Diálogo sobre el conflicto Israel-Palestina (II)

Saludos, miembros de la conspiración mundial para exterminar a Israel. Hoy nos quitamos la mordaza para continuar la conversación donde la dejamos.

 

Diálogo con alguien de derechas sobre la matanza de Israel en la franja de Gaza (segunda y última parte)

Basado en las conversaciones mantenidas por el autor en la calle y en las redes

 

(…)

 

—Dejando de lado que lo de «ejército humanitario» es un oxímoron, esa afirmación me parece una burla. Israel usa armas prohibidas, emplea la tortura, el asesinato de civiles

—¿Tienes pruebas de eso?

—Bueno, no lo digo yo, lo dice Amnistía Internacional, Human Rights Watch, la ONU… ¿Por qué crees que Israel no reconoce a la Corte Penal Internacional de la Haya?

—Porque es un país soberano, orgulloso, y no ha de dar cuentas a nadie de sus decisiones.

—No: porque quieren seguir actuando impunemente. No tienes más que fijarte en la lista de países que tampoco han firmado el Estatuto de Roma, que prohíbe los crímenes de guerra y de lesa humanidad, el genocidio… No lo han suscrito Rusia, China, Corea del Norte… ¡Ah! ni EEUU, cómo iba a olvidarme del amigo americano. Gran equipo, ¿eh? Y no lo han hecho por la misma razón que Israel. Ejemplos hay los que quieras, uno de los más sangrantes, Guantánamo.

—Pero…

—O mira lo del muro. Tanta saliva y tinta gastada a cuenta del muro de Berlín, y les dejan construir esa barbaridad, no en balde llamada «muro de la vergüenza», que además ocupa grandes extensiones de terreno palestino. Vergüenza de Israel, pero también del resto de países, que no hacen nada al respecto por ser vos quien sois, lo que demuestra una vez más que vivimos en una gran mentira, que todo esto de los derechos humanos y la comunidad internacional es una maldita farsa. Israel lleva incumpliendo resoluciones de la ONU desde ni se sabe cuándo, ¿y qué? Repercusión cero. Ahí está EEUU con su derecho de veto para sacarlo del atolladero como hace Rusia con Siria. Y si hay derecho de veto, no hay democracia. Otra farsa.

—El muro es imprescindible para protegerse.

 

fotografía Banksy muro de Israel, palestina, globos

Dibujo de Banksy en el muro de Israel.


 

—¿Sabes qué es lo mejor para protegerse? Que se vayan de allí. Que devuelvan a los palestinos las tierras que les han robado con la complicidad activa o pasiva de la comunidad internacional. Que levanten los asentamientos ilegales (i-le-ga-les). Es que habláis de terrorismo, pero ¿cómo quieres que se defienda un país colonizado, acosado y sin ejército? ¿Queréis que baje la cabeza y se deje avasallar mansamente? Y encima tenéis la desfachatez de pretender hacer pasar por víctima a Goliat. Es inaudito.

—Me estás reconociendo que, en realidad, son todos terroristas o potenciales terroristas, en mayor o menor medida.

—Qué manera de retorcer las cosas. En la derecha partís de dos falacias, y es la creencia de que los palestinos son todos terroristas (no hay, por tanto, población civil a la que proteger), y que los terroristas merecen morir.

—¿No merecen morir?

—Lo que hace Israel es una locura, no tiene disculpa. ¿Te imaginas que se hubiera arrasado el País Vasco en venganza por los asesinatos de ETA?

—Pues igual se hubiera ahorrado mucho sufrimiento. Unos cuantos bombardeos por allí en su momento, y los vascos se habrían quedado más suaves que un guante.

—Te das cuenta del disparate que estás diciendo, ¿no? Y supongo que eres consciente de la diferencia entre «vasco» y «etarra».

—Todos los vascos no serán etarras, pero todos los etarras son vascos.

—Déjalo. Vamos a volver a Palestina, que si no, nos vamos a enfadar al final.

—Cómo sois los progres. En cuanto se os lleva la contraria os enfadáis.

—En fin… Digo que un país ha de seguir unas reglas, detener a los delincuentes y juzgarlos. No puede actuar igual que aquellos a quienes condena, no puede matar a sangre fría, y menos admitir como un mal menor la muerte de inocentes. Israel pretende que aceptemos que a un supuesto terrorista es lícito asesinarlo sin más, y perfectamente justo llevarse por delante en el lote a toda su familia, niños incluidos.

El ejército israelí avisa antes de cualquier intervención. Eso es archisabido.

—No, no antes de «cualquier» intervención. Avisan sólo a veces. En cualquier caso, eso es una forma cobarde y nauseabunda de tratar de lavarse las manos. Llaman por teléfono —«su vivienda se destruirá en cinco minutos. Todo esto es por su seguridad»—, un plazo de tiempo más que razonable cuando se trata de abandonar tu hogar para que lo reduzcan a cenizas. Perfecto, por ejemplo, si hay un anciano impedido dentro, bebés a los que cargar en brazos… En otras ocasiones el plazo para salir es mayor, y en otras menor. Luego está lo que los militares con su archisabido (este sí) humor inteligente han bautizado como roof knocking, algo así como «llamada en el tejado»: tiran una bomba sin carga explosiva en el tejado de la vivienda, lo cual ha de interpretarse como un aviso para salir de allí inmediatamente. Un sistema perfecto en un área donde están cayendo bombas continuamente, con lo que la familia no sabe si lo que han oído (a cualquier hora del día o de la noche) es un roof knocking o no, si es en su casa o en la de al lado, o cascotes que han caído por una bomba cercana… La guerra psicológica entra en juego. Otra forma de tortura.

—Pero avisan, me acabas de reconocer que avisan.

—Y del resto de lo que te he dicho, ¿has oído algo? Otra evidencia de que lo del «aviso» es simplemente una treta mediática: si de verdad hubiera un terrorista escondido en una casa o un hospital, cuando llaman o tiran la bomba de fogueo no se van a ir sólo los civiles, se escapará también el terrorista. Es bastante absurdo, ¿no crees? Pero es que antes de otros ataques, como te digo, no hay aviso que valga: el edificio cae sobre las cabezas de sus ocupantes sin que hayan tenido opción de huir.

E incluso si todo sale «bien», si se avisa con suficiente antelación y la familia consigue escapar (luego se quedará sin hogar, aunque eso no tiene importancia), las víctimas inocentes son inevitables. Si se bombardea una ciudad, y más una tan poblada (debido al hacinamiento en el que se encuentran sometidos), se sabe que va a haber muertes de civiles, muchas muertes de civiles. Imagina que atacaran por tierra, mar y aire Londres, una ciudad con una densidad de población similar a la de Gaza: la muerte llegaría igualmente a los edificios adyacentes, a los peatones, a los conductores… Una bomba, un misil no es una bala. ¿Te suenan las palabras «metralla» y «onda expansiva»?

fotografía niño palestino muerto, conflicto Israel Palestina

Soldado israelí mira a niño palestino muerto al pasar. Hay imágenes y vídeos mucho más duros, de bebés con la cabeza reventada y cosas así, pero no creo que haga falta ponerlos, y además no puedo mirarlos. El que quiera buscarlos, lo tiene muy fácil

—También podrían irse de allí hasta que el ejército israelí termine su trabajo. Lo que pasa es que no les dejan, les obligan a quedarse.

—Perdóname, pero a veces, tú y otros como tú me dais la impresión de que vivís en una burbuja que no os permite ver más allá de vuestras narices. Te ha faltado decir: «que aprovechen que es verano y se muden a su segunda residencia hasta que terminen los fuegos artificiales». Que se vayan ¿adónde? Gaza limita al norte y al este con Israel, al sur con Egipto y al oeste con el mar. Israel y Egipto mantienen sus fronteras cerradas, por lo tanto, ¿qué propones? ¿Que se tiren al mar y mueran ahogados en lugar de descuartizados? Al menos así morirían más fresquitos, ¿no?

—No me importa lo que hagan, por mí como si se pudren. Son fundamentalistas, yo no tengo nada que ver con ellos y tú tampoco, ya te darás cuenta de que los nuestros son los israelíes. Los otros, si los dejamos, conquistarán hasta España, Al Andalus. Esa gente obliga a las mujeres a llevar burka, repudian la democracia.

—Habría que ver aquí quién repudia la democracia. Te lo digo porque Israel retiró en 2005 gran cantidad de sus colonias y de sus tropas del territorio palestino, reconociendo tácitamente lo obvio: que no debían estar ahí. Un año después hubo elecciones en Palestina, que ganó Hamás, y eso no le gustó nada a Israel, por lo que impusieron el bloqueo que sufre Gaza desde entonces. Si eso es respetar la democracia, yo soy del Tea Party.

Y los «míos» serán siempre los débiles, independientemente de consideraciones políticas, históricas o de cualquier otra índole, y las cifras gritan por sí solas: desde que hablamos el lunes, ya son más de 600 los muertos palestinos, casi en su totalidad civiles, incluyendo niños (al menos 160) y ancianos; entre tres y cuatro mil heridos; decenas de miles de desplazados. Del lado israelí, 29 militares muertos (dos civiles, ningún niño).

Que uno de los mejores ejércitos del mundo ataque a una población desarmada no es una guerra, es un genocidio. Esto es como si un hombre de cuarenta años reventara a golpes la cabeza de un crío, y encima pretendiera dar lástima, diciendo «es que me agredió con un palito».

 
fotografía Conflicto Israel Palestina, soldado israelí niño palestino, franja de Gaza
 

—¿Y quién te dice que los civiles palestinos no los ha matado Hamás? A menudo los cohetes no llegan a Israel, y caen directamente en la franja de Gaza.

—No voy a contestar a eso. Ni el propio Gobierno israelí niega lo que está haciendo. Se limita a justificarlo, a decir que los muertos tienen la culpa de morirse.

¿Y Siria?  

—¿Y a qué viene eso ahora? Pues una vergüenza, también. Me duele la boca ya de repetirlo, he dicho cuarenta mil veces que se debería haber intervenido, y estoy contigo, si es por ahí por donde vas, en que es asquerosa la actitud de algún sector de la izquierda respecto a este asunto. A ti, en cambio, no te he oído jamás criticar las matanzas de Israel.

—Es que no es lo mismo.

—Pero ¡si acabas de hacer tú la comparación!

—Oye, tú no serás antisemita, ¿eh?

—Por supuesto que no, y no te pases con las preguntitas. No entiendo cómo alguien puede ser «antijudío». ¿Qué me han hecho a mí los judíos? Ni soy antisemita, ni me gustan los integristas islámicos, ni que haya quien piense que va a ir al paraíso por morir como un mártir, ni las putas religiones, siempre enmerdándolo todo. Pero justificar la matanza de palestinos porque sean musulmanes, justificar cualquier matanza por el motivo que sea, es repugnante.

—Bah, son moros. Que se jodan.

(Y así acaba este diálogo: de la misma manera que comenzó).

 

Música: Multiviral, de Calle 13

 

Primera parte de esta entrada:

También te puede interesar:

5 sin mordaza

  1. Muy buen post para, tristemente, nada alejado de la realidad. Por cierto hoy, ha publicado El Diario una noticia sobre el inicio de esta historia de este “conflicto” muy interesante. No viene mal recordar como empezó todo.

    Responder
  2. Pandora Groovesnore 08/08/2014 a las 9:59

    Tremenda conversación y tremenda canción de Calle 13. A mi se me inflaman y sangran las orejas (no es Ébola a pesar de estar ya en Madrid) cuando escucho afirmaciones del tipo “mueren tantos niños porque las palestinas tienen muchos hijos con la finalidad de convertirlos en bombas humanas”… “y ya de paso dar pena a los occidentales, que somos muy blanditos y sentimentales” añado yo… Me tiraría a la yugular de quien dice estas burradas…

    Responder
    1. ¡Eh! Casi siempre es Miguel el que se fija en las canciones. Un temazo, ¿verdad? El que se oye hablando en inglés es Julian Assange, y esa guitarra tan personal es, efectivamente, la de Tom Morello, de los Rage Against de Machine.

      Esas frases que citas (y tantas otras, por desgracia) demuestran lo esponjosos, lo influenciables que son todavía muchos cerebros al bombardeo mediático, y lo peligroso de escuchar/leer/ver sólo lo mismo, el suicidio mental que supone beber de una única fuente (no: ABC, la COPE y 13 TV no son tres fuentes distintas, señores conservadores).

      Y luego está la frialdad, la ausencia total de empatía. Esa gente que ve al policía marroquí apaleando al inmigrante, con el guardia civil mirando a un metro, y lo justifica, y mezcla todo, y dice que si queremos que le pongan azafatas. Esa gente.

      Responder
  3. Pandora Groovesnore 09/08/2014 a las 9:20

    Me gusta mucho Calle 13 y humildemente contribuí a la canción en su momento enviándoles frases (que no incluyeron finalmente) pero bueno, otra vez será…
    Esta realidad orwelliana cada vez da más miedo. Eso de que la mentira elegida se pasa a los registros permanentes y se convierte en verdad es una enooorme verdad.
    En fin, administrador borroko, siguiendo con Calle 13 VAMO A PORTARNOS MAAAAL o qué?

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.