20 años del Subcomandante Marcos

 

20 años. El 1 de enero, mientras muchos estábamos con la resaca de Nochevieja, se cumplieron 20 años del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN).

 

Subcomandante Marcos. Frases que subrayan conciencias 

 

Me interesé por la causa del EZLN siendo chaval, cuando cayó en mis manos una entrevista al subcomandante Marcos, el principal dirigente de este movimiento. El Sup (así le llaman también) contaba el origen de su lucha haciendo gala de su elocuencia habitual, empleando frases y conceptos que se grabaron en mi tierno cerebro de adolescente revolucionario, como aquello del mandar obedeciendoUna fuerza política que pueda organizar las demandas y propuestas de los ciudadanos para que el que mande, mande obedeciendo»).

Hablo de memoria y hace ya un montón de años desde que la leí, así que me perdonaréis si no soy muy exacto, pero en la entrevista venía a decir que todo comenzó por una borrachera. Se equivocó de autobús, y tal era su embriaguez que llegó a internarse por error en la selva lacandona de Chiapas. Vagó perdido hasta que se topó con un miembro de las comunidades indígenas, el cual se apiadó de él y le llevó a su choza, donde Marcos (no es su nombre real) pudo dormir la mona. A la mañana siguiente, tras darles las gracias a sus amables anfitriones, les preguntó cómo se podía salir de allí. Uno de los indígenas, con un doble sentido que impactaría a Marcos para siempre, respondió: «Luchando, de aquí se sale luchando».

Y es que los indígenas estaban (y están) oprimidos, marginados; eran insultados, humillados, hasta el punto de tener que bajarse de la acera si se cruzaban con un mejicano «superior». Se les niegan derechos (sanidad, educación…) únicamente por ser indígenas. Eso no es novedad: sucedió con la infamia de la esclavitud, que los estadounidenses se resistieron a abolir hasta hace «cuatro días»; con los indios americanos y con los otros, con los dominados por el imperio británico; con el apartheid sudafricano; de nuevo con los negros en Norteamérica (el país de la libertad); con los aborígenes australianos… Y ocurre hoy en día con Palestina, el pueblo saharaui… O aún peor, el genocidio silencioso de tribus amazónicas exterminadas en el más absoluto de los ostracismos.

El EZLN tomó la palabra para defender a los más débiles, a los daños colaterales del sistema capitalista. Fue en 1984 cuando la embriaguez de Marcos le condujo por error a las montañas, y allí se quedó. Sin ser indio, hizo suya la causa de estos pueblos, que diez años después, tras una concienzuda preparación, empezarían con él su andadura tomando por las armas San Cristóbal de las Casas. Por lo que, si contamos desde el inicio, como hace el subcomandante, el EZLN es «treintañero».

Cómo terminarán, quién lo sabe. Los indios americanos, engañados una y mil veces, fueron exterminados, y los pocos que quedan están confinados en reservas, pero Gandhi consiguió uno de sus objetivos (la independencia de la India) antes de ser asesinado. Como Martin Luther King, que corrió su mismo destino final. Mandela tuvo más suerte y «sólo» se pasó 30 años en la cárcel… Cuando las leyes son injustas, es de justicia quebrantar las leyes.

Cartel zapatista, EZLN, Subcomandante Marcos

«Que el que mande, mande obedeciendo» // Crédito: Wikimedia

 

Muchos repiten lo que otros les dicen que tienen que pensar, es decir, que Marcos es simplemente un «terrorista» como lo era el Che, igual que Cañamero sería un vulgar «ladrón» (eso sí, Mario Conde es el yerno ideal). Bien. Y los esclavos eran infrahumanos; los sioux unos salvajes; los abolicionistas estadounidenses, enemigos de la patria; Gandhi, un peligroso antisistema; Martin Luther King, un delincuente fichado por el FBI; Mandela, otro «terrorista»…

 

Mi abuela solía citar aquella frase, «Puede más la pluma que la espada». Pues Marcos maneja ambas, Marcos es poesía, es literatura, habla y escribe como los ángeles… Como lo harían los ángeles si existieran… Como lo harían los ángeles si existieran y hubieran recibido una educación digna, porque si el arcángel Gabriel fuera natural de Chiapas habría tenido muchas posibilidades de ser analfabeto, y a saber entonces qué le hubiese anunciado a la Virgen. Podría haberse liado al leer las instrucciones divinas, y en vez de «Y Dios el Señor lo hará rey, como a su antepasado David», haber dicho «y Dios el Señor lo hará gay, como a su antepasado David». Y ya teníamos montado el belén.

El Sup es el ejemplo perfecto del hablar con propiedad. Esgrime ideas y argumentos firmes, llenos de vida, autoridad y experiencia, no como esos globos de helio que salen de las voces aburguesadas de los tertulianos que copan nuestros medios «de paga». Su imaginación, y la de su gente, les han permitido ver un Méjico y un mundo nuevo, como Zarathustra veía al hombre del futuro, del cual el actual sería un simple mono primitivo, un ancestro evolutivo. Y una vez que se ha vislumbrado esa sociedad justa, debe de ser difícil resignarse a vivir el sucedáneo. Aunque ellos saben que no van a disfrutarla, que sólo están poniendo los raíles para otros, y aun así, trabajan alegres, silbando:

Nosotros nacimos de la noche. En ella vivimos. Moriremos en ella. Pero la luz será mañana para los más, para todos aquellos que hoy lloran la noche (…) Para nosotros la alegre rebeldía…

 

Y algo muy importante: sus virtudes oratorias y literatas, así como las demás, las de aquí abajo, las más prosaicas, están cohesionadas con un inteligente sentido del humor que consigue ligar todo incluso cuando habla de la muerte; no de la muerte como concepto, sino de la que huele y salpica, de la muerte cercana y fría, de la que se lleva también algo de los supervivientes. Hasta en el espinado terreno del recuerdo de compañeros fallecidos, el sentido del humor pisa firme, sin herir ni herirse, cicatrizando con la risa. Vale, esto es importante para mí, supongo que habrá gente seria y respetable que considere el humor y la alegría algo secundario: os compadezco.

Marcos no es un poeta de la revolución, es un revolucionario poeta: un pequeño giro para las palabras, pero un gran salto en el significado.

 

Aquí tenéis el comunicado más reciente del subcomandante Marcos del que yo haya tenido constancia: Cuando los muertos callan en voz alta, del 28 de diciembre de 2013 (no os perdáis la postdata final que le dedica a los medios de comunicación).

 

¿Conocíais al subcomandante Marcos? ¿Qué opináis de él? ¿Qué pensáis de su lucha, del EZLN?

Crédito de la imagen de cabecera

 Otra entrada sobre el EZLN: Cuarta Declaración de la España Corruptona.

9 sin mordaza

  1. Roberto López Zalbidea 07/01/2014 a las 9:45

    Olé!
    Muy bonita columna, Salva, sí señor!
    Nos diferenciará la CONCIENCIA.
    Seremos diferentes de quienes disfrutan del daño que van sembrando.
    Nosotros disfrutaremos con las cosas sencillas.
    Ellos nunca gozarán de nada, aunque lo tengan todo.
    Lo saben, y por eso continúan odiando.
    Este es el esquema que se repite desde que el mundo es mundo.
    Es la eterna lucha entre el bien y el mal?
    Ni puñetera idea..
    Lo único que sé es que nunca seremos iguales que ellos.
    Gracias y enhorabuena, Salva. Un abrazo!

    Responder
    1. Gran comentario, Roberto.

      Como tú, si hay algo que tengo claro es que no somos iguales a cierto tipo de personas. Les falta algo, llámale conciencia, conciencia social, empatía, compasión o yo qué sé, pero algo falla.
      Y sí, también como tú, pienso que en su tara llevan la penitencia.

      Gracias por los elogios y por la campaña de difusión en Twitter. ¡Te debo una! ;)

      Responder
      1. Roberto López Zalbidea 08/01/2014 a las 9:44

        Nada que agradecer. Escribes muy bien. Imagino que lo sabes..
        Últimamente estoy muy interesado en la dimensión psicológica y moral que está detrás de la práctica política. Intentando desenmarañar que hay detrás de las aberraciones que llevan a cabo algunos amados líderes desde que el mundo es mundo. Y las consecuencias que padecemos todos por la actuación de determinados ineptos megalómanos.. Y parece que no aprendemos..! En resumen, me meto en lo que SÍ me importa. Te paso un par de enlaces que yo encuentro interesantes

        http://www.reeditor.com/columna/11368/24/psicologia/narcisismo/cerebro

        http://www.reeditor.com/columna/8856/24/psicologia/valores/morales

        A seguir así! Nos vemos en el internés!!

        Responder
        1. Gracias por los enlaces, les echaré un ojo enseguida.
          Hablando de eso… Así que cuando aquí te hacías el modesto en lo de escribir, estabas omitiendo tu columna en Reeditor, ejem (ya te tengo fichao) ;)

          Gracias también a Lambertus por comentar.

          Responder
  2. Pandora Groovesnore 13/03/2014 a las 18:31

    «Para todos todo». Me quedo con su frase que hace mucho tiempo hice mía. Y siento una auténtica envidia insana por los pueblos que tienen la suerte de hacer obedecer a sus gobiernos. Y por los gobiernos que son revolucionarios y también poetas. Miro lo que me gobierna y siento vergüenza ajena. «Para nosotros nada»

    Responder
    1. Comparar a Rajoy con Marcos es poco menos que un sacrilegio. Un tío que ni siquiera entiende su letra, acomodado, enriquecido a costa del pueblo por el que debería velar, rodeado de corruptos como él mismo, cuyas inquietudes culturales se limitan a leer el Marca e ir al fútbol. Alguien que no acepta preguntas en las ruedas de prensa ni da entrevistas por no saber responder si no tiene un discurso escrito previamente. Ojalá fuera «para nosotros nada». Lo que tenemos es mucho peor.

      Responder
  3. Un post muy bonito y ameno. Yo conocí al subcomandante en una entrevista siendo yo más joven (creo que en el Semanal) y me encantó. Es una de las personas que más respeto me merecen. Y por desgracia, lo poco mediático que es no ayuda mucho en su lucha. ¿Cuántos conocen al Che y cuantos al subcomandante? ¿Cuanto se habla del problema de los indígenas americanos?
    Pd: http://m.youtube.com/watch?v=VfwweprIKkU

    Responder
    1. He empezado leyendo «Yo conocí al subcomandante…» y digo: ¡anda! Pero no, era en una entrevista. Qué chasco.

      No sé si estoy de acuerdo en que Marcos sea poco mediático. Entiendo a lo que te refieres, pero creo que se ha tratado de una estrategia intencionada. Quizá vendría bien echarle una lectura ahora a su despedida, genial como todos sus textos, en donde algo de eso se habla.

      Gracias por estar siempre ahí ;)

      P . D. El Semanal, gran revista: entrevistas al Subcomandante Marcos, artículos de Pérez-Reverte… :P

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.