Consideraciones postelectorales

Saludos, contemporáneos de la Segunda Transición. Hoy me quito la mordaza para realizar mi particular análisis tras las elecciones generales de 2015.

Poneos cómodos, porque intuyo que esto va a ir para largo. Posiblemente salgan de aquí una serie de artículos. Por lo pronto, en este examinamos los resultados del Partido Popular y la alta cifra de abstención, y reflexionamos sobre la limpieza del proceso electoral.

 

Consideraciones postelectorales (I)

Empiezo a escribir estas líneas casi tres semanas después de conocerse el resultado de las elecciones generales  del 20 de diciembre de 2015. Quería dejar que se enfriara el asunto, que todo el mundo hubiera publicado ya sus respectivos análisis…

—Tú lo que querías es no acercarte a un ordenador en todas las Navidades, fiesta por aquí y comilona por allá.

Ejem… Decía que he preferido dejar pasar un tiempo prudencial. De todas maneras, aún no tenemos gobierno, y no se sabe si lo tendremos pronto. Aunque las recientes palabras de Rajoy haciéndose el interesante en la COPE, en plan críptico: «A lo mejor las cosas se resuelven antes de lo que algunos piensan», me mosquean. Porque esa frase lleva implícita que las cosas se resuelvan bien para el PP. Es decir, que PSOE y/o Ciudadanos les permitan formar gobierno, sea votando a favor de la investidura del candidato (o candidata) del PP, o absteniéndose. Y esto, que atendiendo a las declaraciones de Pedro Sánchez y Albert Rivera en campaña electoral parecía un imposible, ahora ya no se ve tan disparatado.

Pero analicemos primero los resultados de cada partido, ya hablaremos más adelante de los posibles pactos.

 

Vuelve a ganar la abstención

Sabéis que tras cada jornada electoral todos los partidos importantes salen a interpretar los resultados arrimando el ascua a su sardina. Todos dicen que han ganado (VOX y UPyD no, pobrecitos míos).

Si dejamos de lado lo obvio (el que más votos ha sacado es el PP, eso no tiene discusión), caben mil interpretaciones, comparaciones, justificaciones… Todo subjetivo y discutible. Pero hay un dato incuestionable: como en las anteriores citas electorales, ha vuelto a ganar la abstención, esta vez con 9.280.639 no-votos. Eso son más de dos millones de diferencia con el segundo, con el partido más votado, con el PP. Si añadimos los votos blancos y nulos suman casi 9.700.000, mientras que el PP se ha quedado en 7.215.752.

 

gráfico resultados elecciones generales 2015, 20D, España, Podemos, PP, PSOE, IU, imagen, comparativa, abstención

Es justo recordar que Equo estaba en la candidatura de Podemos


 

Como esta vez el abanico era más amplio, con nuevos partidos bien posicionados en las encuestas, cabía pensar que la participación iba a ser histórica. Pero qué va: ha subido algo respecto a 2011 (1.800.000 votantes más, redondeando), pero la abstención sigue estando en el 26,80 %. Como podéis comprobar en esta otra entrada, hubo más personas ejerciendo su derecho al voto en 2008, 2004, 1996… Así que nada, ni el sexappeal de Rivera ni la sonrisa falsa de Pedro Sánchez ni la mirada intensa de Iglesias, «faro del proletariado», han sido capaces de seducir a los abstencionistas. Nos hemos quedado lejos de alcanzar el por otra parte mediocre récord del 80 % de participación conseguido en 1982.

Sobre las razones de este desapego por las urnas y qué se podría hacer para contrarrestarlo, ya discutimos por aquí. Como podéis leer en ese artículo, las dificultades del voto por correo para los españoles que viven en el extranjero no ayudan, y menos después de que en 2011 PP y PSOE se pusieran de acuerdo una vez más para modificar la ley electoral, aprobando el voto rogado que dejó la participación exterior en un porcentaje ridículo. Estoy convencido de que los dos grandes partidos llevaron a cabo esta reforma electoral siendo plenamente conscientes de cuáles iban a ser sus consecuencias.

 

Resultados elecciones: Partido Popular

Ha sido el partido más votado, pero es una agria victoria: se ha dejado tres millones y medio (3.650.814) de votos por el camino, y puede ser la primera vez, que yo recuerde, que un partido pasa en España de obtener mayoría absoluta a la oposición en sólo una legislatura.

Por comparar, ha perdido aproximadamente los mismos votos que ha obtenido Ciudadanos (que no está nada mal, en posteriores artículos de esta serie hablaremos de este partido).

Es desalentador que todavía hayan votado al PP más de siete millones de personas, sabiendo lo que sabemos (corrupción consustancial al partido, financiación ilegal, pagos en negro, sobresueldos, mentiras, incumplimiento del programa electoral, represión…). ¿Por la «mejora» de la economía? Pero si tras cuatro años de brutales recortes y pérdida de derechos, del saqueo del fondo de reserva de las pensiones, así como de los contratos basura y los dos millones de personas que han tenido que irse al extranjero (circunstancias ambas que maquillan las cifras de desempleo), el paro, que era su principal objetivo, está prácticamente igual que cuando llegaron al poder. Nos vendieron que iban a crear tres millones y medio de puestos de trabajo y ni tres, ni dos, ni uno. Pero les siguen votando.

Podría justificarse esta anomalía por la manipulación informativa (casi todos los medios están en manos de la derecha), incluida la desvergüenza con la que el Gobierno ha pintado de azul RTVE; o porque llevan décadas tejiendo toda una red clientelar, gente que les vota por intereses particulares… Pero aun así, es lamentable.

 

Hay otra excusa (al final son eso, excusas que nos ponemos algunos para tratar de racionalizar por qué la ciudadanía sigue respaldando a los corruptos) que me cuesta compartir. Pero bueno, a fin de cuentas aquí estamos en confianza, así que allá va: nunca he creído en la absoluta limpieza del proceso electoral. Pocas veces he encontrado a alguien que coincida conmigo en esto. La  creencia generalizada es que las elecciones en España son totalmente limpias: hay presidentes de mesa, vocales, interventores, apoderados. Fulanito de tal: vota. Luego se lleva a cabo el recuento y todo es perfecto: tantas papeletas por aquí, tantas por allá, este es blanco, este es nulo. La fiesta de la democracia en todo su esplendor. Debe de ser estupendo pensar así, debe de proporcionar una agradable sensación de tranquilidad, pero no es mi caso.

Las figuras del apoderado y el interventor existen por algo. Las personas que están en las mesas tienen su ideología, sus intereses y posiblemente su precio. Aquí, los partidos pequeños o nuevos están una vez más en desventaja: los viejos tienen sus «aparatos», su militancia, y los grandes cuentan además con cantidades ingentes de dinero que les permiten estar en cada rincón de España vigilando que la jornada se desarrolle correctamente (para los intereses de su partido). Hay muchos colegios donde sólo hay apoderados de PP y PSOE. ¿Es tan descabellado pensar que se pongan de acuerdo para perjudicar al resto de partidos con trucos más o menos sucios?

En cada jornada electoral se intentan hacer trampas:

  • Una de las más habituales es que se retiren o se escondan las papeletas de otros partidos.
  • También se meten papeletas de un determinado partido en los sobres que deberían estar vacíos. Del partido B, por ejemplo (no va con segundas). Así, si el votante coge uno de esos sobres e introduce la papeleta de otro partido sin darse cuenta de que ya lleva la del partido B dentro, su voto será nulo. Pero si mete una del partido B no hay problema, pues dos papeletas iguales no invalidan el voto. Y si no coge ninguna papeleta porque su intención es votar en blanco… en realidad está votando a B.
  • Se llevan a votar a ancianos (de residencias, por ejemplo; de esto saben mucho las monjitas) con los sobres ya convenientemente preparados y cerrados.
  • Se empadrona falsamente de forma masiva a decenas de personas en localidades concretas con el fin de alterar el censo electoral.
  • Y os podéis imaginar el mamoneo del voto por correo. Habéis visto cómo las actuaciones de la Fiscalía General del Estado suelen coincidir casualmente con los intereses de nuestros dirigentes, ¿verdad? Hay malpensados que opinan que no existe tal casualidad, sino que esto se debe al hecho de que el Fiscal es nombrado por el Gobierno. Pues Correos es una empresa pública, y su presidente también lo nombra el Gobierno. Que no sospecho sólo yo, ahí están los de VOX, a quienes les han hecho una gran putada reteniéndoles indebidamente la propaganda electoral hasta el último momento.
  • Por no hablar de cosas así: (enlace).

 

 

De estas artimañas nos hemos enterado cuando les han pillado. Deduzco que habrá otras veces (no sé cuántas) que hayan conseguido su propósito sin que les cacen. Es como los casos de corrupción: se hace público uno de cada mil.

Y hemos hablado sólo de fraude electoral directo. Si empezamos con otras maniobras ilegales o poco éticas que influyen indirectamente en el voto, me quedo sin artículo.

Aunque me parece que con esto de la limpieza del proceso electoral me he comido la entrada ya. En la siguiente seguiremos analizando los resultados de PSOE, Podemos, Ciudadanos, IU…

 

Imagen de cabecera: Eneko

También te puede interesar:

25 sin mordaza

  1. Coincido totalmente con tus sospechas sobre el fraude electoral. A saber cuántas veces les habrá salido bien la jugarreta.

    En mi ciudad, que tendrá algo menos de 50.000 habitantes (yo lo llamo pueblo, sin más), sí estaban los apoderados de Podemos- Compromís y Ciudadanos. De hecho, el partido más votado fue justamente Podemos-Compromís, el cual obtuvo cerca de un 30% de los votos, así que supongo que se contaron bien. Eso sí, lo lamentable fue que solo votaron 20.000 personas. Una vergüenza.

    P.D. Ya me había costumbrado a tus artículos largos. Este te ha quedado corto ;)

    Responder
    1. Hombre, me alegro de no ser el único «conspiranoico».

      Sobre la extensión del artículo: estaba viendo que se me iba a ir de las manos, y después de las dos entradas sobre el programa de Podemos, no era plan de meter otra Biblia. Como digo, tengo en mente analizar también los resultados del resto de partidos, hablar de posibles pactos… así que igual me he agobiado y he cortado antes de tiempo. O igual es porque es viernes ;)

      Responder
      1. ¡Saludos, comendador de los creyentes! Y creyentes sois puesto que aventáis vuestra conspiranoia sin aportar ningún dato al respecto. Suerte tenéis que yo siga este blog, para poder gozar de mi capacidad para manejar una hoja Excel sin sufrir lipotimias.

        ¿De verdad creéis, en un acto de fe baladí, que el stablishment necesita de chanchullos cutres para gobernar? Pongamos valores en las sospechas:
        – Si todos los votos nulos contuviesen al menos una papeleta del PP (por ejemplo), eso representaría la friolera del 0,45% del total de votos.
        – Aunque todos los interventores y apoderados fueran sordos, ciegos y mudos, y los malévolos militantes del P-lo-que-sea llevasen a todos los ancianos censados de más de 70 años a votar, papeleta en mano, representaría alrededor del 8%.

        O sea, que si miramos las provincias una por una, algún que otro diputado si saldría, pero ni de lejos los suficientes para cambiar nada. Cuando ocurre algún chanchullo sonado suele ser en las municipales, donde muy pocos votos pueden significar una alcaldía.

        En las generales, mientras se tira de lupa para las minucias, nos la meten doblada (la papeleta, of course) con la Ley Electoral y la Constitución Española (ola, ola, olaaaa….). ¿De verdad creéis que es casualidad que en las provincias rurales y despobladas más conservadoras el escaño cueste un tercio de su precio en Barcelona o Madrid? ¿O quizás piensa alguien que es por descuido que más de un tercio de los votos en las provincias pequeñas – el voto no oficialista – se vaya por el desagüe? Por no hablar del voto rogado y del voto por correo… Cuando crees que lo tienes todo, te salen con lo de caminar sobre las aguas ante notario y te hunden.

        Que no, que es la normativa electoral, lo demás son las meigas, que haberlas haylas, pero tampoco dan para tanto.

        Saludos.

        PS.- Don Salvador, si habla usted por casualidad con la señorita Entropía, déjele caer que lo de Légolas salió mal. Todavía no lo entiendo, un gremlin joven y atractivo con un elfo…. ¿Qué podía salir mal? Mais pourquoi pas, par Tutatis!!!!

        Responder
        1. Los datos están en los enlaces, bicho del demonio. Y en el vídeo. Podría añadir muchos más, pero no veo necesidad de empachar con referencias.

          Estamos de acuerdo en que lo más dañino para esto que quiere vendernos por democracia es nuestra injusta ley electoral, pero de eso ya nos hemos quejado varias veces. Y del tocomocho del voto rogado hablamos en este mismo artículo en el que usted tiene a bien venir a enredar.

          P. D. Yo no digo nada, pero Entropía pasaba por aquí a menudo hasta que usted empezó con sus requiebros del siglo XVIII. Igual nos la ha asustado (o le ha dado grima)…

          Responder
          1. ¡Ahora sí que me ha dejado usted escamado!! (¿Lo pilla? “escamado”, un gremlin, ¡¡JUA!!)

            Si conoce usted los datos, ¿cómo puede plantearse algo que no se sostiene? Igual se preocupa usted por gusto, que los humanos con eso de darse un gusto no conocen límite, pero en fin, reprímase hombre, que ya es mayorcito….

            Hala, a cuidarse.

            NB1: Del sistema electoral español nunca se habla demasiado, y nunca demasiado mal para lo que representa. Me temo que es como las ladillas, nunca lo suficientemente conocidas como para recordarlas en los momentos en que aún se está a tiempo de prevenirlas.
            NB2: Dudo que la ausencia de Mademoiselle Entropía tenga nada que ver con mis requiebros clásicos, que nunca pasan de moda. A saber si no la habrá usted dejado sumida en lado oscuro de las listas de distribución…

            Responder
  2. Muy bien, Salva, como siempre.

    En pequeños municipios estoy SEGURA de que mangoneo hay mucho. En cuanto a lo del el voto por correo, sobre todo desde el extranjero, la abstención (como mínimo) está servida.

    Hoy precisamente ha salido el tema de la abstención en mi asamblea local de Podemos. Lo consideramos nuestro caladero de votos para el futuro. Todo un reto, como ves…

    ¡Saludines, compañero! ¡Y feliz año!

    Responder
    1. ¡Hola, Olga!

      Vaya, pues parece que los Lectores Sin Mordaza sois un poco más desconfiados. Como os decía, cuando he sacado alguna vez este tema «fuera de Matrix», la respuesta casi siempre ha sido: «quita, quita, esto no es Venezuela».

      Lo del voto desde el extranjero es una vergüenza. Parece que la abstención fue ¡del 95 %! Si lo comparamos con la ya de por sí alta abstención de los residentes en España, que siempre ronda el 30 %, está claro que algo va muy mal.

      Oye, ahora que me acuerdo, tú estuviste de apoderada el 20D. ¿Cómo fue la experiencia?

      Responder
      1. […]«quita, quita, esto no es Venezuela»

        Lo de Venezuela ya me está tocando el coño. Varios de los referéndums y elecciones que celebró Hugo Chavez se llevaron a cabo bajo la atenta mirada de organizaciones internacionales, alguna de ellas presidida por el ex-presidente de EE.UU. Jimmy Carter, nada sospechoso de dependencia o servidumbre al Movimiento Bolivariano. Carter no sólo confirmó que los comicios fueron ‘limpios’, sino ‘ejemplares’. ¡A ver si la puta casta mediática y las turbas de indocumentados repitemonas se meten la lengua por el culo ya!

        […] tú estuviste de apoderada el 20D. ¿Cómo fue la experiencia?

        En 2015 estuve de apoderada 2 veces, una en mayo y otra en diciembre, en el mismo colegio, y TODO perfecto. Papeletas y sobres en su sitio y sin trampas, votaciones tranquilas y sin incidentes, censo en regla, recuentos perfectamente controlados y revisados en todas las mesas, incluidos los votos por correo… Doy fe que como no alteraran las cifras de los recuentos posteriormente en el Ministerio del Interior, era IMPOSIBLE hacer trampa; y esto último es altamente improbable, ya que TODOS los apoderados de TODOS los partidos anotamos TODOS los recuentos según copia del acta de escrutinio, para -lógicamente- cotejarlos con los datos oficiales. Y tod@s mis compañer@s del círculo de Leganés dicen exactamente lo mismo de sus colegios.

        Eso sí, hablo de un colegio de un barrio de Leganés, municipio grande (más de 150.000 habitantes), donde AL MENOS 5 partidos distintos tenían apoderad@s/interventor@s: PP, PSOE, Podemos, C’s, Leganemos, ULeg, IU-UP, UPyD y algún otro que no recuerdo. No me cabe duda de que en zonas rurales, y probablemente en municipios de menos de 10.000 habitantes, donde seguramente faltarán apoderad@s (si es que hay), las trampas serán la norma.

        Perdona por el exabrupto del primer párrafo, pero es que es un tema que… grrrrr :-[

        Responder
        1. Donde yo vivo, un pueblo de 5000 habitantes, no he tenido constancia de ninguna irregularidad. En el colegio donde voté yo solo había un interventor, el de »mi partido» y todo fue correcto. También diré que era sabido que, en este colegio concretamente, el PP sacaría una mayoría aplastante.

          Explicación de la victoria del PP: ¡Viva er Beti manque pierda! Traducción: Yo voto al PP porque es mi partido, aunque salga Rajoy diciendo que va hundir España, despedir a todo el mundo y legalizar la esclavitud.

          Responder
        2. Gracias por los aportes. Como se puede leer en el enlace, la cita exacta a la que se refiere Nemo es esta: «As a matter of fact, of the 92 elections that we’ve monitored, I would say the election process in Venezuela is the best in the world».

          La manipulación mediática, el doble rasero, la demonización de todo lo que se aparte de lo que quieren que consideremos aceptable, sería ridícula si no fuese porque resulta tremendamente efectiva. Han conseguido lo que querían: que al escuchar la palabra «dictadura» nos venga a la cabeza Venezuela en lugar de Marruecos, Arabia Saudí, Guinea Ecuatorial… Venezuela NO es una dictadura por definición, pero no hay cencerro para tanto borrego. Tu «exabrupto» está más que justificado.

          Responder
          1. Pretendía inhibirme en esta entrada, pero la insistencia en el tema de Venezuela me ha vencido. Creo que sería desleal con el grupo si no compartiese lo que sé al respecto.
            Os pongo en antecedentes: mi conocimiento más directo viene de personas de distintas ideologías más o menos marxistas, y era francamente crítico con el gobierno de Chávez (hablo de 2010). No hice caso porque tres opiniones, por muy creíbles que sean, no suman una certeza. Además mi sesgo cognitivo – ese que compartís conmigo – me inducía a pensar que si los medios generales lo ponen a caldo, no podía ser tan malo. Sin embargo, en octubre la Universidad en la que estudio nos pidió un trabajo sobre la calidad de la democracia en Venezuela, así que me puse a ello.
            El resultado unánime del grupo es que ni dictadura ni democracia, el sistema político venezolano es lo que se denomina técnicamente una monocracia de partido hegemónico, de marcado cariz autoritario y forma democrática. En resumen, lo que se viene a llamar popularmente una dictablanda, pero ni de lejos una democracia homologable en Europa.
            Como soy desconfiado, investigué los rankings de entidades independientes, y en todas ellas Venezuela aparecía en el tercio inferior de la lista. Os incluyo algunos enlaces al final por si lo queréis comprobar.
            Además, si se mira bien era de esperar que así fuese. Todos sabemos que en estos cuatro años el PP ha degenerado las instituciones, contaminado los medios, silenciado la disidencia en la calle, favorecido las fuerzas armadas, … y en resumen se ha infiltrado en el sistema hasta corromperlo. Ahora imaginad un régimen que lleva instalado en el poder desde 1999 sin alternancia ni casi oposición parlamentaria, y tiene el control absoluto de los medios públicos y de los tribunales. Lo sorprendente es que no lo hubiese utilizado para fortalecerse hasta el punto de poder ahorrarse los pucherazos.
            Otro ejemplo (y juro por Snoopy que no tiene nada que ver con la ley de Godwin) es el triunfo del NSDAP (partido nazi) en las elecciones alemanas de marzo de 1933. Previamente el presidente Hindenburg, con el apoyo de las clases altas alemanas, había nombrado canciller a Adolf Hitler en enero de ese año. Entre enero y marzo de 1933 las fuerzas de choque del NSDAP habían barrido a socialistas y comunistas, destrozado sus locales, y eliminado su propaganda. Por eso las elecciones de marzo de 1933 fueron totalmente limpias, a qué hacer trampas cuando ya casi no queda adversario…
            Saludos,
            Vicente Juan.

            Referencias:
            Democracy Ranking Association. “Global Democracy Ranking: Democracy Ranking 2014

            IDD-LAT. “Índice de desarrollo democrático en América latina 2014

            The Economist Intelligence Unit. “Democracy Index 2014: democracy and its discontents.”

            Un artículo crítico desde el marxismo: (enlace).
            Para saber más del autor: (enlace).

            Responder
            1. En el tema de Venezuela opino como Pepe Mujica, el expresidente de Uruguay: «En Venezuela hay exceso de democracia y la Revolución debe continuar con constancia y disciplina». No es normal que los medios privados venezolanos llamen al golpe de estado, amenacen de muerte a Chávez y a Maduro y no les pase nada. Sí, sí, el ‘caciquil’ Maduro nunca ha regulado los medios de comunicación privados ni les ha puesto líneas rojas, y Chávez tampoco lo hizo.

              Sabiendo esto no es de extrañar que la ultraderecha les diera un golpe de estado en el 2002 (golpe que al final falló). ¡Los medios privados no paran de contaminar a la gente!

              Luego tenemos los referéndums que se han celebrado en Venezuela. Sí, allí cuando se va a cambiar la constitución se convoca un referéndum para que la gente decida, y si no me equivoco, de los 6 que se han convocado desde 1999, cuatro eran sobre la constitución (y uno cuando Chávez se sometió al revocatorio).

              Evidentemente, Chávez y Maduro han cometido errores ( y nunca me gustaron sus modos de hacer política), pero creo que han demostrado ser mucho más democráticos que España. Ojalá este país no le tuviese tanta alergia a los referéndums y demás procesos democráticos

              Responder
  3. Coincido contigo. Hay muchas trampas, como ejemplos que has puesto de residencias de ancianos, que desaparezcan misteriosamente ciertas papeletas, que el voto desde el extranjero se haya convertido en una odisea… A mí lo que más me cabrea es la gente que se considera antisistema (sólo es antisistema porque no vota, pero compra en Carrefour, viste de Zara y tiene hipoteca, ejem). Se abstienen porque dicen que no hay ningún partido que les represente (coño, perdona la expresión, ¡¡¡Escaños en Blanco es para ellos!!!, por ejemplo), pero sólo conocen a los 5 de los que se habla (como mucho) y luego se quejan de que no les gustan los que les gobiernan. ¿Has votado? Pues lo siento, no tienes derecho a quejarte, has dejado que elijan por ti.

    Luego ya otras cosas son las municipales que en pueblos como el de mis padres se arreglan muy bien desde siempre ofreciendo a los patriarcas gitanos X pisos de protección oficial y unas ayuditas a cambio del voto de todo el clan y oye, eso y el amiguismo, que funciona de vicio.

    Ah, también me encanta cuando un obrero que cobra 800€ al mes y tiene que mantener a mujer/marido en paro e hijos, sigue votando a un partido que sólo mira por los ricos y que en 4 años le ha recortado derechos, prestaciones y libertad. Pero es que ¡el resto lo harían mucho peor! ¡Nunca han gobernado un país! ¡Que les damos 4 años y nos convierten en Venezuela! Y tienen razón, ¡la que está liando Carmena!, sin escoltas, sin 500 asesores a precio de oro, contratando barrenderos y ¡sin camellos en la cabalgata! ¡Yo es que ya veo que en Madrid nos vamos a pique con esta novata!

    Siento el tocho, es más largo que tu artículo, jeje. Es que hay cosas que me queman. Nos tratan como ganado porque parece que les demostramos serlo…

    Responder
    1. De acuerdo contigo en casi todo. De hecho, esto lo escribí hace un par de veranos; es una anécdota de la víspera de las elecciones europeas, y ni cristo sabía qué era eso de Podemos, Equo o Escaños en Blanco: http://www.votaycalla.com/por-que-gobierna-pp

      Hay otra subespecie de esos de los que hablas en el primer párrafo, y son los que se sienten «más de izquierdas» por votar a un partido supuestamente comunista, aunque luego a la hora de la verdad sea tan comunista como este PSOE es socialista.

      Sólo discrepo contigo en una cosa, y es que nunca he estado de acuerdo con la idea de que el que no vota no puede quejarse. Si lo hace con conocimiento de causa (no como esos a los que mencionas), lo veo una opción respetable. Discrepo, creo además que la abstención perjudica mucho más a la izquierda, pero no les quitaría el derecho a quejarse por eso (sé que estoy bastante solo en esto).

      Nada que perdonar, ya lo he dicho varias veces: por aquí nos gustan los tochos ;)

      Responder
  4. Y por cierto, lo del voto por correo, me confirmó un familiar que vive en Londres, el proceso necesario para votar y es normal que hubiera tanta abstención.

    Responder
  5. Bueno, aquí llego yo…poco frecuente pero dura.

    Hace un año que me fui a Inglaterra con el propósito de estudiar el idioma, etc. No os voy a mentir, yo nunca he sido dada a votar…tengo 24 años y la primera vez que he votado ha sido esta.
    Cuando estaba allí, fueron las elecciones autonómicas, lo que supuso el inicio del cambio. Por fin tenía una ilusión, un partido que compartía mis ideales y al que quería votar. Para mi sorpresa?, que cuando llegó el momento (un mes antes o así), me informé de que para poder hacerlo, tenía que haber dejado mi voto preparado antes de irme, dejar a una persona encargada de llevarlo a correos, etc, etc. TODO PEGAS. Al ser autonómicas, y sabiendo que hiciera lo que hiciese iba a seguir saliendo nuestra «querida» Pilar Barreiros (ex-alcaldesa de Cartagena) decidí….dejarlo pasar (no me apedreéis :D)

    Éramos muchos los españoles viendo la resolución de esas elecciones por internet, todos eufóricos, viendo los avances de PODEMOS y los retrocesos de PPSOE… pero mi sorpresa fue días más tarde, cuando me avisan de que muchos de los votos que hicieron por correo…no llegaron a su destino, que si las elecciones fueron un domingo, los sobres llegaron un lunes…vamos…digo yo que si votaron a otros partidos se «extraviaría» el sobre, y si votaron por PP, llegó a tiempo.. (apunte personal).

    Cabreada con ello…y ante la posibilidad de irme a Madrid a hacer un Máster, aquí la señorita ya estaba maquinando posibles combinaciones de buses, trenes, pamplinas…para poder ir a votar el 20D….finalmente ese momento llegó. Me quedé en mi ciudad, nada de irse a Madrid a estudiar, por lo que todo sería más fácil…pues bien…

    Primera vez que votaba, me sentía importante, con mi mami (más bonita ella…) y qué pasó? que mi nombre «no aparecía» en el listado de votaciones (acabábamos de mudarnos de casa, por lo que podría haber sido posible el «error», y al no llegarme el papelito de las mesas etc a casa, todo podría suceder, no?) Pues para mi sorpresa (seguro que si hubiera sido más joven, inexperta, como mucho de los votantes de hoy en día-18 añitos, pavo encima-, lo hubiera dejado pasar…) les solté un: Llamé y me dijeron que era esta mesa, por lo que mi nombre tiene que aparecer sí o sí (todo mentira, un poco arriesgado :) )
    -Efectivamente señorita, perdone.

    Pues sí….si hubiera sido más jovenzuela, cagarrullera, tímida e inexperta…hubiera salido un voto menos…y yo mareada buscando mi colegio y mi mesa…

    No nos escapamos….las elecciones no son limpias, no hay nada que te garantice que todos los votos se cuenten, que se cuenten solo los que interesen, o que hagan cualquier patraña de estas chachis suyas…

    Responder
  6. Hola Salva.

    Estaría bien que pudieras hacer una entrevista con las mismas preguntas a varias personas de diferentes clases sociales para que expliquen brevemente por qué votaron al PP. Que explicasen que a pesar de los recortes, a pesar de la corrupción, a pesar del incumplimiento de programa, por qué piensan que es la mejor opción. Así podríamos entender qué es lo que hay detrás de esos más de siete millones de votantes.

    Muchos dicen que son lo ricos y clase media los que los votan, pero siete millones de votos son muchos ricos y acomodados. Esto podría dar para una serie de entrevistas a gente anónima (o no tan anónima si se aceptan seudónimos de twitter) que votasen a los principales partidos. Tendrías para al menos cinco entradas de blog (si contamos los partidos principales) que podrían abrir los ojos a mucha gente. Pero tendrían que ser las mismas preguntas para todas las personas de distintas clases que votaran al mismo partido. Obviamente la entrevista sería distinta para los distintos partidos pero partiendo de la misma base.

    Ahí lo dejo. La apuesta es fuerte, lo sé, pero seguro que sería una interesante serie de artículos-entrevistas. Por adelantado me presto para contestar el cuestionario como votante confeso de Podemos (exvotante de IU) y con un background social de clase trabajadora con estudios medios.

    Un simple llamamiento en Twitter te daría para rellenar los cuestionarios en días. Haces una entrada de blog con las preguntas para cada partido y que te envíen un mail contestando el cuestionario y declarando su estatus social. En los comentarios de dicha entrada de blog podrías ir seleccionando a las personas adecuadas para poder cubrir todos los partidos y todos los estratos sociales.

    Solo tendrías que currarte los cinco cuestionarios, sin demasiadas preguntas, con preguntas simples y directas y pedir brevedad y concisión. Luego tienes margen para sacar conclusiones ¿Por qué dejar todo eso en manos de agencias de encuestadores que siempre hacen las encuestas limitando las posibles respuestas? La gente no se conforma con un sí, no, n/s, n/c.

    ¿Te atreves? ;-)

    Responder
    1. Mi teoría sobre por qué vota tanta gente al PPSOEC’S es porque la ignorancia campa a sus anchas. Por aquí lo he dicho más de una vez: conozco a gente de mi edad (24 años) que está en paro y estudiando por no quedarse en casa y que vota a Ciudadanos porque le preocupa que la ‘izquierda radical’ ocasione que las empresas dejen de invertir en el país. Sí, sí, oyes bien, un chaval en paro, de clase media-baja, que se preocupa por las inversiones en lugar de por el nivel de desempleo o el drama social que viven muchas familias. Es increíble cómo se ha derechizado el país.

      De hecho, donde yo estudio están casi todos igual, tanto los jóvenes como los de más edad. Gente que se ha acostumbrado a vivir en la precariedad, a pasar con lo justo y que encima demoniza a la izquierda como si fuese el mal encarnado. ¡El único de izquierdas que hay soy yo!

      Y cuando sale el tema de la política….buuffff, qué paciencia ha de tener uno. Que si lo lógico es ser de centro (cuando el ‘centro’ no existe, pues siempre tirarás hacia un lado u otro), que si Podemos es de ETA, que si el PP está sacando a España de la crisis, etc. Y eso cuando no le echan la culpa a Zapatero de todos los males de la humanidad…

      Responder
    2. ¿Qué hay, Jorge?

      Gracias por la sugerencia. No es tanto cuestión de atreverse o no, la cosa sería cómo hacer lo que propones con la certeza de que quien conteste es verdaderamente votante de ese partido y con las condiciones socioeconómicas que afirme tener, y no un troll o alguien que quiera enredar. Esto sólo sería interesante hacerlo prescindiendo del anonimato: personas que accedieran a que se publicaran sus respuestas con su nombre, apellidos y facilitando algunos datos personales.

      Además, imagino que ante lo más interesante de tu propuesta, es decir, qué hay en la cabeza de un votante del PP perjudicado por las políticas de este partido (por qué votan al PP los grandes empresarios ya lo tenemos claro), nos quedaríamos sin respuesta, pues nadie iba a entrar al trapo.

      Responder
  7. Pandora Groovesnore 11/01/2016 a las 20:32

    Si llego a hacerlo la semana pasada no habría escrito lo mismo, pero en este momento me huele a pacto PPSOE tras la ¿dimisión? de Mas. Llamadme conspiranoica… Tanta reunión, tanta suma de escaños, tanto juego de trileros, tanta cara de perro en público para que al final y obligados por el apocalíptico polvorín catalán, los grandes partidos demócratas (me ha dado la risa al escribir esto último) se vean obligados a unir sus fuerzas. Todo por la patria. Fin de la cita.

    Responder
    1. Yo tampoco las tengo todas conmigo, Presi. Y eso que Pedro Sánchez ha dicho varias veces que no. Con la boca pequeña, vale, pero lo ha dicho. ¿No nos fiamos de su palabra? Qué mala gente…

      Responder
      1. Pandora Groovesnore 12/01/2016 a las 13:29

        Sí, somos muy mala gente y muy desconfiada, y desde ayer, sabiendo que Hacienda somos todos es mera publicidad, incluso un poco más pringaos, y ya de paso muy ingobernables. Me hace gracia que el 19 de diciembre el país era modélico y el 21 era ingobernable.

        En cuanto a la negativa de Pedro (qué bíblico suena ¿no?) qué decir… tantas veces decimos No cuando queremos decir SÍ… Dicen que las mujeres somos expertas en eso, pero creo que en realidad son los políticos los que de verdad manejan con maestría el NOSI.

        ¡Ah! y la boca pequeña da mucho de sí, mira las serpientes cómo tragan…

        Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.