Cuento de Navidad

 

Las chicas de El club de los poetas me pidieron hace unos días que les escribiera un cuento de Navidad «pero distinto, no la Navidad que nos pintan desde Freixenet o El Corte Inglés; algo ácido». A Carmen y a Nerea no puedo negarles nada, así que a pesar de que de tiempo voy regular, les escribí una cosilla.

Si os apetece leerlo, os invitan, el Club es de entrada libre:

Hay que estar informado (cuento)

A ver qué os parece. Por supuesto, todo parecido con la realidad es pura coincidencia.

 
Crédito de la imagen de cabecera: Andrés Faro
 

También te puede interesar:

4 sin mordaza

  1. Felices fiestas Salva!

    Perdona mi ausencia, pero ya sabes que se debe a motivos académicos. Con este cuento, que me parece una maravilla, me has tocado la fibra sensible. Te explico: uno de mis miedos, tal vez el mayor de ellos, es verme abocado a la situación que describes en tu relato y en tu artículo de «La Chica Invisible». Y en estos tiempos más todavía, porque veo que no hay ninguna salida laboral y estoy muy viejo para emigrar al extranjero. O muy cobarde, o las dos cosas. La cuestión es que me aterra, me aterra la soledad y no disponer de un lugar personal donde cobijarme (lo que viene siendo una casa). Pero mira, si llegara el caso, al menos no sería un Enterao de la vida. Mi dignidad la conservaré siempre.

    Perdona por este hara-kiri que he hecho, pero es que en Navidad me pongo blandurrio.

    Un saludo!

    Responder
    1. ¡Hombre! Vuelveeeeee, a casa vuelveeeee… Maldita Alemania, nos recorta hasta los lectores (Herr David está estudiando el idioma del enemigo).

      Me parece que somos muchos los que compartimos miedos y cabreos parecidos, y seríamos muchos más si no nos escondieran esa realidad. A veces tengo la impresión de que vivimos en El Show de Truman

      Nada que perdonar, al revés, si aquí el blogger es el primer sensiblero. ¡Que pases buenas fiestas! (aunque sea estudiando) ;)

      Responder
  2. -Muy rojos y muy ateos, pero bien que os regaláis cosas por Navidad y no vais a trabajar.
    -Estoy en paro, no tengo dinero para comer y menos para regalos.
    -Eso te pasa por vago, emprende y esfuérzate más.

    ¡FELICES NUEVAS NAVIDADES! Y que Papa Noel os quite esas ganas de cambiar el mundo por uno mejor.

    Pd: Me ha gustado mucho el cuento, a ver cuando hacen la película XD

    Responder
    1. Sigo el diálogo:

      -Eso te pasa por vago, emprende y esfuérzate más.
      -Pero si trabajo muchas más horas que tú, y más duro.
      -Pues emprende, como te he dicho.
      -Pero si tú heredaste la empresa…
      -Estooo…. Es que tú no eres un hijo de la buena estirpe.

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.