Que vuelvan los correctores

 

Hoy me quito la mordaza para llamar la atención de los ecologistas: atendiendo a lo que se escucha y se lee cada día, los correctores deben de estar en peligro de extinción.

 

 

Que vuelvan los correctores

 

Alucino con los medios de comunicación. No me refiero a la manipulación descarada, al adoctrinamiento intensivo en los telediarios y tertulias. Eso ya lo doy por supuesto.

Hablo del maltrato de la lengua. Y tampoco apunto sólo a los informativos, otro tanto sucede en los programas de entretenimiento, periódicos, revistas, radio, publicidad…

Entiendo que internet ha acelerado los tiempos y nadie quiere llegar tarde a la noticia. Luego salen las cosas como salen, sin contrastar, de cualquier manera, tropezándose con sus propias informaciones, sacando hoy un titular que desmiente el de ayer y contradice al de mañana.

No sé si será ésa la causa, que no hay ni tiempo de revisar lo escrito, pero el cuidado de la ortografía y la gramática parece haber pasado a un segundo o quinto plano. Se diría que los correctores (¿sigue existiendo esta figura en las redacciones?) realizan su trabajo puestos de lo mismo que los que hablaban de hipotecas en el panfleto infecto de Alfonso Rojo, o que los han sustituido por el corrector del Word, que es verdad que con él ahorran en sueldos, pero no es igual.

En los diarios digitales o en la edición digital de los periódicos de papel, la cosa llega al hesperpento.

En el momento de escribir esto, 15 de marzo, abro elpais.com y hago clic al azar sobre la primera noticia, la primera que sale.

Basta un vistazo rápido, una lectura en diagonal y:

 

Correctores periódicos, gramática, ortografía, cuidado de la lengua

‘El País’

 

 

Hay mil errores de este tipo. Una errata que encuentro a menudo es la tilde en diptongos como incluído, fluído, Luís, prostituír, etc.

Pero vamos, que lo que queráis.

 

 

Correctores periódicos, El Español, erratas, ortografía y gramática, cuidado de la lengua

‘El Español’. Falta una ‘y’ antes de “confiesa”, y la tilde en qué. Y eso sólo en el titular

 

 

 

Correctores periodicos, Periodista Digital, erratas, ortografía y gramática

‘Periodista Digital’ es basura, tanto en el fondo como en la forma

 

 

 

Periodista Digital, Alfonso Rojo, basura, correctores periodicos

‘Periodista Digital’

 

 

 

Periodista Digital, correctores periodicos, errores, lengua

‘Periodista Digital’

 

 

No pasa sólo con la palabra escrita, en el discurso oral es lo mismo. Los reporteros me ponen muy nervioso, parece que todos hubieran estudiado EN la misma universidad que les ha ENSEÑADO a hablar así, elevando el volumen sin venir A CUENTO, como si alguien fuera de plano les estuviera pellizcando a traición.

Modular la voz, los cambios de tono, velocidad y volumen están muy bien para no aburrir al personal y captar su interés (no hay nada que provoque más bostezos que un discurso con un tono de voz inmutable, monocorde), pero hay que hacerlo con criterio; la puntuación, las pausas deben respetarse para que el mensaje no pierda sentido.

Hoy los reporteros meten las pausas donde les da la gana, terminan de hablar cuando se les acaba el aire y acto seguido arrancan de nuevo hasta que se vuelven a quedar sin fuelle.

Muchas veces se hace difícil seguirles el hilo, es como si en un texto escrito se tiraran las comas y los puntos a voleo.

Esta noticia inventada:

 

El hijo cíclope de la Pantoja ha sido condenado a pagar 12.000 euros a la discoteca que le contrató para una noche.

 

La contarían tal que así:

 

El hijo cíclope de la Pantoja ha sido condenado a pagar 12.000 (pausa) euros a la discoteca que le contrató para una (pausa) noche.

 

 

 

Jardín de las delicias, de Bosco, en Museo del Prado

 

Hay una alta probabilidad de que en el ejemplo anterior hubieran dicho «El hijo de Pantoja», suprimiendo el artículo determinado, imagino que por creer que es un vulgarismo.

Sería un vulgarismo decir el Antonio, referido a un colega tuyo, o la Isabel (también podría tratarse de un catalanismo). Pero no hay nada erróneo en decir la Pantoja, como no lo hay en decir el Che.

Leo y escucho expresiones como éstas (aunque a algunas les haya metido cachondeo, la parte de la omisión del artículo la he escuchado y leído realmente):

 

  • Deciden talar todos los árboles de parque del Retiro para evitar el riesgo de caída de ramas
  • Un periódico sueco señala a Palmas de Gran Canaria como la ciudad de moda en España
  • Para viajar de España a Caribe hay que cruzar Océano Atlántico
  • El español sigue prefiriendo ir a playa en sus vacaciones [juro que la expresión «ir a playa» fue pronunciada en los informativos de La Sexta]
  • Rivera se reunirá con Rajoy en Moncloa para amenazarle con seguir apoyando al PP, pero a disgusto, si no cumple en lo que queda de legislatura alguno de los puntos del pacto que firmó con Ciudadanos
  • Los reyes, humildes y austeros, nos abren las puertas de Zarzuela para que veamos cómo usan ellos mismos los cubiertos
  • El rey emérito será intervenido por sexagésima novena vez. En esta ocasión la operación se realizará en clínica Milagrosa [el nombre del hospital es La Milagrosa]. Haciendo gala de su campechanía, don Juan Carlos se saltará la lista de espera y policía cortará completamente el acceso de vehículos a las calles adyacentes durante una semana
  • Congreso mantiene los delitos de injurias a la Corona con los votos de PP, PSOE y Ciudadanos. PSOE aclara que lo hace para defender la libertad de expresión y desde el máximo respeto a las hondas raíces republicanas de su partido
  • El próximo viernes, estreno de Cuatro Fantásticos
  • «¿Quién dice que reguetón no ha dejado huella?» [escuchado tal cual en Cachitos]
  • Hombre de Neandertal se extinguió por la superioridad de Homo Sapiens

 

Esto del artículo es, quizás, lo que más rabia me da, lo que más ridículo queda, porque no es una errata ni un lapsus, de los que ninguno estamos libres. Lo hacen conscientemente, como sucede con la omisión de la preposición de antes de la conjunción que. Por miedo al dequeísmo («La Guardia Civil ha declarado de que…», soltó recientemente Zoido) no ponen la preposición nunca, cayendo en el queísmo.

Así, los medios nos cuentan que Pedro Sánchez se enteró tarde que Susana le estaba clavando sus puñales en la espalda tan profundo, o que el Fiscal está seguro que el nombre de M. Rajoy que aparece en la contabilidad b del PP no se refiere de ningún modo a nuestro muy honrado y mucho honrado presidente, o que las víctimas dicen que ya va siendo hora que se ponga en marcha la comisión de investigación del accidente de Angrois.

Y si vamos al cine, tenemos títulos tan bonitos como Antes que anochezca.

O si preferimos quedarnos en casa a leer, podemos encontrarnos con El Club de Lucha.

A este paso, cualquier día nos contarán que han rodado la enésima versión de Blancanieves y siete enanitos, o que la novela Señor de los Anillos fue concebida en un principio por Tolkien como continuación de Hobbit.

 

Antes podías fiarte de los medios, no para informarte, pues siempre han sido aparatos de  adoctrinamiento y propaganda, pero sí para aprender a leer y escribir correctamente, si leías con atención, fijándote en la ortografía y la gramática.

Ahora ya no sirven ni para eso.

 

Si te gusta lo que lees, deja aquí tu dirección para que pueda avisarte de cada nueva entrada:


 

 

Imagen de cabecera: Rubén Castillo Gallego

 

También te puede interesar:

11 sin mordaza

  1. Se le saluda, D. Salvador.

    Añado a la ristra de despropósitos lo de “es bien” sustituyendo a “es bueno”. Comer fruta “es bien”. Hacer ejercicio “es bien”. Librar fines de semana “es bien.”
    Es algo que, cuando lo oigo o lo leo, me chirría muchísimo. Dicen por ahí que es una moda importada del inglés (is good) o del francés (c’est bien).

    Y tienes toda la razón del mundo: se me llevan los demonios cada vez que algún locutor, presentador o medio omite los artículos; es algo que me supera y no sé de dónde mierda vendrá esa moda, pero nos estamos volviendo gilipollas a pasos agigantados. Es ahora cuando más necesitamos a Reverte, aunque no esté de acuerdo con él en muchas cosas.

    Responder
    1. Lo del “es bien” lo he visto más en las redes y tal, no así en los medios. Creo que es una manera de hacer la gracia o darle un giro al idioma, una de esas cosas que pasan de moda en poco tiempo (aunque se nos haga eterno).

      Y en cuanto a la supresión del artículo… En la entrada he especulado con el miedo al vulgarismo, pero también puede ser causa del agilipollamiento social, no descartemos nada.

      Se le devuelve el saludo, don David.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
      1. Oye, pues para los dos, ¿cómo quedaría eso de – se me llevan los demonios – , si lo pasáramos por la gramática, semántica y estilística española?. Advierto, de entrada, dos acciones de verbo que parecen superponerse por salvar sus respectivos caracteres activo y reflexivo.

        Felicitaciones por el tema de la entrada.

        Responder
        1. Hola, Volteador.

          Pues nunca había reparado en esa expresión, la verdad. No sé lo que pensará David, pero yo la he escuchado y leído tanto, que la veo perfectamente correcta. Aunque es cierto que ese «se me» chirriaría si dijésemos, por ejemplo: «se me lleva el autobús».

          Igual, si tuviera que escribirla, diría «me llevan los demonios», pero no lo sé. Acabo de preguntarle a LA Fundéu, en cuento respondan os informo.

          Twitter: @vota_y_calla

          Responder
          1. A mí no me preguntéis mucho, que siempre suspendía en Lengua. Era incapaz de diferenciar entre un sustantivo, un adverbio y un complemento directo. A día de hoy, sigo sin saberlo.

            Responder
    2. Aunque igual he escrito demasiado rápido lo de «que pasan de moda en poco tiempo». Te cuento una anécdota costumbrista:

      De niño escuché un apelativo que me sonaba muy raro: «Tío». Llegué a casa y lo repetí, «¿qué pasa, tío», «pues claro que sí, tío», y mis padres no entendían, ¿qué dice el niño éste?, ¿qué tío ni sobrino? Tonterías que escucha en el colegio, en unos días se le pasará…

      No imaginábamos que ese apelativo se integraría de tal forma en nuestro vocabulario que toda la sociedad pasaría a usarlo, y seguiría empleándolo treinta años después. Incluidos mis padres.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
  2. “Rivera se reunirá con Rajoy en Moncloa para amenazarle con seguir apoyando al PP, pero a disgusto…”

    Es curioso. Un partido político que estaba hundiéndose en las encuestas, perdiendo tantos afiliados, como concejales que dimitían, ahora está subiendo como la espuma con todo el pifostio artificial de Cataluña.

    ¿Tan poco vale el voto de la gente que ahora ha decidido votarles?

    Responder
    1. Ey, Fer. Pues aunque sea un poco off-topic, que diría Miguel, te contesto “de que”:

      1) Las encuestas son sólo eso, no debemos darles tampoco mayor importancia, ya sabemos que las usan como herramienta electoral.

      2) Buscarse un enemigo exterior siempre ha dado votos. Thatcher y las Malvinas, Bush y Afganistán… La movida de Cataluña les ha venido genial a los nacionalistas españoles y catalanes.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
  3. Tampoco deja de llamarme la atención los titulares de panfletos como Libertad Digital u OK Diario, cuando aluden a alguien llamándole “podemita”. Es que pierden toda la seriedad y rigor que pretenden tener; es como si El País o cualquier otro periódico se dirigiera a Rivera como “naranjito”, a Pedro Sánchez como “sociolisto” o a Camps como “pepero”.

    Responder
    1. Es que es asqueroso, no existe nada similar en la derecha. Periódicos de gente supuestamente seria, con una trayectoria dilatada (Alfonso Rojo o Eduardo Inda), que titulan cosas como “la cerda de la CUP”.

      No hay nada similar en la izquierda. Público y eldiario.es, por ejemplo, están muy lejos de todo eso. Y esto dice mucho de la gente que consume en uno y otro pesebre, así que, por cosas como ésta, creo que estoy en el lado correcto de la granja.

      Pero incluso en los informativos de la televisión, que ya no es OKDiario, el otro día me quedé de piedra al escuchar cómo en un minuto metieron, como quien no quiere la cosa, los adjetivos “radicales” y “antisistema”, hablando precisamente de la CUP.

      Pero nunca darán una noticia así: “Los corruptos del PP han votado (…) La formación de ladrones…”

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.