Diario de mi confinamiento (19 al 21 de abril)

 

Comentamos la desescagada del confinamiento de los niños.

También tenemos nuevo canal de Youtube, empiezo a ver la serie Vota Juan, me entrevistan para eldiario.es, descubro un bar abierto en Murcia, hablo de la ley mordaza, del estigma del acento murciano…

Todo mientras no para de llover.

 

 

19 de abril de 2020, domingo

Juan ha creado el canal de Youtube de Teatro Mágico que propuse el viernes y ha subido ya los vídeos. Qué eficiencia.

 

Por la tarde regresa la lluvia. Han salido dos setas más en la maceta del patio.

Me gusta escuchar «música de lluvia» mientras las nubes sueltan el agua: Riders on the storm, Chove en Santiago, Stormy weather…
 

 

Empezamos a ver la serie Vota Juan. Qué raro que no sea más conocida, es estupenda. Seguro que ahora alguien me dirá que sí es muy conocida y no discutiré, porque en cuestión de series no estamos muy puestos. Pero no nos sonaba de nada. Y eso que, con Bardem, considero a Javier Cámara uno de los mejores actores españoles actuales.

En la serie interpreta a un tipo sin escrúpulos que está en política únicamente por él mismo. Así ha llegado a ministro de Agricultura.

Cámara ha hecho un trabajo inmenso en la creación del personaje. Le ha dotado de una forma de hablar, de unas coletillas y gestos característicos que lo convierten en un ser odioso, muy creíble.

Hay una escena genial que ya conté por aquí en una respuesta a Miguel: Juan acude en campaña a un programa de cocina de la tele. La Arguiñano de turno le pide que le pase los puerros de una cesta donde hay varias frutas y hortalizas, y el ministro (de Agricultura, recordemos) vive un momento incómodo porque no es capaz de distinguir los puerros.

No sabe nada, no tiene una mínima cultura general, seguro que os recuerda a muchos políticos nacionales. No solo Rajoy, hay muchos así.

Y no duda en hacer lo que sea por lograr sus objetivos. Como dice su jefa de prensa, interpretada con solvencia por María Pujalte: «No es mentira, es política».

Del reparto destaco también a Joaquín Climent, que está enorme. Y en el lado negativo, a la actriz que interpreta a la jefa de gabinete de Juan.

 

 

20 de abril de 2020, lunes

Parece que la tila nocturna está funcionando bien, hoy he dormido casi como solía.

 

Un amigo me manda esta foto del bar donde está desayunando. Le pregunto cómo puede ser que haya un bar abierto, pero no quiere darme más datos, solo me dice: «Paran muchos camioneros y guardias civiles».

 

Restaurante abierto en Murcia a pesar del coronavirus. 20 de abril de 2020

Clic para ampliar

 

 

Me siento un rato a escribir, a ver si me sale algo de lo que Javi Nieto me pidió el sábado [si alguien llega nuevo al diario encontrará varias referencias como esta, que se han tratado en capítulos anteriores].

Pues algo ha salido, pero no sé si les servirá. Nunca había escrito nada pensando en que fuera teatralizado.

Poco después Javi me manda un wásap para decirme que se está «rulando». Estupendo.

 

Leo y escucho con desgana a los que defienden o atacan al gobierno basándose en las cifras que nos han dado de contagiados y fallecidos por coronavirus. Qué cosa tan absurda. Tomo nota (física, esta vez) de escribir un artículo en Vota y Calla para explicarlo.

 

Me invitaron a una feria del libro que iba a celebrarse en agosto, en Los Narejos. A este paso, es posible que también se suspenda.

 

Entiendo que los que parodian a quienes necesitan hacer ejercicio físico intenso, como salir a correr, no hacen deporte nunca, porque no se dan cuenta de que no es una necesidad física, no se trata (aunque seguro que alguno hay) de «no perder la definición de los abdominales». Es una cuestión de salud mental.

 

Cuando tomo el sol en casa, siempre me acuerdo de los menos privilegiados. Hay mucha gente que vive en un piso sin balcón. Si teletrabaja o está en el paro, no tiene perro y es un ciudadano obediente que ha querido cumplir con la ley y las recomendaciones de las autoridades, desde hace más de un mes solo habrá salido a la calle una vez a la semana para hacer la compra. Debe de ser asfixiante. Si tiene la tienda o el súper debajo de casa, peor todavía.

 

Me dice mi hermana que la novelista precoz está contentísima con el correo de Mónica que le reenvié. Objetivo conseguido. Qué fácil es a veces hacer feliz a otros, y qué gratificante.

 

Rubén me cuenta que ha estado hablando con mi editor. Le ha pedido ya que le mande el archivo del libro por correo electrónico, acompañado de la sinopsis y una foto. La editorial tiene intención de publicarlo «en un futuro», dada la situación actual.

Bravo por Rubén.

 

Me escribe Julio para proponerme una entrevista mañana para la edición regional de eldiario.es. La haríamos por Skype y se emitiría el jueves, con motivo del Día del Libro.

Acepto.

 

Me retiro a dormir. Con su mirada.

 

 

21 de abril de 2020, martes

Enciendo la tele mientras pongo la mesa. Hoy actúan María Jesús Montero y Nadia Calviño.

Mientras voy a por los cubiertos, pienso que si algún político murciano hablara con su acento regional como lo hace la ministra Montero, sería el hazmerreír. Con esto no quiero cachondearme de la ministra, sino resaltar el estigma del acento murciano. El acento andaluz, como sucede con otros, nos parece simpático, grasioso, aunque sea una ministra la que diga «supermercao» en rueda de prensa. Pero si hablara así García Egea, jamás habría llegado a secretario general del PP.

Tomo nota para escribir un artículo sobre esto. Se me están acumulando las notas, y tengo dos cuentos pendientes que quiero retomar.

¿Le he escuchado a Miguel Ángel Oliver decir que se ha muerto Calleja? ¿El periodista? Igual se refería a otro, estoy yendo y viniendo de la cocina al salón y no me entero. Me siento unos minutos a seguir el show, a ver cuánto aguanto.

Dice Montero que los niños menores de 14 años podrán acompañar a un adulto al banco, al supermercado, la farmacia, etc.

Pues vaya «salida». Creo que esta gente no comprende la necesidad de los niños (y de los adultos) de tomar el aire, no de acompañar a mamá al estanco. Eso no es una salida, es un cambio temporal de módulo.

A preguntas de una periodista, tan extrañada como yo («¿no se puede salir con ellos simplemente a dar un paseo?»), contesta Montero: «… hacer ese recorrido en un tiempo que evidentemente no está tasado. Digo con esto que no hay nadie midiendo con un cronómetro el tiempo que tarda una persona en ir a comprar el pan (…) y por tanto no hay ningún tema de límite temporal».

Entiendo que la ministra nos está sugiriendo que aprovechemos la salida a comprar el pan para pasear al niño, pero es que eso se contradice con lo que nos venían diciendo hasta ahora: que las salidas debían ser las mínimas y durante el tiempo mínimo imprescindible. Se nos ha prohibido expresamente pasear, y se han impuesto muchas multas por esto. De hecho, se ha sancionado con la ley mordaza en la mano a más personas en un mes que en los cuatro años anteriores. Unas 20.000 al día.

Esto no hay quien lo entienda. Y encima dice Montero que «es muy intuitivo».

Después habla la ministra Calviño. De todo su discurso me quedo cuando menciona el desarrollo de distintas «aplicaciones informáticas y digitales» para controlar «la gestión de la desescalada». Dice, literalmente:

«… instrumentos digitales que puedan favorecer la gestión por parte de los ciudadanos, normalmente desde un punto de vista voluntario, por supuesto, de esa situación de desescalada a su propio riesgo y también hacer un seguimiento más preciso del riesgo que pueda existir en las distintas localidades o en los distintos momentos del tiempo».

Ya veremos. Igual acaba siendo voluntario del tipo: o lo haces o no sales a la calle.

Apago la tele.
 

 

A las 18:00 conecto por Skype con Julio para la entrevista.

Tiene cuadros desperdigados por la habitación. Le pregunto y me cuenta que está retomando el hábito de pintar. Qué importantes son las actividades artísticas, y qué poco espacio nos deja este sistema para desarrollarlas.

Como Julio es amigo, se me olvida que estoy hablando con un periodista. Ante la pregunta de si me ha sorprendido la facilidad con la que nos han encerrado dos meses en casa, me explayo a gusto. Espero que luego, al transcribir la entrevista, Julio modere mis palabras. Tampoco he dicho nada que no haya escrito ya por aquí, pero eldiario Murcia tiene más audiencia que Vota y Calla.

 

Ha habido un rechazo masivo en las redes sociales e incluso dentro del gobierno (y, por supuesto, desde la oposición) ante estas absurdas «salidas» para los niños.

Entonces sucede algo sorprendente: reculan, los niños van a poder hacer lo que todo el mundo había entendido que podrían hacer cuando anunciaron la medida el sábado.

Qué descontrol. Si la rueda de prensa fue esta mañana… ¿Cómo que «rectificamos». Oigan, que esto no es otro lapsus ni una ocurrencia de la ministra. Se supone que es una medida estudiada, debatida con expertos, cuyo anuncio y puesta en práctica llevan semanas preparando. ¿Es que no hay nadie al volante?

Y no me vale eso de «este es un Gobierno que escucha». La masa se puede equivocar. Es más, se equivoca a menudo. La masa es irracional, impulsiva. La masa lincha. Si el gobierno con su comité de expertos había decidido tomar esta medida, tendrían que defenderla, explicar por qué se toma y hacer oídos sordos a lo que puedan decir las redes sociales. Esto es un tema muy serio, no son de recibo estos bandazos electorales.

Me alegro por los niños (y sus padres). Pero vaya desescagada.

 

Si te gusta lo que lees, deja aquí tu dirección para que pueda avisarte de cada nueva entrada:


 

Imagen de cabecera: fotograma de la serie ‘Vota Juan’

 

También te puede interesar:

8 sin mordaza

  1. Yo imagino que con el anuncio inicial de que los niños solo podían acompañar a un adulto al supermercado o al banco querían evitar lo obvio: que salieran como si no existiera la pandemia. De hecho, en mi pueblo se han llegado a reportar casos de gente que iba al río a bañarse en grupos (con neverita y todo), y justo delante de mi casa la mayoría incumplía las normas. Es decir, iban el padre y la madre juntos con el niño cuando en teoría solo puede ir un adulto, las mascarillas brillaban por su ausencia (aunque esto puedo llegar a entenderlo por aquello desabastecimiento) e incluso escuché decir a una chica que había quedado con las amigas en la calle de arriba.

    Y ojo, con esto no estoy diciendo que todos se pasen las normas por donde no da el sol, pero cuando delante de tu casa ves tantas infracciones lo lógico es pensar que el resto del país está igual. Y esto se va a dar día sí y día también.

    P.D. Tengo curiosidad por saber cómo estaremos a finales de mayo…

    Responder
    1. Ese cambio tan drástico en muy poco tiempo (de poder acompañar a la farmacia únicamente a pasear hasta con tres niños durante una hora) me dejó preocupado. Es peor de lo que pensaba, me recordó a los comentarios que dejasteis David y tú en las primeras entradas de este diario, aquello de que el gobierno de Sánchez actúa siguiendo presiones.

      Pues empiezo a creer que sí.

      Responder
      1. Sí, esa es la impresión que dan, pero te voy a decir más. Ni siquiera creo que las decisiones que están tomando las estudien con detenimiento, porque si fuera así no recularían a la primera de cambio. En mi opinión, creo que están más preocupados por la opinión pública y los sondeos que por acabar de verdad con la pandemia, y eso es justamente lo que da miedo.

        Responder
  2. También creo yo que el gobierno se fija de las redes sociales. Y por lo que veo de la opinión en las redes sociales apuesto a que el próximo 2 de mayo, habrá marcha atrás : nada de paseos para todos. Al parecer, según la opinión, fue un desmadre total y esto no lo creo, se focalizan en unos que sí, seguramente se pasarón las normas, pero en todas partes unos se las pasan, en los países más disciplinados igual.

    Siento no haber estudiado psicologia ,psiquiatría,los que sí, se van a forrar más que nunca.

    Has leído la diatriba de André Comte-Sponville acerca de todo esto? Me parece muy acertado. La entrevista que le hicieron en España suena más edulcorada..

    Responder
    1. Es posible que vuelvan a recular (me espero ya cualquier cosa). Y si lo hacen, tienen la excusa perfecta: es que los padres han sido muy irresponsables. Así nos peleamos entre nosotros, la técnica no falla nunca.

      Pero les puede salir mal la jugada porque han creado expectativa, hay mucha gente desempolvando las zapatillas de running.

      No lo he leído. ¿Tendrías el enlace? En español o inglés, si puede ser. Lamentablemente, no hablo nada de francés.

      ¡Gracias!

      Responder
  3. Ja ja ja, no me había fijado de la tendencia de aquella plataforma… Y yo, cuando clico sobre el enlace que puse más arriba, solo veo una foto de A.C.S

    Curioso pues yo encontré este articulo buscando por google y no me sale «peligroso». De todas formas puesto que es «edulcorada» la entrevista no te pierdes tanto…

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.