Consultas mejorables para una confluencia necesaria

Unitarios saludos. Hoy me quito la mordaza para celebrar la confluencia de Podemos e Izquierda Unida, aunque también le pongo algunos peros al modo en el que se han llevado a cabo las consultas.

 

El Gran Manitú ha atendido a mis plegarias: un lunes de mayo más bien feote, de tiempo revoltoso y en el que el que escribe se caía de sueño, terminó arreglándose a última hora: a las ocho de la tarde, Podemos e IU hicieron público en la Puerta del Sol su acuerdo para concurrir juntos a las elecciones generales del 26J.

 

 
 
 

 

La idea del anuncio es original, dos vídeos grabados a la vez desde la perspectiva de cada uno de los protagonistas, que hablan a la cámara mientras caminan hasta que «confluyen» en el centro de la plaza.

Hay quienes les han acusado de ñoños, y es verdad que sólo les faltó grabar la típica escena de película en la playa, Pablo y Alberto corriendo uno al encuentro del otro con los brazos abiertos para terminar fundiéndose en amoroso abrazo bajo un arcoíris doble. Pero yo tengo mi parte ñoña, así que no me ha disgustado. Además, según dicen los que entienden de esto, el «vídeo directo» de Facebook es lo último, puntúa muy bien en los logaritmos de Google, lo que ayuda a convertirse en viral y blablablá. Por eso la mayoría de los políticos están subiendo vídeos live como este de Pedro Sánchez.

También me parece estupendo el escenario escogido: la Puerta del Sol, a una semana del quinto aniversario del 15M. Aunque a algunos de sus integrantes no les haya hecho mucha gracia.

 

Visto lo visto, a pesar del artificial revuelo creado por los medios, fue un acierto sustituir a Sergio Pascual por Echenique en el cargo de secretario de organización. Imagino que él tiene buena parte de culpa de que las conversaciones sobre la confluencia hayan llegado esta vez a buen puerto (Echenique fue el encargado de negociar con Adolfo Barrena, su homólogo en Izquierda Unida).

En los medios de la derecha se han dado todo tipo de reacciones al acuerdo, a cuál más histérica. El Mundo lo llevó a portada así: «Alberto Garzón entrega IU a Pablo Iglesias a cambio de ocho escaños». La noticia y su falso y tendencioso titular son de Álvaro Carvajal, ese redactor a quien Iglesias se refirió hace un mes en un acto en la universidad. Tras estas declaraciones, algunos de los compañeros de profesión de Carvajal reanimaron por una vez su comatosa dignidad laboral y se marcharon de la sala en supuesta solidaridad con el aludido.

El subtítulo de la fotografía de portada fue «El pacto de los botellines», como queriendo incidir en el mito de la izquierda vaga y perroflauta. Sólo les faltó añadirles unos porros con Photoshop.

El Mundo trató de hacer daño, pero consiguió lo contrario. ¿Qué imagen creéis que conecta mejor con la gente normal?

 

Fotografía Pedro Sanchez, Albert Rivera, Alberto Garzon, Pablo Iglesias, pacto del abrazo, pacto de los botellines, Confluencia, 26J, elecciones generales, PSOE, Ciudadanos, IU, Podemos, Unidos Podemos

 

Pero dejemos a la derecha rabiando, y vamos a lo que iba.

Ya imaginaréis que me alegro de que hayan llegado a un acuerdo. Como tanta gente, hace tiempo que vengo pidiendo que la izquierda se una. Por ejemplo:

Fui de los que celebré la decisión de Podemos y Equo de presentarse juntos a las elecciones. Por cierto, veo muy injusto que los medios no hablen del tercer protagonista de este pacto (además de las confluencias de Galicia, Cataluña y la Comunidad Valenciana). Equo consultó a sus votantes exactamente igual que lo hicieron Podemos e IU (los de Uralde fueron pioneros en esto de las consultas a la militancia), pero apenas se les dio difusión. ¿A qué es debido? ¿A su menor peso electoral? No lo sé, pero tampoco es que sean VOX: En 2011, la última vez que se presentaron a unas elecciones generales con su nombre, obtuvieron 215.000 votos.

La vida es así: injusta. Pasemos a ver cómo fueron las consultas a las bases.

 

Seguro que podemos hacer las consultas mejor

Iglesias y Garzón anunciaron el acuerdo in extremis, el 9 de mayo (cómo le gusta a la izquierda hacernos sufrir). Digo esto porque el 13 de mayo era el último día para inscribir la coalición electoral, pero antes había que realizar las consultas, y tanto IU como Podemos habían dicho que sus bases tenían que saber con antelación qué votaban (aunque al final esto sólo se cumplió a medias, como veremos a continuación). Por tanto, no podían apurar más: día 9 acuerdo, 10 y 11 consultas, 12 recuento, 13 inscripción en la Junta Electoral.

Sé que no es el momento de ponerse tiquismiquis, que muchos estaréis en pleno subidón de ilusión y demás (yo también estoy contento, ya digo), pero hay cosas que no me han gustado.

Tanto Podemos como IU (que, como otros partidos, se ha ido podemizando para bien) abrieron las consultas a sus bases el día siguiente del anuncio en la Puerta del Sol, martes 10. Al entrar en la página de IU había un enlace que llevaba a la propuesta de preacuerdo, y ahí, aunque era una propuesta muy básica y faltaban puntos por definir, por lo menos los militantes y simpatizantes disponían de un poco de información sobre lo que estaban votando. Y ya al final, encontraban la pregunta:

 

¿Estás de acuerdo con que Izquierda Unida concurra a esta segunda vuelta de las elecciones que se celebrará el 26J en alianza electoral con Podemos, Equo, los partidos de UP, las confluencias En Comú Podem en Cataluña, En Marea en Galicia y Compromís-PODEMOS-#ÉsElMoment en Valencia y otras fuerzas que apuestan por un cambio real en este momento histórico y que lo haga en las condiciones que se adjuntan?

 

Mi desagradable sorpresa fue que al acceder a la página de la consulta de Podemos, no había ninguna aclaración de cómo sería esa alianza. Sólo se preguntaba si estabas de acuerdo o no con la misma, que es un poco como que te dé igual todo. Por ejemplo, podría ocurrir que la alianza fuese a cambio de que IU se llevara la mitad de los escaños, que Podemos pagara las deudas de este partido o incluso que Garzón fuera el candidato a presidente del gobierno. Entendedme, estoy exagerando, pero no había información sobre acuerdos programáticos, puestos en las listas, si irían o no los logos de IU y Equo en las papeletas… ni siquiera se mencionaba el nombre de la coalición. No explicaban nada, al entrar te encontrabas únicamente con la pregunta, que fue casi idéntica a la formulada por Izquierda Unida:

 

¿Estás de acuerdo con que PODEMOS concurra a esta segunda vuelta de las elecciones que se celebrará el 26J en alianza electoral con Izquierda Unida, Equo y otras fuerzas que apuestan por un cambio real en este momento histórico y que repita en los mismos términos que el pasado 20D las confluencias En Comú Podem en Cataluña, En Marea en Galicia y Compromís-PODEMOS-#ÉsElMoment en Valencia?

 

La diferencia está en que Podemos no incluyó la frase «y que lo haga en las condiciones que se adjuntan», por el motivo que acabamos de explicar. Tampoco mencionaba a «los partidos de Unidad Popular», pero esto tiene poca importancia, ya vimos que la llamada «Unidad Popular» fue poco más que una manera de IU de presentarse a las generales de diciembre con un nombre más comercial.

Entiendo que se ha hecho todo deprisa y corriendo, pero lo mínimo era que Podemos hubiera adjuntado el documento del preacuerdo que sí incluyó Izquierda Unida. Recordemos que fueron los representantes de ambos partidos los que venían diciendo que debían cerrar el pacto cuanto antes para que sus bases estuvieran correctamente informadas antes de votar. Porque eso de acudir a la urna digital a ciegas o atendiendo únicamente a lo leído en la prensa (que ya sabemos lo rigurosa que es), no lo veo demasiado serio, y menos pudiendo evitarse. Eso es hacer las cosas tarde y regular, aunque la ilusión cubra estas imperfecciones con montones de confeti rojo y púrpura.

A propósito de la rigurosidad de los periodistas: toda la prensa informó el 9 de mayo de que la confluencia Podemos-IU se llamaba «Unidos Sí Se Puede», cuando en realidad ni siquiera tenía nombre aún (finalmente se han decantado por Unidos Podemos). Algunos medios como eldiario.es reconocieron posteriormente el error. Otros, ni eso.

 

Podemos da algo más de información, pero…

Diez horas después de abrir la consulta, a las 21:23 (o en ese momento me llegó a mí), Podemos envió un correo electrónico a los inscritos en el que enlazaba al acuerdo programáticoCambiar España: 50 pasos para gobernar juntos» y al acuerdo sobre las listas.

Lo bueno es que en las consultas de Podemos puedes corregir tu voto cuantas veces te venga en gana hasta que termine el plazo. Esto no significa que puedas votar más de una vez, como han dicho algunos malintencionados, simplemente te da la posibilidad de rectificar si te has equivocado o has cambiado de opinión, pero el único voto que cuenta es el último.

Así que si alguien había votado antes de las 21:23 del martes (la consulta se abrió a las 11:00), tenía la opción de revisar la documentación recibida por email, o buscar los documentos originales del acuerdo que adjuntaban algunos medios, y votar así con algo de conocimiento de causa.

El problema es que para según quién era bastante lectura (sólo el acuerdo programático son 18 folios) para poco más de 24 horas (la votación se cerraba el miércoles a las 23:59) y de martes a miércoles, días laborables.

Pero también es verdad que los que nos gusta informarnos antes de votar somos una minoría, la gran mayoría vota por impulso y ha leído tantos programas electorales como veces ha terminado Mario Vaquerizo el Quijote.

De cualquier manera, insisto: el preacuerdo que colgó IU debería haber estado disponible también en la página de votación de Podemos (no encuentro explicación para que no lo hayan hecho así; si quieres que la gente esté informada, pónselo fácil), y ambos partidos tendrían que haber incluido en sus respectivas webs el acuerdo programático y de listas al menos desde el martes a las 21:20.

 

Resultados de las consultas

Entre los que votaron en las respectivas consultas:

  • Podemos: 98 % a favor de la confluencia
  • Equo: 92 % a favor
  • IU: 87,8 % a favor *

* La página web de IU, una semana después de que hicieran públicos los resultados provisionales, sigue sin actualizarse: «Datos provisionales a falta de algunas provincias», se puede leer aún el 18 de mayo. Estas son el tipo de cosas que considero que deben cuidarse un poco más.

 

Quedémonos con estos datos, con la esperanza de que todo este apoyo aparentemente masivo fructifique en algo importante el 26J. Por la cuenta que nos trae.

 

Imagen de cabecera: Equo

También te puede interesar:

 

3 sin mordaza

  1. Me parece una gran noticia. No se si escribirás algún post más sobre esta noticia, algo sobre a que acuerdos han llegado. Sus futuras propuestas, sus ideas. Me pareció ver por ahí que el programa de IU no tiene mucho peso.

    Responder
  2. Hola, Miguel.

    Pues esa era mi idea, entrar a analizar más en detalle las particularidades de la confluencia, pero como el tiempo que tengo para escribir lo estoy desperdiciando peleándome con la informática (ayer no se podía ni comentar en el blog), no sé si me va a dar tiempo.

    Responder
  3. Pingback: Menéame

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.