El adoctrinamiento, la Complutense y la Iglesia

Saludos, jóvenes que no aceptáis que lo de estudiar sea sólo para los hijos de buena familia. Hoy nos quitamos la mordaza para hablar del acoso y derribo que la derecha y la Iglesia, valga la redundancia, han emprendido contra la Universidad Complutense de Madrid.

 

El adoctrinamiento, la Complutense y la Iglesia

La derecha mediática lleva unos meses atacando a la Universidad Complutense de Madrid. Si le echáis un ojo a este enlace, veréis que la cadena de la Iglesia, que nunca se mete en política, y el panfletucho de Alfonso Rojo, acusan a la UCM de ser «un gueto de ultraizquierda», un lugar de adoctrinamiento antisistema en general, y de militantes de Podemos en particular. Dice Isabel San Sebastián:

 

Si esto ocurriera al contrario, es decir, que si hubiera un grupo de ultraderecha que se hubiera aposentado en una universidad pública española y estuvieran haciendo esto mismo que están haciendo estos sujetos, pero desde el nazismo, difundiendo ideas nazis, de ultrafascismo, todos los partidos políticos de este país habrían tomado cartas en el asunto, la autonomía universitaria habría tomado cartas en el asunto, el Gobierno de la nación habría tomado cartas en el asunto, el Parlamento se habría pronunciado al respecto.

 

Parecen olvidar, ella y los demás tertulianos, que en la Complutense hay asociaciones de extrema derecha, de neonazis, de los que se reúnen cada 20N a recordar tiempos mejores. Y no es algo nuevo, de lo que nuestra avezada periodista pudiera no estar informada. Abrochaos los cinturones, que nos vamos a 1998:

 

Al principio de este vídeo podéis ver y escuchar a Pablo Iglesias de jovencito. Les pegaron por quitar unos carteles donde se defendía al genocida Pinochet. Esas son las referencias de esta gente. Y además, cobardes: «Las pancartas quitadas (…) no eran de Pinochet; si hubiéramos estado a favor de Pinochet, las hubiéramos firmado» (07:06).

Raro que no le suenen a Isabel estas cosas, dado que se licenció allí. Me da que los actos violentos de la derecha no les importan lo más mínimo ni a ella, ni a Carlos Cuesta, ni al poli de cabecera de la caverna, a quien el apellido le viene al pelo. «Qué chicos estos», los imagino diciendo entre sonrisillas cómplices.

 

Otro vídeo de la época. Al inicio se aclara que en la Complutense había entonces diez asociaciones: nueve de derechas, y sólo una de izquierdas.

«Defendemos las ideas de José Antonio Primo de Rivera, es decir: las ideas falangistas». ¿Recordáis que en el vídeo anterior negaban haber puesto pancartas de apoyo al dictador chileno? Pues escuchad en este cómo lo reconocen y dan «las gracias a Pinochet por diecisiete años de paz y justicia» (03:00).

 

Y hoy día sigue habiendo fascismo en las universidades. O «ultrafascismo», que diría Isabel San Sebastián (como si hubiera fascismo light). En el caso de la Complutense están principalmente ligados a la facultad de Derecho.

Repasemos lo que nos contaba Interviú en 2010:

 

Juan Antonio Aguilar, histórico neofascista español, fundador en los años 80 de las violentas Bases Autónomas, militante de Falange Española entre 1996 y 1998, candidato electoral en el año 2000 del partido ultra España 2000 (…) ha sido uno de los docentes del último curso de criminología (…) de la Universidad Complutense de Madrid.

 

Pagamos con dinero público a personajes que difunden el odio a los homosexuales y a las personas de otras razas. Muy bien.

También podéis leer este artículo de Público de diciembre de 2010: «Asociaciones de estudiantes denuncian agresiones fascistas en la universidad». Más información.

Estas agresiones no tuvieron apenas eco en los informativos de las cadenas de televisión nacionales. Sin embargo, cuando el local de los fascistas fue atacado hace menos de un año (mal), la noticia salió en todos los medios de comunicación, una vez rebozada en el lodazal de la generalización y la exageración: la extrema izquierda, la que le pega a los pobres policías en las manifestaciones, la que quema contenedores, la antidemocrática, la que dio el golpe de Estado y… Ah, no, eso no.

La doble vara de medir es evidente, y lo que más preocupa es que, como decimos, no se trata sólo de los medios de la caverna, de los que a fin de cuentas, no cabe esperar otra cosa; en esto actúa igual el conjunto de la prensa tradicional, silenciando las acciones violentas de la derecha y amplificando las de la izquierda. Quizá porque en cuanto uno investiga un poco se da cuenta de que los dueños de los grandes medios de comunicación españoles sólo tienen dos ideologías: de derechas, o muy de derechas.

 

Capillas en la UCM. Pero ¿la C es de «Complutense» o de «Católica»?

Otro de los episodios de la campaña de desprestigio de la Complutense, es el exagerado y forzado escándalo por el «cierre» de una capilla en dicha universidad. Tiene narices, el escándalo debería ser lo contrario. ¿Qué pintan las capillas en las universidades públicas? Sólo en la Complutense hay ocho, ¡ocho! Y los católicos todavía tienen la cara dura de poner el grito en el cielo (je) porque se quiso cerrar una que ni siquiera se cerró, tan solo se cambió de ubicación.

Alegan que si no se permitiera el culto en las universidades públicas se estaría vulnerando la Constitución, pues eso sería «promover el ateísmo o el laicismo». Entonces supongo que, como no hay habilitado un lugar en las iglesias para que los alumnos puedan estudiar medicina o periodismo, ni espacios para acoger a quienes no tienen hogar, la Iglesia está vulnerando los artículos 27 y 47 de la CE. Lo que hay que leer.

Fotografia la Iglesia y los pobres, cartel no den dinero

Cartel en la parroquia de San Francisco de Borja, Calle Serrano, Barrio de Salamanca, Madrid. Crédito

Entiendo que esta gente de Hazte Oír estará clamando con idéntica virulencia por la cesión de aulas que hagan las veces de mezquitas y, por qué no, de templos budistas donde los estudiantes puedan acudir vestidos de naranja a jugar con tigres.

Por cierto, el autor del artículo al que enlazo cita lo siguiente: «No es verdad que el cristianismo aporte una visión del mundo opuesta al saber científico». A ver quién se lo explica ahora a Galileo, Giordano Bruno o incluso Darwin.

 

Capillas en las universidades públicas… No les basta con que la práctica totalidad de las universidades privadas pertenezcan directa o indirectamente a la Iglesia (algunas, además, son parte de la secta del Opus, como la Universidad de Navarra). No: también se propagan por las públicas. Se diría que no van a parar hasta que UCM signifique: «Universidad Católica de Madrid».

Como no podía ser de otra manera, han aprovechado el revuelo para pedir pasta al rebaño: «Pretendemos inaugurarla [la capilla que se ha cambiado de ubicación en la Complutense] a finales de septiembre, pero aún no tenemos los medios básicos suficientes para hacerlo». No tienen dinero. La Iglesia no tiene dinero (!).

 

El adoctrinamiento de la universidad católica

Voy a confesaros (nunca mejor dicho) una cosa: estudié dos años en una universidad católica. Y os puedo asegurar que el supuesto «adoctrinamiento» de universidades como la Complutense se queda en mantillas respecto al lavado de cerebro cristofascista, por usar la expresión favorita de Shangay Lily.

Allí nos hablaban sin venir a cuento de las asesinas de fetos, acusaban a Zapatero de estar llevando España a la ruina, o ridiculizaban el matrimonio homosexual. Repito: sin venir a cuento y sin cortarse un pelo. La mayoría eran relativamente sutiles, una frase por aquí, un exabrupto por allá… Los discursos propiamente dichos, las comidas de olla en condiciones las realizaba un cura que daba clases de «Deontología profesional», aunque esta asignatura era una excusa para meternos con mantequilla todo el ideario católico-conservador. No llegué a escuchar «vota PP», pero me quedó claro.

Eso sí, tienen su lado bueno: aprobar no es difícil. La misma carrera es mucho más sencillo sacársela en la privada que en la pública. No tenéis más que comparar temarios, aunque no es sólo eso. No voy a decir que vendan los aprobados, pero… sin olvidar que hay privadas y privadas, si por alguna razón lo único que os interesa es el título; si no estáis interesados en aprender y no os importa que os traten de inocular sus retrógradas creencias; si os dan igual los compañeros y estáis dispuestos a darle dinero a la Iglesia, a darle más dinero, quiero decir, aparte del que se llevan por la cara de nuestros impuestos, vuestro lugar es una universidad católica.

Por lo que os acabo de referir, cuando los tertulianos de derechas sentencian que a la universidad hay que ir a dar clases, no a adoctrinar como en la Complutense y en otras de Cataluña, Andalucía y el País Vasco, me tengo que reír. Lo que estos señores pretenden es que en las universidades privadas se siga adoctrinando a favor de la derecha y de las ideas conservadoras, cuando no reaccionarias, pero que en la pública, el profesorado y los estudiantes sean totalmente neutros y apolíticos. Son muy listos.

Y eso que el profesorado de las universidades públicas ya es mucho más heterogéneo que el de las privadas. En las públicas hay catedráticos muy de derechas a los que en ocasiones se les ve el plumero al hablar de la mujer, por ejemplo, o del «Alzamiento». Sin embargo, en una universidad católica no tiene cabida el educador progresista. De hecho, tendrá muy difícil trabajar en una de ellas quien haya cometido el pecado de haberse casado por lo civil o no haber bautizado a sus hijos, lo que en mi opinión vulnera el artículo 14 de la Constitución, pero ¡ah! La Iglesia tiene bula.

Y además, ¿no fue una forma de adoctrinamiento que los de mi generación no estudiáramos en toda la EGB ni una línea sobre el golpe de Estado y la posterior dictadura franquista? ¿O que nos pusieran de modelo a seguir a «triunfadores» como Mario Conde, dándonos a entender que lo único que importa en la vida es acumular dinero, sin reparar en los medios y caiga quien caiga?

 

¿Y por qué este acoso y derribo desde la derecha contra la Complutense (Carlos Cuesta la llama «vertedero»)? Pues por miedo. No será tan mala esa institución, cuando Pablo Iglesias, Íñigo Errejón y Juan Carlos Monedero se licenciaron allí. Se podrá estar de acuerdo o no con sus ideas, pero es indiscutible que en cuanto a retórica y capacidad argumentativa, no hay ningún tertuliano de derechas, de los que se han sacado dos o tres carreras en universidades privadas, que les aguante un intercambio dialéctico, especialmente a Pablo Iglesias. ¿Será quizá por la facilidad con la que han obtenido sus títulos?

 

Música: Tu dios de madera, de Narco

 

Crédito de la imagen original de cabecera (antes del montaje)
 
Artículo publicado en Kaos en la Red
 

También te puede interesar:

14 sin mordaza

  1. Al respecto de las religiones en la educación, puede ser relevante la historia del pastafarismo: http://es.wikipedia.org/wiki/Pastafarismo.
    Quizás va siendo hora de que la Complutense dedique una capilla a la oración pastafari…

    Si alguien está interesado en saber más:
    – El evangelio pastafari: http://es.wikipedia.org/wiki/Evangelio_del_Monstruo_de_Espagueti_Volador
    – La visibilidad en los EUA: http://www.huffingtonpost.es/2014/01/08/pastafari-concejal-colador_n_4560345.html
    – Una opinión como alternativa al ateísmo y agnosticismo: http://www.elojodeltuerto.com/2008/04/26/nadie-te-respeta-por-ser-ateo-hazte-pastafari/

    Responder
    1. ¡Ja, ja! Sí, conocía ambas “religiones”. De hecho, estuve tentado de ponerlas como ejemplo satírico en el artículo, pero al final tiré por los templos budistas y los tigres.

      Hay una canción de Def Con Dos sobre el pastafarismo: Las caricaturas de Lars Vilks (“Frente a la conspiración del Diseño Inteligente / Contra los enemigos de que usemos nuestra mente / Surge un nuevo credo pagano en el horizonte: / Flying Spaguetti Monster“).

      Lo que no sabía es que en EEUU había llegado uno de ellos a concejal (!) XD

      Y bueno, aparte de esto, tenemos por suerte a personajes como el gran Leo Bassi y su “Iglesia Patólica“, je, je.

      Responder
      1. Yo me las tomo en serio (aunque reconozco que a veces me cuesta, y mucho), porque aparte de lo estrafalaria que pueda ser la liturgia, nacieron con el objetivo de plantear batalla en el terreno del contrario, y no es un objetivo menor ni mucho menos.
        Sin ir más lejos una de las peleas de la Unión de Ateos y Librepensadores (http://ateos.org/) es conseguir que les tomen en serio y se regule de una vez la apostasía, y sin embargo el pastafarismo ha conseguido ser religión reconocida en países tan católicos como Polonia (en España aún no, pero están en ello).
        En resumen, para mí es un frente de lucha alternativo de primer orden, y si no funciona la petición de eliminar las capillas en la universidad, cambiar la aproximación y solicitar capillas para el Monstruo Volante de los Espaghetti, o la Unicornia Rosa Invisible. O de Onán si la comunidad estudiantil se va a identificar mejor.
        Saludos, Vicente Juan
        NB1: lo de Polonia parece ser cierto http://iglesiapastafari.wordpress.com/2014/04/11/se-legaliza-la-iglesia-pastafari-en-polonia/
        NB2: Conste que pude citar otras iglesias aún más chuscas, como la del Chuck Norris de los Últimos Días, la de Rambo, etc. Para más información http://es.wikipedia.org/wiki/Religi%C3%B3n_par%C3%B3dica

        Responder
  2. Se que lo que voy decir suena muy extremista, pero, ¿Cómo se puede permitir que haya medios que falten a la verdad? No es que cuenten las noticias desde su punto de vista, algo lógico y razonable, ¡Es que mienten! Engañan a mucha gente. He escuchado, y creo que tú también, a mucha gente de derechas hablar y todos repiten las mismas mentiras. Y cuando les haces ver su error, ser callan y se hacen los locos

    Responder
  3. QUE PASA QUE LA EXTREMA DERECHA NO TIENE EL MISMO DERECHO A ESTAR PRENTE COMO LA ENTREMA IZQUIERDA? O ES QUE EL REVANCHISMO LES PUEDE A ESTA GENTE DE PODEMOS Y ADLATERES, NO ESTOY DE ACUERDO SI ESTAN UNOS QUE ESTEN LOS OTROS Y SI NO TODOS A LA MIERDA, SALUDOS

    Responder
    1. No se trata de revanchismo por parte de nadie. Por supuesto que la extrema derecha tiene el mismo derecho a estar presente que la extrema izquierda, el extremo centro o estudiantes de Extremadura. De lo que trata el artículo, corríjanme si me equivoco, y sin ánimo de provocar ningún debate, es el doble rasero de ciertos tertulianos a la hora de condenar unos grupos presentes en la universidad, y en cambio son muy condescendientes a la hora de hacer lo mismo con otros grupos más cercanos a su ideología. Lo mismo ocurre con la prensa: se deshace en acusaciones hacia actos de la extrema izquierda, pero mira por dónde, suele ocurrir que no hacen eco cuando son los fachas los que atacan a los izquierdistas.
      Leyendo el artículo y viendo cómo está el panorama, me puedo hacer una idea de quiénes se preocupan realmente por el bienestar de los ciudadanos, y quiénes son los “patriotas de pulserita con bandera”. Un saludo.

      Responder
      1. Iba responder al bueno de Lambertus, pero veo que se me han adelantado: suscribo todo lo que dice David en su comentario. De eso va buena parte del artículo: de la doble vara de condenar.

        Gracias a los dos.

        P. D. ¿Cómo que “sin ánimo de provocar ningún debate”? Provoque usted, provoque lo que le venga en gana. ¡Nos gustan los debates!

        Responder
  4. Roberto López Zalbidea 20/09/2014 a las 12:43

    La reforma de la Educación es una cuestión de Estado
    Un país serio no puede tener una reforma educativa cada media hora. Al margen de adoctrinar y obtener más o menos comisiones por esa m… de libros (que además son “impaleables” !!?) en algún momento tendrán que sentarse los académicos y científicos más serios para, sin tutelas partidistas, desterrar ideologías, doctrinas y monsergas y hacer de la educación una herramienta para la libertad de los ciudadanos y para la competitividad REAL de nuestras empresas.
    ¿Que esto no interesa a quienes tienen montados diversos chiringuitos “des-educativos”, ni al poder? ¿Y? Aquí tendrán que darse también los preceptivos controles ‘de calidad’, en la enseñanza, de tal manera que quien sea un proselitista y/o un comisionista, no pueda ser educador en España. Falta mucho. Pero la enseñanza es primordial verdaderamente para la libertad y el desarrollo de un pueblo y no podemos tolerar por más tiempo el comulgar con piedras de molino.
    Saludos!!

    Responder
    1. Roberto López Zalbidea 20/09/2014 a las 12:51

      PD. Con controles ‘de calidad’ de la enseñanza me refiero a órganos de inspección que, al margen de qué fuerza o fuerzas políticas gobiernen en cada ocasión, estén formados por representantes de todas las fuerzas, pero regidos por principios científicos, no partidistas. Y que dicha regulación se recoja en la Constitución. Estas cosas no son en absoluto complicadas. Les interesa complicarlas, pero solo se necesita, como en tantas cuestiones, voluntad política. Ha de obligarse por ley y democráticamente a que no pueda hacerse proselitismo de ningún tipo con el dinero público.

      Responder
      1. Buff… No consiguen (no les da la gana, como tú dices) que las televisiones públicas dejen de ser un aparato de propaganda de los partidos en el poder, ¿y vamos a pedirles que se tomen la Educación en serio?

        Pues sí, debemos exigírselo.

        Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.