Ciudadanos, el «caddie» de los corruptos

Hoy me quito la mordaza para revisar cuántos puntos se han cumplido del pacto anticorrupción que Ciudadanos y PP firmaron hace un año.

 

 

Ciudadanos, el caddie de los corruptos

 

Ciudadanos vino a regenerar la política. De ningún modo, jamás pactarían con PP o PSOE. La regeneración no podía venir de la mano de ninguno de estos partidos. Ni entrarían en un gobierno de estas formaciones, ni facilitarían su investidura. Sus votantes no se lo merecían.

Aseguraron, juraron, perjuraron que nunca apoyarían al PP. ¿Qué parte del no no se entiende?, respondía Albert Rivera a las reiteradas preguntas de algunos periodistas, que no acababan de creer en la honestidad de sus palabras.

No, no y no, y menos con Mariano Rajoy al frente. Ni siquiera absteniéndose. Los votantes de Ciudadanos no les habían dado su confianza para mantener en el sillón a un presidente que aparece en los papeles de Bárcenas.

La salida de Rajoy era imprescindible para llegar a cualquier tipo de acuerdo, afirmaban después Rivera, Girauta y otros portavoces de Ciudadanos, cuando empezaron a suavizar el discurso.

 

Algunas de las mentiras que Ana Pastor le recordó al propio Rivera en El Objetivo, días antes de las elecciones de junio.

 

Pues primero firmaron un acuerdo con el PSOE (sólo para dificultar que los socialistas llegaran a un acuerdo con Podemos), se ofrecieron a entrar en un hipotético gobierno con Sánchez, y después facilitaron un gobierno del PP.

Ni siquiera se abstuvieron, como los socialistas: votaron a favor de la investidura de Mariano Rajoy, y desde entonces se han convertido en otra línea de defensa más de este partido corrupto, a sumar a la prensa mercenaria, la policía política, jueces y fiscales afines

Y no pasó nada, porque en España nos hemos acostumbrado a que la palabra de los políticos ofrezca la misma garantía que la supervisión a los partidos por parte del Tribunal de Cuentas.

Gracias en buena medida a una prensa sumisa y servil, que un político sea pillado en una mentira no lo deslegitima, como sucede en otros países de nuestro entorno.

De diciembre de 2015 a junio de 2016, Ciudadanos perdió «sólo» 370.000 votos (un 10 %), y seguramente esta pérdida de apoyos tuvo más que ver con la crisis de fe de los fieles de la Iglesia de la Demoscopia (en diciembre, las encuestas daban a Ciudadanos como segunda fuerza), que con un castigo de los engañados votantes.

Para justificar su sustento al PP, ese pilar podrido del bipartidismo, el partido al que había que sacar de las instituciones a toda costa, les obligaban a firmar un acuerdo que iba a tener a los malos muy controladitos. Más rectos que una vela, los iban a llevar. Ciudadanos, el agente naranja que fumigaría la corrupción.

Esto es como cuando el PSOE justificó hacer presidente a Rajoy con el argumento de que la oposición iba a gobernar desde el Parlamento. Sí, lo estamos viendo.

Pero hoy estamos con Ciudadanos. Este es el acuerdo que firmaron con el PP el 19 de agosto de 2016, hace casi un año:

 

 
 
Seis puntos, seis duras condiciones con las que Ciudadanos justificó romper su palabra para dar apoyo a la mafia.

Al final del documento, se lee:

 

Estas condiciones se deberán tramitar durante los tres primeros meses de legislatura, a contar desde la fecha de investidura.

 

La investidura tuvo lugar el 29 de octubre de 2016. Ha vencido el plazo de tres meses que imponía el documento, han pasado más de seis meses y no se ha cumplido ninguno de los seis puntos del «Pacto anticorrupción».

Les echamos un vistazo rápido:
 
 

1. Separación inmediata de cualquier cargo público que haya sido imputado formalmente por delitos de corrupción política, hasta la resolución completa del procedimiento judicial.

 

Ya vimos en el caso de Pedro Antonio Sánchez, ex presidente del PP de Murcia, el valor que otorgan los populares a su pacto con Ciudadanos.

Pedro Antonio Sánchez fue imputado por primera vez el 6 de marzo, y no dimitió hasta el 4 de abril, un mes después (no parece que pueda considerarse «separación inmediata»).

Y lo hizo forzado por otra segunda imputación (primero la Púnica, luego el caso Auditorio), pero hasta entonces, el PP defendía que PAS no dimitiera. No tenía por qué.

Pero es que sigue siendo diputado y presidente del PP de Murcia. Ciudadanos ha pataleado recientemente, exigiendo su dimisión o que el PP lo cese. Pero el Partido Popular se ríe en su cara.
 

 

2. Eliminación de los aforamientos ligados a cargos políticos y representantes públicos.

 

Estaría bien, pero poco ha ocurrido al respecto.

Sólo un mes después de firmar este acuerdo, el PP votó en el Senado en contra de suprimir los aforamientos.

La Asamblea Regional de Murcia ha aprobado eliminar los aforamientos, pero falta que lo ratifiquen las Cortes (Pedro Antonio Sánchez sigue enganchado como una garrapata a sus privilegios legales); el acuerdo entraría en vigor como muy pronto en octubre. Veremos.

Aquí Ciudadanos sí ha sido decisivo, el PP ha votado a favor a regañadientes, obligado por los de Miguel Sánchez, a cambio del apoyo de estos al relevo de PAS, Fernando López Miras.

Pero el acuerdo firmado no consistía en eliminar los aforados en una comunidad autónoma, se trataba de suprimirlos a nivel nacional.

Y el pacto está incompleto de base, pues deberían haber exigido también la eliminación de los aforamientos de los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado, que conforman la inmensa mayoría de los 250.000 privilegiados.

 

 

3. Nueva ley electoral. Incremento de la proporcionalidad, listas desbloqueadas y desaparición del voto rogado.

 

Bonitas palabras, y sería fácil hacerlo si el PP cumpliera su pacto, porque el PSOE está también por la labor. O eso dicen.

Pero nada se ha hecho.

El problema de estos pactos es que, si no incluyen medidas coercitivas, se quedan en humo. Manolito, cómete las verduras o te vienes a la feria igual. Pues no se las come.

 

 

4. Eliminar la posibilidad de indulto a condenados por delitos de corrupción política.

 

Esto es algo en lo que tanto PP como PSOE tienen experiencia, pero imagino que, tras la firma del pacto con Ciudadanos, el PP se habrá abstenido de…

¡Qué va! De enero a junio de 2017, 6 de los 20 indultos concedidos por el PP han sido a condenados por delitos de corrupción. Funcionarios de un Ayuntamiento gobernado por los populares, además.

Un corrupto indultado al mes. Buena dieta.

 

 

5. Limitación de mandatos: máximo de ocho años o dos mandatos (para el presidente del Gobierno).

 

En 2020 lo comprobaremos. Pero, visto lo visto, si Rajoy no repite como candidato, no será por Ciudadanos.

 

 

6. Creación de una comisión de investigación parlamentaria sobre la presunta financiación ilegal del Partido Popular.

 

La comisión está en marcha, pero no porque el PP haya respetado su pacto con Ciudadanos, todo lo contrario: acaba de recurrir dicha comisión al Tribunal Constitucional. Si por ellos fuera, no se habría creado nunca.

 

 

Así que, ninguna, pleno, seis de seis condiciones firmadas incumplidas, medio año después del plazo que ellos mismo se dieron.

Parece que el —en su momento— tan cacareado pacto, fue un ardid para dotar a Ciudadanos de una apariencia de luchadores contra la corrupción, aunque en realidad apoyaron al PP gratis.

Después, el discurrir de los meses y la prensa, poco hostil con los de Rivera, harían olvidar lo prometido, como así ha ocurrido.

 

Ciudadanos son el sherpa de los corruptos. O, por citar un deporte que encaje más con el PP, el caddie, el que lleva los palos de golf al señorito.

Me gusta imaginar que, el mismo 19 de agosto, en el PP usaron el reverso de este pacto anticorrupción para hacer recibís de pagos en negro.

Sería bonito.

 

 

Si te gusta lo que lees, deja aquí tu dirección para que pueda avisarte de cada nueva entrada:


 

 

Imagen de cabecera: Bernardo Vergara

 

También te puede interesar:

5 sin mordaza

  1. Es un detalle trivial, pero puede ser otro indicio de que no se esmeraron demasiado en la elaboración de sus «Condiciones de regeneración democrática y contra la corrupción»: si os fijáis, al final del escueto documento (dos folios) se puede leer: «Con la firmar de estas condiciones…»

    Responder
  2. Venga Salva, mójate. ¿Quién de los dos (Sánchez y Rivera, incluyendo a sus partidos) te parece el trilero más cutre?

    Yo los he visto más espabilados que estos dos cenutrios…

    Responder
  3. Al final el trabajo de Ciudadanos, evitar el pacto PSOE-Podemos y que éstos llegaran al poder, ha funcionado a la perfección. No se si Pedro intuía algo así o es muy inocente

    Twitter: @MigueIjr

    Responder
    1. Y tanto. El trabajo de Ciudadanos, con la complicidad de los medios y la rendición del PSOE. Todo junto.

      Dudo de la inocencia de un tío que ha sido capaz de tumbar a Susana Díaz y a los dinosaurios de su partido.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.