Berdadera Hizquierda

Saludos, lectores que no se callan. Les habla el blogger. Esperamos que disfruten del artículo. Por favor, aflójense los cinturones y pongan sus respaldos en posición de relax. Si algún fanático sufre un ataque durante la lectura, puede pulsar el botón que verá frente a su pantalla.

 

Botón del pánico

 

Berdadera hizquierda

 

Voy a aludir a Venezuela, Siria, Irán, Corea del Norte, China, Ucrania, la Libia de Gadafi, Cuba, Rusia… ¿Veis por dónde van los tiros? No puedo entrar en esta entrada a opinar sobre los pormenores de cada uno de esos países, porque sería un artículo demasiado ambicioso. Si eres del Gobierno, controlas como nadie los eufemismos y has entendido perfectamente lo que quería decir. Para los demás, ambicioso = largo.

Así que ahora me centraré en lo que hay detrás de las opiniones sobre estas «sociedades ejemplares» o miembros «del eje del mal», dependiendo de la trinchera desde la que opine cada uno. Y eso es lo que vamos a rechazar hoy: las malditas trincheras mentales.

 

Odio tanto a la caverna que actúo como ellos

 

Ciento ochenta palabras y aún no he dicho na’, parece que estemos en el Congreso de los diputados. Pues eso, que aunque aquí la estopa se la va a llevar ese sector de la izquierda, sin duda los más hipócritas respecto a estos asuntos forman parte de la derecha, tanto de la mediática como de su brazo político. En La Razón, por ejemplo, son capaces de acusar de violentos al conjunto del 15M por cuatro exaltados que la Policía no ha sabido o querido extirpar de una concentración, y luego tratar a los manifestantes de Kiev de héroes, sólo porque se levantaban contra un Gobierno «comunista». Pero esto lo deberíamos tener ya claro, es la derecha de siempre. Me duele más el fanatismo de la izquierda, porque me siento parte de ese grupo, con todas las comillas y las diferencias que queráis. Y porque si la única alternativa a unos fanáticos van a ser otros fanáticos con distinta polaridad, el futuro es muy oscuro, que cantaba aquel.

 

Fuego amigo

 

Una vez aclarado que no hay nada más hipócrita que la derecha española, vamos a ver en qué debería hacérselo mirar la izquierda.

Por supuesto, hay grados de fanatismo. Por mi experiencia, y sin pretender generalizar, los más cerrados son los que se consideran a sí mismos comunistas. Por ahí está la gente de IU… Pero no quiero nombrar mucho a ese partido, que luego me reñís. El caso es que aquellos a quienes me refiero son tremendamente intransigentes cuando se trata de leer/escuchar las opiniones de otros sobre según qué temas. Si hacen un chiste en El Intermedio sobre Venezuela, las hordas rojas acuden a la cuenta de Twitter de Dani Mateo, enarbolando la hoz y el martillo contra él. Si señalas que debería impedirse que un criminal como Assad envíe a sus tropas (también criminales, lo de la obediencia debida es un cuento) a masacrar inocentes, acto seguido te tacharán de imperialista o de algo peor (son de insulto fácil). Sólo tienen dos posiciones cerebrales, así que si no te gusta algo del Gobierno del camarada Assad, es que eres un esbirro de Estados Unidos. Y da igual las veces que hayas opinado, escrito e incluso publicado en contra de las actuaciones del Gobierno norteamericano. Eres imperialista y en tu casa no lo saben.

Al tratar de argumentar, de razonar, son capaces de decirte que todo es una burda manipulación, que el cien por cien de los ciudadanos asesinados en Siria se lo merecían, que eran mercenarios armados por EEUU, y que Assad es una víctima del capitalismo. El pobre.

Siria intervención, Viñeta Bergara, Berdadera Hizquierda

Crédito: Bernardo Vergara / eldiario.es

 

Si les muestras vídeos, en el colmo del uso de las anteojeras mentales, son capaces de negar su veracidad, pues los medios son unos vendidos que trabajan para el Imperio, y esas imágenes están rodadas en Almería. Como la carrera espacial, que todo el mundo sabe que la ganó la URSS y que los yanquis se valieron de los estudios de Hollywood para grabar ese rollo de Armstrong.

No seré yo quien defienda la profesionalidad de nuestros medios, pero hombre… Resulta muy curioso comparar la diferente actitud de los mismos individuos ante las noticias y grabaciones de las torturas de Guantánamo, por ejemplo. Entonces no ponen nada en duda. Sin embargo, los vídeos de la Policía venezolana golpeando a gente desarmada son falsos. Ejem… Eso se llama «sesgo de confirmación». Cuando nuestra Policía actúa cobarde y cruelmente (demasiado a menudo, por cierto), hay que denunciarlo. Pero cuando lo hace la venezolana, también. Y no duele ni te entran por ello ganas de cantar Barras y estrellas con la mano en el pecho.

 

Es cierto que la mayor parte de las veces, estos hooligans no se ponen en ridículo defendiendo abiertamente a regímenes como el de Corea del Norte (aunque siempre hay ceporros que comparan la arcadia asiática frente a la actual dictadura española). Pero tampoco los atacan, hay un silencio cómplice que a mí, como persona de izquierdas, me avergüenza.

(Ahora es el momento en el que me dicen que yo no soy verdaderamente de izquierdas, que de izquierdas sólo hay un partido en España, y ellos reparten los carnets. Los demás somos de derechas o socialdemócratas —así, como insulto—. Y luego los que dividen a la izquierda son los de Podemos…).

 

viñeta pensamiento único, El Roto, Berdadera Hizquierda, fanatismo

Incoherencias de los auténticos, auténticas incoherencias

 

  • Reprochan al PP su ataque a las mujeres, pero no dicen ni una palabra de la opresión que sufre la mujer iraní (recordaréis que Ana Pastor tuvo que ponerse un velo para entrevistar al camarada Mahmud Ahmadineyad).
  • Aseguran luchar por los derechos de los homosexuales, pero no levantan la voz contra la represión que padecen estos en Rusia.
  • Quieren un Estado realmente aconfesional, pero no les indigna la charlatanería beata de Maduro, como no les molestaba la de Chávez.
  • Piden a gritos terminar con los injustos privilegios de una monarquía española a la que nadie elige, sin encontrar nada criticable en la dinastía hereditaria de Corea del Norte.
  • Protestan contra la ley mordaza que prepara el Gobierno, en aras de la libertad de expresión, mientras que cierran los ojos para no ver la censura de Facebook y Twitter en Irán, por ejemplo, el control de los medios en Corea, o la represión a la oposición por parte de Putin (ese demócrata).
  • Claman por el derecho a decidir de los pueblos y por su autodeterminación, aunque a las masacres de chechenos por parte de Rusia no hay que darles importancia.

 

Y así podríamos seguir un buen rato. Pongamos sólo otro ejemplo: el de Kiev. Si hemos comentado que la derecha actúa hipócritamente aprovechando el conflicto, la izquierda tampoco se libra. Contraviniendo lo que dicta el sentido común y lo que nos comentan desde allí periodistas poco sospechosos de ser de derechas, ese sector del progresismo insistía en que todos los manifestantes de Kiev eran nazis (mucho nazi me parece a mí). Así, nos quedamos tranquilos ante la brutalidad policial, y ya podemos mirar hacia otro lado sin ser incoherentes (porque si es la Policía española la que se propasa, se enfurecen sobremanera). Y, por supuesto, de la ley mordaza de Yanukovich no tienen nada que decir.

Fotografía protestas en Kiev, Berdadera Hizquierda

Decenas de miles de nazis.
Crédito: eldiario.es / EFE

 

Se va imponiendo una manera de referirse a estos extremistas. No sé quién acuñó el término, pero ha calado: Berdadera hizquierda (el equipo B). Si usted tiene pensamiento propio y se los encuentra, no dude en ignorarles.

 
Crédito de la imagen de cabecera: trinchera de la I Guerra Mundial.
 
Fotografía del “Botón del pánico”: bolsa para vómitos de un avión de Vueling.
 

También te puede interesar:

10 sin mordaza

  1. Pandora Groovesnore 18/03/2014 a las 18:57

    Yo entiendo el pensamiento “único” como pensamiento de lote, de forma que si te consideras o consideran de izquierdas, se da por hecho que tienes que compartir (comulgar es una palabra que vendría bien pero como se supone que “si eres de izquierdas no eres creyente”, mejor no la utilizo) determinados esquemas mentales que son exclusivos de la izquierda, y viceversa si eres o te colocan en el bando azul.
    O sea que tienes que comprar el lote de ideas/productos completo. Eso puede ser cómodo y hasta barato, pero al final habrá productos de ese lote que tendrás que tirar porque no consumes y te han caducado. Y si en ese lote no viene el producto que a ti más te gusta, tendrás que comprarlo por separado, y te costará tan caro seguramente como todo el lote completo. Incluso al vendedor le sorprenderá que quieras un producto exclusivo, distinto, que está fuera del catálogo y se extrañará, se enfadará contigo y a lo peor incluso se niega a vendértelo.
    Con el ejemplo del lote lo que quiero decir es que es difícil, lleva tiempo y es incómodo pensar por uno mismo, sacar conclusiones, no dejarse llevar por la corriente izquierda/derecha, lado oscuro/lado claro de la fuerza, socialdemócrata/cristianodemócrata, etc.
    O sea… ¿tú de izquierdas inviertes en bolsa? ¿tú de derechas arremetes contra la iglesia por su mercantilismo farisaico y además no te crees el cuento de la virginidad de la virgen? Es como pensar que por ser de izquierdas no debes llevar corbata, y por ser de derechas y mujer tienes que llevar el pelo a mechas y falda 2cm. por encima de la rodilla…
    Porque si pensáramos y comparásemos nos daríamos cuenta de que las burradas que se cometen en un bando suelen ser también burradas si se cometen en el otro extremo, y que las injusticias son injustificables aquí y en las antípodas. Y descubrirlo es jodido y duele. Así que mejor seguir comprando el lote rojo al completo, o el azul que viene de oferta y con regalo.

    Responder
    1. Muy buenos los ejemplos que pones. No es la primera vez que me dicen aquello de “¿empresario de izquierdas?”.

      Y sí, claro, una parte muy importante del por qué de estas actitudes irracionales ha de buscarse en la comodidad, sin duda ninguna. Otra estará en aquello de «los enemigos de mis enemigos son mis amigos». Como consideran a EEUU el culpable de muchos males de este mundo (y en eso coincido con ellos), todos los que se opongan a ese país pasan a ser automáticamente democracias perfectas, inmaculadas. Y ahí es donde les falla la ecuación. Yo me alegro de que haya un contrapeso a EEUU, pero eso no debe impedirme señalar en qué se equivoca la «resistencia». Visión de 360 grados, señores.

      Del mismo modo, ser «simpatizante» (odiosa palabra), votante o afiliado de un partido, no conlleva defender a esa organización ciegamente contra viento y marea, al estilo de Marhuenda. Todo lo contrario: a un amigo, a un hermano, a un hijo le avisarás de sus errores, no para atacarle, sino por su bien.

      Un auténtico placer tenerte por aquí, Pandora.

      P. D. Recientemente hemos tenido otro ejemplo de incoherencias. La izquierda ha saltado en masa a reprochar los insultos de Alfonso Rojo a Pablo Iglesias. Y tienen toda la razón, y coincido con ellos, y ahí el ex marido de Ana Rosa Quintana estuvo impresentable, como tantas otras veces. Pero es la misma gente que alabó a Tania Sánchez Melero cuando insultó a Marhuenda. Con lo cual, se retratan y demuestran que no le molestan los insultos, ni quieren un debate respetuoso. Lo que les molesta es que se insulte a uno de los suyos. De la misma forma, si se agrede a alguien de la derecha, aplauden. No están contra la violencia: esta es la gente que la fomenta.

      Responder
  2. Buenos saíd,
    Yo creo que es más cuestión de evolución de las ideologías, eso de “empresario y de izquierdas” es algo que ya no debe chirriar, hay muchos autónomos que ejercen de “patrones” y no por ello deben perder la conciencia de clase.

    Aún así, no debemos perder la orientación. la esencia de las ideologías, no veo en ellas unas anteojeras que me impiden ver la realidad, no las considero un “lote”. Un dictador de izquierdas, es un dictador, con todo lo que eso conlleva. Un estado dictatorial deja de ser de izquierdas, pero un estado fuerte, robusto, que tenga capacidad de arropar al ciudadano sí es de izquierdas, dónde está el límite (otra vez buscándolo), en la separación de poderes. Nos pueden vender que el liberalismo es la panacea, la expresión de la máxima libertad, incluso nos pueden vender que todo lo que no sea liberalismo es dictadura. Cada vez bajan más el listón. Apelo a vuestra voluntad de librepensadores para que no os dejéis llevar por los medios.

    No estoy disculpando a ninguna de las dictaduras que mencionas, pero no os dejéis llevar, ni caigáis en el discurso de que las ideologías han muerto, los mismos que predican ésto, ejercen su ideología fascista más fuerte que nunca. Normalizan conductas de ultra derecha, mientras te llaman trasnochado por declararte rojo o republicano. Defended las ideologías como algo positivo, algo heterogéneo, pero no como un selecto club de ideas endogámicas. Es lo único que tenemos, ideología.

    Por cierto, el botón del pánico deberías haberlo puesto un poco más abajo.

    Responder
    1. ¡Soneub! Je, je.

      No sé si hay autónomos que ejercen de «patrones». Lo que sí sé es de muchos que por hacerse autónomos , y sin dejar de ser unos curritos, se creen Amancio Ortega. Pero esto merece un artículo por sí mismo (me has dado una idea) ;)

      Por lo demás, de acuerdo con tu comentario. No sólo no soy de los que piensa que las ideologías han muerto, sino que considero que están más vivas que nunca, y a los recortes me remito. He intentado en varias entradas combatir esa interesada falacia del «ya no existe izquierda ni derecha», y seguiremos intentándolo.
      Por cierto, esto lo hace mucho mejor que yo Wyoming en el libro que vamos a regalar.

      Con lo del botón del pánico tienes toda la razón. Pero se me ocurrió conforme estaba haciendo la entradilla, y ahí se quedó (a veces voy un poco sobre la marcha).

      ¡Buen fin de semana!

      Responder
  3. No sabes cómo admiro a la gente que sabe ver las cosas objetivamente, la gente que no tiene el pañuelo de su partido puesto en los ojos cegándole. Te juro que si te presentas a unas elecciones, te voto :P

    Responder
  4. En las redes sociales no puedes decir que eres de izquierda sin que te tachen de comunista. Y ya por el hecho de que te tachen de comunista dan por hecho que apruebas todo lo que pase en Cuba, Venezuela, Irán y Corea aunque no tengas ni puñetera idea de lo que haya pasado o no te importe demasiado porque centras tus energías en solucionar tus problemas más cercanos.

    En mi bio de Twitter hago un compendio de todo aquello que me han llamado los de derechas, pero por desgracia se me acabó el espacio para poner también lo que me han llamado los de izquierdas. Si te dices de Podemos y no eres comunista eres un falso. Si tu “lider” es comunista lo eres tú también. Si le afeas una actitud a un comunista eres un falso Podemita. Y casi siempre venían del sector de Izquierda Unida. Cierto es que eran tiempos difíciles para ellos. Veían que su partido se estaba apagando y no aceptaban que Podemos los fagocitara sin que Podemos se radicalizara hacia un comunismo más arraigado en sus bases. Ahí está la pérdida de un millón de votos, en aquellos del sector comunista que no aceptaban que su partido se ablandara hacia la socialdemocracia.

    Y sí, me han llamado de todo y quizás sean los únicos que me han podido molestar en algún momento. De la gente de derechas no puedo sentirme molesto con sus comentarios. Hoy mismo en youtube he visto la verdadera cara de una persona que se veía de izquierdas, muy de izquierdas. No cruzaba ningún comentario con él, pero hoy le tuve que decir cuatro cosas y en su respuesta me dejó claro que su extremismo se parecía mucho al de aquellos que tanto criticamos en ese canal.

    Yo no sé si soy de izquierdas o de la berdadera hizquierda, pero sí sé que no quiero permitir que mis ideales me cieguen y no me permitan ver la paja en el ojo propio. No soy comunista, pero comparto sus ideales. Pero no voy a hacerles la ola cuando algo está mal sea o no comunista.

    Saludos.
     

    Twitter: @coferu1

    Responder
  5. Hola, soy un joven que está a punto de votar, me he informado mucho acerca de ideologías políticas leyendo libros de Marx (una antología del Capital) y otros capitalistas.

    Desde luego los que más me convencen son los socialistas, y al ver tu blog, no he podido evitar subscribirme.

    Quería saber tu opinión acerca de la izquierda Española, ninguno de sus partidos políticos me convence (podemos son más bien anarquistas/ indepes/ perro-flautas y PSOE son, más que socialistas, hipocrialistas)

    Me encanta que nos pidas que pensemos por nosotros mismos, pero me gustaría que me aconsejase

    Un Saludo

    Responder
    1. Bienvenido, JJ, y muchas gracias por suscribirte.

      Pues no puedo ayudarte, yo sólo doy mi opinión, pero no me considero capacitado para aconsejarle a alguien qué tiene que votar.

      El blog está a punto de cumplir cinco años, así que tienes bastantes entradas como ésta para revisar, si te interesa.

      Pero como ya eres un Desamordazado más (te has suscrito y comentado), puedo contarte mi historial:

      En el principio fue el PSOE, una sola vez, pero caí, era joven e ignorante.
      Después pasé a IU, pero pronto me decepcionaron.
      Luego llegó Equo, y fue de las pocas veces que voté sin taparme la nariz.

      La vez siguiente tuve que elegir entre Equo y Podemos, y no sin muchas dudas, voté por estos últimos.

      Luego, por suerte se impuso la sensatez, Equo fue en las listas con Podemos, como haría IU más tarde, y ya no había que elegir.

      Desde entonces, cada vez hay más cosas que no me gustan de Unidos Podemos (UnidAs, van a llamarse ahora: esa es una de las cosas que me tiran para atrás).

      Si hubiera elecciones mañana, tal vez volvería a votarles, creo que siguen siendo la opción menos mala. Pero ya te digo, sin ilusión.

      No sé si esto te ha ayudado en algo.

      Un saludo, amigo.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.