La ideología de la Justicia

Ahora que están tan de moda las trilogías, y visto el éxito de taquilla de La ideología de la Policía y La ideología de los medios, me quito la mordaza para escribir la tercera parte: La ideología de la Justicia.

No pidáis precuelas, que no sé cómo está la conexión a Internet en Alcalá Meco.

 
 

La ideología de la Justicia: de aquellos polvos

Empezaremos con un poco de historia reciente, franquismo y Transición, para comprender de dónde venimos y por qué vamos adonde vamos, a no ser que hagamos algo por evitarlo.

España es un país peculiar. No porque sigamos disfrutando maltratando animales, o nos guste echarnos un ratico después de comer: en los años cuarenta, cuando el fascismo de Hitler y Mussolini era derrotado tras la Segunda Guerra Mundial, aquí, el protegido de estos, un tal Francisco Franco, alcanzaba el poder tras dar un golpe de Estado.

Ni EEUU, ni Francia, ni Reino Unido, nadie movió un dedo por ayudarnos (como Estados) a no caer en ese agujero, ni por sacarnos de él después. Y así nos pasamos 35 años, a oscuras en una negra topera donde, como en el juego aquel, al que asomaba la cabeza le caía encima el garrotazo.

Durante ese tiempo, en el que miles fueron asesinados, torturados, vejados, la incautación de bienes públicos y privados reportó jugosos beneficios a los vencedores de una guerra que habían provocado ellos mismos, en parte con ese fin.

 
 

La familia Franco recibió una herencia multimillonaria tras la muerte del «Generalísimo», una inmensa fortuna: dinero, empresas, tierras, bienes inmuebles, obras de arte, cuentas en paraísos fiscales… A los Franco y a los Martínez-Bordiú les ha salido muy rentable estar emparentados con un dictador criminal. Su progenie ha conseguido esquivar la maldición bíblica por mucho, mucho tiempo. Esas frentes no sudarán como no sea en la sauna.

 
 

El baño de oro que se le dio a la Corona sirvió para que generaciones de borbones puedan vivir a cuerpo de rey. Por si fuera poco, los españolitos les seguimos pagando suculentos sueldos y costeando su lujoso tren de vida.

 

Por cortesía del franquismo al que sostuvo, la Iglesia católica española engordó sus ya de por sí obscenos bienes. Así le ofrecía Franco el Concordato al Vaticano en una carta a Pío XII:

 

Asegurarán una pacífica y fecunda colaboración entre la Iglesia y el Estado en España. (…) Seguro de su comprensión y benevolencia, postrado ante Su Santidad, besa humildemente vuestra sandalia el más sumiso de vuestros hijos.

 

Y tan fecunda, como que la colmaba de privilegios, económicos y de toda orden.

El Papa, por su parte, embelesado por el tintineo de las monedas y las cosquillitas en los dedos de los pies, se refirió a la España del dictador como «Nación elegida por Dios, baluarte inexpugnable de la fe católica».

A la Iglesia, cobrando, le da igual apoyar a Dios o al Diablo. También firmaron el Concordato Imperial con el amigo alemán de Franco, el del bigotito a lo Chaplin, y consiguieron que Mussolini les cediera nada más y nada menos que una porción de Roma para disponer de un Estado propio, la Santa Sede, en la Ciudad del Vaticano. Hay que tener amigos hasta en el infierno.

 
 

Al contrario de lo que sucedió, por ejemplo, en Argentina (cuya depuración fue incompleta, pero al menos se dio la tentativa), a los encargados de ejercer la represión física en el franquismo (de la mental, del adoctrinamiento, se encargaba la Iglesia), a los miembros del Ejército, la Policía y la Guardia Civil al servicio de la dictadura no se les juzgó por sus asesinatos y torturas al llegar la democracia. Ni siquiera se les apartó del cuerpo. Es más, varios fueron ascendidos o condecorados. Estos angelitos de uniforme tienen el futuro asegurado, un retiro dorado en el que contarles a sus nietos cómo colgaban de las muñecas a embarazadas para practicar boxeo con sus vientres.

Estos son los que formaron y siguen formando a las siguientes generaciones. En 2013 (no hablamos de tiempos antiguos ni viejas heridas), en 2013, ojo, supimos por algunos medios que Emilio Hellín Moro, el verdugo del cruel secuestro y asesinato de Yolanda Gómez, estaba contratado por el Ministerio del Interior como asesor de la Policía, la Guardia Civil y otros cuerpos.

¿Debemos extrañarnos entonces de ciertos tics de las llamadas fuerzas del orden?

 
 

Gracias al expolio de lo público y de los bienes privados de los rojos, que durante décadas no tuvieron ningún derecho, una serie de empresarios y banqueros ganaron mucho dinero. Siempre es útil ser amigo de un dictador, no hay que preocuparse de concursos públicos, burocracias absurdas ni derechos de los trabajadores. Es más, contaban incluso con mano de obra esclava. ¿A quién le preocupa la competencia?

Aunque su éxito no tiene mayor mérito, ya hay que ser muy torpe para no hacerse rico así, los hijos y nietos de quienes se lucraron de esta forma, que lo único que han hecho por su parte es heredar estas empresas, ensalzan la memoria de sus familiares y se llaman a sí mismos «emprendedores».

 
 

Los ministros y «políticos» franquistas pasaron por la sala de maquillaje y se transformaron en demócratas.

Muchos terminaron en consejos de administración de grandes empresas, que pagaban de esa forma los servicios prestados. Las puertas giratorias se engrasaron con la sangre de obreros, sindicalistas o maestros.

 
 

Lo mismo ocurrió con los jueces que dotaron de una apariencia de legalidad a las pantomimas procesales de la dictadura: siguieron en sus puestos, y ahora copan altos estamentos del poder judicial.

Varios están en el Tribunal Supremo y la Audiencia Nacional. ¿Cabe sorprenderse, entonces, de la impunidad de la que gozan los corruptos en España? ¿Y de la doble vara de medir, de la persecución ideológica?

Para darle otro toque siniestro, en la magistratura, como en la política, proliferan los fanáticos adeptos a la secta del Opus Dei. Así estamos.

 
 

La «modélica»Transición

En la Transición se hizo lo que se pudo. La democracia, como el animal encerrado y criado a base de palos, tenía miedo de salir de la jaula, miedo de todo y de todos.

Ese animal apaleado durante cuarenta años, temblaba al pensar que el Ejército se sintiera molesto y volviera a ponerse del lado del amo. De ese modo, nunca se quitarían de encima el yugo.

La izquierda (los demócratas) aceptó, transigió y «traicionó» lo que hubo que traicionar para asegurar la democracia.

 

REFERÉNDUM CONSTITUCIÓN PCE CARTEL SÍ

Cartel del PCE de 1978


 

Con el ruido de sables chirriando como un millón de cuchillos resbalando sobre el plato, la izquierda se tragó toda la comida, rebañando hasta la monarquía, con tal de que se aprobara la Constitución, que se veía, y tal vez era así, como la única vía de salida de aquella negra topera.

—¿Queréis Constitución con monarquía, o volvemos a lo de antes?

—Bodadquía, bodadquía.

Si chupar un caramelo de menta te aclara la garganta, chupar una pistola te aclara las ideas.

 

Transición española, referéndum, monarquía

 
 

Una cosa es aceptar la chapuza que se pergeñó para salir del paso, y otra tragar con el cuento de esa Transición «modélica», ejemplo para otros países, con la que los medios, los herederos del franquismo, la izquierda tibia y los que se ganan la vida citando a Suárez han conseguido, a fuerza de machacar con su gota malaya, inundar los cerebros de los españolitos.

La verdad está muy lejos de eso. Ni modélica, ni pacífica. Si hay que ponerle un complemento, combina mucho mejor con impune. Impunidad, violencia y miedo.

Se hizo lo que se pudo entonces, del 75 al 78. Pero después nos comimos las uvas de 1988, las de 1998… Ya no había miedo, pero tampoco se revisó nada. Llegó 2008, y todo se dejó tal cual estaba, como labrado en piedra.

La Constitución, redactada y aprobada entre presiones de todo tipo, en unos días en los que los «padres» apenas se podían oír entre ellos por el estruendo de tiros y bombas (casi 600 asesinatos entre 1975 y 1983), pasó a ser inmutable, sacrosanta. La monarquía, incuestionable.

Cuando Juan Carlos I abdicó en 2014, se negaron a celebrar un referéndum. Según ellos, la monarquía ya se había votado con la Constitución. Era un paquete, un dos por uno en Burger King. Saben que, si nos hubieran dado a elegir, habría salido perdiendo la Corona. En 2015 y en 1978. Así que no nos dejaron opinar entonces, ni nos dejan ahora. La democracia está sobrevalorada.

 

Se les ven las feas costuras. La Constitución, que era tan difícil de reformar que mejor ni intentarlo, tan delicada que de tocarla se nos podía caer toda la casa encima, nos decían, fue modificada en un pispás en 2011, sin preguntar a nadie, sin líos de consensos ni necesidad de complicados trámites burocráticos. Un acuerdo entre los dirigentes (a las bases, que les den) de dos partidos. Se tardó lo que Zapatero y Rajoy necesitaron para echar una firma.

 

Viñeta Constitución Española, Eneko, humor, Transición

 
 

Estamos en 2017. Han pasado cuarenta años y el franquismo sigue sin estudiarse en los colegios, por miedo a herir susceptibilidades.

Ya está bien, ya-está-bien. Recordar que la Transición fue un apaño, un bote salvavidas lleno de parches en el que escapar de aquella isla desierta que era España en la Europa de finales de los setenta, no significa olvidar sus logros. Esa es una manipulación interesada de los que salieron de la dictadura a regañadientes (tras mucho pelear, sólo 8 de los 16 diputados de Alianza Popular, actual PP, votaron a favor de la Constitución en el 78), y de la izquierda oportunista, a la que tan bien le vino el clima de miedo para hacerse con el poder en el 82. Vamos a votar a estos, que así los señores de los bigotitos y las pistolas igual no se cabrean tanto.

Pero no se puede seguir circulando siempre con una rueda de repuesto.

 

No es que Franco dejara todo bien atado, es que lo dejó blindado, con alarma, sensores de movimiento y perros guardianes.

No les bastó con la infame amnistía del 77, que regaló la impunidad a tanto criminal, que liberó a asesinos que mataban pistola en mano a los manifestantes que, tras la muerte del dictador, se atrevían a pedir libertad. No les bastó con eso, sino que, en el colmo del recochineo, los condecoraron e incluso los integraron en el sistema, como hemos dicho. Y ahí siguen.

Como también fue un recochineo intolerable el funeral de Fraga en 2012. Este ministro franquista, fundador del PP, que nunca se arrepintió ni pidió perdón por los crímenes de la dictadura, fue despedido con una pompa y un boato que daban arcadas, elogiado como padre de la Constitución y conseguidor de la democracia por lo más granado de nuestra clase política y monarquía.

España es el mundo al revés.

 

 

Si te gusta lo que lees, deja aquí tu dirección para que pueda avisarte de cada nueva entrada:



 

Imagen de cabecera: JRMora

 

También te puede interesar:

18 sin mordaza

  1. Pingback: Menéame

  2. Vaya Salva, que hasta sin incluir chascarrillos me ha gustado éste. Eso sí, te añado un punto que creo importante: al muchísimo miedo que soplaba a ras de clase social, hay que sumar la nula cultura política de quienes votamos la Constitución. Incluso quienes estuvimos por la ruptura con el pasado hablábamos de oído, por lecturas mal asimiladas de textos incompletos pasados de contrabando. Se hizo lo que se pudo, dadas las circunstancias, y aún así no fue poco. Se te agradece el reconocimiento.

    Respecto de la postura de nuestros dirigentes, recuerdo una frase que suele aplicarse en economía: cuando el Titanic se hundía, alguien sugirió poner los botes salvavidas debajo para mantenerlo a flote. Eso suele ayudar a convencer al personal para que colabore en sostener el barco.

    NB: Muy oportuna la propaganda, date por votado.

    Responder
    1. ¿No he metido chascarrillos? ¿Ninguno? Umf, se ve que me ha pillado cabreao. Prometo enmendarme.

      Hombre, es que el que no reconozca el esfuerzo, el valor y la buena intención de mucha gente, o es un estúpido o un fanático.

      Ya imagino que había falta de costumbre. Supongo que hubo quien se acercó a la urna como algunos de nuestros abuelos en la noche de bodas, con la papeleta en la mano, sin saber qué hacer con ella.

      ¡Gracias por el voto!

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
  3. Se puede defender la manera de actuar y aceptar aquella Constitución en medio de ese ambiente tan violento. Que años después, siga sin hacerse justicia es indefendible. Y que después de la renuncia de Juanki, no se hiciera otro referéndum… No, esto no es una democracia

    Pd: ya la meneé…la noticia

    Twitter: @MigueIjr

    Responder
    1. Exactamente, Miguel, esa es la cosa. Y por eso da la impresión de que lo tenían pensado desde el principio: ahora les decimos que traguen, que esto es temporal, y luego no va a haber quien lo toque. Y el que insista, es antidemócrata, anticonstitucional y anti civilización occidental.

      ¡Gracias por el meneo!

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
  4. Hablando de jodones, me he acordado de un chiste que circulaba por ahí en aquella época.

    Se encuentran dos amigos, y uno le pregunta al otro:
    – Qué, ¿cómo te va de casado?
    – Muy bien, he llegado a un acuerdo con mi mujer, y no discutimos nunca. Yo decido las cosas importantes, y ella las cosillas del día a día.
    – ¿Eso has conseguido? ¿Y cómo lo hacéis?
    – Pues eso, que yo decido si monarquía o república, si entramos o no en la OTAN, ….
    – ¿Y ella?
    – Nada, tonterías: qué coche cogemos cada uno, si me quedo con los niños todos los fines de semana mientras ella sale, si cambiamos de casa….

    En la Constitución también llegamos al mismo acuerdo los políticos y el pueblo. Para cambiar las cosas importantes está el artículo 168 – casi imposible – pero para las cosillas como la reforma del artículo 135 basta con la aplicación del 167, con mayoría de 3/5 de las cámaras. O sea, hoy por hoy PP+PSOE+C’s.
    Lo importante para el pueblo, de las tonterías del día a día ya se encargan los parlamentarios (nótese la ironía).

    Responder
  5. Estaba dando una vuelta por la red. Vi este blog, entre los muchos que hay en wordpress, entré, me pareció interesante lo que dices, me suscribí y te voté Salva.

    En cuanto a la “Modélica”, nada y de Transición menos. El modelismo transitorio, nos tiene, sino peor igual, mas o menos que allá por el 75 del siglo pasado, al menos irónicamente.

    Ley Mordaza, eufemisticamente Ley de Seguridad Ciudadana, dictada por el inefable Fernández Díaz, se podría asemejar a la Ley Antiterrorista democrática, Ley de Vagos y Maleantes, nos protege de la libertad de expresión, reunión, manifestación, publicación, etc.

    Ley de Reforma Laboral, ley Bañez, salvando las distancias, casi…solo casi, se asemejaría al Fuero del Trabajo, una de las siete Leyes Fundamentales, del glorioso régimen del bajito.

    Y como colmo, en Diciembre del 76 votamos, en referéndum, la Ley para la Reforma Política. Dicen, que con esta ley el franquismo se hizo el harakiri. . Esta fue considerada la Octava Ley Fundamental. el régimen del bajito, el cual se basaba en siete Leyes Fundamentales, y esta se consideró la octava. Como prueba del momento presente sirva de ejemplo el siguiente enlace http://www.abc.es/espana/abci-40-anos-para-reforma-politica-franquismo-voto-reconciliacion-nacional-201611180148_noticia.html.

    Por lo demás los arreglos de lo que han llamado “primera transición”, están igual que la antetransición. Los herederos franquistas siguen en puestos de poder, tanto en la política, la economía, especialmente en la judicatura. Da gusto repasar apellidos de la casta del parlamentarismo español. Hay auténticas estirpes que arrancan a finales del XIX. Todo muy Marca Egpaña. Le llaman democracia y no lo es.

    Responder
    1. Hola, Félix. Pues muchas gracias por el voto, y bienvenido. Considérate un «lector sin mordaza» más.

      La mal llamada Ley de Seguridad Ciudadana, contra la que ya hemos escrito por aquí, antes de su aprobación y después, viene a legalizar la represión ideológica. Como tú dices, nos «protege» de la libertad de expresión y manifestación. Y les otorga más impunidad, si cabe, a las FCSE.

      Voy a continuar esta entrada hablando de la persecución de la disidencia que se da en este país desde hace cinco años, en las redes sociales y fuera. Hay gente que se enfrenta a multas astronómicas o penas de prisión por manifestarse pacíficamente o, simplemente, por escribir.

      Hablaremos del papel que juega la policía en todo esto.

      Un saludo.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
  6. Gracias salva:
    Una vez mas, abres la ventana de de mi mente, oxigenando y alumbrando la oscuridad de mi ignorancia.
    Es muy ilustrativo, oir en tus palabras, los cantos de sirena, que la sociedad amordaza y silencian.
    Un millon de gracias y no cambies nunca.
    SalU2

    Responder
  7. Salva, chapeau, compadre. El recorrido histórico de España desde la Guerra Civil hasta hoy es sucinto y completo, en toda su crudeza. Da gusto leerte, de verdad.

    Enhorabuena, y mi voto para ti en 20Blogs.

    Un beso

    Twitter: @OlgaBaselga

    Responder
  8. El correo anterior corregido ->

    Pues no creo que las cosas sean así. Querías llegar al punto de cuestionar la Transición y la Constitución y lo has hecho exagerando bastante lo que hubo antes de eso. Y esto que cuento es lo que opino según me informo.

    La Guerra Civil fue la consecuencia de unn golpe de estado que podía haber sido incruento si el gobierno republicano no hubiera armado al pueblo. Ya había habido otro golpe como el de Primo de Rivera y no pasó la cosa de ser un cambio de régimen. Habría habido cierta represeión pero nada tan grave como lo que vino, una guerra civil.

    En los años de la II República, los partidos de izquierda ya había manifestado tendencias revolucionarias (con su acompañamiento de violencia) en la revuelta de Asturias y la sublevación Catalana, acoso a las derechas y a la tradición católica española, etc. Hay que recordar que los año 20 y 30 fueron convulsos en Europa y en España (Fascismo y Comunismo). En España además las izquierdas quisieron usar la República para llegar a una especie de revolución bolcheviques, a lo soviético. Y se aprovechó el golpe de estado que derivó en la triste y cruenta guerra civil, que eso es lo que fue. Una Guerra Civil no de los militares contra el pueblo, si no de la España revolucionaria contra las derechas. Las derechas ya habían ganado elecciones los años anteriores con respuestas nada democráticas por parte de la izquierda. El clima político-social en el 36 era tal que en cualquier país del mundo habría habido un golpe de estado para resolver lo que el gobierno no podía o no quería.

    España quedó dividida en dos grupos que se combatieron por la fuerza, porque ninguna de las partes confiaba en ser respetada por la otra. La parte revolucionaria, la llamada republicana, porque tenía miedo a los otros, dirigidos por militares, y no esperaba clemencia en caso de derrota. Y la parte llamada nacional (error, el calificativo vale para todos los españoples) porque conocía los precedentes revolucionarios en España y en Europa (la revolución rusa) y podía esperar que la gente con ideología de derechas o sospechosa de ser cristiana o religiosa sería eliminada…

    El resultado: la España de Franco ganó la guerra. ¿Que hubiera pasado si hubiera ganado la España de la República en la que se decía muera España, viva Stalin? Además de sufrir las masivas purgas que se han dado en los paises comunistas, probablemente España hubiera sido invadida por Hitler, pero eso ya es historia ficción. La represión franquista después de la guerra la hubo, pero en comparación con las represiones de los regímenes comunistas u otros no comunistas fue reducida. Pretendió hacer justicia pero eso si, la justicia de los vencedores que es menos justicia. No voy a entrar en más detalles porque llevaría mucho.

    El régimen de Franco cometió el error de no devolver la dignidad a la España vencida, como si hicieron otros países que sufrieron guerras civiles, y de perpetuar la represión civil de los llamados republicanos hasta el final del régimen. Y eso dejó en el aire la sed de venganza o el revanchismo. Una pena. Además, los militares no dejaron el poder hasta la muerte del dictador, otro error. No hubo libertad política. Si había libertades individuales tal vez más reducidas pero España no tenía nada que ver con los paises del este de Europa donde no había libertad de ningún tipo. Además el régimen consiguió desarrollar España y llevarla al puesto 8 por PIB del mundo. Y la corrupción, que la había, no tenía nada que ver con la corrupción del régimen de la Transición que dura hasta hoy, una nimiedad en comparación.

    Lo peor fue la restauración de la monarquía borbona, dar el poder a ese sujeto llamado JuanCar I, el campechano, de quien se sabe más fuera que aquí y que es un ser superior, intocable, archimillonario, comisionista, además de “salido”, porque salió del trono, a quien no se puede juzgar por ningún delito que cometa o haya cometido.

    No haber preparado España para la III República, que podría ser algo así como es Francia, no como la II República Española. Ser repúblicano no significa ser de izquierdas. Ser republicano no es ser demócrata, simplemente es no tener un rey, no tener una monarquía, es que el jefe del estado sea una persona elegida. Lo de ahora pero sin rey.

    La Constitución del 78 es en realidad un Estatuto Otorgado por el monarca, como los del siglo XIX. El monarca está por encima de la Ley y graciosamente concede a su pueblo unos estatutos para que se rija por ellos. Esta seudo constitución no es democrática porque no hay división de poderes. Aquí solo hay un poder, el ejecutivo, que detenta además las funciones legislativa y judicial. La España de JuanCar y su hijo es en realidad una monarquía de partidos donde estos son parte del Estado, viven del presupuesto y no representan al electorado. A esto se añade la tendencia disgregadora que han traido esa cosa llamada “autonomías”, caso único en el mundo, que son repetición en pequeo del Estado central. España es en realidad una continuación del régimen de Franco, antes una dictadura de un partido, ahora de varios, antes con un sindicato vertical, ahora con dos sindicatos verticales; antes algunos viviendo del presupuesto, ahora muchos, incluidos los nuevos partidos que son puro continuismo de la corrupta transición del 78. Todo el sistema sigue igual pero las consecuencias son una corrupción y endeudamiento como nunca antes. Y mientras el país adorando al nuevo ídolo, Felipe VI, peloteandole a él y su familia y viendo furbor, el tiempo de cuarto de hora y las noticias del régimen corrupto que padecemos.

    Así que ¿Para cuando una auténtica Constitución democrática? ¿Para cuando un referendum que nos permita echar (o no) a la monarquía? ¿Para cuando una auténtica división de poderes, esto es elecciones por separado de Jefe de Estado y del Legislativo, y un sistema judicial que no toquen los políticos ? ¿Para cuando dar valor a todo lo bueno que tiene España, a su gente, a su historia, a sus bienes etc sin complejos? ¿Porqué ser de izquierdas es despreciar España? ¿Porqué un republicano no puede ser de derechas, o de lo que quiera, en España?

    Sugerencias: no ver las teles del régimen, dejarse de toros y furbor, escuchar radios alternativas (como Radio Ansite, Economía Directa, Radio Libertad Constituyente, CarneCruda, Radio Gransci, etc) leer webs variadas de unos y otros, leer historia, y dejarse de odios viscerales estériles.

    Notas: Yo trato de informarme por ahí y por mi cuenta y deseo que España, algún día, llegue a la III República a la francesa. Como tantos españoles, yo tenía familia a uno y otro lado, y a mi me tocó en el de los perdedores. Pero hoy se puede decir que con el régimen del 78 hemos perdido todos.

    Responder
    1. Hola, Heliodoro. Bienvenida sea la discrepancia.

      Coincido contigo en algunas cosas, en la mayoría no. Al turrón:
       

      Curiosa forma de verlo: si el gobierno legítimo de la II República hubiera entregado las llaves mansamente a los golpistas, no hubiese tenido lugar la guerra civil. Muy bien. Pero se me ocurre una manera más fácil, llámame loco: aceptando el resultado de las urnas y no dando un golpe de Estado.

      Llamativa manera de retorcer las palabras: el golpe que dio la derecha, tras pasar por tu teclado, se convierte en un golpe «de la España revolucionaria contra las derechas». Toma ya.

      De la manida excusa de la derecha para justificar el golpe, el breve y fallido intento de revolución en Asturias, ya hemos hablado por aquí.

      Hablas de «historia-ficción», pero te dedicas a ello con fruición en tu comentario: que si Franco y los suyos no hubieran dado el golpe de Estado España se habría convertido en una franquicia de Stalin, blablablá, purgas, gulags, y hasta nos habría invadido Hitler.

      Hitler no nos invadió porque ayudó a los sublevados a ganar la guerra, pero el Ejército alemán probó sus armas en España contra la población civil, con el beneplácito de Franco.
       
      «Las derechas ya habían ganado elecciones los años anteriores con respuestas nada democráticas por parte de la izquierda». Vamos a ver, tú mismo recuerdas que el golpe de Primo de Rivera, que según escribes, parece que no tuviera importancia, a fin de cuentas, sólo se trató de quitar por la fuerza a un gobierno democrático y suspender el sufragio durante ocho años. ¿Está bien porque lo hace la derecha?

      La verdad es que la derecha tiene experiencia en eso, y las excusas son siempre las mismas. ¿Qué pasó en Chile, en Uruguay, en Argentina…? Todos golpes de derecha que trajeron sangrientas dictaduras, que la derecha mediática, fanáticos como Hermann Tertsch, justifican con el mismo argumento de historia ficción de «peor hubieran sido los otros».
       
      La represión franquista fue brutal, injustificada. Somos el segundo país del mundo con más muertos sin identificar tirados en las cunetas, sólo superados por Camboya. Todos asesinados por esa «reducida» represión.
      Y eso no tiene disculpa. Porque esas excusas de Intereconomía, había que dar el golpe o toda España hubiera terminado tomando tapas de nonato y violando monjas, no explican el injustificado y sistemático genocidio que se llevó a cabo contra los vencidos durante los cuarenta años posteriores. Eso a lo que tú llamas «error». No, un error es escribir falangista con jota. Eso es otra cosa.

       
      Para sugerir que nos informemos por medios independientes, tu argumentario para justificar y quitar importancia al golpe y posterior dictadura coincide punto por punto con medios a los que no les entra ese adjetivo ni con vaselina, como 13TV o La Gaceta.

       
      Por lo demás, nunca he dicho que para ser republicano haya que ser de izquierdas. Al contrario, he escrito más de una vez que este es uno de los pocos puntos en los que ambas ideologías se ponen de acuerdo. Por eso no hacen un referéndum, porque saben que lo pierden.
       
      Un saludo.

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder
    2. Hola Heliodoro:

      En la actualidad mal que nos pese seguimos con las dos Españas, la de los muertos en las cunetas, segundos en el ranking mundial de desaparecidos forzosos, después de Camboya, la de aquellos que no quieren acatar la Ley de la Memoria Histórica, la de una Iglesia ultracatólica que se apropia gratuitamente de inmuebles, y no paga un solo impuesto, la misma que colaboró activamente en el golpe de estado de 1936,
      La España democrática, o eso dicen, que condena y expulsa de la carrera judicial a un juez cuyo delito ha sido propiciar la investigación sobre los muertos del franquismo, esa que tras uno de los muchos requerimientos y firmas hace oídos sordos a la creación de una Comisión de la Verdad, la cual, dicho sea de paso reconoce la Comisión de Derechos Humanos de Naciones Unidas
      No me cabe en la cabeza que personajes como el sr. Rafael Hernando, portavoz del Grupo Popular, manifieste, sin el mas mínimo rubor, lo siguiente: “Algunos se han acordado de su padre enterrado solo cuando había subvenciones” o bien que “ese tema no se debe tocar porque es reabrir viejas heridas”. Si se reabren solo puede ser por dos razones, o bien porque no han cerrado, o porque están infectadas. Que cada cual saque sus propias conclusiones.

      En cuanto a la “Modélica Transición”, me causa una profunda tristeza a donde nos ha traído. A tener unos políticos a los cuales no les duelen prendas hablar de partidos constitucionalistas…. y otros. Ayer los mismos que hoy hablan de partidos “no constitucionalistas” les estaban “invitando” a que si querían hacer política se presentasen a las elecciones. Eso hicieron y fueron votados por cinco millones de ciudadanos Por favor un poco de seriedad.

      Frecuentemente se oye o se lee, que “se hizo lo que se pudo”, seguro que sí. Los actuales patriotas, esos que están todo el día envueltos en la bandera, son los mismos que impusieron las condiciones en que se hizo la transición.
      No olvidemos que el primer Presidente del Gobierno de la Democracia, había sido Secretario General del Movimiento, que la Corona fue impuesta por el señor que lo “dejó todo atado y bien atado”, que cuarenta años antes vulneró la Constitución, e impuso rey, haciendo renunciar al legítimo sucesor de la Corona, el Conde de Barcelona.

      Se legalizaron los partidos políticos, “de aquella manera”. El partido comunista se legalizó a cambio de que renunciara a la república, el partido socialista se reconoció a cambio de su renuncia al marxismo, cosa que hizo Felipe Gonzalez, Isidoro, secretario general en el Congreso de Suresnes.

      Tan bien se hizo la Constitución que uno de los “padres de la patria”, tenía sobre sus espaldas, varios crímenes, por los cuales nunca fue juzgado ¿Como se puede hablar de Constitucionalismo y libertades, teniendo las manos manchadas?. El mismo que pronunció la famosa frase de “la calle es mía” Dejo este enlace, emitido por la 1 de TVE, sobre los sucesos de Vitoria

      Desgraciadamente es en estos tiempos cuando mas se están restringiendo las libertades.
      Parece inconcebible que un país que se llama a sí mismo democrático, en nombre de la democracia impida la libertad de expresión, llegando a encarcelar ciudadanos por exponer sus opiniones.

      Me gustaría que alguien, me explicara cual es la razón que nos lleva a estar en esta situación y otros países que han sufrido guerras, hayan resuelto el problema de bandos y cerrado la situación.

      Responder
  9. Hoy es el día de las sentencias a la carta. Ni la justicia ni el gobierno, ni la fiscalía se cortan un pelo en dictar unas sentencias, a todas luces injustas.
    Menos mal que la justicia es igual para todos.

    Me ha costado tiempo, sin embargo voy entendiendo como se ha producido la crisis en este país.

    Será posible que todos esos “presuntos condenados”…porque pueden recurrir, devuelvan la pasta que se han llevado?.

    Los de Bankia, nos costaron un puñao de miles de millones, de los cuales algunos se llevaron ellos, los de Mallorca también se llevaron algo…si sumamos Gürtel, Púnica y un largo etc, etc, etc tendríamos un país con la economía mas boyante de Euro

    Twitter: @flixiflin

    Responder
    1. Lo dije cuando inauguré Vota y Calla y lo repito:

      «Considero que el sistema actual está podrido, así que si alguien me llama “antisistema” con intención peyorativa, no está empleando conmigo su mejor insulto. Querer sacar la basura es bueno, es higiénico y saludable. Lógicamente, los gusanos preferirían que todo se quede como está.»

      Twitter: @vota_y_calla

      Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.