Columpiadas 2020

Las chanclas del logo han terminado aquí // Foto: 20minutos.es / EFE

 

Este no necesita mayor explicación. Lo vomité tras el despropósito de Madrid 2020. El próximo, uno inédito, aunque aún no sé de qué irá. Como siempre, se aceptan sugerencias ;)

 

(Escrito el 07 de septiembre de 2013)

 

Se han columpiao. El Gobierno y la práctica totalidad de los medios de comunicación. Y lo que es peor, han hecho caer del columpio a un buen número de crédulos ciudadanos biempensantes, ahora decepcionados. Digo «un buen número», porque nunca he tragado con esa desmesurada cifra del 91 por ciento de apoyo a la candidatura de Madrid 2020 que publicó una empresa de marketing (no especializada en la realización de encuestas), y que el Gobierno y los medios se encargaron de repetir como dogma de fe. España era la gran favorita, la votación casi un trámite, semos los mejores. Hasta los periodistas de Tokio estaban resignados a la superioridad de nuestra candidatura, nos aseguraban.

Estadio Olímpico Tokio 2020 -Akira

Estadio y logo de los JJOO de Tokio 2020 en la película “Akira” de 1988

 

Que España padezca una crisis brutal con seis millones de parados parecía no importar a nadie. Pero los periodistas extranjeros, supliendo la falta de coraje de los nuestros, interpelaron al respecto a Ana Botella e incluso (¡sorpresa!) a Mariano Rajoy. Parece que si queremos que nuestro presidente dé la cara, sólo hay que amenazar con una moción de censura o que España se presente como aspirante a la celebración de unos JJ. OO. Un periodista preguntó a la alcaldesa si en un país que padece un 27 por ciento de paro y en plena política de recortes, preparar unos Juegos le parecía la mejor forma de gastar el dinero público, máxime cuando se ha visto que las Olimpiadas no suponen un gran impulso para la economía del país anfitrión. Ana Botella no entendió o no quiso entender y salió por peteneras, así que me va a permitir que responda yo: que en pleno proceso ideológico de desmantelamiento de lo público, para el que se aferran a la excusa del «no hay dinero», pretendan organizar una Olimpiada, no es buena ni mala idea, es una indecencia. Como la del que te pide dinero porque no le llega para pagar el alquiler y luego te lo encuentras cenando en el restaurante más caro de la ciudad.

Pero no me hagáis acordarme de las ruedas de prensa previas a la decisión del COI, que todavía me sonrojo. Qué vergüenza. Rajoy, consciente de sus carencias, se limitó al español. Sin embargo, Ana Botella nos abochornó con su discurso durante unos interminables dos minutos y medio, y Alejandro Blanco, presidente del COE, con sus «no listen the ask» y «which is the question?» (oh, my god!). Que Ana Botella no esté a la altura no debería sorprendernos, pues ya sabemos que su mayor mérito para haber llegado hasta ahí consiste en ser la Señora de Aznar. Pero que el presidente del Comité Olímpico Español no hable inglés, me parece increíble, inaudito, intolerable. ¿Cuántos habrá mejor preparados? Y estos son los que se quejan de la «poca preparación» de los profesores de la educación pública. Sabemos que lo hacen en venganza por sus justas movilizaciones, aunque no deja de ser una incoherencia. Mientras que nuestros representantes chapurrean un inglés de Big Muzzy, cada vez más profesores de primaria necesitan tener el título de la Escuela Oficial de Idiomas para poder trabajar.

No hace falta ser adivino para imaginarse lo que estarían diciendo la derecha y sus medios si los del Spanglish hubiesen sido miembros de un gobierno del PSOE. Sin ir más lejos, Rajoy no dudó en achacar el fracaso de la candidatura de 2012 a la política exterior de Zapatero.

Por favor, déjenlo ya, no sigan despilfarrando el dinero público que recortan en sanidad y educación. Que Ana Botella controle el ansia de querer aparecer en la Wikipedia como la alcaldesa que trajo los JJ. OO. a Madrid y se conforme con quedar en nuestro recuerdo como la del siniestro del Madrid Arena, que sorprendentemente aún sigue en su puesto a pesar de aquello, y hasta es posible que continúe en el mismo después del papelón hecho ante los medios internacionales.

Y a todo esto, Montoro presumiendo de que «somos el ejemplo del mundo». Ay…

 

Música: Carros de fuego, de Vangelis
 

6 sin mordaza

  1. Fiasco olímpico, despilfarro olímpico, indecencia olímpica, y todo un despropósito olímpico por parte de nuestros próceres patrios. Olímpicos ellos, también, en desvergüenza, por ocuparse de temas que no nos llevan a ningún lado. Bueno sí, a la perdida de derechos, de bienestar, de trabajo… que también en eso somos olímpicos.
    Eso sí, las risas ese día, en la relaxing ceremonia with COI, olimpicas. Of course.
    Invitados quedáis al cup of cafe con leche.

    Responder
  2. Menudo disparate y los madrileños teniendo qu llevarse el taper para no ingresar en las listas de difuntos provocados por SAnidad.Lo de darse a la Botella tiene qu ver en este tipo de tomas de decisiones.un besote

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.