Archivos: Costumbrista

Destrozar algo hermoso

Saludos, miembros del Proyecto Estragos. Hoy me quito la mordaza para recapacitar sobre dos maneras distintas de pasar por la vida: los que crean y los que destruyen.

 

Continúa leyendo

Diario de un ateo: Domingo de Resurrección

Saludos, cofrades. Hoy me quito la mordaza para narrar otro día señalado de la Semana Santa (la mañana del Domingo de Resurrección) desde el punto de vista de un ateo.

 

Diario de un ateo: Domingo de Resurrección

 

Al poco de acostarme, percibí un pitido en el oído como el que se escucha tras haber estado una noche de fiesta en algún local con la música muy alta. Pero yo no había estado de fiesta, por lo que ese sonido no tenía ningún sentido. ¿Acúfenos, tal vez? En cualquier caso, no era un pitido molesto, así que me concentré en él mientras me iba relajando. Cambiaba de frecuencia, a veces era menos agudo, o pasaba a escucharse a intervalos muy seguidos, como una cigarra en verano.

Continúa leyendo

Fidel en un paso de cebra

Saludos, urbanitas. Hoy me quito la mordaza para hablar de educación vial. O de educación, sin más.

 
 

Paso de cebra

Como todos vosotros, a veces soy peatón, a veces conductor. Esto, que es una obviedad, a muchos parece que se les olvida en cuanto se sientan al volante. Desde ese momento, todo lo que no sean coches se convierte en un estorbo para ellos. Bicicletas y peatones son una incomodidad, algo que no debería estar ahí. Hay a quienes incluso les sobran las motos. La ciudad es para los coches. Si quieres ir de A a B, debes hacerlo sobre cuatro ruedas. De lo contrario, ralentizas la circulación, haces que pierda fluidez.

Lo habréis visto: pasos de cebra sin semáforo que los conductores ignoran, como si fueran incapaces de distinguir las líneas blancas pintadas sobre la calzada. Van con mucha prisa para que el estrés no les atrape. Quienes esperan en la acera pueden llegar a envejecer aguardando a que un buen samaritano les deje pasar. Y ese es el problema: que no es un acto de cortesía, aunque se tome como tal. La persona que quiere cruzar por el paso de cebra tiene preferencia (Reglamento General de Circulación, Artículo 65):

Continúa leyendo

Yo soy Manuela Carmena

Saludos, rojillos que os cansáis enseguida de trabajar (no estáis acostumbrados). Hoy me quito la mordaza para apuntar las similitudes entre algunos aspectos desagradables de mi labor como administrador de fincas y lo que se ven obligados a soportar Manuela Carmena y la gente de Ahora Madrid.

 

«Me puede. Todo esto es absolutamente excesivo. Me desborda. No soy feliz ahora, y eso no es bueno»

Cita del libro Manuela Carmena en el diván de Maruja Torres

 

Yo soy Manuela Carmena

Con este título no pretendo unirme a la moda de los «Yo soy» (Charlie Hebdo, París…); tampoco me atrevo a compararme con la alcaldesa de Madrid, cuya envidiable biografía está ahí para todo aquel que quiera consultarla. Pero sí me siento identificado con ella y con la gente de Ahora Madrid por mi trabajo. Os explico:

Continúa leyendo

¿Qué es eso del «buenismo»?

Bonachones saludos. Hoy me quito la mordaza para tratar de averiguar a qué se refiere la derecha con eso del buenismo.

 

¿Soy buenista?

Salí a dar un paseo para descontaminarme de las los problemas del trabajo. En esta zona ahora es el mejor momento, una vez que anochece ya no hay nadie por las calles y todavía no hace frío.

Aunque iba dispuesto a pensar en mis cosas, a dejar vagar la mente para que me sorprendiera con el comienzo de algún cuento, puede que incluso con una mala poesía; a rascarme por dentro, en definitiva, a ver qué salía, no lo conseguía del todo. Lo epidérmico estaba endurecido y no permitía penetrar más allá. Aunque intentaba apartarlos de mí, ciertos pensamientos se empeñaban en regresar, como molestas olas de vacía cotidianeidad.

Por si fuera poco, cuando conseguí olvidarme al fin de las movidas del curro, llegó la basura política. En esta ocasión era algo que había escuchado unos minutos antes sobre el llamado «drama de los refugiados». El tertuliano de turno venía a decir que estas personas se marchan de su país por avaricia, y que es tal su afán de lucro que no dudan en arriesgar las vidas de sus propios hijos, exponiéndolos a los peligros del mar abierto en precarias embarcaciones. Si se mueren es culpa suya, de su desmedida codicia, de su afán por disfrutar de los lujos que a nosotros nos corresponden por el sagrado derecho de sangre. Vienen a robarnos, a quitarnos lo que es exclusivamente nuestro. Que se queden en sus países y no se ahogarán. Y los que piensan de otra manera son unos progres buenistas.

Continúa leyendo

El móvil de Michael Knight

Saludos, compradores compulsivos. Hoy me quito la mordaza para seguir reflexionando sobre la felicidad y el consumismo. ¿Me acompañáis a los ochenta?

 

La felicidad está aquí dentro

Eran los últimos días de colegio antes de las larguísimas vacaciones de verano de la infancia. Tenía 10 u 11 años y estrenaba reloj, un CASIO digital que aportaba al mercado una increíble innovación: podía guardar números de teléfono. Sí, como una agenda.

Continúa leyendo

¿El cambio sensato?

Saludos, naranjitos. Hoy nos quitamos la mordaza para continuar analizando la estrategia que ha seguido Ciudadanos en las elecciones municipales, tal y como os prometí en el artículo anterior.

 

Ciudadanos, ¿el cambio sensato?

 

Antecedentes

En un pueblo de la franja de Murcialicante, un partido local volvía a presentarse a las elecciones municipales. Este partido fue creado por una de los dos tránsfugas del PSOE que participaron en una moción de censura para darle la alcaldía al PP. Más tarde tuvo que dejar su acta de concejal imputada por diversos delitos, involucrada en varios asuntos turbios como el de valerse de su cargo público para favorecer a su propia empresa, aunque continúa como presidenta del partido.

 
Continúa leyendo

No se vino al Viña Rock

Ayer terminó la vigésima edición del Viña Rock. Esto me ha hecho acordarme de una de las primeras veces que estuve allí, hace ya unos cuantos años. Pero no me he puesto melancólico, todo lo contrario: me ha dado por reír. Os lo cuento.

 

No se vino al Viña Rock

Éramos muy críos, salimos apenas seis meses. Sus padres (especialmente él) eran ultracatólicos, de los que organizan excursiones familiares para ver al papa. Ella pasaba bastante del tema, pero lo de las religiones ya sabéis cómo va: naces en una familia y te apuntan al credo oficial, y luego, si los años y el pensamiento crítico te abren la mente, cuesta dios y ayuda salir de ahí. Pero la muchacha, aunque algo pija, era preciosa, con una cara de niña buena de esas que al mirarla no sabías si enternecerte o ponerte cachondo, así que con aquella edad me habría dado lo mismo que hubiera pertenecido a la Iglesia de la Cienciología y que merendara bocadillos de placenta.

Continúa leyendo

Debate callejero

Saludos, tertulianos callejeros. Hoy, además de la mordaza, nos quitamos los tapones de los oídos para escuchar lo que tal vez no querríamos oír.

 

Debate callejero

Hay personas que están muy confiadas con el castañazo electoral que según ellos se va a dar el PP en las próximas elecciones. Hay incluso quienes, especialmente después del éxito en las europeas, piensan que Podemos va a arrasar. «¿Quién va a votar al PP o al PSOE a estas alturas? Sólo los fanáticos o los estómagos agradecidos. Todos mis conocidos van a votar a Podemos», dicen. Y bueno. No quiero ser aguafiestas, pero igual que conozco a gente así (principalmente a ex votantes del PSOE), me encuentro con otros que echan pestes de la izquierda en general y de Podemos en particular. Y como sé que algunos no habláis jamás de política con personas de derechas (por evitar discusiones, por no cabrearos…), voy a contaros lo del viernes pasado a la hora del café.

Continúa leyendo

Nos tomamos muy en serio nuestros sueños

Saludos, prisioneros de la troika. Hoy me quito la mordaza para contaros cómo viví la manifestación del 31E convocada por Podemos.

 
Continúa leyendo