Arvhivo por Mes: diciembre 2014

Ene - Feb - Mar - Abr - May - Jun - Jul - Ago - Sep - Oct - Nov - Dic

Y en 2015, ¿qué?

Saludos, amigos del cotillón y el matasuegras. Ya vimos hace un par de artículos que en 2015 nos van a obligar a continuar viviendo en el Medievo vintage. Hoy nos quitamos la última mordaza de 2014 para hablar de lo que nos espera el próximo año, haciendo también un pequeño balance del que termina.

 
Continúa leyendo

Imágenes del 2014

Saludos, entusiastas del turrón y la zambomba. Hoy nos quitamos la mordaza para recordar algunas de las imágenes que han puesto la nota de color en Vota y Calla durante 2014.

Continúa leyendo

2015, Medievo

Saludos, vasallos del siglo XXI. Hoy nos quitamos la mordaza para lamentarnos de que vayamos a entrar en el año 2015 con un jefe del Estado «elegido» por vía vaginal.

 
Continúa leyendo

Cuento de Navidad

 

Las chicas de El club de los poetas me pidieron hace unos días que les escribiera un cuento de Navidad «pero distinto, no la Navidad que nos pintan desde Freixenet o El Corte Inglés; algo ácido». A Carmen y a Nerea no puedo negarles nada, así que a pesar de que de tiempo voy regular, les escribí una cosilla.

Continúa leyendo

Ocho suicidios al día

Saludos, marionetas catódicas. Hoy nos quitamos la mordaza para hablar de un tema tabú: la relación entre capitalismo y suicidios.

 

Suicidios, los muertos del capitalismo

 

Ya me quejé en otra ocasión de la invisibilidad de los suicidios en España, su ocultación por parte de los medios. Como dijimos entonces, si os pregunto qué provoca mayor número de muertes, la violencia contra las mujeres o los suicidios, la mayoría me responderéis sin dudar que lo primero. Y estaréis equivocados: los suicidios son 60 veces más numerosos (sesenta) que los repugnantes asesinatos machistas. Redondeando, cada año unas 50 mujeres son asesinadas por sus parejas, frente a tres mil suicidios, ocho al día.

Continúa leyendo

Los santos prepucios

 

Los Santos prepucios

Los medios hablan del de Granada como «el mayor caso de pederastia de la historia de España». Permitidme que me ría. La Iglesia católica ha cometido millones de abusos sexuales en todo el mundo, y España no ha sido una excepción. Lo que ocurre es que aquí padecimos durante cuatro décadas una dictadura franquista, y como la Iglesia era una de las columnas maestras en las que se sustentaba dicho régimen (Franco salía bajo palio, como esos muñecos de madera que tanto gustan a los catetos), todo lo que fuera contra el clero iba también contra la dictadura, lo que suponía torturas, cárcel y muerte, así que los curas tenían bula para hacer y deshacer a su antojo. Y siempre se les ha antojado explorar las cavidades infantiles, qué le vamos a hacer.

Continúa leyendo

La chica invisible

Saludos, hámsters del capitalismo. Hoy, además de la mordaza, vamos a intentar quitarnos la venda de los ojos.

Artículo publicado en eldiario.es

Pobreza en España

Tarde de octubre en Murcia capital. Tenía que hacer tiempo y ya me había dado un largo paseo, así que me senté en la terraza de una heladería. Pasear por la ciudad no me acaba de gustar. Acostumbrado a caminar por sitios solitarios, no me hago a cruzarme continuamente con tanta gente, así no hay manera de que la cabeza se suelte, demasiados estímulos sonoros y visuales.

Hay otra cosa que no me agrada de la ciudad, y es ver a tantas personas pidiendo. No me molesta que pidan, sólo faltaba (hay a quien sí), lo que me agobia es el aldabonazo en la conciencia. En el paseo por Murcia pude coincidir perfectamente con cinco o seis mendigos. Soy de pueblo, nunca he vivido en grandes núcleos urbanos, y donde he residido no había indigentes, como se dice ahora (jamás escribiré «sin techo», ese eufemismo, burda copia del homeless anglosajón). Ya de pequeño me afectaba mucho encontrarme con ellos cuando mis padres me llevaban a la ciudad, y cada vez que voy a cualquiera de ellas me recibe un bofetón de realidad, como si alguien me diera un puñetazo con la palabra «capitalismo» tatuada en los nudillos. Sin embargo, la gente de ciudad parece estar anestesiada, y no os juzgo: supongo que si viviera allí, a mí me pasaría lo mismo.

Continúa leyendo

¿Seguirás siendo cómplice de las atrocidades de tu banco?

Saludos, pequeños ahorradores. Hoy nos quitamos la mordaza para preguntarnos si queremos seguir financiando armamento ilegal, esclavitud infantil y tantas otras barbaridades con nuestro dinero.

 

Artículo publicado en El Salmón Contracorriente

 

Seguimos informando sobre la llamada «banca ética» o «banca solidaria». No me hacen mucha gracia las etiquetas, estas tampoco, pero entiendo que de alguna forma hay que aclararse.

Continúa leyendo