¿Cómo se dice «falacia» en griego?

Sección de bloggers invitados, cuarto asalto. Hoy tenemos con nosotros a Vicente Juan, integrante destacado del pequeño grupo de fieles lectores que han ayudado a que Vota y Calla sea leído más allá de mi pequeño círculo familiar.

Os dejo con su excelente reflexión sobre Grecia.


 

¿Alguien sabe cómo se dice «falacia» en griego?

Aprovechando la buena disposición y mejor talante de Salva, remito estas notas que espero que ayuden a los votantes silentes del blog a entender el galimatías de Grecia.

Advierto que no pretendo hacer un análisis exhaustivo de la situación económica, ni de cómo se ha llegado a ella. Para quienes deseen profundizar en el tema recomiendo los artículos publicados por la revista Contexto, muchos de ellos para quitarse el sombrero. De lo que va este post es de algunas falacias que se están expandiendo por ahí para que el mensaje vaya calando, en previsión de tener que repetirlas en noviembre. He procurado hacerlo sencillo, si no lo he conseguido reprochádmelo en los comentarios.

Allá vamos.

 

La economía de un país es como la de una casa, cuestión de sentido común, y las deudas hay que pagarlas

Pues no, es una mentira, y gorda. Ningún estado occidental paga sus deudas, sólo —y no es poco— sus intereses. Cuando un determinado paquete de deuda está pronto a caducar, la Hacienda estatal emite más deuda y paga la anterior con lo que recauda. Dependiendo de cómo esté el mercado, Hacienda jugará con algunos parámetros como el tiempo y la cantidad, pero salvo superávit descomunal, ningún estado cancela sus deudas.

¿O es que viendo este gráfico parece que España esté amortizando su deuda?

 

Imagen deuda pública España, PP, Gráfica, Grecia, Banco de España

Crédito: Expansión

 

Tras el triunfo del NO, Grecia tendrá que buscar una moneda alternativa

Si quieren pueden hacerlo, por supuesto, pero la verdad es que nadie puede obligarlos a cambiar euros por dracmas. La Unión Monetaria (que ni es Unión, ni la moneda es realmente común, pero ese es un tema más complejo) no tiene previsto ningún mecanismo de expulsión. La razón es sencilla: si un país puede salir, otros también podrán, y en ese caso es posible especular con la moneda y todos pierden.

También ha circulado el rumor de que Grecia podría salir temporalmente del euro. No me lo creo, porque además de no estar previsto en ningún tratado o acuerdo, en el momento en que Grecia tenga un pie fuera Italia, España y Portugal tendrán muy serios problemas. Y no necesariamente en ese orden.

 

La culpa es de los griegos, que son unos golfos

Comparados con los países del norte de Europa, desde luego. A los griegos les gusta comer bien, irse de cañas, trabajar lo menos posible, defraudar a Hacienda, las corruptelas…. En resumen: que son un país mediterráneo, así que cuidado con apedrearlos porque tendríamos luego que autolapidarnos, y eso es de complicada ejecución.

 

Grecia hizo trampas para entrar en la Unión Europea

Cierto, con la inestimable ayuda de Goldman Sachs, que por 600 millones de euros maquilló las cuentas. Lo que no se suele decir es que por entonces el vicepresidente para Europa era Mario Draghi, que actualmente preside el Banco Central Europeo. La estafa fue notable, pero los griegos de a pie fueron los primos.

 

Los europeos le hemos dado ya mucho dinero a Grecia

Hay que ser más precisos, los europeos hemos dado mucho dinero…. a los bancos alemanes y franceses. La cosa ha ido así:

  1. En 2009 la banca europea —principalmente alemana y francesa— tenía una gran exposición a la deuda griega, y existía un serio riesgo de que cayesen estos bancos si Grecia quebraba, lo que pondría en marcha los seguros de estos activos, lo que a su vez afectaría a la banca norteamericana. Vamos, lo que nos hizo la banca americana en 2007, pero en dirección contraria.
  1. En 2010 empiezan los planes de rescate a Grecia, que consisten en darle dinero a sus acreedores —los bancos— para cancelar deudas. En paralelo se le pide a Grecia que recorte gastos y suba impuestos indirectos —los directos no los paga casi nadie— para hacerse cargo de los intereses.
  1. En 2014 la deuda ha pasado a un fondo europeo, que a su vez exigió un aval a los países de la eurozona. Nótese que España tenía en 2009 un riesgo muy bajo, en torno a 6.000 millones de euros, pero asumió posteriormente el aval de unos 18.000 millones más.

El resumen es que el BCE ha creado dinero que ha ido a parar a la banca europea, y que ahora tendremos que pagar los europeos si Grecia deja de pagar.

¿Y los griegos? Pues han recibido algo así como la décima parte del pastel, el resto ni lo han visto pero lo deben, con sus intereses correspondientes. Y no podrán pagarlo porque con tanto recorte y ajuste su economía ha caído más de un 25% y ya no les llega ni para los intereses.

 

Todos queremos ser solidarios, pero serlo a cambio de nada es otra cosa

No me sorprende que el concepto de solidaridad se le escape a nuestro presidente del gobierno. El Banco Central Europeo presta el dinero basado en el euríbor (0,16% actualmente) a los países de la Eurozona, y éstos le cobran a Grecia en torno al 0,5% adicional. Es un acuerdo ventajoso para ambas partes porque el precio en los mercados para Grecia estaría a niveles de usura, pero no es gratis: el pago de intereses equivale a algo más del 4% anual.

 

Es un error convocar un referéndum justo cuando la economía empezaba a mejorar

Efectivamente el PIB había comenzado a crecer, lo que no significa en absoluto que las cosas mejorasen. Para explicar en detalle por qué el PIB no es un buen indicador para medir la capacidad de generar riqueza de un país haría falta un artículo entero, pero hay una aclaración que es importante: la idea de que el crecimiento del PIB implica riqueza y empleo es una creencia que se ha demostrado repetidamente falsa, pero como toda creencia no hay quien baje del burro a sus fieles. El dogma se basa en algo llamada la «teoría del goteo» o «efecto derrame», que parte del supuesto de que si crece la riqueza en conjunto, algo les llegará a los de más abajo. Dicho de otra forma, si un señor o señora muy ricos se compran un Ferrari, se generan puestos de trabajo en las gasolineras. En el mundo real en cambio, como la distribución de la riqueza es desigual, el crecimiento también se queda en la zona de arriba y aumenta la desigualdad, con la consiguiente exclusión, índices de pobreza, desempleo… Para qué os voy a contar.

En resumen, que sí, que el PIB empezaba a crecer por fin, pero que habría que esperar todavía años para que quienes no tienen nada pudiesen comer, y ya se sabe que por pobre que se sea, existe el empecinamiento en comer a diario.

Y por cierto, el FMI reconoció en 2013 que había subestimado el impacto de los multiplicadores fiscales en las economías, y que igual la austeridad no era tan buena para la salud de los países como pensaban. También reconocía explícitamente unos días atrás —pero curiosamente demasiado tarde para reconducir la negociación— que la deuda de Grecia es impagable. Es decir, se basan en cálculos equivocados, predicen cosas que no ocurren, pero siguen insistiendo hasta que la realidad económica se ajuste a sus previsiones. Para aplaudir con las orejas.

 

Grecia Troika predicciones

Los reiterados errores de las predicciones de la troika respecto al PIB griego. Crédito: Films For Action

 

Se han dicho muchas más tonterías y embustes, pero no es cosa de alargar este artículo indefinidamente. Lo dejo aquí, y si alguien tiene alguna duda, preguntadme y os responderé gustoso (con permiso del dueño del chiringuito).

 

vicente juan nacherVicente Juan Nácher

Informático reformado en gestor y luego en analista, desempleado, empresario fallido… Ahora funcionario del SEPE (paradojas de la vida).

Estoy en Baladring.

Twitter: @VJNacher

 

También te puede interesar:

 

17 sin mordaza

  1. Un artículo muy interesante y didáctico, además de desmitificador. En estos últimos días he escuchado muchas sandeces como “a Grecia ni agua”, “que paguen lo que deben y se vayan a…..” y demás lindezas. No se dan cuenta de que la situación es algo más compleja que eso, que decir “que paguen y punto” y terminar ahí el debate es precisamente lo que quiere la Troika.

    Por cierto, no tengas miedo de alargar el artículo. Estos temas son muy interesantes, al menos para mí.

    Saludos ;)

    Responder
    1. No te preocupes, Rajoy ha decidido dejar aprobados los presupuestos antes de ser votado (o presumiblemente botado), así que de seguro tendremos oportunidades de desfacer entuertos.

      Saludos.

      Responder
  2. Pingback: ¿Cómo se dice «falacia» en griego?

  3. Ignacio Gómez 06/07/2015 a las 15:00

    Gracias Salva, ha sido un acierto invitar a tu blog a Vicente Juan, muy bien sintetizado y didáctico. Mi enhorabuena a los dos.

    Responder
  4. Cuando escribí el artículo todavía no se había producido la sorprendente dimisión de Varoufakis, la indudable estrella carismática del equipo de Syriza que ha elevado a nivel planetario lo que podría haber sido otra representación local del drama griego.

    Me gustaría dejar aquí eso que los americanos llaman una “guesspectation”, o sea una suposición razonada. Cuando fue nombrado, Varoufakis era para mí tan solo otro académico griego de renombre formado en el Reino Unido. Su fama era de ser un brillante estratega, especialista en teoría de juegos. Por eso sus primeros movimientos en la negociación me dejaron pasmado por lo inoportunas que podían llegar a ser sus formas. Atractivas, desde luego, desafiantes, seguro, pero que no podían sino irritar a los “marbleshitters” – que no voy a traducir – del Eurogrupo.

    Visto desde el presente, quiero sospechar y sospecho que si era una estrategia, ha sido terriblemente arriesgada: sacar de quicio a los MS mencionados, irritar a Frau Merkel, llevar la situación al límite, destrozar a la oposición interna – no olvidemos al ala izquierda de Syriza y al KKE – con un referéndum de cara o cruz, y finalmente apartar a Varoufakis una vez cumplida su misión. Algo así como salir de casa con un abrigo de pieles en verano, y luego quitártelo al llegar a casa para estar fresquito.

    Si ha sido intencionado, no sé si admirarles por su osadía, o denigrarles por su capacidad de manipulación. En cualquier caso aquí os dejo la reflexión, y que cada cual concluya porque nadie tiene la respuesta. Aunque conociendo ahora un poco a Varoufakis, no me sorprendería que algún día se jactase de ello en público mientras se descuajeringa por la inmensa broma gastada a la panda de tecnoimpresentables del Eurogrupo.

    Saludos, Vicente Juan.

    Responder
    1. En defensa de mi argumento, esta frase de la nota de dimisión de Varoufakis:

      “Soon after the announcement of the referendum results, I was made aware of a certain preference by some Eurogroup participants, and assorted ‘partners’, for my… ‘absence’ from its meetings”

      “Inmediatamente tras el anuncio del resultado del referendum, fui informado de una cierta preferencia por algunos miembros del Eurogrupo, y diversos ‘socios’, por mi…. ‘ausencia’ de sus reuniones”

      Impagable peineta dialéctica.
      http://yanisvaroufakis.eu/2015/07/06/minister-no-more/

      Responder
      1. Cierto. Ha habido quien consideraba la dimisión de Varoufakis como una claudicación frente al Eurogrupo, pero como tú creo que es todo lo contrario. Habiendo logrado un NO tan rotundo en el referéndum, su ausencia de las negociaciones refuerza mucho más la victoria.

        Responder
  5. Es que esto de la deuda griega es el chiringuito elevado al cubo.
    Tanto que braman los del PP por los supuestos 26.000 millones que nos deben (si hacemos bien las cuentas, sólo son 6.000), pero acaba de dar por perdidos los 13.000 millones del rescate a CaixaBank.
    O sea, es el mecanismo de siempre: el sector público, léase el currito de a pie, el contribuyente, DEBE pagar sus deudas, mientras que al privado se le regalan los rescates. ¿Cómo iba a votar que sí el pueblo griego ante semejante DESCARO?

    Responder
    1. Por miedo, Olga, por miedo, pero Tsipras ha sido más hábil que la panda acongojadora. No sé si os llamó la atención que el gobierno griego pidiese el “no” en el referéndum, cuando acostumbra a ser al revés. La razón es que “el día del gran NO” es fiesta nacional en Grecia por motivos patrióticos. Conmemoran el día que Grecia dijo NO a Mussolini, con la consiguiente invasión alemana y 600.000 muertos en el haber.

      En resumen, tirando de demagogia – al fin y al cabo, los griegos inventaron el concepto – el gobierno griego recordó con la petición del NO que en otro tiempo se enfrentaron a Alemania y ganaron, con un coste muy alto que nunca fue resarcido. Ha sido una buena forma de añadir a la mezcla explosiva emociones nacionalistas que contrarrestasen la previsible campaña de miedo. De nuevo una táctica muy arriesgada, aunque por ahora parece haber funcionado.

      Veremos.

      Referencias:
      – Día del NO: https://es.wikipedia.org/wiki/Guerra_greco-italiana#La_entrevista_Grazzi.E2.80.93Metaxas
      – Demagogia: https://es.wikipedia.org/wiki/Demagogia#Caracter.C3.ADsticas

      Responder
  6. La penúltima falacia es de Pablo Casado: ”Se ha desatado una ola de atracos y violencia inusitada”. En fin, tú suéltala que algún ingenuo se lo traga.

    Sobre el tema de la deuda, una vez leí en Twitter una frase de John Adams que define a la perfección la actual situación de muchas naciones: ”Hay dos formas de conquistar y esclavizar una nación. Una es la espada. La otra es la Deuda”.

    No se si la actuación de Tsipras es la correcta, pero es que si se ha demostrado que las anteriores fueron erróneas y llevaban al país (entiéndase país como los ciudadanos que conforman una nación) a arruinarse todavía más, ¿por qué seguir por la misma línea?

    Pd: enhorabuena por el artículo Vicente, aunque me esperaba que fuese más largo :(

    Responder
    1. Vaya, dos quejas por cortedad narrativa. No me había ocurrido nunca. ¿Dónde estábais cuando me echaron como analista por enrollarme demasiado? :)

      Hola Miguel. Tienes toda la razón en tu comentario, pero no pueden rectificar sin marchar. Eso implica a los gobiernos de los grandes estados occidentales, pero también al FMI y al Banco Mundial, por ejemplo. No, seguirán empecinados hasta que la mayoría cultural cambie. Los que de verdad mandan no permitirán otra cosa, y nosotros seguiremos votando a sus vopos porque ya nos tienen bien aleccionados.

      Saludos y gracias.

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.