Hay quien no tiene ni derecho al voto

Saludos, futuros esclavos con nómina. Hoy nos quitamos la mordaza para volver a hablar, desde dentro, de los chanchullos de los empresarios españoles, aquellos que os hacen el «favor» de dejaros trabajar para ellos.

 

Hay quien no tiene ni derecho al voto

La cercanía de las elecciones al Parlamento Europeo ha hecho que me acuerde de una bonita anécdota. Os cuento:

Faltaban, como ahora, un par de semanas para las elecciones (en este caso, municipales). Un obrero de una gran empresa de la zona me confesó, con menos enfado del que podría esperarse, que su jefe iba a obligar a votar por el PP a todos los trabajadores empadronados en determinada localidad: un número importante. A decir verdad, no a todos, sólo a los curritos, a los de la parte más baja del escalafón.

Al principio no me entraba en la cabeza. No la desvergüenza del empresario, que eso había dejado de sorprenderme mucho antes, sino la viabilidad de llevar a cabo esta extorsión. Te pueden amenazar con despedirte si no haces lo que te dicen. Bueno, tú les respondes lo que quieren oír y cuando llegue el momento te metes en la cabina y votas lo que te venga en gana, ¿no? Pues no.

La cosa funcionaba así: el día de las elecciones, iban llegando furgonetas a las cercanías de los colegios electorales. A cada trabajador le habían dado ya un sobre cerrado con la papeleta en su interior. Luego, cada viaje, agrupados según las mesas que les habían sido asignadas, un encargado los acompañaba hasta el aula para comprobar que se acercaban directamente a la urna, entregaban su DNI e introducían el sobre. Fulanito de tal: vota.

Lo que me explicaba este chaval me trajo a la cabeza uno de esos secuestros de las películas, donde el secuestrador lleva la pistola oculta en el bolsillo, presionando contra la espalda de la víctima, aunque esta vez lo que había en el bolsillo era la amenaza de despido. «Ve derecho a la urna y no hagas tonterías, que el finiquito se firma solo».

 

Yo trataba con este empresario, así que tuve la oportunidad de sonsacarle el tema en una comida a tres. Llegamos a este asunto dando muchos rodeos, pero al final fue él quien, sin que yo le dijera nada (no podía arriesgarme a perjudicar al chico), me confirmó punto por punto lo dicho por el trabajador. Incluso añadió nuevos detalles.

Luego pensé que si hubiera llevado una grabadora… Pero tampoco imaginaba que el sinvergüenza este iba a entrar al trapo de esa manera (supongo que ayudó la ingesta de alcohol). De todas formas, estoy casi seguro de que ante una hipotética denuncia, a él no le hubiera pasado nada. No confío en la Justicia, hay que tener las pelotas muy grandes para actuar como José Luis Peñas o Ana Garrido.

El mismo chico que me lo contó, cuando le comenté la posibilidad de denunciar se puso muy nervioso y me hizo jurar que no se lo diría a nadie.

 

Tendrían que haberse negado

Antes de que empecemos a juzgar, os pongo en antecedentes. Todos llevaban trabajando desde muy jóvenes, sin apenas preparación intelectual. Mucho esfuerzo físico, muchas horas, poco sueldo, nula protección.

Lo más triste es que, según Alberto (llamémosle así), al resto de sus compañeros no le importaba, algunos ni siquiera se paraban a considerar que su jefe estaba actuando ilegalmente. La  inmensa mayoría no tenía la menor inquietud en política, por lo tanto, les daba lo mismo votar una cosa que otra. Si el jefe no les hubiera obligado, ni siquiera habrían pasado por las urnas. Por otra parte, de los pocos que hubieran votado voluntariamente, al menos la mitad se hubiese decantado por el PP de cualquier manera (estamos en la Comunidad Valenciana), así que a estos tampoco les afectaba demasiado la imposición. Y el pequeño porcentaje que habría optado por otros partidos (entre los que se encontraba Alberto), estaba, como los demás, demasiado acostumbrado a bajar la cabeza, acatar órdenes y aguantar insultos.

 
Imagen voto obligatorio, sumisión, voto secreto
 

¿Que por qué tanto interés por parte del empresario en que ganara el PP en ese Ayuntamiento? ¿Por ideología? También, pero sobre todo porque les había «donado» mucha pasta, dinero que recuperaría con creces en forma de contratas públicas, siempre que las cosas salieran según lo previsto. Como así fue, por cierto.

 

Aquí termina esta historia. Se me quedó un resquemor desde entonces, agradecería que me contarais si os ha pasado algo similar, o conocéis de casos parecidos. ¿Sabéis si ocurre igual en otras comunidades autónomas, con otras empresas y partidos?

También me surge otra duda que no espero que me respondáis vosotros, es sólo un pensamiento en voz alta: ¿serán las elecciones en España tan limpias como creemos? ¿Nos podemos fiar totalmente de los recuentos, de que no haya esos pucherazos que denunciamos en otros países supuestamente menos desarrollados? Damos por hecho que el proceso democrático español es impoluto, que cada voto se computa correctamente, que no hay amaños, ni siquiera errores. Pero si todo lo demás está podrido, ¿es lógico que tengamos esa fe en los resultados de las urnas?

 
 

Música: La polla de mi jefe, de Mamá Ladilla

 

Crédito de la imagen de cabecera
 

También te puede interesar:

23 sin mordaza

  1. Vayamos por partes: lo de la furgoneta me ha dejado alucinado, nunca había escuchado ni leído nada igual (escalofriante como diría Iker Jiménez ).
    Lo de las elecciones, a mi ya me ha tocado estar en una mesa electoral y puedo constatar que es un proceso bastante limpio. Digo bastante porque los votos no lo estarán, pero las mentes si están manipuladas. En Galicia, los lectores de La Voz de Galicia y los espectadores de la TVG, votarán al PP y te dirán, sin conocer ningún dato, que Galicia va bien.
    He visto (y sufrido) lo de si me votas te enchufo. He visto ayuntamientos dando concesiones de 50 años a empresas por realizar servicios sin sacarlos a concurso público. He visto y escuchado alguna cosa que otra, pero es que lo de la furgoneta supera cualquier película de Hollywood.
    Pd: genial la canción, como siempre.

    Responder
    1. Pues estoy de acuerdo. Ya sabéis que soy de los que pienso que uno de los principales males de nuestro país, es el periodismo. O lo que nos venden como tal.

      Pues tu lista tampoco es manca. Por un momento, parecías un replicante en versión española: “He visto naves corruptas más allá de Orión”.
      La cuestión es: si todas estas cosas que cuentas ocurren (y peores: yo “he visto” a empresas cobrar dinero público mensualmente sin haber realizado los servicios por los que les pagaban), ¿por qué nos sorprende tanto que un sinvergüenza obligue a sus trabajadores a votar a determinado partido?

      Gracias, amigo ;)

      P. D. Y, en esos casos del “si me votas, te enchufo”, ¿cómo comprobaban si el enchufado cumplía su parte del trato?

      Responder
      1. Pues cogí la papeleta en la mesa de fuera, para comprobar si era cierto eso. Realmente, no tenía (ni tengo) ningún interés en tener un trabajo por enchufe. En los lugares pequeños, la gente no esconde s quien vota. Realmente en los pueblos se vota a la persona, no al partido.

        Responder
  2. Ave Salva, los que no nos callamos te saludamos.

    Es tarde, no puedo dormir y he pensado en leer tu nueva entrada. Calentita, recién salida de mi mail. Y por ahora solo puedo decirte que acabo de flipar y mucho…
    En una segunda lectura, comprendo muy bien el porque de este secuestro de voto por parte del empresario, a él le beneficia y mucho, y la resignación, o no, por parte de los trabajadores.
    Ellos prefieren vivir de rodillas, pero vivir, que no morir de pie. Su dignidad caída al averno del dueño y señor que les da de comer. Y, ¿Qué más les da? Como bien dices, no tienen demasiadas inquietudes ni preparación, pero aunque la tuvieran puede que igualmente no les sirviese de nada…
    Que tristeza vivir así y que asco de lugar y momento en el que nos ha tocado vivir. Dios Dinero siempre ha movido el mundo, pero cada vez va a más y más, parece que no hay techo. Bueno, el universo es infifinito y estamos hablando de una divinidad.
    Y, solo acabar diciendo dos cosas. No, yo personalmente no conozco casos así. Y a idealistas como yo, esta democracia de juguete me asquea, soy de las que moriría de pie, aunque desde mi situación es fácil.
    Solo deseo que exista más gente como yo…
    María.

    Responder
    1. No te respondo como tú con un “Ave, María”, porque queda demasiado religioso ;)

      Pringoso caballero es don Dinero.

      Por ahora, todos los que habéis contestado (aquí, en Twitter, en Google +…), coincidís en no conocer ningún caso por el estilo. Igual es sólo cosa de la Comunidad Valenciana, este brazo corrupto de Santa España :/

      Responder
  3. victoria eugenia 09/05/2014 a las 11:53

    Hola Salva, para para saludarte y felicitarte, siempre que puedo te leo…
    Muchos saludos y hasta siempre.

    Responder
  4. Roberto López Zalbidea 09/05/2014 a las 13:37

    Bueno, bueno… ¡Espectacular!
    ¡El país en el que creímos vivir y en el que realmente vivimos!
    Aquí, ni Lorca ni Machado murieron en su cama, pese a lo que digan algunos vergonzosos libros de texto. En cambio, Franco sí murió en su cama. Eso debería hacernos pensar. Y mucho.

    Por eso hay que seguir erre que erre llamando, no sé, “tarugo”, por ejemplo, a quienes les rían las gracietas a algunos políticos mafiosos que pretendan repartirse mafiosamente el dinero de todos los españoles con sus amiguitos mafiosos… Esto es ya impresentable. Esto no se puede ya permitir. ¡Hay que sacarle los colores a toda esta gentuza, a diario!

    Amigo Salva, yo sí creo en el Estado de Derecho, en el Imperio de La Ley. Afortunadamente, (desgraciadamente en algunas casos…) pertenecemos a Europa, que es algo legalmente más grande que el cortijo de caciques y palurdos que algunos pretenden que continúe siendo España.

    La reacción que ha pretendido devolver a España a las cavernas no puede ser. Hay que resistirse, y denunciar cada injusticia en todo momento y lugar.

    Saludos, y enhorabuena por tu columna, una vez más!!

    ;)

    Responder
    1. Franco murió en la cama, Pinochet casi lo mismo… Hagamos caso a Roberto y reflexionemos, amigos, reflexionemos.

      Sí, hay que denunciar a diario y sin complejos, ya está bien. Estoy cansado del voto útil, pero también del silencio cómplice. Si lo hace mal alguien del PP, se dice. Pero si la caga IU, lo mismo. Y eso no es «ir contra la causa» ni «darle armas al enemigo». El enemigo es siempre el corrupto, el estómago agradecido o el inútil, lleve las siglas que lleve en el pecho o en la cartera. Esto no va a cambiar mientras que tapemos los errores «de los nuestros».

      Y que la izquierda se una, leche, que no aprendemos…

      Gracias a ti, como siempre, por sacar un tiempo que no tienes para pasar por aquí ;)

      Responder
  5. VENTE A JARAFUEL (V) Y MIRA A LA GENTE CUANDO VA A VOTAR, DEFENDI A UN TRABAJADOR DEL AYUNTAMIENTO PORQUE LE DIJO AL ALCALDE DEL PP QUE EL NO LES IBA A VOTAR, LO DESPIDIERON Y POR TANTO FUIMOS A JUICIO Y ANTES DE COMENZAR LA VISTA Y EN EL ACTO PRELIMINAR EL ABOGADO DEL ALCALDE DECIDIO NEGOCIAR CONMIGO, EL TRABAJADOR VOLVIO A SU PUESTO DFE TRABAJO, LE PAGARON EL TIEMPO QUE HABIA ESTADO EN EL PARO Y EL A SU VEZ LE DEVIOLVIO AL INEM LO QUE HABIA COBRADO Y DESDE ENTOCES ESTE MERLUZO DE ALCALDE DEL PP NI ME MIRA NI ME HABLA NI MALTITA LA FALTA QUE HACE QUE LO HAGA, SIEMPRE LO HE DICHO LOS POLITICOS EN ESPAÑA SON UNA CASTA MAFIOSA PEOR QUE LA COSA NOSTRA SICILIANA.

    Responder
    1. Muchas gracias por la anécdota, Lambertus, muy interesante.

      Pues todavía has tenido “suerte” de que el alcalde se haya conformado con retirarte el saludo; ya sabes tú igual que yo que en casos similares hay quien sufre peores consecuencias.

      Leyéndote me has dejado una duda, que no sé si te apetecerá desvelar aquí: ¿eres abogado, entonces?

      Un abrazo.

      Responder
    2. Solo por eso, te has ganado mi respeto y admiración. Se que te parecerá una tontería, pero es que hoy en día es difícil encontrar una persona con principios y que haga lo que cree justo y correcto. Lo dicho, enhorabuena.

      Responder
  6. Hola Salva, el artículo que pones es interesantísimo y daría para días de debate, porque tiene muchos matices, mucha enjundia y es muy fácil caer en la catetez de simplificar derecha- izquierda . En lo que a mí respecta:
    -No he conocido ningún caso así, pero no porque viva en Galicia y eso solo se dé en Murcia, sino porque no ha coincidido que haya hablado con una persona en esa situación; así que alíviate y piensa que Murcia no es peor o mejor a ese nivel y que seguro que se da en todos los sitios. Ahora mismo en Galicia estamos viviendo un montón de pleitos contra PP, PSOE, IU e incluso Bloque Nacionalista, cada uno según su feudo de influencia (no hay excepción ni salvación), y por el mismo tema de siempre: la corrupción; en cuanto alguien llega al poder, sea del color que sea, y si no tiene una oposición fuerte que le haga frente, se presenta el eterno problema de las mayorías absolutas y el hago lo que me da la gana, como L´Oréal, “porque yo lo valgo”.
    -La democracia es un concepto utópico, al que se tiende, pero que nunca se consigue del todo, así que me parece “normal”, aunque triste, que se produzcan estos casos; donde sale una ley, salen 10 formas de burlarla (te lo dice una que lleva 25 años trabajando en un juzgado y SÍ cree en la justicia, aunque con todos los límites humanos que conlleva); reconozco que queda fatal que diga esto, pero lo vivo desde dentro y hay que conocer cada mundo para saber de que se habla). No conozco ninguna democracia tan blindada que sea capaz de evitar estos ejemplos como el que pones. Es imposible controlar todos y cada uno de los abusos, porque es imposible controlar a cada persona; no llegarían todos los policías y jueces de España para garantizar que cada uno de nosotros estamos dentro de la ley.
    -Creo que lo que cuentas es horroroso, pero inevitable. Seguro que hay varios casos en toda España y no nos enteramos porque la persona no nos lo dice por miedo a que pongamos el tema en evidencia, se entere su jefe y lo eche de la empresa, pero a la vez creo que son casos muy concretos, en sectores muy concretos y que, a la hora de la verdad, no deciden el resultado de unas elecciones.
    -Creo que estos temas son una excepción, por suerte. Todas las personas a las que conozco me parece que votan libremente y tanto es así que las de mi entorno que votan al PP lo dicen sin ningún complejo, aunque sepan que sus amigos no lo hacemos. Estaría bueno que a día de hoy hubiese que pedir perdón por votar a esto o a lo otro y, encima, tener que justificarse; siempre y cuando hablemos de partidos “legalizados democráticamente”; ¿dónde está la diferencia entre antes AP, hoy PP, hijos del franquismo y antes Herri Batasasuna, hoy Bildu, hijos de ETA?
    -Por último, y a tu pregunta sobre si creemos que nuestra democracia a nivel de votaciones está bien controlada y asegurada, te diría: bien asegurado no hay nada, hay un montón de formas de prostituir la ley y expertos en hacerlo. Si hablas con personas de otros países que consideramos la leche, como Suiza, Alemania, Francia, Inglaterra…y ya no te digo Noruega, Suecia, Dinamarca…nos parece que allí es el nirvana, pero te das cuenta de que eso no es así; en todas las partes se cuecen habas. Ellos tienen unas imperfecciones tan grandes como las nuestras, con la ventaja de que no tienen una dictadura tan reciente que les marque tanto. Cuando se “ríen” de nosotros no es porque seamos mejores o peores a nivel democrático o de avance social (leamos los informes de maltrato de pareja en países tan avanzados como Suecia o Noruega, y se nos ponen los vellos púbicos de punta) y con la ventaja añadida de que ellos aceptan con naturalidad que las cosas van poco a poco, con 2 pasos de avance y 1 de retroceso y nosotros somos unos expertos en echarnos porquería encima, como si fuésemos lo peor y solo hace falta oír a historiadores venidos de fuera. Si oyes a personas como Ian Gibson, que decidió nacionalizarse español, él explica muy claro lo que nos ocurre a los españoles: los de otros países no se ríen de nosotros porque seamos mejores, peores, ni todo lo contrario, sino por esa afición que tenemos los españoles a decir que lo nuestro es lo peor: nuestra democracia lo peor, nuestros gobernantes lo peor, nuestra gente lo peor, nuestra cultura lo peor…no hace falta que nadie nos humille, nos humillamos solos. Ian Gibson defiende que los españoles tenemos una serie de “defectos” porque no puede ser de otra forma, porque nuestra democracia tiene poca andadura (aunque haya políticos que dicen que somos una democracia madura), porque tendrán que pasar los años para acabar de una puñetera vez con la división de “fachas” y “rojos”, pero mientras otros países se sienten orgullosos de una mierda de democracia y de cultura y de un montón de tonterías que no son tal, nosotros nos pasamos la vida pidiendo perdón y bajándonos los pantalones ante los demás países cuando tenemos los mismos motivos para sentirnos orgullosos o avergonzados.
    ¿Cómo lo veis?

    Responder
    1. Ay mi querida Galicia…tan bonita y a la vez tan corrupta, paraíso del caciquismo. Hay una viñeta muy buena de Castelao que dice: Los caciques no son representantes del gobierno, el gobierno es el representante del cacique. En Galicia, el caciquismo se ve como algo natural. Cambiar esa idea llevará varias generaciones…si se hace. Aquí , en las aldeas, haces una buena fiesta, le asfaltas la carretera a los mayores y ya tienes la mayoría asegurada, triste pero cierto.

      Responder
      1. Hola Miguel,
        me hizo sonreír tu comentario porque reconozco muy bien la escena que pintas; tal cual.
        Aún así soy positiva. Castelao escribía sobre la situación en Galicia porque era lo que le dolía, pero otros escribían lo mismo de los sitios en los que vivían y si hablas con gente de fuera de Galicia te cuentan que el panorama en sus pueblos es muy parecido.
        Quiero pensar que se debe a que cuando hablamos de pueblos hablamos de gente bastante mayor, que no tuvo acceso ni a una mínima formación y que vivió la mitad de su vida en una dictadura. Los conceptos de democracia y libertad no los pueden tener interiorizados y supongo que el mero hecho de poder votar, para ellos ya será toda una fiesta.
        Decía que soy positiva porque, si es cierto lo que dices de que tendrán que pasar varias generaciones para que esto se acabe, entonces ¿quién tendría la culpa?,¿el cacique o el que se dejase caciquear?. Ahora mismo, nadie que tenga de cincuenta y pocos para abajo puede poner el pretexto de que no tuvo acceso a una educación básica, pero suficiente para tener un mínimo de cultura y de criterio; tuvo esa posibilidad y esa suerte porque se instauró la educación obligatoria y ya nadie se podía escaquear.
        Yo quiero creer que esto se va a acabar con esa generación que no tuvo derecho a nada y que las cosas van a mejorar cuando tengamos la suficiente andadura democrática. A veces no nos damos cuenta, pero la dictadura acabó hace muy poco.

        Responder
    2. ¡Hola, Beatriz!

      En cuanto a lo de izquierda y derecha, tengo la impresión de que cosas similares se dan también en otros partidos, por eso he preguntado al final. Y por si nos quedaba alguna duda, ahí está el comentario de Carmen (bien es verdad que no es algo tan grave como lo que cuento, pero igualmente reprobable).

      Respecto a tu última reflexión, creo que nuestro complejo de inferioridad puede tener el mismo origen que el rechazo a la bandera nacional por parte de muchas personas de izquierdas. Durante cuarenta años (que se dice rápido; más de los que tengo) hubo una exaltación hasta la náusea del sentimiento patrio, para tratar de tapar las manchas de la dictadura. España era la mejor, el «faro de occidente», «ejemplo del mundo» (¿dónde he vuelto a oír yo eso?). Claro, cuando la farsa se acaba, cuando lo dejan libre, el péndulo oscila hasta el otro lado. Y supongo que, como tú dices, conforme pase el tiempo y los vaivenes vayan perdiendo fuerza, los extremismos se irán moderando. O no.
      Le respondes a Miguel: «A veces no nos damos cuenta, pero la dictadura acabó hace muy poco». Y tanto. Cuando oímos a algunos defensores de la amnesia histórica, cualquiera diría que aquello es una cosa muy antigua que sucedió en montañas remotas. Y no, oigan, que llevamos casi el mismo tiempo caminando en democracia de lo que estuvimos encadenados a la dictadura.
      Por descontado, esta postura no tiene nada que ver con no «reabrir heridas», sino con la vergüenza. Tú misma nos has dejado una frase que a más de uno le puede escocer por verdadera, y que por eso voy a repetir: «¿Dónde está la diferencia entre antes AP, hoy PP, hijos del franquismo, y antes Herri Batasasuna, hoy Bildu, hijos de ETA?».

      Muchas gracias de nuevo a todos por mejorar las entradas con vuestros comentarios.

      P. D. «Se nos ponen los vellos púbicos de punta» XD

      Responder
  7. Y como será que no me sorprende… en la política a nivel local se pueden ver todos los disparates imaginados y por imaginar, muchas realidades superan la más recambolesca de las ficciones, y no sólo por parte de la derecha antipática y descolorida, sino también por parte de aquellos partidos de izquierdas que se venden como modernos y guays.

    Si uno ha trabajado en el mundo local, podría contar mil y una anécdotas de este tipo; la que tu cuentas es cruda, triste y “presuntamente” ilegal, yo te puedo contar la de un partido de estos modernos y guay, que para poder seguir gobernando 4 años más en un municipio llamado X, no se le ocurre otra cosa que hacer saraos casi cada fin de semana para los jubiletas con merendolas y fiestukis incluidas a cargo de las arcas municipales. Y no contentos con esto, los jubiletas se encapricharon de un edificio municipal para sus saraos, un edificio que estaba muy deteriorado, bien privado del ayuntamiento cuyo uso urbanístico no permitía ese tipo de actos. Pero vista la fuerza que tenían los jubiletas en ese pueblo y la cantidad de gente que arrastraba el Presidente de asociación de la tercera edad, pues nada, a un año y medio de las elecciones municipales se hicieron los tramites urbanísticos necesarios y se reparó el citado edificio para que esos jóvenes de la tercera edad pudieran realizar allí sus guateques… Así que poco tiempo antes de la publicación de la convocatoria de las elecciones municipales en el BOE (una vez el BOE publica el citado anuncio se prohíben este tipo de actos) pues los jubiletas y el Alcalde del partido moderno y guay inauguraron el nuevo centro de la tercera edad con una sala para sus fiestukis que muchos locales privados quisieran para ellos… ni que decir tiene que el partido guay y moderno ganó las elecciones… y por mayoría absoluta.

    Responder
    1. ¡Hola, Carmen! Bienvenida. Chicos, aquí una amiga de Twitter; Carmen, aquí unos amigos ;)

      Se agradece que contéis vuestras experiencias, así da gusto.
      Pues parece que coincidís Miguel y tú respecto a la forma de «comprar» a los mayores. Sería terrible que la izquierda (supongo que lo de «partido moderno y guay» irá por ahí) reproduzca los modos de actuar de la derecha, de los caciques de toda la vida.
      Uno de los problemas de la impunidad es ese: no ya que el delincuente quede sin castigo, sino que los demás vean que no pasa nada y se lancen a actuar de forma similar, aunque sólo sea por no parecer tontos, que es algo que también ha comentado alguna vez Miguel por aquí. «Total, si lo hace todo el mundo».

      Recuerdo que de pequeño, cuando el PP era AP, en campaña pasaban los coches con los altavoces a todo volumen, repartiendo gorras y otras cosas con el logo de ese partido. Con los años me he preguntado si alguien cambiaría su voto por una gorra…

      Responder
      1. No se a vosotros, pero aquí en mi pueblo, se siguen repartiendo bolis, mecheros o calendarios en época de elecciones. No se si funcionará, a mi por lo menos los bolis me funcionan jajaja, pero para ganarse mi voto no, creo que soy de los pocos que se leen los programas electorales.

        Responder
        1. Somos un par de frikis, Miguelón.

          El otro día me preguntaron de qué me vale leerlos, si pueden incumplirlos alegremente. No supe muy bien qué contestar. Quizá la respuesta esté en que así, por lo menos, sabemos en qué nos están engañando.

          Responder
          1. Seamos sinceros… De pequeños ¿quien no se ha pirrado por esos globos rojos con una rosa dibujada o esas camisetas y gorras con el eslogan de AP o la gaviota ?…. y esos padres que no te dejaban coger una y otra cosa dependiendo de sus filias y fobias… ¿Programas electorales? ¿Que es eso? Ahh…. los panfletos de los partidos que tienen la mimas credibilidad que los chismorreos de las revistas de cotilleo….

            Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.