Etiquetas Archivadas: Humor

Inventando una nueva religión

El gremlin que se hace llamar Baladring ha decidido inmiscuirse en la serie sobre la paradoja de Fermi que Vicente Juan lleva a cabo en su blog. Pero como por allí, con buen criterio, no le dejan enredar, me ha mandado estas «reflexiones» (así las llama él) para que las publique en Vota y Calla.

Se ve que no tenía suficiente con venir por aquí a trolear en los comentarios. A estos gremlins, les das un dedo y te comen el brazo.

En dicha serie, Vicente Juan, que tiene demasiado tiempo libre, empieza preguntándose si puede haber vida inteligente extraterrestre, civilizaciones avanzadas; continúa hablando de ecología, demografía, extinción, cambio climático, recursos energéticos… En fin, leed vosotros mismos, si os place. Con Vicente siempre se aprende.

Cosa distinta es el gremlin. Como si no hubiera suficientes, le ha dado por inventar una nueva religión, más adecuada, a su juicio, para la especie humana. Os dejo con sus locuras:

Continúa leyendo

Católicos contra mongólicos

Saludos a todos menos a los que hacéis llorar a nuestra Santísima Madre con vuestras sátiras impías.

Hoy me quito la mordaza para comentaros una noticia de la que no habréis oído hablar en los medios tradicionales: el escrache a la actuación de Mongolia en Cartagena por parte de un grupo de católicos añejos (y unos pocos skins de guarnición) indignados por el cartel promocional del espectáculo.

Continúa leyendo

No se vino al Viña Rock

Ayer terminó la vigésima edición del Viña Rock. Esto me ha hecho acordarme de una de las primeras veces que estuve allí, hace ya unos cuantos años. Pero no me he puesto melancólico, todo lo contrario: me ha dado por reír. Os lo cuento.

 

No se vino al Viña Rock

Éramos muy críos, salimos apenas seis meses. Sus padres (especialmente él) eran ultracatólicos, de los que organizan excursiones familiares para ver al papa. Ella pasaba bastante del tema, pero lo de las religiones ya sabéis cómo va: naces en una familia y te apuntan al credo oficial, y luego, si los años y el pensamiento crítico te abren la mente, cuesta dios y ayuda salir de ahí. Pero la muchacha, aunque algo pija, era preciosa, con una cara de niña buena de esas que al mirarla no sabías si enternecerte o ponerte cachondo, así que con aquella edad me habría dado lo mismo que hubiera pertenecido a la Iglesia de la Cienciología y que merendara bocadillos de placenta.

Continúa leyendo