El muro

Hoy estrenamos sección en la que abrimos el blog a colaboradores: Lectores Sin Mordaza, voy a llamarla, a no ser que me sugiráis algún otro nombre.

La encargada de inaugurarla es Nerea, una amiga que también tiene su blog, El Club de los Poetas. Las pasadas Navidades le hicieron hueco por allí a un cuento que escribí.

Abajo se presenta ella misma con más detalle.

 

¿Quieres colaborar como blogger invitado?

Si queréis ver vuestros textos publicados en Vota y Calla, sólo tenéis que mandarme un correo o usar el formulario de contacto. Los requisitos son:

  • Que el artículo sea inédito, que no haya sido previamente publicado en ningún otro sitio.
  • Que me parezca que tiene cabida por aquí. Esto no es democrático, es totalmente subjetivo desde mi subjetiva subjetividad. Si te ofende que te rechacen, por favor, no me envíes nada.
  • Ya sabéis de qué va el blog y los temas que tratamos (no me vayáis a mandar una receta de cocina). Por descontado, no es necesario que el artículo comulgue con mis ideas. Cualquier persona de derechas o nacionalista, por citar dos ejemplos muy alejados del pensamiento del que escribe, puede enviar un artículo defendiendo su punto de vista. Lo tendrá más difícil que otros, pero si me gusta, aquí aparecerá.

 

El muro

Todos tenemos un lugar que convertimos en nuestra atalaya, el lugar desde donde vemos pasar la vida y los acontecimientos que le van acompañando. Yo tengo un muro. Uno pequeño, en el que nos reuníamos la pandilla de adolescentes que vivíamos en la misma calle para hablar de aquellas cosas de la edad, reír y comer pipas, muchas pipas. Me detengo junto a él por unos minutos cada vez que necesito retomar el ímpetu de aquel tiempo; cuando veo que las cosas están muy confusas y las reflexiones sobre la situación que nos rodea me  hacen sentir débil.  Allí revivo las consignas que inventábamos para motivarnos, los planes que teníamos para cambiar el mundo y hacerlo más humano, que la igualdad no fuese una utopía. Allí nos volvimos a reunir, habiendo dejado la adolescencia atrás, para gritar no a la guerra, y también allí lloramos la pérdida de tantos inocentes en un atentado que no entendíamos. Desde ese muro salimos juntos a votar contra la traición y la mentira el 14 de marzo de 2004. Ese muro era uno más de la pandilla.

Sin embargo, cuántos muros tenemos que derribar a diario para mantenernos en pie y no de rodillas como quisieran otros; cuántos para demostrar que no estamos a merced de los que quieren regir el destino de un país que con lucha ha logrado alcanzar derechos, negados por una élite caudillista y totalitaria. Derribo de muros en forma de mareas ciudadanas que se echan a la calle para gritar que no estamos dormidos, ni dispuestos a ser olvidados, porque esas mareas son el verdadero poder. Gente multicolor que no enarbola la bandera de ningún partido político sino la bandera de los derechos que paulatinamente y por decreto nos han ido escamoteando. Esos movimientos son los que han desembocado en el temor de perder los privilegios de algunos sectores que hasta hace muy poco, aunque existen los rezagados, creían que este país era un condado acotado para ellos.

En estos últimos días hemos sido testigos de situaciones desesperadas de quienes han pensado que anunciando un apocalipsis el pueblo iba a volver a mirar hacia ellos como únicos salvadores del terror que nos anunciaban. La ambición de poder de una lideresa que da sus últimas bocanadas de aire político, que no mediático, han puesto al descubierto la clase de personajes que han regido sectores importantísimos de este país. Esperanza Aguirre, en realidad, no necesitaba quitarse la careta. Aquellos que no se han dejado llevar por su histrionismo saben que era inminente que se mostrara tal y como es. Todos conocemos como llegó a gobernar Madrid, esa es su carta de presentación. Rodearse de corruptos elegidos por ella misma ha sido su trayectoria y subastar la alcaldía, intentando ensuciar la historia de lucha demostrada y demostrable de la señora Manuela Carmena, será el final de su película. Nadie la puede tomar en serio, ni tan siquiera sus compañeros de partido aunque, con la boca pequeña, digan lo contrario ante los medios.

No le han faltado imitadores a la señora Aguirre, desesperados al ver tambalearse su sillón de poder y control. Desde Navarra con los cuentos de Yolanda Barcina del monstruo sangriento que se está despertando, hasta los anuncios de la invasión comunista de Rita Barberá, podemos hacer un tour por todas las localidades donde gobiernan los populares, queriendo rescatar lo que perdieron  en las urnas.

Tendría que escribir un capítulo aparte para hablar de Ana Palacios, la ministra que junto a su jefe nos llevó a aquella guerra que repudió todo un país echándose a la calle, manifestaciones sordas a los oídos de quienes tenían otros intereses que no eran precisamente los deseos de los españoles. No es necesario, ella lo ha escrito por sí misma.

Han entendido todo, pero con arrogancia  y temor a perder los condados se niegan a aceptar la decisión de las urnas. La respuesta de una ciudadanía harta de ser robada y engañada; de ver cómo sus vecinos eran puestos en la calle sin que las autoridades hicieran nada por ellos. Testigos impotentes de desesperación y suicidio de aquellos que ya no tenían nada más que perder. De ver cómo la pobreza arremetía sin piedad a una velocidad incontrolable, por mucho que la solidaridad intentara paliar las necesidades básicas de todo ser humano. La lucha por una sanidad pública, derecho de este pueblo que la ha sostenido y que ellos la han querido convertir  en negocio para sus amigos. Levantarnos cada día con la noticia de los miles de millones que han ido a parar a las cuentas de quienes han negado el pan y la sal al pueblo. Todo eso y más es el verdadero terror que no está por llegar, es el que hemos vivido durante esta legislatura, pero que arrastra sus miserias desde que se creyeron dueños absolutos de este país.

Pero todavía quedan algunos nostálgicos de la opresión. Los que han salido a manifestarse llamándose «demócratas» haciendo visibles los símbolos de un régimen donde la democracia no era más que el sueño por el que luchaban los que creían en ella. Estos fueron los represaliados, los que marcaron el camino de los derechos del pueblo, los que a fuerza de constancia y espera alcanzaron lo que ahora nos toca a nosotros defender. En estas últimas elecciones se ha dado un paso adelante, pero aún es muy corto. La gente de izquierdas sigue esperando que se acaben las divisiones. Somos más, pero cada sector debilita al otro. Los enfrentamientos por colores no nos hacen fuertes y necesitamos ser uno, un muro de contención contra quienes creen que la última opción es el pueblo al que solo recuerdan cuando necesitan arengarlo para salvaguardar sus intereses políticos y económicos.

Mi muro está hecho de ladrillos y cemento. Han pasado los años y sigue siendo el lugar de encuentro de jóvenes que aspiran a un país donde puedan ser ciudadanos libres, independientemente del color que elijan, tan multicolor como un grafiti. Allí se sigue soñando con cambiar el país y el mundo. El muro es el mismo, solo ha cambiado la pandilla.

 

Fotografía Nerea Acosta

Nerea Acosta

Nerea Acosta

Dicen que lo primero que escribí sola fue «por qué». Ya apuntaba maneras, pero es que me enseñaron a no aceptar nada que no entienda.

Nací en democracia y siempre tengo presente cómo hemos llegada a ella. No me importa que me llamen roja, es un color vibrante, lleno de energía.

Escribo como forma de grito, pero también de suspiro. Escribo lo que quiero y no lo que quieren leer los demás, a veces rebelándome contra lo que creo injusto y otras dejándome llevar por la poesía.

Estoy en clubpoetasforo.blogspot.com.es

Twitter: @lenenaza

 

También te puede interesar:

6 sin mordaza

  1. Buena idea, y estupendo el estreno. Muy buena esa visión panorámica de la sensación que se respira en las calles :)

    Responder
    1. No necesariamente, una foto tuya ligerita de ropa también tendría cabida :P

      Ahora en serio: en principio esa es la idea, pero si me mandas una imagen siempre puedo usarla para ilustrar algún artículo, que muchas veces no sé qué poner.

      ¡Gracias!

      Responder
  2. Bernardo Fuentes Bobo 29/04/2017 a las 1:10

    Señor fiscal: me voy a morir, igual. Así que… CARTA ABIERTA AL FISCAL JEFE DE ANTICORRUPCIÓN, D. MANUEL MOIX Sr. fiscal: Profundamente alarmado respecto a sus últimas actuaciones, y lo que éstas pudieran significar para la sociedad española y para España, me he decidido a dirigirle esta carta abierta, en la que invoco los artículos 20, 14 y 124 de la Constitución Española, cuyos textos, literal y respectivamente, dicen así: — Art. 20.1: Se reconocen y protegen los derechos: a) A expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción. b) A la producción y creación literaria, artística, científica y técnica. c) A la libertad de cátedra. d) A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión (…) 2. El ejercicio de estos derechos no puede restringirse mediante ningún tipo de censura previa. Art. 14: Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social. Art. 124.1: El Ministerio Fiscal, sin perjuicio de las funciones encomendadas a otros órganos, tiene por misión promover la acción de la justicia en defensa de la legalidad, de los derechos de los ciudadanos y del interés público tutelado por la ley, de oficio o a petición de los interesados, así como velar por la independencia de los tribunales y procurar ante éstos la satisfacción del interés social. 2. El Ministerio Fiscal ejerce sus funciones por medio de órganos propios conforme a los principios de unidad de actuación y dependencia jerárquica y con sujeción, en todo caso, a los de legalidad e imparcialidad. Creo, Sr. fiscal, que su actuación ante los escándalos de “las tarjetas black”; Rodrigo Rato ; Bárcenas, Blesa, Aguirre, su denuncia contra el juez D. Elpìdio Silva, su interpretación sesgada relacionada con el movimiento 15 M (“no se puede permitir que personas tan violentas estén en la calle y puedan seguir delinquiendo ” – según sus propias palabras respecto a un movimiento pacífico ciudadano ); y su reiterada y dudosa afición a apartar de su función a fiscales que están investigando otros casos de corrupción, cuyos orígenes se hunden en el partido político (? ) y el evidente desgobierno que precisamente le ha nombrado a Vd. para ejercer lo que está ejerciendo, NO LE CAPACITAN, en mi opinión, a ser depositario de la confianza que los ciudadanos y las instituciones democráticas merecen tener ante quien dirige una institución en principio muy respetable e importante, como es la Fiscalía Anticorrupción. Por estos motivos, y acogiéndome a los artículos constitucionales antes mencionados,y más que si fuera preciso añadiría, SOLICITO SU INMEDIATA DIMISIÓN. Dicho sea con todos los respetos que me merecen quienes, por sus actos jurídicos, morales y legales, se hacen merecedores de ellos. OTROSÍ DIGO: Ya en una ocasión, y debido a la galopante corrupción que ya entonces denuncié (1.993 ), me ví obligado a demandar ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) al Reino de España, por violación del derecho a la Libertad de expresión que significó también que los corruptos directivos de la empresa pública TVE me despidieran. Caso Fuentes Bobo contra España, Sentencia del TEDH de 29 de febrero de 2.000. No tengo ningún inconveniente en volver a querellarme contra quien creyera procediera, incluido el Reino de España, si se me vuelve a violar algún derecho. ¡ Ya está bien de violaciones y de corrupciones, señor fiscal !. OTROSÍ AÑADO: La mencionada sentencia del TEDH no ha sido aún cumplida o aplicada en España, porque PSOE y PP, PP y PSOE, se han confabulado para impedirlo. Con lo cual, el jurídicamente conocido como “Caso Fuentes Bobo contra España, continúa sin resolverse jurídicamente. No sólo eso: PP y PSOE mantienen una estafa oficializada, según la cual ambas organizaciones (¿ políticas? ¿mafiosas ? ) se convierten en juez y parte, una vez que concluye el procedimiento en Estrasburgo, decidiendo ellos solitos qué sentencias del TEDH les conviene o no que se apliquen en España. Precioso, ¿ verdad señor fiscal ?. Lo que significa que todos los españoles no sólo podemos estar indefensos en España, sino también en el resto del territorio europeo, porque PP y PSOE así lo quieren….mientras a sus representantes se les llena la boca y engolan la voz cuando pronuncian las palabras “democracia” y “Estado de Derecho”. Concluyo deseando que atienda Vd. mi solicitud, Sr. fiscal Manuel Moix, y me libre y libre pronto a todos los españoles, de los fundados temores, sospechas y contínuas indignaciones… debido a tantas, tantas, impunes corrupciones. Atentamente, Bernardo Fuentes Bobo. 26 de abril, 2.017.

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.