Ideología para niños

 

adoctrinamiento niños, ideología, franquismo

Manifestación con niños (había más) el día de las elecciones catalanas (25/11/2012)Crédito: El Huffington Post 

Que nadie se asuste. No voy a hablar de españolizar a los niños catalanes, ni de educación para la ciudadanía, ni de esas cosas que tanto miedo le dan a la derecha (aunque lo de ver niños con el brazo en alto no les afecte lo más mínimo).

Os voy a explicar de dónde viene esto. La otra noche nos juntamos un grupo de treintañeros, y un niño (conforme vamos cumpliendo años todo se va llenando de críos, ya no hay manera de ir a cenar tranquilos con los amigos: que si baja la música que los peques están durmiendo, que no habléis de sexo que estos están al loro… Igual que fumadores, también hay padres pasivos) que nos oyó hablar le preguntó a su madre qué era eso de la izquierda y la derecha. Ella se lo quitó de encima con bastante tacto: «Corre a preguntarle a tu padre, que la mamá está ocupada» (picando hielo para los mojitos).

En ese momento lo agradecí (me gustan mucho los niños, excepto de viaje, en restaurantes, en fiestas, en medios de locomoción, en conciertos, el cine, el teatro, si estoy cansado…). Pero luego, antes de dormir me quedé cavilando qué le habría respondido al chaval (ya veis, en vez de pensar en Blanca Suárez).

Por asociación me vino a la memoria un concurso que presentaba Javier Sardá y que sólo os sonará a los que rondéis la treintena: Juego de niños, programa en el que los pequeños describían conceptos como «sexo», «política» o «corrupción», y los participantes tenían que adivinar  de qué demonios estaban hablando. Era muy divertido.


 

Sé que algunos consideráis las ideologías algo del pasado. Que la izquierda y la derecha no existen, como dice UPyD. A ver, si nos ponemos exquisitos, nada que no sea tangible existe. Tampoco el amor, la responsabilidad o la clase media. Son conceptos, ideas, etiquetas y, como tales, inexactas y susceptibles de división en cuantas subcategorías se nos antojen.

fotografia rosa diez y fidel castro

Rosa Díez abrazando a Fidel Castro cuando era consejera del PSOECrédito: ABC / EFE 


 

Me da igual que os refiráis a ciertas formas de pensamiento y de hacer política como la derecha, el poder… Que habléis de lucha de clases… Son marcos que nos damos para entendernos, porque por desgracia todavía no somos capaces de entrar en las cabezas de los demás. Y como esto no pretende ser un pedante tratado geopolítico, sino todo lo contrario, una simplificación infantil, pues el capitalismo, el comunismo, el socialismo, el anarquismo, el fascismo y demás doctrinas y sistemas vamos a agruparlos toscamente hasta dejarlos divididos en dos grandes equipos, izquierda y derecha, como harían los niños antes de jugar al fútbol en el recreo. Tengo la certeza de que a muchos os molestará ver en el mismo saco al comunismo y al socialismo, por ejemplo. Ese es el problema de la izquierda, así nos va.

Dicho esto, repito que las nomenclaturas me importan muy poco. Si he de posicionarme, invariablemente será de parte del débil, y ese no está en la derecha ni en la izquierda. Ese está siempre debajo.

 

 

Volvemos al tema que inició esta digresión. La explicación a un niño de las dos principales ideologías: izquierda y derecha, progresismo y conservadurismo. Hago un inciso para recordar que voy a hablar de mi pensamiento al respecto, no de partidos políticos. Las ideologías y los partidos están tan alejadas entre sí como el cristianismo de la Iglesia católica. Una cosa es la teoría y otra la práctica. No es lo mismo predicar que dar trigo.

Ahora que vuelve a estar de actualidad la unidad y división de la izquierda a raíz de Podemos, y que por primera vez en mucho tiempo se plantea también esta discusión en las filas de la derecha como consecuencia de la aparición de Vox (aunque también se les van a ir unos cuantos votos a Ciudadanos y UPyD), es buen momento para que nos planteemos qué nos une.

 

Qué tiene en común la izquierda

 

¿Qué nos une? La conciencia social, el rechazo a la desigualdad, la convicción de que el Estado ha de velar por los que tienen menos a costa de los privilegiados, la lucha contra las injusticias y los abusos del poder, la preocupación por el medio ambiente…

—Pero esto había que explicárselo al pequeño Manu.

Es cierto. Vaya por delante que pienso que a los niños hay que dejarlos tranquilos, que la política no debería ocupar el más mínimo espacio en sus tiernas cabecitas. Que jueguen y sueñen despiertos, que es en lo que ha de consistir la infancia. Cada vez que oigo a un crío criticar a Rajoy o Zapatero me entra una pena inmensa y ganas de que le quiten la custodia a los padres. Pero como estamos imaginando, somos libres de hacer lo que nos dé la gana. Así, ante la pregunta: «tito, ¿qué es ser de izquierdas?», podríamos responder:

Verás, Manu. Imagínate que en una escala del 1 al 10 que midiera el nivel económico, de bienestar, la posibilidad de acceder a la sanidad, a la educación… En fin, todo lo que de alguna manera depende del dinero, tú tuvieras un 7, ¿vale? Otros tienen más, y otros mucho menos. Si te ofrecieran el siguiente trato: «Manu, podemos conseguir que el mundo entero llegue a un 5…».

—¡Todos aprobados!

—Sí, eso, todos aprobados. Sin embargo, para conseguirlo, tú y todos los que tienen tanto o más que tú, deberíais renunciar a vuestro 7 para bajar hasta un 5. ¿Aceptarías el trato? Seguramente ya no tendrías tantos juegos para la Wii, pero a cambio, a esos niños que se marean en tu cole les darían de comer cada día, y a lo mejor hasta podrían echarse también alguna partida de vez en cuando. ¿Accederías?

—Mmm… Sí, claro. Yo siempre le doy de mi bocata a Susi cuando a su madre se le olvida metérselo en la mochila. Eso es lo mismo, ¿no?

—Sí, exactamente. Pero se trataría de hacerlo definitivo: cada día habrías de darle una parte de tu bocadillo a Susi. Consentirías desprenderte de una parte en beneficio de otros. Pues eso es ser de izquierdas, Manu. Si sigues pensando igual cuando crezcas, incluso aunque la suerte y la vida te coloquen en una situación de privilegio respecto a los demás, entonces de mayor serás de izquierdas. Ahora eres sólo un niño que tiene que jugar, correr detrás de Susi y no pensar en esas cosas tan aburridas.

—¿Y los de derechas?

—Bueno, los de derechas serían los que rechazaran el acuerdo. Es más, si fueses de derechas y te propusieran: «Manu, podemos conseguir que en vez de un 7 alcances un 8, pero para eso todos los que tienen menos que tú bajarán dos puntos (de un 6 a un 4; de un 3 a un 1…). ¿Aceptas?», dirías que sí sin importarte lo más mínimo. Y defenderías que estás en tu derecho, que no has hecho nada ilegal, que has ganado el dinero honradamente, y que el objetivo en la vida debe ser precisamente ese: aspirar a acumular más. Eso es ser de derechas.

Y ahora a jugar, anda, y no vuelvas a preguntarme por esto, que no quiero discusiones con tu padre.

 

 

Según la FAO, acabar con el hambre en el mundo costaría 30.000 millones de euros anuales. ¿Mucho? Nos gastamos 850.000 millones al año en armamento (casi 30 veces más). Pero esto no vamos a decírselo a Manu. No sabría cómo explicárselo sin que se me cayera la cara de vergüenza.

 

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

Música: Dos bandos, de Nacho Vegas

 

Imagen de cabecera tomada de aquí
 

También te puede interesar:

6 sin mordaza

  1. SALVA NO ME GUSTAN LAS DERCHAS NI LAS IZQUIERDAS, ME GUSTA EL BIENESTAR DEL PUEBLO EN GENERAL, QUE NO HAYA CHORIZOS Y SOBRE TODO LIBERTAD DE ACCION PARA TODO EL MUNDO, TANTO EN LO ECONOMICO COMO EN LO SOCIAL, LA POLITICA CORROMPE Y HUBO UN CHAPARRO CON BIGOTE QUE DIJO DURANTE 40 AÑOS QUE LE HABLARAN DE TODO MENOS DE POLTICA, NO ES QUE PENSANDO AHOTA ME GUSTAra pero te aseguro que vivi la epoca mas FRUCTIFERA DE MI VIDA, las castas solo traen lo que estamos viviendo en estos momento y todo ello por falta de una educacion esencial para todo el mundo, VERAMOS FINLANDIA. UN SALUDO

    Responder
    1. Hola, Lambertus.

      “Haga como yo, no se meta en política”, decía el pequeño dictador.
      Independientemente de los motivos por los que tú pudieras vivir una época “fructífera”, el franquismo, además de una dictadura criminal, que una vez terminada la guerra siguió asesinando cobardemente durante 40 años, fue un cáncer para España. Nos mantuvo criogenizados, aislados del mundo desarrollado, huérfanos de progreso social, económico, intelectual…

      Aunque la actual casta política me repugna, no la cambio por una dictadura católico-militar “ni harto de vino”.

      Un saludo.

      Responder
  2. Buenas.
    Sino he entendido mal, según tu explicación, podríamos concluir que LAMBERTUS CEGATUS es claramente de derechas al considerar fructífero un periodo de tiempo donde la mayoría de la población estaba en una clara represión.

    Es decir, mientras al resto le bajaban la nota a él se la subieron y no sólo no le importa sino que lo defiende y justifica. ¿he entendido bien?

    Responder
    1. Buenas, Otsenre.

      Pues tengo mi opinión al respecto, como tú, pero como no me gusta hablar por los demás, le avisé por si él quisiera contestar 😉

      ¡Gracias por comentar!

      Responder
    2. EN CONTESTACION A OTSEME, NO SE LA EDAD QUE TENDRAS PERO AUN ASI Y CUANDO TUVIERAS LA MIA QUE NACI EN EL 41 HIJO DE MADRE SOLTERA Y MI TIO EN LA CARCEL POR ROJO, HE SUFRIDO EN ESTA VIDA LO INDECIBLE PARA SALIR ADELANTE, PERO PRIMERO ESTUDIANDO, DESPUES TRABAJANMDO PARA PODER SACAR UNA FAMILIA ADELANTE, MUJER Y TRES HIJOS. LLEGUE CON MI ESCFUERZO A PUESTOS IMPORTANTES EN MULTINACIONALES Y TODO SIEMPRE A COSTA DE MI TRABAJO Y MI ESFUERZO, JAMAS TUVE UN PADRINO, JAMAS CONOCI NI CONOZCO A MI PADRE, NO HE HERDADADO NADA DE NADIE Y LO QUE TENGO FUE TODO A COSTA DE QUE HOY CUNADO ME PERGUNTA QUE COMO ESTOY , LES CONTESTO QUE ME PREGUNTEN POR LO QUE NO TENGO. A MI ME IMPORTABA UN HUEVO QUE FUERA FRANCO O LA MADRE QUE LO PARIO, PERO SI ESTOY SEGURO DE UNA COSA Y ES QUE SI HUBIERAN GANADO LOS ROJOS HOY ESTARIAMOS COMO EN CUNA O VENEZUELA O PEOR. YA ESTAMOS ASI CON LOS HIJOS DE PERRA DE LOS DE LA DERECHA QUE MAS PODEMOS PEDIR. EN FRANCIA HAY UN PRIMER MINISTRO SOCIAL DEMOCRATA Y VIENDO LO QUE HIZO SU ANTECESOR HASTA LA SRA. LE PENN LE APLUDE, QUE ES LA POLITICA, QUE SON LOS POLITICOS, PORQUE EN ESPAÑA HAY TANTO LANUDO QUE VOTA A LA CASTA MAFIOS PPSOEIUNAZIS, CREE EN LOS BANMCOS, CREE EN LA JUSTIMIERDA, PORQUE? SIMPLEMENTE PORQUE LOS QUE NACIERON A PARTIN DEL AÑO 70 0 75 NO TRECIBIERON LA EDUCACION NECESARIA PARA PODER CRECER TECNICAMENTE Y YA NO DIGAMOS CON LOS PLANES DE ESTUDIS QUE SIEMPRE HA MARCADO LAS IZQUIERDAS Y QUE QUIERO RECORDAR A LA DEL SR, RUBALFAISAN QUE FUE UN CLARO EJUEMPLO DE LA BURRES EN GRADO SUPERLATIVO, ME ESTAS HABLANDO TU DE LO QUE ES LA VIDA, HACE 7 AÑOS ME QUEDE CIERGO POR UNA DEGENEARACION MACULAR, LLEVO 5 STENDS EN DOS ARTERIAS TENGO INSIFICIENCIA RENAL LLEVO 4 OPERACIONES EN LA FEGIGA URINARIA Y ESO ES TODO CONSECUENCIA DE HABER ESTADO TUTELADO POR FRANCO, NO CREES? TU NO SABES NADA DE LA VIDA AMIGO Y AI MUCHO DE GURTEL, DE LOS ERES DE ANDALUCIA , DELA CSATA MAFUIOSA SINDICAL UGT-CCOO CON LOS CURSOS DE GORMACION , DEL LADRON Y LADRONES DEL PUIEBLO EN EL QUE RESIDO EMPEZANDO POR EL ALCALDE Y VIENDO COMO LA OPOSICION PSOE HA TIRADIO LA TOALLA, TU QUE SABES AMIGO, TU QUE SABEZ. UN SALUDO CORDIAL.-

      Responder
  3. Se me había pasado por alto esta entrada, no me acordaba que tenía una conversación con Lambertus cegatus.

    Después de haber leído su C.V. y su historial clínico, dos hechos que resultan totalmente irrelevantes para el tema que tratamos (eso sí, le deseo que se mejore de sus achaques), no voy a molestarme en explicarle mi opinión anterior.

    Simplemente voy a hacer un par de apreciaciones:

    1ª El discurso de “ni derechas ni izquierdas” es muy de derechas.

    2ª Habla de vencedores en la guerra, concretamente dice : ” SI HUBIERAN GANADO LOS ROJOS HOY ESTARIAMOS COMO EN CUNA O VENEZUELA O PEOR”. Yo no sé cómo estaríamos de haber ganado los rojos, sé como estamos ahora habiendo ganado Franco la guerra y por desgracia, no sé qué hubiera pasado de NO HABER HABIDO NINGUNA GUERRA, porque le recuerdo que su amigo el bajito tiró a la basura una democracia en España e impuso una dictadura (con una guerra de por medio). Una dictadura que para unos fue trágica y para otros “fructífera”.

    Por cierto, ser más viejo no le sitúa para nada en un plano superior al que yo me encuentro.

    Responder

¿A ti tampoco te callan?

Tu dirección de correo electrónico NO será mostrada.