¿El fin de la prensa escrita en España?

Saludos, amigos de la palabra impresa. Hoy nos quitamos la mordaza para meditar sobre presente y futuro de los periódicos nacionales (los de toda la vida).

Considero que uno de los principales problemas de esta democracia es el patético nivel de nuestro periodismo, que ha dejado de realizar su función. Ya me quejaba de esto nada más crear el blog, y echando un vistazo al cajetín de las etiquetas (en la columna de la izquierda, abajo, si nos leéis en el ordenador; abajo del todo si lo hacéis en el móvil) se puede comprobar que es uno de los temas que más hemos ido tratando después en Vota y Calla. En las etiquetas veréis que «Medios de comunicación» destaca: eso es que hemos hablado mucho sobre el tema (lo mismo ocurre, ahora que lo miro, con «PP / Gobierno»; «Corrupción; «Cuerpos de seguridad del Estado»…).

Si nos limitamos a la prensa escrita, hay quien tiene esperanza de que mejore el panorama con el crecimiento y expansión de los diarios digitales, lo que podría incluso llevar a la próxima desaparición de los periódicos en papel. Será por mi pesimismo antropológico, pero una vez más, no me encuentro entre quienes así piensan, y tampoco estoy seguro de que me gustara ese escenario. Os daré mis razones.

 

¿Se acerca el fin de la prensa escrita?

 

No lo veo. Hace tiempo que le llegó su hora, pero la mantienen viva artificialmente a base de dinero público, y no sé yo quién tendrá valor para desenchufar la máquina de las subvenciones. Si no fuera por esa ayuda, muy pocos medios impresos podrían subsistir hoy día sólo con sus ventas y la publicidad no estatal. Y cuando digo «muy pocos» me refiero a uno o dos. Sí, amigos, así están las cosas.

La razón por la que no les dejan morir está clara: la misma por la que el PP participó con más de cuatrocientos mil euros en la ampliación de capital de Libertad Digital. Exactamente: para defender la pluralidad informativa. En la misma línea está la decisión de colocar como presidente de RTVE al director general de Telemadrid (la cadena paradigma de la manipulación), y como director de informativos al jefe de opinión de La Razón (!). Y nos libramos porque el gran U – erre – de – a – ce – i está abrevando en 13TV, que si no, igual se lo traen otra vez.

 

Pero ¿te gustaría que desapareciera la prensa escrita de España?

 

Umm… No lo tengo muy claro. Y no ya por disfrutar de la textura y el olor del papel, porque por otro lado, así se evitaría parte de la deforestación; tampoco porque a veces se agradezca dejar de pasar la vista de la pantalla del ordenador a la del móvil y viceversa, no. Es que vengo comprobando la forma en la que la gente lee en Internet, y qué queréis que os diga: es descorazonador. Muchos sólo leen titulares, con eso ya deciden si difunden en las redes sociales, y a seguir.

Esto lo podéis constatar fácilmente en Twitter. Si compartís un titular impactante de hace, pongamos cuatro años, determinado sector de la población lo retuiteará o hará comentarios elogiosos sobre él sin percatarse de que el reportaje no es actual. Y la trinchera de enfrente, a la inversa. Muy pocos se darán cuenta de la fecha, porque ni siquiera habrán leído la noticia.

También ocurre en Menéame. Recuerdo con una mezcla de hilaridad y tristeza la siguiente anécdota, que no es ni mucho menos inédita. El titular de la noticia (18 de julio de 2014) era el siguiente:

 

«Las revistas de FAES y la Fundación Pablo Iglesias, también subvencionadas por el Ministerio de Cultura».

A continuación se podía leer esta entradilla:

 

El BOE recoge hoy el reparto de las subvenciones a la edición de revistas culturales de este año. En total, se han concedido 930.000 euros en ayudas, 630.000 de ellos destinados a empresas y 300.000 a instituciones sin ánimo de lucro. Entre estas últimas se encuentran FAES (PP), que recibe 10.643 euros para la edición de sus Cuadernos de Pensamiento Político, y la Fundación Pablo Iglesias (PSOE), que recibe 12.354 euros para la publicación de Letra Internacional.

 

Pues bien, enseguida preguntó alguien irónicamente: «la pasta que le damos a estas fundaciones, ¿es también deuda ilegítima para Podemos?». Esta persona entendía erróneamente que ese dinero iba para una fundación de dicho partido. Obviamente, estaba tan ávido de cargar contra los de Pablo Iglesias que no había leído la noticia, pero es que ¡ni siquiera las cinco líneas de la entradilla! Ese es el nivel. Y así, tipos como este y sus antagonistas se enzarzan en batallas dialécticas con el profundo conocimiento que les proporciona un sesudo análisis de cada caso en 140 caracteres.

Esto no se da tanto con la prensa escrita. Tengo la impresión de que el periódico de papel se lee de forma más pausada. Incluso el que simplemente lo hojea, se toma más tiempo que esa parte de lectores de diarios digitales que llevan a cabo el conocido patrón de lectura en F. Probablemente porque no tiene ningún botón que le apremie a compartir esa información cuanto antes para que los demás marquen «me gusta» o le den favoritos. Abrir el periódico de papel es más parecido a sumergirse en un libro: se lee para uno.

 
Crédito de la imagen de cabecera
 

También te puede interesar:

10 sin mordaza

  1. Roberto López Zalbidea 01/11/2014 a las 15:09

    La gente votó, después de 8 AÑOS de no hacerlo, a Mariano Rajoy pensando que él y su partido sabrían qué hacer para sacarnos de la CRISISTAFA… Precisamente se votó, al parecer, a quienes estaban ideológicamente del lado de los que provocaron dicha crisis; o a quienes en parte, la propiciaran con las políticas “liberalizadoras” y ensalzadoras de la especulación y la usura de los años 90 y 2000.

    Pues bien, apenas tres años después de las Elecciones Generales de 2011, no solo estamos objetivamente PEOR, si no que lo que han traído, o tal cosa parece, es algo con un cierto tufo a franquismo que, francamente -unido a la corrupción sistémica- apesta hasta la naúsea a un pueblo cada vez más empobrecido y que no se siente representado por ciertas élites plutócratas, también llamadas establishment, o más recientemente, CASTA.

    La solución pasa por mayor TRANSPARENCIA, PARTICIPACIÓN y CONTROL de las Instituciones públicas por parte de la ciudadanía. Es decir: la solución, como siempre, es más democracia.

    Puede darse la paradoja de que logremos despertar colectivamente de esta pesadilla, vía urnas, y nos encontremos con algunos medios -no todos, evidentemente, pero bastantes- trufados de estómagos agradecidos y al parecer misteriosamente subvencionados de muy diversas maneras, que sigan trabajando a través de la manipulación y la más vergonzante propaganda, a favor del poder fáctico, que no es otro que el del dinero y las grandes fortunas, exentas por lo visto de la obligación de contribuir, proporcionalmente y como todos los demás, al bien común. Dicho esto, es gracias a otros tantos medios de comunicación que conocemos el origen de parte de las desdichas que nos asolan.

    ¿Lo del papel? Es ley de vida que desaparezca. A mí también me gusta mucho coger prensa en papel, leer libros en papel, o pinchar vinilos, pero… Será que los románticos somos cada menos o que, evidentemente, son tantas las ventajas de lo digital que lo “clásico” tiende a desaparecer. Solo la suscripción y la descarga legal parecen soluciones para tener medios -y creadores de contenidos en general- solventes e independientes. Esa parece ser la próxima batalla en este campo.

    Saludos, Salvador! Que pases buen fin de semana

    Responder
    1. Estoy de acuerdo, no creo que la prensa escrita desaparezca. Primero, creo que el momento más bajo, tanto en calidad periodística como en número de ventas, es hoy en día y aun así no desaparece ningún medio, ya sea por el respaldo del gobierno o por el respaldo de grupos mediáticos. Y segundo, creo que gran parte de sus ventas se deben a los bares. Lo de leer el periódico mientras tomas un café, no se puede sustituir.

      Otra cosa que coincido es que tampoco quiero que desaparezca LA prensa escrita, pero esta prensa que tenemos tampoco me entristecería mucho.

      Por cierto, lo de que la gente se fija solo en los titulares, no solo ocurre en internet, también en la prensa escrita como en la TV.

      Por cierto Roberto, el otro día un señor me dijo que estábamos mucho mejor que hace 3 años, me reí por supuesto, y le pregunté en que habíamos mejorado…no supo responder (Dios bendiga la manipulación informativa). También os digo, que si gana Podemos, asistiréis a la mayor manipulación periodística de la historia del periodismo. Ya podéis ir comprando bolsas porque va ser vomitivo

      Responder
      1. Muy de acuerdo con todo lo que dice Roberto (gracias por estos comentarios, amigo), aunque igual cambiaría la palabra «románticos» por «viejunos», je, je.

        Estoy con vosotros: si llega al poder algo que no sea PSOE o PP, el acoso y derribo será antológico. Si la campaña contra el gobierno de Zapatero traspasó todos los límites éticos y periodísticos, la que llevarían a cabo contra el presidente Pablo Iglesias sería, como dice Miguel, para vomitar.

        Responder
        1. Roberto López Zalbidea 01/11/2014 a las 18:50

          Lo del vinilo ha tenido muchísimo predicamento por ejemplo entre los DJs hasta hoy mismo. La textura y el olor del papel es insustituible. Hazme caso, no tiene nada que ver con lo viejuno -sector al que aún no pertenezco- sino con determinados ritos y con cierto fetichismo hacia entrañables objetos como discos, libros, cómics… etc

          Y no te las des muy de chavalito, que sabes perfectamente a lo que me refiero
          ;)

          Responder
      2. Roberto López Zalbidea 01/11/2014 a las 19:03

        Sí. A eso me refería, Miguel. Gane o no Podemos, tendremos a esta canalla impresentable de la Caverna, enfrente de los intereses de la sociedad, o directamente en contra, durante algún tiempo

        Responder
    1. ¡Buena memoria, don Miguel! Se nota que no es usted de los que se limita a leer los titulares. Fue en Breve historia del canon AEDE. Entonces me quedé con el resquemor de profundizar algo más sobre el tema.

      Ah, otro ejemplo del que me acabo de acordar, similar al incluido en esta entrada, también en Menéame. Allí estaba colgado El liberalismo va a llegar (la entrada que le gusta a David). Pues bien, no pocos “meneantes” le dieron votos negativos pensando que el título era el deseo de un liberal, cuando de haber leído el texto se habrían dado cuenta de que el artículo iba en la dirección opuesta, que no está el que escribe precisamente deseoso de que triunfen las ideas liberales; el título fue simplemente una coña con la escenita aquella de Fernando Arrabal en el programa de Dragó XD

      Responder
      1. No le des importancia, el foro de Menéame es como el de Marca, te puedes encontrar lo mejor y lo peor de cada casa. Ejemplos así también he visto muchos en Menéame. Que conste que yo lo he hecho (leer el titular y la entrada en Menéame), pero para contrarrestar, leo los comentarios. Eso si, no opino como si fuera poseedor de la verdad

        Responder
  2. De entrada os advierto que soy un absoluto defensor del periodismo en papel. No sólo porque me guste el ritual de su lectura en el retrete – con el móvil da cosica – o en el fumadero, sino sobre todo porque es el único medio de acceso a la información para la mitad de la población adulta de este país. Recordad que seamos o no conscientes, quienes somos capaces de escoger información fiable en Internet somos una élite cultural. Así que la existencia de periódicos en papel es fundamental, aunque sean el Marca y el As en la barra de un bar: al menos indica que existe gente que no busca el botón de encendido para leerlos.

    Dos cosillas más para dar la tabarra, que hacía tiempo que no visitaba a Salva en su casa:

    – La primera, que no nos quejemos tanto porque los periódicos dependan de la publicidad institucional si no estamos dispuestos a hacer algo al respecto. En lo que a mí se refiere, prefiero que existan bajo sospecha, a que desaparezcan. Si el precio de leer a gente como Xavier Vidal-Folch, Joaquín Estefanía, Soledad Gallego-Días, etc es tragarme algún editorial tendencioso del País, puedo soportarlo.

    – Si gana Podemos, por supuesto habrá manipulación, pero por ambas partas. Recordad que el posible presidente Pablo Iglesias y su equipo son expertos en comunicación política y no creo que se rindan sin luchar. Por más que prefiramos a unos sobre los otros, en esta guerra no hay inocentes.

    Saludos y cuidaos todos y todas, que aunque no me corporice con frecuencia, siempre es un placer leeros.

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.