
    «empresas como Google, Facebook, Apple, Microsoft, Yahoo, Youtube, Sykpe o Amazon están a merced de los gobiernos, vendiéndoles detalles de nuestras navegaciones y datos personales sin rechistar; »

    Para no dar tanto detalle de tus comunicaciones que luego puedan ser vendidas, hay servidores alternativos:

    https://we.riseup.net/yellowpages/services

    Responder
    1. Hola, Ana.

      En absoluto. Como te decía en el comentario anterior, me das una alegría rescatando estos artículos. Los archivos están para eso, aunque pocos los usen. Los lectores normalmente acuden a las entradas más recientes, y es lógico (aunque, por otro lado, la entrada más visitada de Vota y Calla es de 2014… no entiendo nada).
      Así que te agradezco mucho el interés. Ya puedes considerarte una desamordazada más ;)

      Gracias por completar esta entrada con tu enlace a los servidores alternativos. No quise meterme en ese jardín porque mis conocimientos al respecto son… digamos que no soy precisamente un hacker ;)

      ¡Nos leemos!

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.