Diego Cañamero ya no es de izquierda

Saludos a todos menos a los fanáticos. Hoy nos quitamos la mordaza para comentar por qué Diego Cañamero Valle ha pasado a estar en el punto de mira de «esa» izquierda, la aria, la purasangre.

 

Diego Cañamero ya no es de izquierda… unida

Ángeles caídos II

 

Sabréis que Diego Cañamero ha terminado dejando Izquierda Unida. No es algo de ahora, la decisión se lleva fraguando tiempo. Leed, por ejemplo, esta entrevista del 10 de septiembre de 2013.

Para los que no sepáis de quién hablamos, Diego Cañamero es uno de los referentes de la izquierda de Andalucía y del resto de España. De origen y presente humilde, no pudo ir a la escuela y tuvo que aprender a leer y escribir por su cuenta. Empezó a trabajar de jornalero a los ocho años por una miseria, de seis de la mañana a nueve de la noche, en la España que tan bien reflejó Delibes en Los santos inocentes (tiene 57 años). Muy pronto, influido por el sufrimiento que había padecido en sus carnes y visto alrededor, en especial el de su padre, empezó a involucrarse para cambiar su mundo. Con 19 años le detuvo la Guardia Civil repartiendo octavillas reivindicativas y recibió una paliza en el cuartelillo por tan terrible delito. Miembro del Sindicato de Obreros del Campo (SOC) desde el 84, actualmente es su secretario general, aunque os sonará más si os digo que es el portavoz del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT). Sí: los de Sánchez Gordillo, los que salieron en la tele por llevarse los carros del Mercadona.

Entre una cosa y otra tuvo tiempo de ser alcalde de su pueblo durante catorce años. Lleva más de cincuenta detenciones y otros tantos juicios, y tras esa primera vez de las octavillas ha entrado en comisaría con todos los presidentes que ha tenido este bendito país, desde Calvo Sotelo hasta Mariano Rajoy. Acumula miles de euros en multas que no paga porque no tiene con qué, pero por la misma razón tampoco pueden embargarle. Las multas y juicios son por manifestaciones pacíficas o por ocupar (también pacíficamente) fincas abandonadas. Cañamero suele recalcar la injusticia que supone que el 2 % de los terratenientes de Andalucía posean la mitad de las tierras y que los grandes propietarios acaparen más del 80 % de las subvenciones europeas aunque no exploten las fincas. Se enriquecen a cambio de no hacer nada, condenando así a un montón de trabajadores del campo al paro, mientras los medios nos meten en la cabeza que no hay dinero por culpa del PER. No, la parte gorda del pastel de la PAC se la llevan los Mario Conde, Alberto Alcocer, los herederos de la Duquesa de Alba… Y sin dar un palo al agua.

Cañamero era un ejemplo para todos los progresistas… hasta que ha cometido el pecado de dejar de militar en IU (la CUT sigue, por ahora, formando parte de este partido). [Actualización 13/02/2015: La CUT ya se ha ido de IU]

 

IU y el chiste del conductor suicida

El sector talibán de IU le ha lapidado a críticas, los mismos que hace cuatro días le adoraban. Pero Cañamero no ha cambiado desde que era el referente de la izquierda, como tampoco lo ha hecho Pablo Iglesias. Estos exaltados recuerdan al chiste del conductor que va en sentido contrario y piensa que son los demás los que conducen al revés.

Mientras era conocida la cercanía de Pablo Iglesias a IU, no había problema en que saliera en La Sexta, le llovían los comentarios elogiosos («ahí, ahí, dale caña a Marhuenda») y nadie creía excesiva su exposición mediática («si no fuera por Pablo Iglesias no habría quien viera La Sexta Noche»). Todos los siunistas a una le aplaudían y pedían más.

Si como Pablo y tantos otros demandaban, los dirigentes de IU hubieran accedido a convocar primarias abiertas para las europeas y el actual líder de Podemos las hubiese ganado, después habría sido aclamado como un héroe en cada una de sus intervenciones televisivas. ¿Os imagináis a los que recurren a esa burda excusa pidiendo que no saliera tan a menudo en la tele el Pablo Iglesias líder de IU? Bah. Sin embargo, desde que se distanció de ellos, cada aparición del «Coletas» (hay que ser rancio para recurrir a ese insulto de abuelas) es la prueba de la campaña del Capital contra IU. Por favor, si en IU se hacen la campaña en contra ellos solitos. Ya hemos nombrado algunos casos por aquí, y ahora tenemos lo de Tania Sánchez, que huele regular, como a nepotismo.

El padre de Tania ha manifestado desconocer que su hijo era el gerente de la  cooperativa que recibió contratos municipales durante seis años en Rivas. ¿Tendrá el concejal Sánchez ascendencia Mato o Borbón? También está la circunstancia de que ambos votaran a favor de contratar a su hijo/hermano en lugar de abstenerse, y excusas de ignorancia y falta de memoria que chirrían con el hecho de que el domicilio fiscal de la cooperativa fuera la vivienda del padre de Tania. Por supuesto, la derecha política y mediática ha aprovechado para enredar y exagerar todo lo que ha podido, y estoy convencido de que ha habido deslealtad por parte de «compañeros» de IU, pero eso no quiere decir que en Rivas se hicieran las cosas bien. Imaginemos que Tania fuese del PP, qué estarían diciendo… Pero no voy a entrar hoy a hablar más en profundidad de este tema, o de Cajamadrid y otros, que quiero volver en un par de párrafos a Cañamero.

Como luego me dicen que la corrupción y el inmovilismo vienen de arriba y que hay gente muy válida en las bases de IU, hago un inciso para volver a aclarar que sí, que tenéis razón, pero exactamente igual ocurre en el PSOE.

Volviendo a las primarias, el comportamiento de IU ha sido, al menos, poco inteligente. Se negaron a hacerlas con el pretexto de que son «un invento norteamericano», perdieron así a un posible líder o militante del potencial de Pablo Iglesias y las llevaron a cabo unos meses más tarde en la Comunidad de Madrid. ¿Quién marca la estrategia electoral en IU? ¿Gila?

También van a reemplazar al fin al bueno de Cayo Lara. Por cierto, a los que defendían que el resultado de IU en las europeas fue un «éxito»: es un poco raro que el líder de un partido diga que se marcha poco después de un triunfo. A ver si no hubo tal…

 

Arrogancia y fanatismo

Me parece increíble la arrogancia y el fanatismo de algunos. Yo no coincido en determinadas cuestiones con Cañamero (no acabo de ver lo del nacionalismo andaluz, él es cristiano…), pero no soy quién para darle lecciones de activismo a este señor.

Sin embargo, arremeten sin sonrojo contra él niñatos que lo más que han hecho en su vida es tuitear muy fuerte mientras Cañamero ocupaba fincas de señoritos o militares. Y que sepamos nadie puede acusarle de haberse llevado un duro, al contrario de lo que les sucede a varios dirigentes e incluso fundadores de Izquierda Unida.

Imagen Diego Cañamero golpeado, guardia civil, ocupación finca, SAT, Andalucía

Cañamero muestra la marca de una porra en su espalda (EFE)


 

Le tachan de ser «otra rata que abandona el barco». ¿No será que la madera del barco está podrida y por ella campan a sus anchas las cucarachas? Cucarachas que supongo envidiarán la firmeza de carácter de una «rata» que no se deja pisar a cambio de las sobras que dejan caer desde arriba.

Le atacan por acercarse a Podemos, por haberles «traicionado» (la culpa es siempre de quienes se hartan y se van, nunca del partido). Y si se uniera a Podemos o Ganemos, ¿qué? ¿Traición? ¿Qué traición? Tienen una percepción equivocada de la política, consideran al Partido un fin en sí mismo. El sentido común nos dice que debería tratarse únicamente de una herramienta para conseguir un objetivo, y si una herramienta ya no funciona o se dispone de otra que se juzga mejor, se cambia y ya está, cuantas veces sea necesario. Pero para los fanáticos es mucho más, es su «casa», donde están sus amigos, allí militaba papá o el abuelito que les llevaba de la mano a los partidos, digo a los mítines; eso es basura sentimentaloide.

Escribiendo este artículo he descubierto que algo similar defiende Cañamero; me alegro de haber llegado por mi cuenta a la misma conclusión que este hombre íntegro:

 

“Mi” sindicato, “mi” partido político… Hay una mentalidad de propiedad de las cosas y yo creo que tenemos que ser un poco más abiertos de mente (…) ¿Estamos en contra de lo mismo? ¡Pues vamos a ponernos de acuerdo! Pero muchas veces es complicado, porque eso de «la propiedad»… El capitalismo también lo tenemos nosotros metido en el tuétano, también los trabajadores y la gente de izquierdas.

 

Hay que ganar las próximas elecciones

Cañamero busca un objetivo que es la redistribución de la riqueza, una sociedad más justa, el fin del capitalismo y su sustitución por un sistema que cuide de todos los seres humanos y de la naturaleza en su conjunto. Él no lo ve como una utopía, pues ya se derribó el feudalismo. Y si para acercarse a su objetivo le parece, como dijo hace más de un año, que «IU ya no sirve», este paso es plenamente coherente. Es posible que IU, principalmente por demérito propio, vuelva a quedarse con un mísero 5 % de los votos: ¿qué transformación de la sociedad vamos a hacer con eso? ¿Qué batalla vamos a dar en la lucha de clases?

Ahora es odiado por aquellos que celebraron su robo de comida en el Mercadona para distribuirla entre los necesitados (pero, sobre todo, para llamar la atención de un grave problema del que no se hablaba). He empleado el término «robo» a falta de uno mejor (los del SAT lo llaman «expropiación forzosa»), aunque según la RAE robar es «tomar para sí lo ajeno», y en este caso lo que tomaban no era para ellos, así que tal vez habría que crear una nueva palabra; habrá que comentárselo a Piedrahita.

A raíz de esa acción del Mercadona y otra posterior en Carrefour, consiguieron la exposición mediática que buscaban. Las televisiones les llamaron y Cañamero y Gordillo respondieron. Cañamero ha acudido incluso varias veces a Intereconomía, rodeado de hienas que en su primera visita pensaban que iban a zamparse fácilmente a un «cateto» que no es ya que no tenga las carreras y los másters de estos tertulianos, es que ni siquiera recibió la educación básica. Pero les salió el tiro por la culata. Aunque en ocasiones y como es lógico se le escapaba un «habemos», esto no hacía sino recordar sus orígenes y subrayar el mérito de alguien que ha sido capaz de sobreponerse a las limitaciones de la  pobreza. En esta y otras entrevistas y debates posteriores desplegó su sorprendente y contagiosa capacidad comunicativa, dejando a más de un tertuliano y espectador, entre los que me incluyo, con la boca abierta. Pero es que Cañamero cuenta con el respaldo de una vida coherente y un corazón libre que cree realmente en lo que defiende, y contra eso es muy difícil luchar.

 

«Hace falta que los ricos sean menos ricos para que no haya tantos pobres»

 

Música:  Forever and one, de Helloween

Crédito de la imagen de cabecera: Agencia EFE

También te puede interesar:

19 sin mordaza

  1. sIUnista!! Cómo me he reído!!
    Suscribo punto por punto todo el artículo, y además me he sentido identificado con lo que comentas sobre la “purasangre” de la izquierda. Me llaman mucho la atención esos talibanes que tanto se prodigan en los comentarios de páginas como Infolibre, cuando sale el tema Podemos o IU. Resulta hasta divertido cómo se apegan a las etiquetas de izquierdas, cómo les gusta declararse “militantes de base de IU” para demostrar que ellos son más, que sólo ellos merecen ser de izquierdas porque les viene de linaje y los demás no, que formaciones como Podemos o Equo son una farsa porque todos sus votantes han votado alguna vez al PSOE o al PP, por lo tanto, no son puros. Ya ves, como si los votantes de estas plataformas tuvieran que ser seres de luz limpios y puros que bajasen de Saturno.
    He dicho que me resultaba divertido, pero en realidad me da mucha rabia que exista esta gente tan cerril, tan talibán, tan obsesionada con las etiquetas y la pureza política que no pueda ver más allá de sus narices.

    Un saludo!

    PD. Me tengo que poner con los Keepers I y II de Helloween ya.

    Responder
    1. Jejeje. Era para no repetir adjetivos.

      Y no sólo infoLibre: el año pasado los ataques furibundos hicieron dimitir a Manolo Saco porque se atrevió a cuestionar algunos aspectos de Venezuela, y hace poco los fanáticos actuaron igual con un artículo de Ramón Lobo sobre Cuba. Este no ha dimitido pero han llovido los insultos y las amenazas de darse de baja como suscriptores del periódico si sigue esa «rata» escribiendo allí. Y lo mismo han hecho cuando han entrevistado (¡entrevistado!) a alguien del PSOE o del PP. Sólo quieren oír/leer lo que les reafirma en sus creencias, cualquiera diría que esas creencias son tan débiles que necesitan preservarlas de cualquier discrepancia. Me recuerdan en cierto modo a lo que ha sucedido en París, la masacre en Charlie Hebdo. ¿Tan frágil es tu Dios que puede dañarlo una viñeta?

      Y en otros periódicos como 20Minutos sucede lo mismo. Echad un vistazo si no a los comentarios de esta noticia.
      Contra este tipo de gente ya he escrito alguna vez por aquí. Por ejemplo.
      Es como tú dices, hablan de la «solera» en la militancia como lo puede hacer una casa nobiliaria de su apellido o un club de polo del año de su fundación. Todo el que presuma de que ha votado, vota y votará a tal partido siempre, tiene muy pocas luces.

      Los Keepers, madre mía. Esta es más «moderna», de The time of the Oath. Ese disco tiene otro par de temas buenísimos, como If I knew o Anything my mamma don’t like.

      Responder
  2. “Izquierda Unida” siempre ha sido un partido cuyo objetivo no era otro que el de hacerse notar criticando a todo quisqui desde la poltrona. Aunque eso sí, sin pasarse, no vaya a ser que amasen más votos de la cuenta y tengan que mojarse. La diferencia entre Podemos e IU es que el primero ha ido a por todas sin complejos, así que veo lógico que Cañamero se haya visto más inclinado hacia ese lado. Que se le critique por eso demuestra que todavía hay demasiado “dinosaurio” metido en IU.

    Responder
  3. Saludos Salva y demás lectores de este blog. Al leer esta entrada, me estaba acordando de ciertos tuiteros de IU que escriben con una superioridad moral que parece que solo ellos tienen la posesión de toda la verdad (como diría Reincidentes: nadie tiene posesión de toda la verdad). Parece que todo lo que hace IU está bien, y su rival es Podemos. De verdad, cada día me cuesta más convencerme de que debo seguir votándolos. Me gustaría un poco de autocrítica en ciertos sectores de la izquierda.

    Responder
    1. No sé si yo sería tan duro como Nemo, pero estoy totalmente convencido de que si hay culpables de la oportunidad histórica que parece que va a desaprovechar IU en beneficio de Podemos, hay que buscarlos dentro de la propia IU.

      Cañamero no ha sido el primero ni será el último, como decimos en el artículo. Si un día su admirado Willy Toledo decide apoyar a otro partido (¡ni que el voto o la militancia fueran un pacto de sangre!) veremos cómo le caen encima las acusaciones de ser un trepa, de haber buscado siempre su propio beneficio…

      Y en cuanto a lo que dice Miguel, todos hemos padecido (y seguiremos padeciendo) a esos tuiteros. Los ataques a Podemos son una pena, imagino a la derecha (esa sí que está verdaderamente unida, no sólo en el nombre) frotándose las manos. Pero esta gente cada vez lo tiene peor: apoyan a Syriza, pero Syriza apoya a Podemos; Garzón y Tania Sánchez son partidarios de converger…

      Responder
    1. Doy fe de que en Podemos también hay mucho talibán garrulo que se toma las siglas como una religión, y no le hacen ningún favor a la formación.
      Con los partidos políticos pasa lo mismo que con los grupos musicales: lo peor son los fans.

      Responder
    2. Personalmente creo que el butanero (te refieres a esa, ¿verdad?) exagera pero tiene algo de razón en el fondo. Errejón hizo una corruptela habitual en su entorno, pero que no deja de ser una corruptela a su alcance. Si no fue capaz de darse cuenta – dudo que fuese consciente de ello – probablemente se le escapen otras después.
      Entendámonos, no digo que Errejón sea un corrupto porque para eso hace falta la conciencia de la comisión de un acto inmoral, pero que ha aceptado la única corruptela que estaba a su alcance en aras de un bien mayor, también.

      Responder
      1. No, no, Miguel se refiere a la número 3. Alguien comenta despectivamente, refiriéndose a Cañamero y los otros dirigentes de la CUT que se han ido de IU: “Que se metan en Podemos”. A esto le responde otro usuario: “En Podemos no queremos a esa gentuza, mejor que se reconvierta al PP, el partido esnob”.

        Como decían en mi pueblo, hay más tontos que ventanas.

        Responder
        1. En ese caso citaré a un profesor que nos decía que la única constante empíricamente comprobable en ciencias sociales es la tasa de gilipollez en cualquier grupo humano estadísticamente significativo.
          Perdón por la confusión.

          Responder
  4. Salva, antes que nada reiterar mi envidia porque lances el martillo hacia donde lo lances, das en algún clavo. Rara habilidad es esa.

    Estoy de acuerdo con lo expuesto sobre el fanatismo, pero no lo limitéis a IU porque los peores ataques los he recibido de seguidores de Podemos. El problema no es tanto uno u otro partido, que en todos se encuentran hooligans, sino la visión religiosa de la opción política. Hay quienes desde su ateísmo ponen en un altar a Marx o al comunismo, y quienes desde su adanismo defienden a su líder/mesías de cualquier crítica, sea cual sea su origen y su racionalidad.

    Y es que mucha gente, más de la que pensamos (no por casualidad Podemos ha decidido defender la pureza de su marca en las locales) milita en un partido como se asocia a un equipo de fútbol: por pelotas.

    Dicho esto, por lo que a mí respecta Cañamero puede afiliarse donde le plazca que su trayectoria ya está trazada, aunque me cuesta imaginármelo entre los muy doctos miembros del Consejo Ciudadano de Podemos.

    Saludos, Vicente Juan.

    NB: Os recomiendo esta lectura sobre Podemos en clave religiosa, y no dudéis en extrapolarlo a cualquier partido, que creyentes en la fe del PP y PSOE, también los hay, y muchos:
    http://www.filosofiaenlared.com/2014/12/podemos-en-clave-religiosa-andres.html
    http://www.filosofiaenlared.com/2014/12/podemos-en-clave-religiosa-ii-andres.html

    Responder
    1. Supongo que el ser humano necesita plantearse una serie de metas, algo que le de sentido a su existencia. Y dentro de esa necesidad surge un líder, una formación, un equipo que les guíe. ¿Podemos es como una religión? En cierto modo sí, como lo es por ejemplo, un equipo de fútbol para otros. ¿Eso es malo? No, hasta cierto punto. Igual que no es mala la religión, sus ideales (excluimos las instituciones, léase Vaticano, Opus, etc…) o el mismo fútbol (cualquier deporte es bueno), siempre habrá fanáticos que estropeen la fiesta.

      Responder
    2. Muchas gracias por las flores, Vicente. Te has ganado que te perdone la usurpación de personalidad (ver comentario de Berto abajo).

      No, por desgracia no es exclusivo de IU. Lo que pasa es que en este caso los insultos a Cañamero vienen de ahí, de los «despechados».

      Coincido en la comparación con la religión; es más, la tenía escrita, pero la borré porque el artículo ya era demasiado largo y luego Miguel se me queja, jeje.
      En cambio, lo de Podemos y las locales creo que ha sido por no precipitarse, y me parece que han hecho bien.

      ¿Te han atacado? ¿A ti? Pero ¡si eres siempre exquisitamente correcto en las formas! Qué gente.

      He leído con gusto los artículos que nos dejas, aunque no comparta algunas cosas. Por ejemplo, el término «casta» me parece acertadísimo, o cuando el autor recalca que los simpatizantes de Podemos lo son sin conocer el programa: pues como la inmensa mayoría de los votantes del resto de partidos. Y eso de que Equo son «confesadamente de izquierdas»… En fin. Pero me ha gustado mucho leerlos (especialmente el segundo), el blog va a favoritos. Es usted una mina.

      Responder
      1. Coincido plenamente con Salva con lo que dice sobre los artículos que ha dejado Vicente. Y, como dije antes, soy testigo de que “fanboys” de Podemos se acercan más a la postura troll que a la dialogante. Aunque son sólo eso, fanboys; como los hay también en IU o PSOE. Hay que añadir que, en ningún caso, estos fanboys representan a su partido, sino a ellos mismos y a su propia estupidez. Lamento el caso de Vicente, porque yo mismo he sido moderada y educadamente crítico con Monedero o con Cayo Lara y alguna vez ha salido el tonto que me ha tachado de “facha” (!!!). Por otra parte, y sin ánimo de justificar, es verdad que entran muchos trolls a difamar e insultar porque sí, sin predisposición al diálogo. En cambio, en el caso de los fanboys del PP… en fin, puedo decir sin temor a equivocarme que representan perfectamente a su partido. Me gustaría que se adaptaran posturas como las de Tania o Alberto Garzón que inviten a la unión, en lugar de estar tirando piedras a nuestro propio tejado, porque tenemos más puntos convergentes que divergentes.

        Responder
      2. No se me había ocurrido lo de dar un golpe de blog, pero es una idea. Veré por cuanto saldría contratar un hacker :o)

        De nada por la referencia, pero por si acaso vete poniendo casco Salva, no fuera a olvidar sacar las flores de la maceta antes de echarlas… Que a mi edad las neuronas se vuelven cascarrabias, dejan de hablarse entre sí, y luego pasa lo que pasa.

        Saludos a Salva, y a quienes contribuís con vuestros comentarios a rebelar meninges.

        Responder
  5. Vicente Juan,

    Gracias por tan agradable lectura, conmovedora.

    Imagina una capital de comunidad autónoma como Murcia (la mía), tras dos décadas de PP. El clientelismo es tal, que te encuentras coordinadores políticos en el 100% de las instituciones públicas. En el funcionariado, o eres catedrático o no se te ocurre levantar la voz, por miedo a terninar fregando lavabos. Ahora imagina un podemos local en la alcaldía, con algún troll en filas y un gobierno regional del PP. ¡Un completo desastre para la ciudad!.
    Hay que ir a ganar guerras y hay que pelear las batallas, pero sin dejar de vigilar la retaguardia.

    Responder
    1. Bienvenido, Berto, y gracias por comentar y por las buenas palabras.

      Una aclaración: cuando Vicente termina su reflexión con “Saludos, Vicente Juan”, no se está refiriendo a mí, sino “firmando”. Yo soy Salva. En el enlace comprobarás que me puedo “imaginar” bastante bien los veinte años del PP murciano ;)

      Un abrazo, paisano.

      Responder
  6. Por otra parte coincido en huir de dogmas y en los casos de partidos muy consolidados la propia estructura resulta determinante en cuanto a cómo se regeneran directivas. Es demasiado fácil coincidir con otros en dar formación a quien se pretende promocionar para mantener una tendencia hegemónica. Tenemos que exigir mandatos más cortos para programas muy sólidos de forma que los lideratos, poco a poco pierdan peso frente al fin concreto, para mi la representación y gobierno éticos.

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.