Cultura de derechas: cien años de vacuidad

Saludos, huérfanos del coronel Emiliano Buendía. Hoy nos quitamos la mordaza para homenajear a quienes, a pesar de pelotones de fusilamiento, llevan años forjando la cultura mundial desde la izquierda.

 

Cien años de vacuidad en la cultura creada desde la derecha

La cultura mundial, la de verdad, la Cultura, la que va tendiendo los raíles sobre los que discurre nuestra humanidad, se ha hecho y se hace desde la izquierda. Literatos, artistas, intelectuales en general, nuestros modelos culturales surgen de posiciones progresistas.

La razón no la sé. Ya especulamos aquí sobre una posibilidad. O podríamos conjeturar que esto se debe a que un gran número de personas de derechas se preocupan por tener, en lugar de ser. Formarse no es un fin sino un medio por el cual llegar a tener un mejor trabajo, una situación privilegiada… Dinero, en suma. Es más, si el título puede conseguirse a cambio de pasta, ¿para qué vamos a llenarnos la cabeza de pájaros?

 

A modo de homenaje a Gabriel García Márquez, y empezando por él mismo, voy a nombrar a unos cuantos influyentes intelectuales que han llegado a lo más alto trabajando desde la izquierda. Intentaré ceñirme a los escritores, porque si hablamos de música contemporánea, el artículo no se acabaría nunca (cantautores de derechas, si estáis ahí, enviadnos una señal). No entiendo muy bien cómo te pueden gustar Sabina o Serrat desde una ideología conservadora. «Es sólo música», diréis. «Son cosas distintas». Y diréis mal. ¿No comprendéis que su música, sus letras, son inseparables de su pensamiento, de su forma de ver el mundo? Si te gusta lo que hacen, es que coincides de alguna manera con sus ideas. Y si coincides con ellos, igual deberías replantearte tu ideología.

Y de grupos de rock (incluso pop), no hablemos. Amigos conservadores: la inmensa mayoría de los grupos que suenan o han sonado a través de vuestros altavoces están formados por músicos de izquierdas. Desde Barón Rojo hasta Ska-p, pasando por Los Piratas, Bunbury, Nacho Vegas, Extremoduro, Rosendo, Reincidentes, REM, Leonard Cohen, Bruce Springteen…

Pero estábamos con los escritores. Cito de memoria a unos cuantos:

 

La lista roja

 

Gabriel García Márquez

Mario Benedetti

Pablo Neruda

Rafael Alberti

Miguel Hernández

Albert Camus

Bertrand Russell

Émile Zola

Simone de Beauvoir

Julio Cortázar

George Bernard Shaw

James Joyce

Ernst Hemingway

Thomas Mann

Jean-Paul Sartre

George Orwell

José Saramago

 

 

Si nos limitamos a los españoles, la desproporción ha sido aún mayor, si cabe. A pesar del criminal exterminio franquista, además de los citados tendríamos a Juan Ramón Jiménez, Antonio Buero Vallejo, Ramón J. Sender, Blas de Otero… Mientras, en la derecha:


 

Es llamativo que pese a haber tenido que sobreponerse a exilios, censuras y represiones, el legado cultural de la izquierda supere tan ampliamente al de la derecha. Se diría que están tan secos como la foto de cabecera de este artículo.

Reto a cualquiera a que haga una relación de intelectuales de derechas de la importancia de los mencionados arriba. Que le acompañe la suerte (¿alguien recuerda un solo poeta, de esos cuyos versos sirven de andamiaje para toda una cultura, conservador?). Y si lo intenta, que tenga en cuenta que la lista previa ha sido sólo un pequeñísimo ejemplo a vuela tecla.

Por supuesto, en la derecha también ha habido y hay escritores de primer nivel (no, César Vidal no se halla a la altura de los anteriores). Pero comparativamente, muy pocos. Ahora sólo me acuerdo de Camilo José Cela y Mario Vargas Llosa. La balanza está completamente desnivelada a favor de la izquierda. La intelectualidad de derechas se encuentra huérfana de referentes, la estirpe de Vargas Llosa está condenada a muchos años de soledad.

 

Así ha sido siempre y así sigue siendo. En la actualidad, en este preciso momento, las grandes obras que servirán de referente al mundo, aquellas que conformarán los marcos a través de los cuales la humanidad se asomará a sí misma, van germinando en la habitación de algún chico de izquierdas o en la cabeza de una muchachita progresista. Del otro lado ya tenéis el dinero: no se puede tener todo.

 

Nota final: no me resisto a apuntar un par de nombres de otras artes y disciplinas. Si hablamos de pintura, basta con poner de ejemplo a Picasso. En cine, a Luis Buñuel o Charles Chaplin. Y en las ciencias, a Severo Ochoa o a un tal Albert Einstein.

  

¿Qué pensáis vosotros? ¿Con qué nombres completaríais la lista roja?

 

nino yuntero

Música: El niño yuntero, de Víctor Jara (letra de Miguel Hernández). Torturado y asesinado uno, muerto como un perro en la cárcel el otro. Si no puedes crear cultura, prohíbe, persigue y destruye la del prójimo. Eso es de Primero de Fascismo.

 

También te puede interesar:

14 sin mordaza

  1. Sabina es tan de izquierdas como El País, el PSOE o Marhuenda.
    La cultura siempre tuvo ese aire de rebelión. Casi todo lo que destacó dentro del mundo de la cultura, es porque alguien se atrevió a hacer algo diferente, a luchar contra lo establecido, a decir ”no me gusta lo que hay, quiero cambiarlo”. Esa forma de pensar se parece más a la ideología de izquierda que al pensamiento de derechas, que es más de aceptar los establecido.
    Antes de acabar de leer el artículo pensé: de canción, o pone una de Víctor Jara o pone Juan sin tierra de Ska-p…pleno!!!

    Responder
  2. Je, je. Discrepo, igual que con lo del PPSOE (no es lo mismo malo que peor). Una cosa es considerar a Sabina más o menos de izquierdas (que tampoco me hace mucha gracia lo de medirnos las “izquierdas”), y otra equiparlo a Marhuenda. Ademas, ¡nadie es tan de derechas como Marhuenda! XD

    En el segundo párrafo te doy toda la razón. Si es que los adjetivos hablan por sí solos: “conservador” y “progresista”. Pues eso.

    ¿En serio pensaste en Víctor Jara? ¡Qué bueno! Pues no era fácil porque, tristemente, no es muy conocido. Por eso he enlazado con la Wikipedia y he puesto una pequeña explicación en el enlace.

    Responder
    1. Cuando escuché la canción de Ska-p, no conocía a Víctor Jara, por eso leí un poco sobre él para ver quien era. Y a raíz de eso, cuando leo cantautor de izquierdas, me viene él a la cabeza

      Responder
      1. Qué buena es la curiosidad. No son pocos los descubrimientos que he hecho así. Por ejemplo, y siguiendo lo que te ocurrió a ti: Ska-p puede llevarte a Víctor Jara, y él a Miguel Hernández, este a Serrat, Serrat a Marea, Marea a Lorca, Lorca a Extremoduro, de ahí a Neruda, que podemos enlazar con Héroes del Silencio, luego a través de Bunbury llegar a Atahualpa Yupanqui, y… y ya me callo que creo que se ha pillado el concepto.

        Responder
  3. Y si, se puede ser más o menos de izquierdas (para eso está esa gente en twitter que reparte los carnés de la verdadera izquierda) pero Sabina es un burgués (reconocido por el mismo)

    Responder
  4. Hola a todos,
    Salva, hay algo que no me queda claro en el post y es si estamos hablando de verdaderos intelectuales o solo de personas que por tener un oficio que se engloba dentro de las artes, y por tanto de la cultura, como músicos, actores, directores de cine, etc, ya se les considera intelectuales y personas que tienen una opinión sobre política y sociedad más válida que cualquiera de nosotros.
    Parece como si se mezclasen los conceptos del verdadero intelectual y del artista. Este último, en la mayoría de los casos, de intelectual tiene muy poco, de cultura no suele andar muy sobrado y sus opiniones son tan verdaderas, falsas y discutibles como las que podemos tener tú o yo, porque carecen del rigor que dan los años de estudio y dedicación a una disciplina del tipo historia, sociología, política, literatura, etc. Son simples opiniones de personas normales, con la particularidad de que por poseer una buena voz, saber actuar, dirigir y demás, nosotros mismos los mitificamos, endiosamos y ascendemos a la categoría de GENTE QUE TIENE ALGO QUE DECIR.
    En cuanto a la verdadera intelectualidad, aquí te dejo un enlace a un trabajo publicado en Historia y Política que creo que explica muy bien por qué hay menos intelectuales en la derecha o, al menos, por qué se les oye menos. Me parece objetivo y desapasionado, aparte de riquísimo en bibliografía.

    http://www.academia.edu/1609481/Sin_complejos._Las_nuevas_derechas_espanolas_y_sus_intelectuales

    Espero que te/os guste y un saludo.

    Responder
    1. ¡Hola, Beatriz! Qué bien que hayas pasado de nuevo por aquí :)

      Pues el principio en el artículo me iba a limitar a intelectuales del nivel de los incluidos en la “lista roja” pero, como siempre, me he ido un poco por las ramas. Ahora que lo releo, los dos párrafos sobre la música, en realidad, sobran, así que comprendo perfectamente tu confusión. Los podría haber metido en un artículo sobre “artistas de derechas”, donde la desproporción también es, a mi parecer, notable. De lo que hablamos aquí es de intelectuales.

      Voy a leerme lo que me mandas y te comento. Tengo curiosidad por ver qué explicación le da el autor a la sequía intelectual de la derecha. ¡Muchas gracias!

      Responder
      1. Hola Salva,
        tómatelo con calma, que es un estudio de bastantes hojas. Se puede estar o no de acuerdo con la interpretación que da el autor, pero al menos me parece rigurosa, bien fundamentada y da mucha bibliografía al final que puede ser interesante.
        Cuando hagas el post de artistas de izquierdas-derechas también intervendré. Ahí tengo la teoría de que no es oro todo lo que reluce y de que hay gato encerrado, jejeje.
        Una pregunta, aunque no siga en google+ las notificaciones de tu blog me llegarán igual al estar suscrita ¿verdad?. Te lo comento porque es muy probable que no siga en + porque me quita demasiado tiempo.
        Un abrazo

        Responder
        1. Pues sí, en principio no tiene nada que ver una cosa con la otra. Supongo que la entrada de hoy te habrá llegado, ¿verdad?

          Me ocurre lo mismo que a ti, también tengo que ver si me compensa Google + o no. Por ahora, estoy probando (soy relativamente nuevo allí), pero es verdad que hay que repartir el tiempo entre el blog y las redes, y no se puede estar en todos sitios.
          Por otro lado, gracias a G+ he conocido a algunos lectores muy interesantes, como María Pluseti, Otsenre… o una tal Beatriz ;)

          Responder
          1. Hola,
            sí que me ha llegado la última entrada, pero lo que no me llegan son los nuevos comentarios (como este último que haces) al correo y eso que tengo marcada la opción “recibir un email con los siguientes comentarios a esta entrada”.
            Veré si he hecho algo mal :(

            Responder
            1. Umm… Pues, aunque con estas cosas soy un desastre (no veas lo que me ha costado montar el blog), te debería llegar.
              Sé que una vez que comentas, si marcas esa casilla, te envían un correo de confirmación. Y hasta que no lo aceptas, no te suscribes realmente a los comentarios.
              Mira a ver si te hubiera llegado ese correo y no lo hubieses activado, o lo tuvieses en spam. Si no, será que el que ha hecho algo mal soy yo (que no me extrañaría, ya te digo). ¡Dichosas tecnologías! ;)

              Responder
    2. Bueno, pues ya he terminado el texto. Me ha resultado muy interesante, os animo a los demás a que le hagáis caso a Beatriz y lo léais: son apenas 30 páginas con un lenguaje muy accesible, no es un peñazo academicista.

      No lo digo por quedar bien, que no suelo yo ir por ahí. Si no me hubiera gustado, lo dejaría correr y ya está.

      Sobre todo, sirve para hacerse una idea bastante aproximada de cómo anda de salud la artillería mediática de la derecha. Especialmente al final, hay una relación de los aparatos de propaganda conservadores (medios de comunicación, editoriales, think tanks, fundaciones…). Y como podréis suponer, su magnitud es aterradora.

      Muy interesante la parte en la que habla del trasvase hacia la derecha de personajes desencantados de la izquierda por su “ceguera en la condena de otros totalitarismos”, recordando la “hemiplejía antifascista” de la que hablaba Semprún. Muchos en la izquierda deberían tomar nota. Así no. Así, la gente sensata, libre de fanatismos, tirará por la calle de en medio. Y la “calle de en medio” puede ser Partido X o Podemos, pero también UPyD o Ciudadanos.

      A cuadros me he quedado con la información de que Losantos fue candidato por el Partido Socialista Andaluz. Sabía de su juventud comunista, como la de Sánchez Dragó, pero esto no me lo esperaba :O

      Gracias de nuevo, Beatriz.

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.