Hoy, como ayer

 

Bueno, pues dada la enésima mentira del PP, personificado en Cospedal, a cuenta de Bárcenas, aquí va este artículo.
Releerlo ahora me ha calentado bastante, porque ni siendo muy pesimista podía imaginarme por abril, que siete meses después la Justicia no habría ordenado todavía ningún registro en la sede del PP. Es increíble, hasta ellos mismos, Bárcenas incluido, estaban seguros de que ese registro iba a llegar. Pero mira, son más fuertes todavía de lo que pensaban (y los jueces aún más débiles). Y que luego nos hablen de separación de poderes

 

 

Publicado en La Opinión de Murcia el 29 de marzo de 2013

 

Si no hubiera de fondo algo tan repugnante, casi que me haría gracia el tremendo empeño que ponen ciertos directores y subdirectores de periódicos metidos a tertulianos en querer negar la evidencia cada vez que surge una nueva noticia que vincula al PP con el caso Bárcenas. Si de las actividades apandadoras de los partidos, al menos de los grandes, exigiendo comisiones a cambio de licencias y contratas públicas, ya supimos por los casos Naseiro y Filesa. ¿Tan mal vamos de memoria?

—Disculpe usted, pero en el caso Naseiro no se pudo demostrar nada, absolvieron a todos los acusados.

No, vamos a ver: aunque en el 89 yo tenía 10 años y el periódico sólo lo usaba para no pisar «lo fregao», ahí están las hemerotecas. Una cosa es que absolvieran a los acusados, y otra que no se pudiera demostrar nada. Demostrarse, se demostró. Lo que ocurrió es que se valieron de argucias legales para anular unas escuchas telefónicas en las que quedaba todo «meridianamente claro», que diría De Cospedal. Del mismo modo, que un proceso se archive por haber prescrito, como el de Fabra (aunque parece que ahora*…), jamás significará, como pretenden muchos, que el delito no se diera. Pero ay, esta es la justicia que tenemos. La misma que aun sabiendo que es imposible que a alguien le toque la lotería cuatro años seguidos, es incapaz de actuar contra quienes blanquean dinero de esa forma. Que nuestra justicia sea corrupta y/o torpe es una gran desgracia, pero en ningún momento debería servir de absolución a aquellos que se aprovechan de su letargo (el sueño de los justos) para cometer impunemente todo tipo de tropelías bajo su túnica.

Lo dicho, me sorprende tanto empeño (más que tertulianos, parecen abogados, y además están en todos sitios; ¿cuándo dirige esta gente sus periódicos?), sobre todo si recordamos las charletas del concejal Palop con Naseiro, donde ya salían a relucir los sobres (el político es un animal de costumbres), o que en el 90 Zaplana le decía por teléfono al mismo Palop cositas como:

 

Cualquier día vendrá Hacienda y nos pegará un paquete por no declarar.

Tú haces de intermediario de la venta, que yo no puedo, y tú pides la comisión, ¿eh? Y luego nos la repartimos bajo mano.

Yo una comisioncita. Le pides dos millones de pelas o tres (…) Lo que te dé, y me das la mitad bajo mano.

 

Todos sabemos que después de esto el partido «comprometido con la transparencia» tomó las medidas oportunas y ahí se truncó la carrera política de mi ilustre paisano, que no pudo llegar a presidente de la Generalitat y mucho menos a ministro.

Y los hedores de la Gürcenas indican que todo continúa igual desde entonces. En las chabacanas y estomagantes conversaciones de barra de burdel entre Camps, el Bigotes (que se ha afeitado, como si la cuchilla pudiera rasurar la culpa) y otros de la misma ralea, ya quedaba claro sin necesidad de libretas lo que sigue ocurriendo en ese partido desde hace décadas, ejemplos hay para parar un Jaguar. Que se cargaran a Garzón valiéndose de las escuchas, como en el 90, y consiguieran que un jurado popular declarara «no culpables» a Camps y Costa (aunque también parece que ahora*…), no borra lo que pudimos oír. Por cierto, después del escarmiento dado en la cabeza de Garzón ¿se atreverá algún juez a instruir seriamente estos asuntos, por muchas pruebas que haya o pueda haber más adelante? Si la respuesta es negativa, sólo nos quedará la indignación (o la resignación, según el carácter de cada uno). Porque lo peor no es que todo siga igual, sino que probablemente todo va a acabar como entonces: en na’.

 

 

* Actualización: con Fabra, sin prisa, que sólo llevan 10 años de investigación. Y lo de Camps al final nada, un santo.

 

Ali Baba -Ska-P
Música: Alí Babá, de Ska-p

 

Imagen por Brotesto y Salva Solano

 

También te puede interesar:

5 sin mordaza

  1. Separación de poderes…utopía…Bonitas ideas para enmarcar y colgar en la pared de algún despacho que yo me se.

    Responder
  2. Pero es normal que los defiendan con tanto ahínco, para eso le pagan, son mercenarios.
    Como diría Marhuenda: ¿Está condenado? Bueno, pero se puede recurrir, aún no está demostrado. Ska-p

    Responder
      1. Si, se me fue la cabeza. Iba decir Ska-p mola mucho. Podías poner: ven al blog por el artículo , quédate por la música

        Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.