Venezuela empieza a oler a azufre

Saludos, habitantes de la periferia estadounidense. Hoy nos quitamos la mordaza para hablar de la inquietante sanción de EEUU a siete altos cargos venezolanos.

 

Venezuela empieza a oler a azufre

El pasado lunes, 9 de marzo de 2015, Obama decretó una serie de sanciones a siete funcionarios de Venezuela. Les han prohibido la entrada a EEUU y bloqueado sus bienes y cuentas bancarias en este país, con la siguiente excusa:

 

Yo, Barack Obama, presidente de los Estados Unidos de América, determino que la situación en Venezuela, incluida la erosión de garantías de derechos humanos por parte del Gobierno de Venezuela, (…) constituyen una inusual y extraordinaria amenaza para la seguridad nacional y la política exterior de EEUU, y declaro una emergencia nacional para tratar esa amenaza.

 

Las violaciones de derechos humanos se habrían producido en la represión de las protestas que tuvieron lugar entre febrero y mayo de 2014, protestas que dejaron 43 muertos. Ese número me recuerda a algo… Ah, sí: ¿va a tomar EEUU acciones similares contra policías y militares de Méjico, que le pilla más cerca? Porque allí, aparte de esos pobres estudiantes espantosamente asesinados, las manifestaciones de padres y maestros se están reprimiendo sin contemplaciones, con total brutalidad.

Qué falta de vergüenza y coherencia. ¿Estados Unidos dando lecciones de derechos humanos? Pero si nunca ocho siglas han estado tan alejadas entre sí como «EEUU» y «DDHH». Un país que regenta Guantánamo desde hace más de una década; que distribuye entre sus tropas manuales oficiales de tortura; que mantiene la pena de muerte (Utah va a volver al fusilamiento); que mata a civiles consciente e indiscriminadamente; que ha cometido y comete todos los crímenes de guerra imaginables; que financia a terroristas a los que luego combate; que ha estado involucrado en multitud de conflictos bélicos de otras naciones, enmerdando desde la sombra, instigando golpes de Estado; que ha apoyado y apoya a dictadores… Por no hablar de su papel protagonista en algunos de los más siniestros episodios de la historia de la Humanidad, como las bombas atómicas de Hiroshima y Nagasaki. Habría mucho que decir sobre este tema, pero hoy toca Venezuela. Para el que quiera ahondar en lo anterior le recomiendo, por ejemplo, La historia no contada de los Estados Unidos, de Oliver Stone. Resumiendo: a EEUU le importan tanto los derechos humanos como a mí la fecha de lanzamiento del próximo libro de Mariló Montero.

viñeta el imperio yanqui, derechos humanos en venezuela, eeuu, imperialismo, america latina, hipocresia

Crédito: Eneko / 20Minutos


 

En cuanto a la «extraordinaria amenaza para la seguridad», qué queréis que os diga. A mí también me parece, como a Rafael Correa, «una broma de mal gusto». Algo similar opina Michael Schifter, presidente del Inter-American Dialogue, y cualquiera con dos dedos de frente. Incluso la Mesa de Unidad Democrática (MUD), la oposición venezolana, ha respondido que «Venezuela no es una amenaza para ningún país». ¿Venezuela es una amenaza para EEUU? Eso no se lo creen ni los propios estadounidenses: según las encuestas, ni siquiera un 0,5 % de los americanos incluye a Venezuela entre los mayores «enemigos de EEUU».

Por parte de los de Obama ya hay quienes matizan y aclaran que no existe tal «amenaza», que esto sería un mero requisito burocrático para poder imponer sanciones. Vamos, que estarían reconociendo que es mentira, para qué vamos a andarnos con eufemismos.

 

Otra cuestión a tener en cuenta es que estas sanciones no han surgido de la nada. Ya hubo votaciones previas al respecto en mayo y julio de 2014, que Obama ratificó el 18 de diciembre, curiosamente un día después de anunciar la mejora en las relaciones con Cuba. Así, como era de esperar, pasaron prácticamente desapercibidas hasta que este lunes, 9 de marzo, llegó el anuncio con los nombres de los siete sancionados.

Si echamos la vista atrás recordaremos la sanción estadounidense a Petróleos de Venezuela en 2011, y podríamos seguir retrocediendo en el tiempo, pero no vamos a hacerlo porque esto de Petróleos de Venezuela me sirve para enlazar con el que muchos creen que es el verdadero objetivo de EEUU: el petróleo. ¿O alguien piensa de verdad que EEUU interviene altruistamente en los asuntos de otros países, en ocasiones gastando dinero y vidas, por amor a la libertad y a la democracia? Si hay alguien tan ingenuo al otro lado de la pantalla que se manifieste, por favor.

Para ilustrar la importancia que el petróleo tiene en Venezuela, cito una frase de un artículo de Nicolás Maduro para el New York Times (1 de abril de 2014):

 

We have created flagship universal health care and education programs, free to our citizens nationwide. We have achieved these feats in large part by using revenue from Venezuelan oil.

 

Que traducido vendría a ser:

 

Hemos implantado programas de Educación y Sanidad universales, gratuitos para todos nuestros ciudadanos. Hemos alcanzado estos logros en gran medida gracias a los ingresos que nos genera el petróleo venezolano.

 

La actitud de EEUU no es muy congruente. Después de haber dado un paso para restablecer las relaciones con Cuba, gesto que muchos esperamos que concluya en un plazo no demasiado largo con el fin de los cincuenta años de criminal bloqueo, ¿vienen con estas?

Y ni siquiera es una actitud inteligente. Igual que el embargo les ha permitido a los de Castro explotar el victimismo (aunque tengan razón para ello, que no entro ahora en eso), lo mismo ocurrirá si arrecian las sanciones a Venezuela: todos los males de este país se achacarán al enemigo imperialista. Se lo están poniendo a huevo a Maduro, y este año hay elecciones.

Varios analistas están convencidos de que llegarán más sanciones, esta vez sí contra el Estado venezolano, lo que sería bastante incoherente si EEUU no replantea antes su política internacional: sigue siendo el mayor socio comercial de Venezuela. La mitad de las exportaciones de Venezuela (petróleo principalmente) se destinan allí.

Algunos van más lejos y predicen otra posible invasión estadounidense para limpiar la casa ajena. Espero que no, ya vimos los resultados de la filantropía yanqui en Vietnam o Irak. En cualquier caso, esta nueva maniobra de EEUU empieza a oler mal. Sí: como a azufre.

 

Música: Let’s have a war, de A perfect circle

Imagen de cabecera: Eneko / 20Minutos

También te puede interesar:

11 sin mordaza

  1. Qué bueno eres, Salva. Suscribo palabra por palabra tu artículo. Vaya vaya con Obama, parecía el adalid del buenismo y el buenrollismo, y ya se le empieza a caer la careta. Al final va a resultar una marioneta blanca pintada de negro, cuyos hilos ya nos imaginamos quiénes los mueven.

    Responder
    1. ¡Gracias!

      De acuerdo con lo que comentas de Obama, algo con lo que coincide también Miguel por ahí abajo. Vaya una decepción se habrán llevado muchos con el del Yes, we can (lie).

      Lo del premio Nobel de la Paz prefiero no comentarlo, que me cabreo. En su momento me quedé a cuadros. Un tío que dijo que iba a cerrar Guantánamo, incumple su promesa electoral y recibe por ello el Nobel. En fin.

      Hace poco leí un gran libro: Snowden, sin un lugar donde esconderse. En él, Glenn Greenwald, confidente de Edward Snowden, nos informa con datos de que Obama ha sido mucho peor que Bush en lo que a espionaje ilegal se refiere. Una joyita.

      Responder
  2. Lamentablemente Estados unidos, como todo país imperialista cuenta con los resortes necesarios para enmarañar y crear situaciones que le dan la escusa perfecta para justificar su tan famosa «Defensa de las libertades»con la que, naturalmente, coarta la del pais al que intenta ¿salvar?.

    El caso de Venezuela con sus enormes recursos no se iba a dejar escapar, financiando a la oposición, creando un ambiente social inaguantable con el que poder derrocar un gobierno que, a pesar de su mala gestión, ha sido elegido en unas elecciones democráticas, les guste o no.

    Y naturalmente todos los satelites de los estadounidenses, en especial esta Europa descafeinada que solamente tiene el peso en el mundo, para lamer el culo de su amo, osease los EEUU.

    Vergonzosa la actuación de la Eurocamara hoy apoyando veladamente ese proyecto de ocupación Americano, pidiendo a Maduro que solucione algo que a el le estan imponiendo mientras ellos, esa Europa papanatas, nos impone las mismas recetas con su maltraida Austeridad.

    Ahora es cuando Venezuela necesita apoyo de Europa, pero no, es mejor, como aqui Rajoy, pisar al debil, para satisfacer al poderoso.

    Atajo de hipócritas.

    Responder
    1. A mí lo que me revienta es la doble vara de medir. ¿Qué pasa con Méjico, Colombia, Chile…?

      Como Nemo, yo tampoco soy de los que admira ciegamente al gobierno venezolano, y menos aún al ruso, pero estas cosas de «contigo sí, contigo no», me ponen malo.

      Y luego, en cuanto a la detención de los opositores propiamente dicha, no está claro qué ocurrió. Aquí dejo un punto de vista alternativo de Ignacio Ramonet, que dice haber visto pruebas del intento de golpe de Estado y se queja del trato que los medios españoles han dado a esa información.

      Creo que es tu primer comentario, ¿no? Bienvenido, y ya sabes dónde puedes desahogarte ;)

      Responder
  3. Estados Unidos se convirtió en la primera potencia gracias a su músculo militar. Desde entonces siempre ha tenido esa «política exterior», es decir, «yo te invado, tú te callas y si te atreves a rechistar digo que estás vulnerando los derechos humanos y me das vía libre para masacrar a todo quisqui».

    Esos países tienen dos opciones: O ponen las nalgas como México o enseñan los dientes como Venezuela.

    La URSS, que aunque fue una dictadura formó y dio de comer al pueblo ruso por primera vez en su historia (y sí, es cierto, también tuvo sus periodos de hambruna), siempre hizo de contrapeso y dificultó el camino a la apisonadora estadounidense hasta que cayó. Es cierto que ahora Putin está dando bastante guerra, pero ni la mitad de la que dio la Rusia comunista. Ahora, al estar la balanza más desequilibrada su margen de maniobra es mayor.

    Y ojo, no soy comunista ni proPutin, pero no me quiero imaginar la impunidad con la que se movería EEUU de no ser por Rusia y China (aunque esta última está a medio camino entre uno y otro bando). No son santo de mi devoción, pero siempre han jugado un papel importantísimo en estas cuestiones.

    Saludos.

    Responder
  4. ¡Ahí está el gran premio Nobel de la paz! Di que si, luego saldrá chocando los 5 con un actor, cómico o deportista y todos dirán: Como mola Obama
    En fin, creo que pocos yankis sabrían situar Venezuela en el mapamundi. Y de ese 0,5% que lo consideran peligroso, la mayoría te dirían que está en oriente medio.
    Sobre el tema de la invasión, creo que no sucederá. La época de los golpes de estado en América se terminó. Resulta más efectivo y menos dañino para la imagen, financiar a la «oposición» (véase también Ucrania)

    Responder
  5. Confieso que llegué a creer en Obama. Me equivoqué. Ahora sé que sólo podremos ver un nuevo panorama internacional cuando los pueblos del mundo (o sea, los machacados) tomen conciencia y cambien el discurso.

    Nótese que en mis palabras hay cierto tufillo a «arriba los parias del mundo…» (para quien no lo sepa, así empieza La Internacional, himno del Partido Comunista), y es cierto, pero véase también que hablo de cambiar el discurso, no de crear un ejército rojo. Para algun@s será lo mismo, para mí, no.

    Responder
    1. Hola, Olga. Para mí tampoco es lo mismo, te entiendo perfectamente. Sólo un apunte: La Internacional no es el himno del Partido Comunista (de hecho, los del PSOE también suelen cantarla). Es un himno obrero que está por encima de partidos políticos… o debería estarlo.

      Responder
    1. Gracias, David. Me lo quedo, me lo quedo. Da en el clavo cuando dice que aunque todo lo que nos cuentan de Venezuela fuera verdad, ¿por qué no se habla de otros países? ¿Qué pasa con Méjico, Marruecos, Colombia, Arabia Saudí o Guinea? Ahí se les ve el plumero.

      Y esta noche toca En Tierra Hostil Venezuela.

      P. D. Ya que estamos, enlazo al artículo original.

      Responder
      1. Es más, Salva… ¿por qué no hacen un En Tierra Hostil: España? Ya sabes, con imágenes de las colas del paro, gente siendo desahuciada, la poli pegando a reporteros, gente suicidándose, gente buscando comida en el contenedor, las colas de los comedores sociales… Todo sesgadito, como a ellos les gusta.

        Un abrazal en Cristo.

        Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.