Caso «Gürcenas»

 

El nuevo artículo al que me refería en la entrada anterior ya lo he terminado (va de políticos y jueces), pero como están haciéndome la imagen de cabecera (la tendré el lunes como muy tarde), voy a colgar ahora otro de los publicados en La Opinión. He elegido este porque hoy ha tenido lugar el juicio por la demanda de Cospedal contra Bárcenas por atentar contra su derecho al «honor» (sabrán algunas lo que es eso). 
   Y a todo esto, de la denuncia que varios miembros del PP aseguraron en febrero que iban a interponer contra Bárcenas, ¿qué? Pues nada, otra mentira a sumar a la larga lista.
   El artículo es de finales de marzo, y desde entonces, a pesar de todas las revelaciones que han ido teniendo lugar y que en cualquier país serio habrían acabado, como mínimo, con la dimisión del presidente, si no con la convocatoria de elecciones anticipadas, aquí no ha pasado prácticamente nada. Un bochorno para nuestra semidemocracia, que tiene tragaderas para ingerir lo que a una democracia real le provocaría arcadas. Y además, sin cortarse un pelo, han vuelto a cesar al comisario que dirigía las investigaciones los casos Gürtel y Bárcenas (¿qué es eso de investigar casos que puedan comprometer al "régimen"?). Supongo que seguirán probando, como en la lotería, hasta que haya suerte y toque el comisario sumiso y "dulce".
   He leído por ahí, no recuerdo a cuento de qué, una metáfora que viene bastante bien para lo que nos vemos obligados a aguantar: «Es como cruzar a nado un lago de mierda con la boca abierta».
Ale, a nadar.

 

Publicado en La Opinión de Murcia el 23 de marzo de 2013

 

Tras recibir el informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Financiera (UDEF) de la policía, el juez Ruz se decidió por fin a investigar en la Audiencia Nacional la supuesta contabilidad B del PP, al encontrar sospechosas coincidencias entre los documentos de los casos Gürtel y Bárcenas. Digo «por fin», en el sentido de que ya iba siendo hora de que esto lo investigara un juez y no la fiscalía anticorrupción. No porque yo tenga nada contra la fiscalía, sino porque, como dijo Garzón hace un mes en relación a la Gürtel:

 

Hay medidas urgentes y necesarias que [la fiscalía] no puede tomar, como una intervención telefónica o un registro domiciliario que afectan a derechos fundamentales que solo puede adoptar un juez.

 

El juez inhabilitado ya afirmaba entonces lo mismo que muchos creemos, a saber, que el caso Bárcenas y la Gürtel son dos ramas podridas de un mismo tronco. El problema es que ahora se han pasado de frenada y tenemos a dos jueces peleando por el mismo hueso, vete tú a saber con qué oscuros intereses. Una cosa está clara: los populares prefieren que lleve el caso el juez Ruz, y los socialistas que Bermúdez. ¿Se quedará la casa sin barrer?

En asuntos como estos la celeridad es tremendamente importante, motivo por el cual los ciudadanos asistimos estupefactos a este renquear, este plúmbeo avance tortuguil. Surge lo de Método 3, y en una semana entran, requisan «10 furgonetas» de documentación, hay detenciones… Lo normal. Y con la causa que nos ocupa, que es infinitamente más grave (probable financiación ilegal durante 30 años; concesión de contratas públicas a cambio de comisiones; pagos en negro…), parecen no tener prisa. Llevan desde mediados de enero —y desde 2009 con la Gürtel— dejando pasar un tiempo en el que de ser cierto lo investigado se corre el riesgo de que destruyan documentación, muevan cuentas… Vuelvo a citar a Garzón sobre a la Gürtel:

 

Era evidente que había comisiones y cuentas en el extranjero y que iba a continuar, y de hecho continuó, la actividad delictiva (…) Años después se descubre que esas cuentas se han movido o se han regularizado con la legislación de la amnistía fiscal. Perder una serie de años en una investigación económica resulta tremendo en detrimento de la propia investigación. La agilidad en la investigación y en la adopción de medidas es básica en cualquier caso de crimen organizado, pero mucho más cuando se trata de dinero y de utilización de países con paraísos fiscales.

 

Todo esto me recuerda a esos metros de ventaja que de niños le dábamos al gordito de la clase para que ganara alguna carrera, pero en la cinta que hay al final de esta maratón no pone «meta» sino «prescripción».

Le atribuyen a Séneca aquello de «Nada se parece tanto a la injusticia como la justicia tardía». ¿Por qué esta lentitud? ¿Por qué este desinterés en solucionarlo? Porque la verdadera justicia no existe, señores. Nos vemos obligados a conformarnos con una burda parodia: la politicia.

 

Imagen de comunicado PP sobre Bárcenas 2009

«El PP quiere manifestar su reconocimiento a los más de 28 años de servicios de Luis Bárcenas a nuestro partido, que han sido ejemplo de profesionalidad y buen hacer».

 

Imagen de comunicado PP sobre Bárcenas 2010

«Estamos convencidos (…) de que [Bárcenas] demostrará su inocencia frente a las falsas imputaciones de las que ha venido siendo objeto».

 
 

Imagen de cabecera: Según el colgao que ha hecho el montaje (¡gracias!), se trata del árbol del que se habla en el artículo. De sus ramas, que parten de un mismo tronco podrido, brotan como hojas las cabelleras de Bárcenas y Correa. Reclamaciones, a Brotesto.

Crédito foto.

5 sin mordaza

  1. No se como expresar de manera seria y sincera lo que pienso sobre este caso. Así, ya sea por falta de inteligencia, por falta de ganas o por sobra de insultos hacía estos malditos …, ¿veis? Sea como fuere lo que pienses, creo que es mejor decirlo con buenas palabras.
    Así que dejar de lado este comentario y leer a este Salva que sabe decirlo mejor. Esta muy bien el Blog por cierto, iremos echándole algún vistazo. Aunque sea por la obligada amistad jeje.

    Responder
    1. Si es sólo por la amistad, te eximo de la obligación :P Y si no, arriba a la IZQUIERDA tienes el cajetín de suscripción.

      Se agradece que te hayas «cortado» con la descripción de los implicados en este caso. Conociéndote, es todo un detallazo, je, je.

      Responder
  2. Pilarisdelworld (@Pilarisdelworld) 19/10/2013 a las 14:00

    Si lo dijo Séneca, cuanto sabía…
    La justicia es lenta, no es tan ciega ni es muda, es selectiva, es injusta y se convierte en una aberración en sí misma desde el mismísimo momento en que el poder político nombra y elige a los que acompañan a los de la señora con la basculita…
    De momento y hasta hoy, Séneca, si lo dijo, tenia toda la razón del mundo.

    Responder
    1. De acuerdo con Pili, nada que añadir a tu comentario que no lo empeore. El próximo artículo va precisamente de eso, de políticos y jueces, pero me he quedado muy corto para todo lo que hay que decir al respecto. Habrá que sacar más entregas.

      ¡Gracias por estar siempre ahí!

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.