Archivos: Varios

No he escrito más porque he estado escribiendo

 

Algunos me lo habéis recordado y es verdad: llevo más de un mes sin publicar por aquí.

Aunque eso tampoco es tan raro, esta vez tengo excusa, que me va a servir de pretexto para compartir con vosotros algo que me hace mucha ilusión contaros.

Como adelanté en esta entrevista (¿ha pasado un año ya?), he estado preparando un libro de relatos.

 
 
Continúa leyendo

Historia de una violación

 

Aunque ya pasaste esa etapa, te estás acicalando frente al espejo como un adolescente presumido o inseguro.

No eres supersticioso, pero te has puesto la camisa de la suerte, la buena (sólo tienes dos). Te marca los hombros y te hace parecer más hombre, contrarrestando así el rostro barbilampiño, lo único que tu padre te dejó en herencia.

Todavía no acabas de creértelo: vas a cenar con Milla Jovovich.

Continúa leyendo

Maldita sea mi suerte

 

Hoy me quito la mordaza para discrepar del fallo de la categoría Actualidad de la XII edición de los Premios 20Blogs (2018).

 

 

He estado pensando si escribir esta entrada. No quería caer en lo mismo que les reproché a otros blogueros en la crónica de la gala del año pasado.

Pero lo he dejado enfriar, y el fallo de Actualidad me sigue pareciendo injusto. Y como creo que hay diferencias importantes entre las pataletas que critiqué y lo que yo voy a escribir, aun a riesgo de parecer incoherente o quedarme sin canapés el año que viene, aquí va lo que pienso al respecto (si no me he callado nunca por miedo a la ley mordaza, no me voy a callar por esto).

 
 
Continúa leyendo

Que vuelvan los correctores

 

Hoy me quito la mordaza para llamar la atención de los ecologistas: atendiendo a lo que se escucha y se lee cada día, los correctores deben de estar en peligro de extinción.

 

 

Que vuelvan los correctores

 

Alucino con los medios de comunicación. No me refiero a la manipulación descarada, al adoctrinamiento intensivo en los telediarios y tertulias. Eso ya lo doy por supuesto.

Hablo del maltrato de la lengua. Y tampoco apunto sólo a los informativos, otro tanto sucede en los programas de entretenimiento, periódicos, revistas, radio, publicidad…

Continúa leyendo

Pérez-Reverte, un lúcido en Sodoma

 

Vengo leyendo puntualmente los artículos de Arturo Pérez-Reverte desde hace más de veinte años. Si un domingo se me pasa, al siguiente tomo ración doble, pero creo que no me he perdido ninguno en todo este tiempo.

 

Leyendo a alguien durante dos décadas, si ese alguien se muestra tal cual es, si prescinde de esnobismos y actitudes impostadas, si logra sobreponerse al miedo al qué dirán y la consiguiente autocensura, inevitablemente acabas conociéndole. Sabes, además de lo más difundido (su pasado como corresponsal de guerra, su pasión por leer y navegar o su lealtad a los perros), que se levanta a las siete de la mañana, desayuna colacao con crispis y prensa del corazón, hace una hora de ejercicio y después escribe entre cinco y ocho horas diarias. Sabes que ama el Mediterráneo y que le gusta sentarse en las terrazas a ver pasar la vida, parapetado tras un libro o un periódico; que escucha a Sabina y a Carlos Cano y ve una peli cada noche (le van las de John Ford); es jacobino y no tiene más religión que la del tablero de ajedrez, donde encuentra consuelo y algunas certezas; frecuenta las librerías de viejo, le entusiasma la Historia, bebe ginebra azul con tónica y es adicto a las aspirinas; en su casa, además de una biblioteca con más de treinta mil libros, guarda maquetas de barcos hechas hace años por él mismo, varios sables del siglo XIX y un Kalashnikov; las autovías le aburren y le dan sueño; tiene (o tenía hasta no hace mucho) un móvil sin conexión a internet, y si le obligaran a elegir un ministro, de ahora o de antes, al que fusilar al amanecer, posiblemente escogería para que le dieran matarile a Javier Solana (y está la cosa disputada). Sabes de los fantasmas de su memoria, de camisas manchadas durante tres días con la sangre del niño que se le vació en los brazos, y sabes que en el principio fue la lluvia en las orillas de Troya mientras zarpaban las naves. Conoces sus filias y sus fobias, sus fortalezas y debilidades. Estás al tanto incluso de nimiedades, como que su palabra preferida es ultramarinos. Conoces más de él que de algunas personas con las que tratas diariamente.

Continúa leyendo

Cuatro años de rabia

 

Cuatro años de rabia (y algo más)

 

Tengo la impresión de que digo lo mismo cada año, pero es verdad, no esperaba que este blog fuera a durar tanto.

Empecé Vota y Calla como un desahogo, sin demasiada esperanza porque me leyeran, y bueno, no es que esto sea eldiario.es, pero tampoco estoy solo, ¿verdad?

 

Como en cada aniversario, voy a comentar algunas de las novedades y hacer una lista de las entradas más leídas.

Continúa leyendo

En mí mismo como en un país extranjero

Vengo de pasar unos días de viaje. Algo más de un mes, en realidad. Entre otros lugares he visitado París, Irlanda, Escocia, Italia (Venecia y Ferrara), Rusia (Moscú y San Petersburgo), la India, Hawai, EEUU (Ohio y Massachussets), los Andes ecuatorianos…

 

Continúa leyendo

Vota y Calla cumple tres añitos

 

Pues nada, así como quien no quiere la cosa, hace ya tres años que la infanta Elena inauguró este, vuestro blog. Sí, sí, tres añitos tiene ya Vota y Calla, quién lo iba a decir. Yo, desde luego, no, pensaba que iba a cansarme antes. Pero como muchos seguís estando ahí y comentando, no me aburro (si escribiera yo solo, sería un tostón).

Algunas de las novedades de este año:

Continúa leyendo

Credo Pagano

Saludos, hermanos costaleros de la cofradía de la Santa Mordaza. Hoy voy a… «rezar». Sí, sí, como lo leéis. Iba a escribir algo más ortodoxo, pero los estruendosos tambores y los desagradables agudos de las trompetas justo bajo mi ventana me han impedido concentrarme y me han llevado por otros derroteros. Caiga sobre ellos la furia del Lector desencantado.

 

Además del ruido, hace días que no se puede aparcar en las calles adyacentes, consagradas para el paso de las procesiones; he contemplado a pocos metros de mí el siniestro espectáculo de niños llevando sobre sus pequeños hombros un trono a su medida con la figura de un hombre torturado; he asistido al circo mediático, la condena y las peticiones de dimisión por la protesta de Rita Maestre hace un lustro en una de las ocho capillas enquistadas en la universidad pública en la que estudiaba; a la concesión de indultos medievales a petición de las hermandades en pleno 2016; escucho a los fariseos que se emocionan con una talla de madera y piden mano dura contra los «invasores», los refugiados que huyen de la guerra y la miseria…

 
 
Continúa leyendo

ENTREVISTA: Despido ideológico a sindicalista y concejal de Podemos

 

«He pagado consecuencias por meterme en política que no había pagado en quince años de actividad sindical»

 

Saludos, lectores polivalentes. En estos dos años y medio en Vota y Calla he tocado casi todos los palos, además del clásico artículo de opinión: anécdotas «costumbristas», crítica musical, de teatro, estudio de documentos (leyes, programas, sentencias judiciales…), humor… incluso algún cuento, relacionándolo todo siempre de alguna manera con la política. Pero aún no había hecho una entrevista (vale, le hice una a Marhuenda, pero era inventada).

Así que aquí está: hoy se quita la mordaza con nosotros José Francisco Albaladejo, sindicalista y concejal de un partido afín a Podemos, recientemente despedido por la empresa en la que llevaba trabajando los últimos quince años. Según él, es un «despido ideológico» (lo repite varias veces durante la entrevista), motivado por sus actividades políticas.

 

«Este despido es una basura»

Quedo con él en el local de Podemos del Pilar de la Horadada. Eso es lo que pone en el cartel de fuera, pero no son exactamente Podemos: José Francisco fundó este partido llamado «Vecinos Por el Pilar», que se presentó a las elecciones municipales de mayo de 2015 (Podemos no se presentó con su nombre a esos comicios). Y aunque pocos se lo esperaban (acababan de nacer, como quien dice), obtuvieron los votos suficientes para tener un concejal: precisamente, el que me abre la puerta con una sonrisa.

Continúa leyendo