Diálogo sobre el conflicto Israel-Palestina

 

Saludos “antisemitas”. Hoy nos quitamos la mordaza para hablar de los negacionistas.

—¿De los neonazis que niegan el holocausto judío?

—No, de los que niegan o justifican el holocausto palestino.


 

Diálogo ficticio con alguien de derechas sobre la matanza de Israel en la franja de Gaza. Basado en hechos reales

—Esto es una masacre, y el mundo mirando…

—Que se jodan.

—No entiendo cómo algunos podéis ser así de crueles, de fríos. ¿No te remueve las tripas que se asesine a inocentes?

—Han empezado ellos.

—Hombre… Históricamente, habría mucho que hablar sobre eso.

—Na’, déjate de historias, me refiero a lo que ocurre ahora.

—Pues hablamos de una zona ocupada ilegalmente por Israel, que ha ido invadiendo poco a poco a la población palestina. La vida allí es una pesadilla. Rodeados por el invasor, controlados por ellos, son maltratados diariamente, condenados a llevar una existencia vacía, sin opciones. Con problemas de suministros de comida, agua, electricidad, medicamentos, combustible y productos de primera necesidad (algo similar a lo que sucede con el pueblo saharaui), sometidos al bloqueo israelí que impide hasta la llegada de ayuda humanitaria. Están acorralados, nunca mejor dicho, de corral, pues así los tienen, cercados como animales de su propiedad a los que se puede golpear e incluso sacrificar impunemente. Pero al contar Israel con el apoyo del primo de Coca Cola, la comunidad internacional sigue mirando para otro lado. Aun cuando no hay bombardeos, Gaza es un inmenso campo de concentración, donde las actividades cotidianas son un infierno, donde adultos y niños han de cruzar controles militares para ir a trabajar o a la escuela, viéndose expuestos, indefensos ante las burlas, humillaciones, agresiones e incluso abusos sexuales de los soldados israelíes. Y encima, cada cierto tiempo llueve muerte.

 

imagen palestina historia, pérdida de tierra, gaza, israel

Verde: tierra palestina. Blanco: ocupación israelí

 

—Para, para, digo ahora, este mes. Mataron a tres adolescentes israelíes.

—Que yo sepa, no hay prueba de que a esos pobres chicos los matara Hamás.

—No, claro, los mató Israel.

—No digo eso, sólo te repito que no se ha descubierto a los causantes de ese horrendo crimen, y que Hamás niega haberlo cometido. Y de Israel, un país que mata civiles impunemente, podría esperar cualquier cosa, incluso que hubieran asesinado a esos tres chavales con el fin de tener una excusa para la segunda parte de la Operación Plomo Fundido.

—¡Qué disparates dices!

—No lo afirmo, te dejo ahí la posibilidad. Pero demos por hecho que los ha matado Hamás. ¿Y qué?

—¿Cómo que «¿y qué?»?

—Pues que eso no justificaría las atrocidades que está cometiendo Israel. Deberían haber llevado a cabo una investigación encaminada a detener y juzgar a los culpables, pero lo que hicieron fue entrar a saco en Gaza, hostigando a las familias (algo que, con menor intensidad, es el pan nuestro de cada día allí, como te digo), deteniendo a cuatrocientas personas, asesinando a cinco de ellas en venganza…

—Y entonces Hamás comenzó a tirar cohetes.

—Sí, y entonces Hamás comenzó a tirar cohetes que no mataron a nadie, e Israel respondió a continuación tomándose una vez más la justicia por su mano, a lo bestia, bombardeando indiscriminadamente Gaza.

—Tendrán que defenderse, ¿no?

—Si han de «defenderse», no puede ser esa la forma, atacando una ciudad (¡una ciudad!), matando moscas a cañonazos, porque con las moscas te llevas por delante familias inocentes.

—Una guerra es una guerra, hay muertos en todos los bandos.

—Que no hay ninguna «guerra», Palestina no tiene ejército, mientras que Israel posee uno de los mayores ejércitos del mundo, con sus tanques, sus aviones, sus buques de guerras, sus misiles… Es totalmente desproporcionado, y no me entra en la cabeza cómo hay quienes sois capaces de justificar esta barbarie. Supongo que tenéis el corazón de plomo. Fundido. Imagino que cuando viste Avatar, estarías deseando que el pobre ejército invasor exterminara a los terroristas azules. A fin de cuentas, era legítima defensa.

—Esto no es una película, es un poco más complicado. Si los palestinos pudieran borrarían a Israel de la faz de la tierra mañana.

—Lo que me faltaba, ahora el futurible, el «crimental». Hemos pasado de Avatar a 1984. No quiero entrar en tu juego, pero lo mismo se podría decir a la inversa: ¿no eliminaría Israel, si no corriera el riesgo de represalias, no sólo a todos los habitantes de Gaza, sino a los de Cisjordania, a Palestina en su conjunto, y se anexionaría el territorio? Mejor vayamos a los hechos, y los hechos consisten en que en estos veinte días Israel ha asesinado a más de 500 personas, la inmensa mayoría civiles, niños y ancianos incluidos.

—Se te olvida que Hamás ha matado a dieciocho israelíes.

—Sí, efectivamente, aunque casi todos militares; a trece de ellos los mataron el mismo día, en una incursión terrestre en Gaza. 510 (y sumando) contra 18, sin contar los palestinos heridos y mutilados (las cifras oscilan entre los 1.500 y los 3.000). ¿No te dice nada esa desigualdad? ¿Es eso una «guerra»?

—Es que Hamás utiliza escudos humanos.

—Joder con los «escudos humanos», os dan un argumentario y lo repetís de carrerilla. También los utiliza Israel, pero venga, voy a entrarte al trapo, imagínate que así fuera. ¿Y? Si alguien se parapeta tras escudos humanos, no puedes obviarlos y hacer como si no existieran. ¿Sabes las típicas pelis americanas en las que el malo toma rehenes? Si fuera legítimo actuar como lo hace Israel, esas pelis iban a durar lo mismo que el tráiler: malo toma rehenes, policía llega y ametralla indiscriminadamente a malos y buenos. Fin. Créditos.

 

fotografía escudo humano, crimen de guerra israel, niño palestino

Niño palestino atado a un jeep por los israelíes para usarlo como escudo humano. La fotografía es de 2004

 

—Hacen lo que está en su mano, sus operaciones son de alta precisión, milimétricas.

—No me hagas reír. Si las circuncisiones las realizaran con la misma «precisión», los judíos circuncidados serían todos eunucos.

—Hay daños colaterales inevitables…

—«Daños colaterales», odioso eufemismo para los que no les ponéis cara. Imagínate que una bomba reventara a tu mujer o a tu hija, seguro que si te explicaban que eran daños colaterales, lo entenderías perfectamente. «Ah, bueno, entonces nada, disculpe por las molestias y muchas gracias». Además, que eso del error no se lo puede creer nadie que no esté ciego de ideología. Demasiados «errores». Según la ONU (ya, ya sé lo que me vas a decir, la ONU es buena cuando os interesa, y mala cuando no, así que ahórratelo), al menos un 80 por ciento de las víctimas son civiles. Lógico, por otra parte. Si bombardeas una ciudad, sabes perfectamente que vas a matar principalmente a civiles, Israel es consciente de esto. No son errores: son asesinatos de Estado. Hay un acoso y derribo contra el pueblo palestino por tierra, mar y aire.

—Eso no es así.

Aviso: el vídeo es duro. Un grupo de niños jugaba en la playa. Un disparo de un buque de guerra cayó cerca de ellos. Corrieron para salvarse. El segundo disparo los alcanzó de lleno, matando a cuatro e hiriendo a otros dos. De daños colaterales, nada: fueron a por ellos.

 

—¿Y los bombardeos contra hospitales, colegios, cafeterías…?

—Si los terroristas se esconden en hospitales y guarderías, no es culpa de Israel.

—Te vuelvo a repetir: aunque así fuera, no se puede bombardear un hospital ni un colegio, nunca, jamás, bajo ningún concepto. Eso es una aberración que si la hubiera cometido algún país del «eje del mal», seguramente ya estaría pagando las consecuencias, pero Israel es intocable, y no sólo por su cúpula de hierro, que intercepta a los pocos cohetes que llegarían a objetivos israelíes (el alcance de los proyectiles de Hamás es muy limitado).

—¿Y qué se supone que ha de hacer Israel cuando un terrorista se esconde en un hospital?

—¿No disponen de un ejército poderosísimo, soldados blindados, alta tecnología, controlan (ilegalmente) las comunicaciones…? Pues que entren y saquen a los terroristas «a mano». Pero no lo hacen, claro, mejor bombardear el hospital, y yo te diré por qué: porque el verdadero objetivo es el hospital, o la casa. Personalmente, dudo de que la mayor parte de las veces haya terroristas escondidos.

—Claro que los hay, están por todas partes, Gaza es un nido de terroristas. Lo que tendrían que hacer los palestinos, si verdaderamente quisieran protegerse, es obligarles a salir de sus escondites en lugar de colaborar con ellos. La lucha contra el terrorismo no es fácil.

—Lo que sí parece fácil es recurrir continuamente al comodín del terrorismo. Todos los que se levantan contra un Gobierno, sea este cual sea, son tachados indefectiblemente de terroristas por dicho Gobierno y por sus aliados, tanto si los «rebeldes» emplean armas para su lucha, como si lo hacen pacíficamente. En el mismo saco del terrorismo se ha metido al Che, a Gandhi, Mandela, Martin Luther King, el EZLN, Assange, Snowden… A los ecologistas que intentan impedir la caza de ballenas o las talas indiscriminadas, a los que lucharon contra las dictaduras de Videla, de Pinochet… Y si nos quedamos en España, los que se levantaron contra el franquismo eran igualmente terroristas y «enemigos de la patria», pero es que incluso a día de hoy se acusa de violentos o filoetarras quienquiera que proteste, desde la PAH a los profesores, desde los médicos hasta los estudiantes.

—¿Me vas a decir que Hamás no es un grupo terrorista?

—Lo que te digo es que es una excusa para exterminar a la población civil. Lo hacen cada cierto tiempo. Hace dos años, en otra de estas operaciones mataron a 180 palestinos (incluidos 26 niños). Tres años antes tuvo lugar la Operación Plomo Fundido, con centenares de muertos (hay fuentes que aumentan la cifra a 1.500) Y conforme eches la vista atrás, ese ha sido el destino de Gaza, operación tras operación tras operación; casas destrozadas, madres muertas, niños muertos. ¿Cómo se llama la nueva masacre?

Operación Margen Protector. Pero no tienes razón, el de Israel es el ejército más humanitario del mundo.

—Dejando de lado que lo de «ejército humanitario» es un oxímoron, esa afirmación me parece una burla. Israel usa armas prohibidas, emplea la tortura, el asesinato de civiles

—¿Tienes pruebas de eso?

 

(Vídeo): http://www.guerraeterna.com/una-paliza-de-la-policia-israeli/

Niño de quince años al que tres valientes policías israelíes le propinan una paliza de muerte (queda inconsciente, pero podrían haberlo matado). El día a día en Gaza. Crédito: Channel 4. Visto en el blog Guerra Eterna.

 

6 sin mordaza

  1. Lo que pasa es que a los israelíes les lavan el cerebro desde pequeños, y luego en el kibutz ni te cuento. Ya pueden ser las personas más guays del mundo, abiertos y viajeros que, cuando les tocas el tema del conflicto te responden exactamente igual que el de esta entrada. Lo sé por experiencia propia.

    Responder
    1. Gracias por el comentario, “Chunga” ;)

      Yo no he tenido la oportunidad de hablar con israelíes, como tú, pero supongo que les pasa un poco lo que a tantos estadounidenses, que no entienden y se cabrean muchísimo cuando les reprochas sus intervenciones de “liberación”. El poder de los medios es tal que están convencidos de que EEUU invade otros países altruistamente, para extender por el mundo la “democracia” y la “libertad”. Para ellos, todos esos pueblos, como el iraquí, son unos desagradecidos.

      Responder
  2. Genial, Salva, mejor explicado, imposible.

    El problema con esta gente, es que están tan convencidos de su punto de vista, que aunque les pongas la evidencia de su error delante de la cara, se niegan a verla, hasta el punto de que cuando se ven acorralados y sin argumentos, se decantan por el insulto, por decirte que “tendria que venir un terrorista a matarte, a ver si opinarias lo mismo”, o sandeces por el estilo.

    Y si el díalogo se da en facebook o similares, te borran directamente la conversación, como me pasó ayer con un muchacho estadounidense, y aquí no ha pasado nada. Mejor eso que plantearse que igual uno no tiene la razón ¡faltaría más!

    Responder
    1. Bienvenido, Cristian, y muchas gracias ;)

      ¡Ja, ja! Sí, la frase «tendría que venir un terrorista a matarte, a ver si entonces [una vez muerto] opinarías lo mismo», es significativa.

      Plantearse que uno pueda estar equivocado crea malestar, la famosa disonancia cognitiva. Y contra eso, lo mejor es tener «ideas» muy fijas y arraigadas, formar parte de un grupo, aceptando sin rechistar todos sus postulados, etc.

      Respecto a lo que nos comentas de tu conversación en las redes, te entiendo perfectamente: el jueves discutí (educadamente) sobre los datos del paro con la vicesecretaria general de Nuevas Generaciones del Partido Popular. Ella estaba equivocada, pero tuvo una manera muy rara de reconocerlo: en lugar de admitirlo (errar es de humanos, hasta los políticos se equivocan alguna vez), lo que hizo fue borrar todos sus tuits al día siguiente, sin decir ni mu. Ese es el nivel, amigo.

      Responder
  3. Me gustaria que cayeran misiles marroquies en Barcelona o Madrid a ver que haceis. Pero no muchos eh !! … solo 2 o 3 por día durante digamos… 2 años.

    Responder
    1. Primero España tendría que haber ocupado ilegalmente Marruecos, después incumplir durante décadas resoluciones de la ONU, etc.

      Pero bueno, pongamos que entro en tu juego: pues nada, como unos terroristas nos tiran “misiles” (nada de dos o tres al día: mira el número de civiles israelíes muertos por esto), enviamos a nuestro ejército a arrasar a sangre y fuego todo Marruecos, niños, mujeres, ancianos, hospitales… A saco. Y que se jodan.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.